top of page
Buscar

A primera vista: Grupos tácticos de batallón blindado / mecanizado rusos en la guerra de Ucrania

Por el mayor Gonzalo Báez - Ejército Argentino

Artículo inicialmente publicado en la edición Verano 2022 de la revista Armor del US Army


El grupo táctico del batallón ruso (BTG) nació de las reformas militares "New Look" que comenzaron en 2007. La transición del ejército ruso reflejó sin dudas su experiencia en la guerra de Chechenia (1994-2000). En esa guerra asimétrica en la región del Cáucaso, las brigadas y divisiones demostraron ser unidades de gran tamaño, de reacción lenta, con equipos obsoletos, tácticas anticuadas y una incapacidad para combinar sus armas con la velocidad que exige el combate moderno[1]. Esas grandes organizaciones fueron concebidas por el sistema de ejército soviético anterior al comienzo de la Guerra Fría para luchar contra las fuerzas blindadas y mecanizadas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).



Durante la Batalla de Grozny (diciembre de 1994-marzo de 1995), con su doctrina anticuada y oxidada, las fuerzas blindadas y mecanizadas rusas fueron rechazadas inicialmente en esa ciudad capital. Sufrieron grandes bajas y se vieron obligados a una pausa operativa. Entre otras cosas, las tropas rusas carecían de preparación para el combate, y se sorprendieron por la inesperada resistencia de los chechenos, que forzaron dos largos meses de intensos combates.

Solo después de sufrir grandes pérdidas, el ejército ruso decidió cambiar sus tácticas para oponerse a los grupos especiales chechenos que combinaban armas antitanque, trampas explosivas, francotiradores y equipos de ametralladoras desde casi todos los edificios. En ese momento, después de perder alrededor de 225 vehículos blindados (incluidos 62 tanques) y más de 1.500 soldados, los rusos desataron el mayor ataque aéreo y terrestre desde la Segunda Guerra Mundial en Grozny, produciendo 1.370 bajas entre los soldados chechenos, con unos 27.000 civiles muertos[2].

A partir de esa cruda experiencia, según una publicación del Ejército de los Estados Unidos[3], se hicieron profundos cambios doctrinales en el ejército ruso, incluida la reorganización y modernización de sus fuerzas en general. Además de los conflictos en los países satélites, el ejército ruso tomó nota de las lecciones aprendidas por los Estados Unidos en Irak y Afganistán. Por lo tanto, el concepto BTG se creó en busca de un nuevo tipo de organización con más capacidades expedicionarias para proyectar fuerzas basadas en nuevas tecnologías.

Además, otros expertos y sitios de Internet de defensa[4],[5],[6] indican que Rusia busca reemplazar el viejo modelo de organizaciones masivas, rígidas y puras que tenía el ejército soviético, explicando que los regimientos y batallones son ideales para mantener al ejército durante la paz, especialmente en sus tareas diarias. Sin embargo, para tener capacidades reales de combate, se necesitan organizaciones más flexibles y autónomas para enfrentar a un enemigo moderno en el espectro multidominio.

La nueva organización se puso a prueba en 2008 con el primer BTG desplegado en la frontera con la República de Georgia, utilizando una formación especial bajo el Comando del Ejército Ruso No. 58. La dependencia directa de tal comando era atípica, ya que la forma normal habría sido operar a nivel de brigada. Pronto se formó un segundo tipo de BTG con material ligero para operaciones de asalto aéreo y movilidad estratégica de alta disponibilidad para anticipar y ocupar terrenos clave que favorecían a Rusia.[7]

El BTG representa una desviación del modelo soviético, dando más importancia a la calidad de la tecnología que a la cantidad de equipos. Sin embargo, este último concepto es fuertemente cuestionado después de analizar la actual campaña 2022 en Ucrania. Rusia tiene actualmente más de 60 brigadas o formaciones similares organizadas, en su mayoría con dos BTG cada una.[8] El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, ha dicho que para agosto de 2021 había 168 BTG en las fuerzas armadas rusas, lo que indica que este tipo de organización era el estándar y quizás el principal cambio en la doctrina terrestre rusa.[9]

Conscientes de sus deficiencias en los sistemas de armas convencionales, los rusos buscaron una mayor independencia al nivel de unidad táctica, cubriendo con artillería lo que no obtuvieron de la aviación. (La aviación es más cara, muy compleja de coordinar y sincronizar con la maniobra terrestre).

