Buscar

Análisis de la guerra aérea en Ucrania, parte 3: Los Bayraktar TB-2

Por Tom Cooper - analista en defensa, historiador, editor de ACIG.info y la serie de libros @War. Entre otros, es autor del libro Moscow's game of poker -

Russian Military Intervention in Syria, 2015-2017, editado por Helion & Company.


En entregas anteriores de esta parte de mi análisis, he descripto cómo la masa de la flota de cazabombarderos, transportes y helicópteros de la UkAF ha evadido los golpes rusos iniciales, pero también por qué los interceptores ucranianos MiG-29 y Su-27 demostraron ser ineficaces.

También he señalado que los ataques aéreos de los Su-24 y Su-25 de la UkAF son en gran medida ineficaces, aunque no he encontrado el tiempo y el espacio para explicar exactamente por qué. Esto es lo que voy a explicar ahora.

La razón es que, una vez más: con todo respeto por el coraje de los pilotos de combate ucranianos, las operaciones de sus interceptores y cazabombarderos no son tan efectivas como las operaciones de los UCAV Bayraktar TB.2 de fabricación turca que poseen la Fuerza Aérea y la Armada de Ucrania. Antes de la guerra, Ucrania adquirió 12 de estos, y realizó un pedido de 24 ejemplares adicionales. No entraré en detalles sobre cuántos se entregaron o están actualmente operativos: es un tema delicado, y tampoco tengo detalles "más recientes". Suficiente con decir que los rusos estaban convencidos de que solo había cinco (5) en Ucrania y han derribado a cuatro en otros tantos días de guerra.

Eso son noticias de algún otro planeta.



A estas alturas, es obvio que el estado mayor ruso cayó en sus propias ilusiones con respecto a la capacidad del RFA para contrarrestar UCAV tan avanzados como el TB.2. Tanto es así, que asignó la tarea a sistemas de defensa aérea de corto alcance (SHORADs), como Pantsyr (nombre en clave ASCC / OTAN 'SA-22 Greyhound'), Tor ('SA-15 Gauntlet') y Buk ('SA-17 Grizzly'), además de sistemas de guerra electrónica, mientras dejaba a los interceptores del VKS completamente fuera del juego. Es perfectamente posible que, sobre la base de las experiencias de Libia, Siria y Azerbaiyán de los últimos tres años, los turcos hayan perfeccionado aún más sus TB.2. Cualquiera que sea el caso, el resultado neto es el siguiente:

- El RFA en realidad no tiene una doctrina efectiva contra UCAV y, durante las primeras tres semanas de esta guerra, fue sorprendentemente ineficaz para contrarrestar los TB.2.

- Los operadores ucranianos de TB.2 han aprovechado esta oportunidad para atacar salvajemente a los SHORAD desplegados por el RFA. Según la examinación de los videos publicados y los obituarios de los oficiales de defensa aérea caídos del ejército ruso, parecen haber borrado alrededor de una docena de baterías Buk y Tor, mientras que los Pantsyr son tan ineficaces como ya lo fueron en Siria.

- Esto ha dejado a grandes porciones del RFA a lo largo de tres grandes frentes de facto indefensos contra los TB.2. Estos son: el 35º CAA al oeste de Kiev, los 41º CAA y 2º GTA/CAA al este de Kiev, y el 58º CAA en el área de Mykolaiv-Kherson – con resultados poco sorprendentes.



- una vez que se liberaron de las defensas aéreas rusas, los ucranianos comenzaron a desplegar sus TB.2 para sus otras dos tareas importantes. Para reconocimiento y para apoyo aéreo cercano. En la zona de Kiev, han mutilado muchas de las formaciones blindadas rusas; en el sur han dirigido bombardeos de artillería masivos y precisos contra el aeropuerto de Kherson y las unidades del RFA que asedian Mykolaiv, con consecuencias inevitables (e indiscutibles).



- Además de esto, a estas alturas es seguro que los TB.2 han rastreado y golpeado con precisión al menos los cuarteles generales de campo del 35ª CAA en el norte, además de numerosos cuarteles generales de campo de diferentes de los grupos tácticos de batallón del RFA, y varios sistemas de guerra electrónica.

- Además del daño físico que están causando, los TB.2 también están destruyendo los nervios rusos: hemos visto varios videos que muestran a BTG rusos enteros dándose la vuelta y huyendo después de perder solo unos pocos vehículos por causa de los TB.2 (o por otros medios, gracias al soporte de los TB.2).

Con otras palabras: un "número mucho menor" de TB.2 en el servicio ucraniano ha logrado "mucho más" que todos los Su-24, Su-25, MiG-29 y Su-27 combinados.

¿Cómo es esto posible?

La capacidad crucial del TB.2 es la de merodeo (loitering). Puede permanecer en el aire durante aproximadamente 24 horas; alternativamente, tiene un alcance de 3.000 km a una velocidad óptima. Al menos igual de importante es su capacidad para volar lento: si el viento es óptimo, el operador puede ponerlo 'contra el viento'. El viento está proporcionando entonces la sustentación necesaria para mantenerlo en el aire, mientras que el UCAV es, de facto, "hoovering", es decir, casi no tiene velocidad sobre el suelo.

¿Por qué es tan importante? Debido a que el TB.2 tiene una sección transversal de radar baja, porque es relativamente silencioso y emite muy pocas emisiones infrarrojas, los rusos tienen inmensos problemas solo para detectarlos, por no hablar de rastrearlos. Además, hay que tener en cuenta que, si bien la mayor parte del terreno ucraniano es plano, hay colinas bajas, bosques y hay edificios que están perturbando la imagen de radar rusa. Es decir, hay formas para que los TB.2 se acerquen a las zonas objetivo sin ser observados. Pueden desplegarse en cualquier lugar y acercarse desde cualquier dirección, y no hay forma de que los rusos los encuentren todo el tiempo en el vasto espacio aéreo ucraniano (ni siquiera si les crecieran 20 ojos en las cabezas de sus tropas).

Además de eso, el TB.2 está utilizando comunicaciones satelitales con antenas direccionales: son extremadamente difíciles de interferir (excepto que la fuente de interferencia esté muy cercana y sea muy poderosa). En Occidente, la mayoría de los SHORAD tienen una combinación de computadoras y sensores electroópticos integrados que pueden verificar "automáticamente" qué es un "pájaro" y qué un UCAV. Los rusos simplemente carecen de esa alta tecnología.

Como era de esperar, aunque afirman haber derribado más de 120 UAV ucranianos durante las primeras tres semanas de la guerra, incluidos cuatro Bayraktars en la primera semana, los rusos hasta ahora han demostrado ser incapaces de mostrar los restos de más de un (en dígitos: 1) TB.2 ucraniano.



Es por eso que digo: olvídense de tratar de obtener MiG-29 de Polonia, Bulgaria, Eslovaquia, etc. eso es demasiado complejo, demasiado obvio, políticamente "delicado" y completamente inútil. Llenar Ucrania de TB.2 o UCAV con capacidades comparables: enviarlos merodeando con PGM, etc. Esto es lo que "funciona": esto es lo que está causando un daño masivo a los rusos, esto es lo que está destruyendo sus nervios y su moral y, aunque sea a largo plazo, causando bajas irrecuperables y daños físicos.

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina