Buscar

Desarrollo local para modernizar la defensa: Entrevista a Fabián Oyarbide, CEO de Redimec

Entrevistamos a Fabián Oyarbide, titular de Redimec, una de las empresas privadas más relevantes de la industria aeroespacial argentina, sobre su historia, los proyectos actuales y la visión de futuro en el difícil entorno del sector en la Argentina.


Por Santiago Rivas



Cabina de AB-206 modernizada por Redimec.

Fabián Oyarbide comenzó trabajando como ingeniero electrónico para la Armada Argentina, en el Taller Aeronaval Central, pero en 1992 se sumó a una empresa en Tandil que brindaba servicios a la flota de Mirage de la Fuerza Aérea Argentina, aunque en 1993 decidió lanzar su propio negocio, junto a un socio que estuvo hasta el año 2007, manteniendo los equipos electrónicos para las empresas Talleres Tandil y Fundalum entre otras. Así nació Redimec, que fue abarcando desde reparaciones aeronáuticas a cualquier otro equipo electrónico, incluyendo hasta incubadoras para bebés.



Hacia 1997 comenzó a trabajar con la Fuerza Aérea en los equipos para la flota de Mirage, incluyendo la ingeniería inversa de los sistemas del IAI M5 Finger. “Yo trabajé doce años en la Armada en sistemas giroscópicos y sin usar manual. Así que pude desarrollar un procedimiento para reparar el sistema inercial del Finger y en paralelo iba estableciendo la empresa. En el 2001, el Finger se estaba por desprogramar porque nunca podían ponerlo en servicio, a nosotros solo nos contrataban para reparar los sistemas inerciales, pero si no andaba el Head Up Display u otro sistema, el avión no volaba. Entonces hice una propuesta por la cual nos hacíamos cargo de todos los sistemas de electrónica del Mirage y a cambio nos pagaban lo mismo que por cada reparación del sistema inercial” cuenta Fabián. En ese entonces se estaba preparando la participación de los Finger en el primer ejercicio Cruzex, realizado en 2002 en la Base Aérea de Canoas, al sur de Brasil, por lo que Redimec tuvo a su cargo poner a punto su electrónica y hacerles el mantenimiento durante el ejercicio, todo a costo de la empresa, para demostrar que podían hacer el trabajo. Eso llevó a que logren el contrato de mantenimiento de los aviones, incluyendo también a los Mirage III y los Mirage 5A Mara, que se fue renovando hasta que se dieron de baja.


Modernización de cabina de Beechjet 400 con Garmin 5000, actualmente en proceso, con el render de cómo quedará una vez terminada.


Mientras tanto, nosotros íbamos pensando de qué forma nos podíamos mantener cuando se cayera el contrato de mantenimiento de Mirage” agrega Fabián. Ya desde mitad de los años noventa venían haciendo otros trabajos para las Fuerzas Armadas Argentinas, pero eran más bien pequeños. “Nos hicimos miembros de la Aircraft Electronic Asociation (AEA), que es una asociación que nuclea al 95 por ciento de las estaciones reparadoras y fabricantes de aviónica mundiales, fuimos los primeros en Argentina y era una forma de estar cerca de los fabricantes” explica Fabián y cuenta que eso les abrió las puertas para tener representaciones de algunos fabricantes líderes. “La primera representación que tuvimos fue Honeywell, pero hoy en día representamos a más de 50 empresas. En el 2011 y en el 2015 la AEA me nominó miembro del año, junto con otros tres que son monstruos”. En 2002 los contactaron de Derco Aerospace, a quienes compraban repuestos, porque les interesaba que las compras que hacía Redimec siempre tenían como usuario final a las Fuerzas Armadas Argentinas, por lo que les propusieron trabajar con ellos. Derco fue luego comprada por Sikorsky, que a su vez fue comprada por Lockheed Martin, por lo que fueron sumando a esas empresas, ya fuera del área de aviónica. “De Sikorsky seguimos siendo uno de los pocos revendedores del mundo auditados por Lockheed Martin y antes de la pandemia tuvimos a cuatro personas de Lockheed auditándonos en Tandil”. Redimec es actualmente Lockheed Martin consultant.


Marcado de cables antes de su instalación.

Dado el crecimiento de la empresa, que ya había pasado de ocupar 100 m2 a un total de 800 m2, en 2016 se mudaron a las nuevas instalaciones en el Parque Industrial de Tandil, que tienen 2.000 m2.

Hoy, la empresa está dividida en distintos sectores, uno de ellos dedicado especialmente a la aeronáutica, donde además de especializarnos en modernizaciones y desarrollo de cabinas, se brinda servicio de mantenimiento, reparaciones y calibraciones. Para ello, Redimec cuenta con dos talleres –uno en Tandil y uno en San Fernando- certificados por las autoridades aeronáuticas (ANAC y DIGAMC). El sector está provisto del más sofisticado equipamiento tecnológico, con un laboratorio muy completo de reparación de instrumentos, equipos electrónicos de cualquier tipo y hasta radares. Redimec se ha convertido en una empresa líder en modernizaciones de aeronaves. “Tenemos más de 150 paquetes de modificaciones propios. De hecho, ahora estamos haciendo una que es monstruosa. Es un Beechjet 400 con Garmin 5000, la primera vez que se va a implementar el sistema G5000 en Argentina. Garmin nos habilitó para poder instalar esa gama de equipos, también el 1000NXI” agrega Fabián. Con equipos Garmin acaban de finalizar la renovación completa de aviónica de un Piper Cheyenne I al que se le instaló un sistema G600TXI. También están trabajando en la renovación de las cabinas de los Agusta Bell AB 206 que junto a FAdeA están modernizando para el Ejército Argentino, “del segundo grupo de cuatro, el primero ya voló y estamos esperando que los otros tres también lo hagan. Con ellos ya serían ocho los que tienen la cabina modernizada con equipos de cristal líquido”. Además, han instalado aviónica similar a diez Bell Huey 2 del Ejército Argentino, más los Cessna 182 y Piper PA-28 de la Fuerza Aérea Argentina. No en vano, días atrás Garmin premió por quinta vez a Redimec, reconociéndolo internacionalmente por su trabajo en ventas, soporte, su compromiso y calidad de servicio, otorgándole el Bronze Award 2020. Por otro lado, cabe mencionar que recientemente Redimec participó del llamado a licitación para la modificación de los Embraer EMB-312 Tucano también pertenecientes a FAA y su propuesta fue seleccionada.