En resumen, el concepto BTG fue concebido como una unidad de armas combinadas, capaz de un despliegue rápido para disuadir y reaccionar rápidamente a situaciones de crisis en el campo de batalla moderno multidominio. Con ese fin, el BTG combina el poder de las fuerzas blindadas de Rusia con sus fuegos masivos de artillería, sistemas de armas antitanque, drones de reconocimiento, cierto grado de capacidad de guerra electrónica (EW), pelotones de ingenieros y apoyo logístico.


Figura 1. Organización de un BTG. (Gráfico del My. J Amos C. Fox, publicado originalmente en la edición de julio-septiembre de 2016 de ARMOR)

Organización y tácticas durante la campaña de Crimea

Durante la campaña de Crimea (2014-2015), cada BTG tenía entre 700 y 800 soldados (900 si se reforzaban) y alrededor de 100 vehículos en una mezcla de blindados, mecanizados y con ruedas. Esto casi duplica la capacidad de un batallón estadounidense de armas combinadas, aunque también está muy por debajo de la potencia de fuego del equipo de combate de la brigada estadounidense.

La misión del BTG durante esa campaña fue controlar áreas clave en la zona de conflicto. Para lograr este objetivo, las fuerzas rusas, actuando sin el reconocimiento oficial de su país, confiaron en las milicias pro-rusas para obtener una mayor libertad de acción dentro de sus limitados medios. Los BTG atacarían la retaguardia del enemigo en operaciones ofensivas mientras protegían sus propios flancos y área de retaguardia con milicias pro-rusas.[10]

En ese momento, el BTG estándar luchó segregado de las brigadas del ejército ruso. Era una práctica común desplegar solo el 50 por ciento de un BTG, mientras que la otra mitad de la unidad permanecía en Rusia. Los BTG estaban compuestos por una o dos compañías de tanques (preferiblemente tanques T-72 o T-90), una compañía mecanizada, una batería de artillería mecanizada, una compañía de artillería antiaérea y otra formación antitanque. Esta estructura fue reforzada con un equipo de ingenieros, algunos equipos portátiles de drones y un grupo de reconocimiento con capacidad química, biológica, radiológica y nuclear.

Los BTG solo tenían dos o tres compañías de combate, por lo que tenían que sincronizar sus acciones con fuerzas irregulares para completar su poder de combate.[11] En caso de guerra, la ley rusa prohíbe el uso de soldados reclutas en unidades de combate, como los BTG, que se desplieguen fuera de su patria. Por esta razón, su presencia en los BTG era mínima y se limitaba a tareas logísticas de bajo riesgo.[12] En reemplazo, se utilizaron soldados profesionales, con niveles de tropas que no excedían los 200 hombres en cada BTG.

Los BTG pueden moverse rápidamente a un teatro de operaciones a través de trenes, utilizando dos estrategias: 1) desplegarse con el propio equipo y vehículos de los soldados; o 2) despliegue solo con soldados y su equipo personal. (Los soldados recibirían su equipo pesado justo en la zona de crisis[13]). El sistema de preposicionamiento tiene problemas, como verse obligado a usar equipos desconocidos. Por ejemplo, una unidad normalmente equipada con tanques T-62 o T-72 podría terminar utilizando modelos más modernos sin entrenamiento o tiempo para la familiarización por parte de los soldados que tripularán los tanques.[14]

Los BTG estaban destinados a estar equipados con modernos sistemas de vigilancia y recopilación de información para darles la capacidad de luchar en entornos operativos complejos favorables a enemigos asimétricos. Los BTG empleaban drones porque podían obtener información en tiempo real, reduciendo así la incertidumbre de la guerra al tiempo que proporcionaban una guía para el fuego de artillería de los cañones de 152 mm de la unidad. Los BTG también tienen equipos que protegerán contra la EW estándar, posiblemente con salto de frecuencia y comunicaciones cifradas.

Sin embargo, esta renovación/modernización de equipos también tuvo sus deficiencias en la campaña 2014-2015. El más notorio fue la incapacidad de los BTG para maniobrar a lo largo de diferentes ejes de avance. Esta vulnerabilidad también dificultaba la práctica del principio de economía de fuerza, ya que no había suficientes activos.

Además, otros factores como la logística y los relacionados con el mando, el control y las comunicaciones (C3)[15] afectaron el rendimiento de los BTG. En el caso de la logística, como sucede en todos los ejércitos, el BTG se moviliza principalmente sobre ruedas, lo que limita las operaciones a buenas rutas. Sin embargo, desde la Guerra de Vietnam, los ejércitos modernos ahora también usan helicópteros y otros activos aéreos para apoyar las maniobras logísticas. Sin embargo, este no ha sido el caso del ejército ruso durante la primera fase de su campaña 2022 en Ucrania.



En cuanto al C3 utilizado por los comandantes de BTG, ha estado lejos de los sistemas ultramodernos de gestión de batalla vistos en las fuerzas de la OTAN. Los comandantes de BTG y su personal carecían de activos para transmitir rápidamente, casi en tiempo real, la situación táctica y las órdenes de tipo misión con cartografía digital y software de inteligencia artificial. Además de eso, durante la campaña 2014-2015, las comunicaciones con las fuerzas paramilitares no fueron fáciles de establecer debido a la falta de interoperabilidad[16]. Además, los teléfonos celulares y satelitales se utilizaron para apoyar las operaciones militares, incluso cuando estos sistemas no encriptados se ven fácilmente afectados en la guerra moderna[17].

Increíblemente, las mismas deficiencias se han observado en las operaciones actuales de 2022. Se ha observado que soldados rusos roban teléfonos celulares ucranianos de fabricación occidental para comunicarse de manera más segura con otros camaradas o con sus familias en Rusia[18].

Aparte de los problemas de logística y C3, otra deficiencia rusa fue la falta de observadores avanzados de artillería. A pesar de tener drones a mano, la misión recayó en los comandantes de la compañía, sobrecargando sus tareas y causando poca precisión como resultado[19].

Finalmente, un analista de Jane's Defense notó una diferencia importante entre la doctrina estadounidense y la rusa. La maniobra de las unidades de combate estadounidenses era respaldada por el apoyo de artillería, mientras que las unidades rusas maniobran para apoyar los movimientos de artillería en busca de mejores posiciones donde puedan ser más letales. Este método es discutible y puede ser reconocido como válido en algunas situaciones. Sin embargo, este enfoque refuerza aún más la necesidad de un buen sistema de adquisición de objetivos. Es casi seguro que, en sus operaciones de 2022, los BTG mejoraron esta deficiencia al incorporar equipos específicos para esta misión[20].

En cuanto a las tácticas rusas utilizadas en 2014-15, que se enmarcaron en un conflicto de baja intensidad, los BTG se utilizaron principalmente para aislar objetivos en áreas urbanas. Esto se prefirió en lugar de confrontaciones decisivas directas, que podrían exponer a los BTG a una fácil destrucción por parte de pelotones antitanque conscientes de la falta de seguridad rusa para sus vehículos[21].


Figura 2. Posible organización de los BTG que muestra la mezcla de sistemas de armas vistos en la campaña real. (Gráfico del My. Gonzalo Báez)

La batalla de Debáltseve (julio de 2014-febrero de 2015) es un ejemplo. En esa ocasión, el presidente ruso Vladimir Putin quería liberar esta ciudad y usar la victoria para negociar mejores términos. Una sola brigada mecanizada reforzada del ejército ucraniano defendía un cruce de carreteras en la ciudad de Debaltseve, que es la puerta de entrada a Ucrania desde el este. En oposición, las fuerzas pro-rusas concentraron grandes volúmenes de artillería que apoyaron a las fuerzas de asalto de tanques T-90 y otros vehículos mecanizados. Esto obligó a las fuerzas ucranianas a retirarse en desorden. A pesar del éxito, las fuerzas blindadas pro-rusas no pudieron explotar su victoria local, posiblemente debido a su dependencia de las milicias desmontadas para la seguridad cercana[22].


Primer análisis de los BTG en la campaña 2022

Helene Cooper, Eric Schmitt y Julian E. Barnes señalan en su artículo del New York Times que los militares europeos ya no temen a las fuerzas terrestres rusas como lo hicieron en el pasado porque los resultados (parciales) de las operaciones rusas lanzadas el 24 de febrero de 2022 no fueron como se esperaba[23]. La idea es compartida por muchos analistas, como David Petraeus (ex director de la Agencia Central de Inteligencia), que cuestionó la capacidad real de Rusia para enfrentarse a la OTAN[24].

A diferencia de la campaña 2014-15, la actual de Rusia ha resultado ser un conflicto a gran escala que presenta sus fuerzas enmarcadas en organizaciones robustas como ejércitos de armas combinadas construidos con divisiones formadas por brigadas, que al mismo tiempo se organizan como BTG.

Siendo ese el caso, Mark Cancian, asesor del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, DC, señala que un BTG típico podría tener tres compañías de infantería motorizada con un total de 30 vehículos de combate de infantería, ya sea boyeva mashina pekhoty (BMP)-2 o BMP-3. El BTG completa su fuerza de maniobra con una o dos compañías de tanques de 10 tanques cada una (T-72, T-80 o T-90). Además, el apoyo de fuego de la unidad está garantizado por media docena de morteros, obuses autopropulsados, lanzallamas, lanzacohetes múltiples e incluso hasta seis sistemas de defensa aérea Pantsir S-1 de mediano alcance, que la OTAN normalmente no desplegaría en un batallón. Días antes de la invasión, Cancian afirmó que los BTG podían luchar en cualquier tipo de terreno y sostener una maniobra de 155 millas de profundidad[25].

Esta organización actual es sin duda más robusta que las observadas durante la campaña 2014-15. Sin embargo, todavía es demasiado pronto para hacer un análisis detallado de la campaña 2022 debido a la falta de información histórica. Es posible identificar algunas deficiencias en las operaciones actuales observando el panorama completo del conflicto. Estas deficiencias están siendo bien explotadas como vulnerabilidades por la resistencia ucraniana.



Deficiencias logísticas en la campaña 2022

La primera consideración es la logística, específicamente en términos de estandarización. El Manual de Logística de la OTAN establece, entre sus políticas y principios, que la estandarización de equipos y servicios tiene un impacto directo en la sostenibilidad de las operaciones. Por lo tanto, también tiene un efecto de línea recta en la eficiencia del combate. La estandarización favorece la interoperabilidad de los equipos principales entre diferentes ramas, haciendo posible la intercambiabilidad y los procedimientos comunes[26].

Aparentemente, como se ha visto, las fuerzas rusas no siempre cumplen con estos parámetros por las siguientes razones:

• Los BTG se forman para cumplir misiones específicas o para participar como unidades de armas combinadas a lo largo de toda la campaña, ya organizadas y entrenadas. En consecuencia, el comandante debe configurar la fuerza durante la planificación para que la misión sea factible. Por lo que se ha observado de la organización rusa BTG, a primera vista podemos decir que tiene una mezcla muy ambiciosa de equipos no respaldados por ninguna capacidad logística orgánica. En cambio, depende del batallón logístico de su brigada.

• Por otro lado, los BTG combinan muchas piezas de artillería y una variedad de vehículos muy diferentes, ya sean con ruedas u orugas, que pueden ser vehículos blindados, de infantería o de combate de artillería. Los BTG también incluyen sistemas antiaéreos tan particulares como el Pantsir-S1 o radares terrestres. En resumen, tanta diversidad puede transformar el concepto de armas combinadas en uno de problemas combinados.

• Finalmente, el mantenimiento logístico está sobrecargado, afectado por la baja estandarización del equipo y la falta de personal para sostener la misión. La mayor carga logística para un BTG es, sin duda, su artillería y proyectiles de tanque. Esto representa un problema de volumen, peso y seguridad (para moverlo). La diversidad logística en lugar de la estandarización se suma a este desafío para los BTG.

En general, los tanques son más complejos cuando se trata de mantenimiento. De hecho, cuanta menos tecnología tienen, más difícil es apoyarlos. Para mitigar este problema, los tanques occidentales modernos se construyen de forma modular con computadoras digitales capaces de anticipar problemas técnicos. Desafortunadamente, este no es el caso de los tanques rusos de los años 1970-80. No hay forma de que una tripulación del T-72 pueda reparar sus propios problemas mecánicos porque los subsistemas electrónicos del tanque no están interconectados o gobernados por una computadora principal como la generación moderna de tanques de batalla principales (MBT). Por lo tanto, se han observado muchos vehículos abandonados durante la actual campaña ucraniana. Aunque es difícil generalizar, la aparición repetida de videos e imágenes de tanques averiados o abandonados arroja dudas sobre el sistema logístico ruso.

Vale la pena decir que estas deficiencias están siendo bien explotadas como vulnerabilidades por la resistencia ucraniana, que tiene una moral alta, conocimiento de su territorio y su enemigo, y está decidida a expulsar al invasor de sus fronteras.



Terreno y condiciones climáticas

La segunda consideración que explica algunas de las vulnerabilidades de las fuerzas rusas se relaciona con el terreno y las condiciones climáticas. La región de conflicto está saliendo del invierno y entrando en primavera (a marzo de 2023). Esto causa deshielos y, por lo tanto, barro, lo que crea un terreno difícil para que las fuerzas blindadas y mecanizadas puedan maniobrar.

Por esta razón, los BTG deben enfrentar algunos desafíos que llevan sus capacidades al límite. Por un lado, sus vehículos de orugas podrán superar mejor estas condiciones. Sin embargo, su línea logística y vehículos con ruedas de apoyo de combate estarán atados a carreteras que generalmente son fácilmente interceptadas por artillería, ataques con drones y todo tipo de obstáculos. Los helicópteros pueden ayudar a los desafíos de maniobra logística, pero no van a ser la primera opción para un comandante de división, ya que siempre son escasos.

El barro ucraniano es bien conocido por los rusos. Se esperaba que los caminos se convirtieran en estrechas avenidas de la muerte con poco margen de maniobra, como Philip G. Wasielewski, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, declaró unos días antes de la invasión masiva. En su artículo, el autor dijo que si la operación comenzara entre enero y febrero, tendría la ventaja de un terreno congelado para facilitar el movimiento a campo traviesa de las fuerzas mecanizadas, aunque también enfrentarían temperaturas extremadamente frías que también pueden matar o derrotar a los soldados. Además, dijo Wasielewski, si la campaña se extiende hasta marzo (como sucedió), las fuerzas mecanizadas tendrían que lidiar con la infame rasputitsa (el nombre del lodo congelado cuando se derrite), que se convertiría en un mar de lodo[27].

Ahora, ¿cómo afecta el lodo a las operaciones de los BTG? Por supuesto, el barro limita tácticamente a los BTG a hacer lo que mejor saben, como indicó Cancian: fijar al enemigo en el frente y atacarlo desde los flancos porque la movilidad de los blindados se ve gravemente afectada por el barro. Los tanques y los vehículos mecanizados son absorbidos cuando caen en un pantano, pero sacarlos expone a más vehículos a la destrucción por el fuego enemigo. El barro también puede afectar a los engranajes, deteriorar las juntas o incluso hacer que una rueda tractora se atasque, independientemente del movimiento del resto de los rodamientos. Esto genera un sobrecalentamiento de las partes internas de la rueda que pueden derretirse o romperse. Entonces, reemplazar una rueda puede tomar dos horas o más, y a veces es imposible hacerlo en combate.

A pesar de esto, queda por analizar por qué los vehículos abandonados o dañados no fueron recuperados por los equipos logísticos de la brigada o simplemente destruidos por sus tripulaciones o por la propia artillería rusa. En lugar de eso, los vehículos fueron abandonados solo para convertirse en trofeos de guerra para las fuerzas ucranianas. En algunos casos, los vehículos abandonados han sido utilizados por los ucranianos para defenderse.


Figura 3. Maqueta del cargador automático ruso T-72 exhibido en el Museo de la Armadura de Francia. Los proyectiles listos para usar (hay 22) fueron severamente criticados por causar la destrucción y expulsión de la torreta cuando se golpea el tanque. Sin embargo, con poco espacio de almacenamiento disponible en el tanque, la tripulación se ve obligada a colocar los otros 17 proyectiles en otro lugar, como en la pared interior de la torreta, lo que los hace mucho más peligrosos que los colocados en el piso. (Foto por el My. Gonzalo Báez)

Tecnología obsoleta contra las armas que cambian el juego

Según Cooper y Schmitt del New York Times, las fuerzas rusas habían detenido su avance en casi todos los frentes al comienzo de la tercera semana de guerra. Hasta entonces, se suponía que muchos BTG habían perdido hasta el 20 por ciento de su poder de combate. Otros sufrieron desgaste en combate y necesitaron ser reemplazados para reorganizar sus fuerzas. Además, los autores dijeron que, en términos generales, ninguna unidad mecanizada había podido avanzar más de 150 millas durante la primera fase de la campaña[28].

Al mismo tiempo, Rusia se ha reforzado desde los puntos más distantes de su geografía, utilizando fuegos de largo alcance para dañar la mayor cantidad posible de infraestructuras civiles. Pero los misiles modernos como el Iskander (sistema móvil de misiles balísticos de corto alcance) o Kalibr (misil de crucero ruso) no se han utilizado tanto como las municiones no guiadas. Las municiones no guiadas han causado graves daños colaterales.

A medida que avanzaba el ataque de ejes múltiples, era muy difícil para cualquier analista externo predecir las principales intenciones de Putin en esta guerra. ¿Fue Kiev el centro de gravedad inicial? ¿Putin quiere cortar el acceso ucraniano al Mar Negro? ¿Está ahora reorientando sus fuerzas para presionar en la región de Donbass para golpear más duro o simplemente para mantener los logros alcanzados en 2015? Hay muchas preguntas sin respuestas.

Cuando se trata de la campaña actual en Ucrania, hay muchos hechos que aún no se han estudiado completamente. Sin embargo, la falta actual de tecnología en las fuerzas blindadas y mecanizadas rusas es un hecho incuestionable. La realidad sobre el terreno en Ucrania está lejos de la imagen que Rusia quería transmitir al mundo el 9 de mayo de 2015, cuando presentaron el entonces nuevo MBT T-14 Armata y su correspondiente vehículo de combate de infantería pesada T-15 Armata. Fueron los primeros vehículos blindados de 5ª generación de Rusia diseñados para proteger a la tripulación colocándolos en una burbuja blindada dentro del chasis del vehículo. El tanque T-14 Armata presentaba:

• Una sofisticada torre controlada a distancia con visión de alta definición a través de sus miras (quizás la primera en instalarse en un tanque);

• Un sistema de alerta de amenazas;

• Contramedidas activas coordinadas por radar;

• Un blindaje modular multitipo altamente complejo;

• Una alta relación potencia-peso en su motor; y

• Un cañón de 125 mm que es el calibre más grande operativo en el mundo.

El T-15 debutó como un enorme vehículo de orugas de infantería, con la misma protección que el tanque T-14, que no es típico de los vehículos de su tipo[29].

Sin embargo, la guerra de Ucrania ha revelado la dura realidad de la flota rusa de tanques y mecanizados, que este autor describió previamente en un artículo en Military Review[30] de la siguiente manera: “Desde la Segunda Guerra Mundial y hasta la década de 1980, los rusos habían mantenido un stock de miles de tanques (se sabía que la suma de todos los tanques del mundo no era igual a la de la URSS [sic]). En ese momento, este número se redujo a solo unas 4.500 unidades. Entre ellos, podemos destacar unos 300 T-80 (de unos 30 años de antigüedad) que se están modernizando a un estándar similar al de los tanques de la OTAN. También son notables unos 500/600 tanques T-90 (en algunos casos de 25 años) y T-72 que se han actualizado con sistemas de protección activa, computadoras de disparo modernas y cámaras térmicas (pero con torres diseñadas hace más de 30 años). La rusticidad de los tanques rusos permite que fuerzas irregulares o precarias los operen en entornos hostiles y con poca logística”.



Finalmente, ¿el gran número de blindados rusos superará la tecnología de las armas antitanque modernas? ¿Marcarán la diferencia las armas antitanque portátiles como el Javelin? ¿Quién sabe? Pero no hay duda de que, si se inyectan miles de ellos en un ejército, tendrán un impacto. Los BTG rusos están luchando actualmente contra sofisticadas armas portátiles como el Javelin (sistema portátil de misiles antitanque), el Next-Generation Light Antitank Weapon, el AT-4 (arma antitanque no guiada) y el Panzerfaust 3 (arma antitanque sin retroceso semidesechable).

Algunos críticos piensan que el diseño del tanque ruso principal se suma al desafío que enfrenta contra las armas antitanque que están usando los ucranianos. La vulnerabilidad con el diseño del tanque ruso se relaciona con su cargador automático, que coloca la munición en la parte inferior de la torreta, causando eyección / destrucción si el tanque es alcanzado por el fuego enemigo.

Otros sistemas como el Stinger (un sistema portátil de defensa aérea que funciona como un misil infrarrojo tierra-aire que puede ser disparado desde una variedad de lanzadores de infantería, vehículos militares terrestres y helicópteros) o el Starstreak (misil tierra-aire portátil británico de corto alcance) han cambiado las reglas del juego para los ucranianos en su negación del área de acceso contra los rusos[31].

En resumen, con los problemas logísticos descriptos anteriormente, un territorio que dificulta cualquier movimiento durante esta estación del año, un ejército adversario altamente preparado que se refuerza con miles de armas de alta precisión, han creado un escenario difícil de superar para los BTG rusos en la campaña actual.


Conclusión

El modelo BTG ha sido una mejora de la doctrina rusa de guerra terrestre, destacando la necesidad de luchar como unidades de armas combinadas en el entorno moderno de múltiples dominios. Aunque sus estructuras se han modernizado, quedan cambios más profundos por hacer en el corazón de la fuerza blindada y mecanizada del ejército ruso.

Hasta ahora, la nueva doctrina rusa intentó cambiar el concepto de cantidad (preferido por los soviéticos) por otro de calidad (impuesto por la nueva era), pero parece que los rusos no han logrado ese objetivo.

En lugar de lanzar miles de vehículos de tercera generación, habría sido mucho mejor operar con una nueva generación de brigadas blindadas y mecanizadas, equipadas principalmente con tanques Armata y vehículos de combate de infantería. Estos nuevos sistemas, si se hubieran combinado bien con la artillería y la aviación, podrían haber ganado objetivos valiosos y sobrevivir a las amenazas modernas, ya sea en áreas rurales o altamente urbanizadas.

Además, las organizaciones actuales de BTG representan un desafío logístico para mantener las operaciones. No es bueno empaquetar un poder de combate tan variado en una organización táctica tan pequeña como una fuerza de tareas. En cambio, sería mucho mejor hacerlo a nivel de brigada, ya que estará respaldado por sus batallones logísticos o por los recursos logísticos del nivel de división.

Finalmente, Rusia necesita revisar las nuevas organizaciones de BTG o revalorizar la mejor carta bajo la manga: sus armas nucleares. Incluso cuando el arsenal nuclear más grande puede disuadir a cualquiera, esas armas no son efectivas cuando llega el momento de ganar territorio.


El mayor Gonzalo Báez es un oficial del ejército argentino. Es profesor invitado en la Escuela de Comando y Estado Mayor del Ejército Brasileño (Escola de Comando e Estado Major do Exército Brasileiro), Río de Janeiro, Brasil. Las asignaciones anteriores del mayor Báez incluyen estudiante invitado en el Colegio de Estado Mayor y Comando de Brasil; asesor político nacional del secretario del Estado Mayor del Ejército Argentino; instructor de blindados/gerente de curso, Escuela Argentina de Caballería; y gerente del curso, Curso de Operaciones de la Tripulación del Tanque TAM2C, Escuela Argentina de Caballería. Sus escuelas militares incluyen el Colegio Militar de la Nación, Buenos Aires, Argentina; Oficial de Estado Mayor, Escuela de Guerra, Buenos Aires. El mayor Báez tiene una licenciatura en matemáticas aplicadas del Colegio Militar de Argentina, y ha completado una micromaestría en análisis de la cadena de suministro en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Sus premios incluyen la Medalla al Mérito del Jefe de Estado Mayor del Ejército Argentino en dos ocasiones. Báez es el autor de “El tanque. Más que una máquina de guerra”, un libro que trata sobre la evolución técnica de lo que Báez cree que es el sistema terrestre más complejo e importante en la guerra moderna.


Abreviaturas

BMP – boyeva mashina pekhoty

BTG – grupo táctico de batallón (ejército ruso)

C3 – mando, control y comunicaciones (ruso)

EW – guerra electrónica

MBT – tanque de batalla principal

OTAN – Organización del Tratado del Atlántico Norte

[1] Sam Cranny-Evans, "Wild East: Russian and U.S. formations in Eastern Europe", Jane's Defence Weekly, Londres, Reino Unido, marzo de 2019. [2] I. Faurby y Marta-Lisa Magnusson, "The Battles of Grozny," Denmark: Baltic Defense Review, No. 2, 1999, https://caucasus.dk/publication1.htm. [3] U.S. Army, Russian New Generation Warfare Handbook, Fort Meade, MD: Asymmetric Warfare Group, 2016. [4] CPT Nicolas J. Fiore, "Derrotando al Grupo Táctico del Batallón Ruso", ARMOR, edición de primavera de 2017, https://www.benning.army.mil/armor/eARMOR/content/issues/2017/Spring/2Fiore17.pdf. [5] Kyle Mizokami, "Cómo los grupos tácticos del batallón de Rusia abordarán la guerra con Ucrania", Popular Mechanics, febrero de 2022, https://www.popularmechanics.com/military/weapons/a39193732/russian-battalion-tactical-groups-explained/. [6] "Grupo táctico del batallón", Seguridad Global, 2022, https://www.globalsecurity.org/military/world/russia/army-btg.htm. [7] Cranny-Evans. [8] Scott Boston y Dara Massicot, "The Russian Way of Warfare", RAND Corporation. 2017, https://www.rand.org/content/dam/rand/pubs/perspectives/PE200/PE231/RAND_PE231.pdf. [9] "Grupo Táctico de Batallón". [10] Cranny-Evans. [11] Fiore. [12] Cranny-Evans. [13] Ibíd. [14] Fiore. [15] Cranny-Evans. [16] Fiore. [17] Ibíd. [18] Cranny-Evans. [19] Jack Detsch y Amy Mackinnon, "The Ukrainians Are Listening: Russia's Military Radios Are Getting Owned", Foreign Policy, 2022, https://foreignpolicy.com/2022/03/22/ukraine-russia-military-radio/. [20] Cranny-Evans. [21] Fiore. [22] Ibíd. [23] Helene Cooper, E. Schmutt y Julian E. Barnes, "As Russia's Military Stumbles, Its Adversaries Take Note", New York Times, marzo de 2022, https://www.nytimes.com/2022/03/07/us/politics/russia-ukraine-military.html. [24] Courtney Kube y Corky Siemaszko, "Esto es lo que dicen las figuras militares estadounidenses experimentadas, los expertos sobre la invasión de Putin", NBC News, febrero de 2022, https://news.yahoo.com/putin-says-ukraine-attack-military-201230042.html. [25] Mark F. Cancian, asesor principal, Programa de Seguridad Internacional del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, https://www.csis.org/people/mark-f-cancian. [26] Manual Logístico de la OTAN, 2012, https://www.nato.int/docu/logi-en/logistics_hndbk_2012-en.pdf. [27] Philip G. Wasielewski, "Russia's Possible Invasion of Ukraine", Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, enero de 2022, https://www.csis.org/analysis/russias-possible-invasion-ukraine. [28] Cooper y Schmitt, "As Russia Pounds Ukraine, NATO Countries Rush In Javelins and Stingers", New York Times, marzo de 2022, https://www.nytimes.com/2022/03/04/us/politics/russia-ukraine-weapons.html. [29] My Gonzalo Báez, “The T-14 Armata,” Buenos Aires: Revista del Suboficial del Ejército Argentino, Dic-2015, https://es.scribd.com/document/537078905/EL-ARMATA. [30] My Gonzalo Báez, “Porque hay que tener tanques de guerra en el nuevo milenio,” Military Review, January 2020, https://www.armyupress.army.mil/Portals/7/military-review/Archives/Spanish/Baez-por-que-hay-que-tener-tanques-de-guerra-en-el-nuevo-milenio-SPA-Q1-2020.pdf. [31] Cooper y Schmitt.

Comentarios


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page