Cámara climática en las instalaciones de Redimec.

Las capacidades tecnológicas instaladas en Redimec le son fundamentales para la eficacia y la celeridad en estos proyectos. Cuentan con dos pantógrafos, uno láser, y otro de alta velocidad, y una cortadora marcadora laser de cables –la única en el país fuera de FAdeA- con el que se arman todos los arneses para las instalaciones, además, “cortamos nuestros propios paneles, tenemos un pantógrafo láser, hacemos primero los paneles en madera y los cortamos nosotros, de manera de hacer todo el ruteo de cables y después fabricamos el panel definitivo. Con Aerosun, la empresa de Sunchales que hizo el avión Waman, hicimos la cabina y ahora están con el segundo avión. Nosotros trabajamos con el desarrollo de la ingeniería de la aviónica. Tienen un proyecto para hacer 60 aviones certificados. Hemos instalado varios equipos para cumplir con el “mandate de ADSB” y TCAS, varios de ellos fueron para Learjet 60… El rubro de aeronáutica, con San Fernando a la cabeza, viene muy bien, tanto en la parte castrense como en la parte privada” explica Fabián.

Más allá de los trabajos en los talleres propios en las sedes de Tandil y San Fernando, muchas veces los proyectos demandan que un equipo especializado se traslade a donde lo requiere el cliente, como es el caso de los trabajos en FAdeA o como ha sido la instalación de los equipos de guerra electrónica Thales en el Learjet matrícula VR-24 de la Fuerza Aérea, realizado en Paraná.


Redimec participa en el desarrollo del puente de mando del buque tipo SWATH que está construyendo Tandanor.

No menos importante es el trabajo que llevan adelante desde el Área Naval de la empresa. Junto al Área de Desarrollo, diseñaron un Sistema de Integración de Datos de Navegación que permite el reemplazo de manera transparente de los sistemas de navegación ya obsoletos en plataformas de muchos años, incorporando sensores de última tecnología de la empresa francesa iXblue. Este sistema se encuentra instalado a bordo de 5 buques de la Armada Argentina. “En un barco antiguo hacemos toda la electrónica para hacer la integración de sistemas estado del arte de la tecnología que permiten el reemplazo de los giróscopos, esta tecnología la desarrollamos y fabricamos acá.” Pero el trabajo del Área Naval no se agota en los sistemas de Navegación. Redimec también desarrolla proyectos de integración de equipamiento científico y soluciones hidrográficas, como sonares, ecosondas, entre otras. De hecho, recientemente la empresa ha sido adjudicada para proveer una solución integral de Puente de Navegación Integrado, equipamiento hidrográfico y científico para un nuevo buque de investigación en construcción por parte de Tandanor.

“Tenemos un área de desarrollo que hace diseño de electrónica y una planta que cuenta con todo lo requerido para el proceso de fabricación, incluyendo una línea de montaje de plaquetas electrónicas” describe Fabián. En ese sentido, también han desarrollado algunos trabajos en comunicaciones para el Ejército Argentino, aunque no han sido proyectos de gran envergadura. Esta área se gestó cuando comenzaron a hacer reemplazos de obsolescencias para la familia Mirage, incluyendo la fuente de alta tensión para el Head Up Display, de la que luego han vendido varias a la Fuerza Aérea de Pakistán. Además, ya han certificado la nueva caja de control de combustible para el IA-63 Pampa, y están trabajando en la sonda de combustible, para abarcar todo el sistema de combustible.

Gracias a la cantidad de empresas que representan, Fabián destaca que pueden recomendar una amplia gama de productos a sus clientes y hacer la mejor selección a la hora de integrar sistemas. “Si solo vendiésemos un fabricante diríamos ‘podemos hacer esto’, pero en realidad podemos hacer prácticamente cualquier cosa. El año pasado modernizamos un Hawker 800XP, que fue un trabajo buenísimo con Universal Avionics. Se hizo en San Fernando y fue la primera modernización de su tipo en el mundo, donde se integraron displays y FMS de Universal con equipos de Collins, en plena pandemia”. Posteriormente vieron que había algunos problemas en el software de los equipos y realizaron la actualización de los mismos en forma remota, algo que las empresas proveedoras no habían hecho anteriormente. Actualmente se está trabajando en la certificación de esta modernización ante la FAA de Estados Unidos, para que las empresas puedan ofrecer el mismo paquete a otros clientes en el mundo.


Cabina del Hawker 800XP modernizado.

Clientes del exterior

En cuanto a trabajos para fuerzas extranjeras, Fabián destaca que años atrás efectuaron la modernización de los Sukhoi Su-25 de la Fuerza Aérea del Perú, con nuevos equipos de navegación y comunicaciones, y actualmente evalúan la posibilidad de participar en la licitación para la modificación de los helicópteros MiL Mi-35 de dicha fuerza. Además, han trabajado en varias oportunidades con la Fuerza Aérea Uruguaya, instalando receptores GPS y haciendo algunas modernizaciones. Por otro lado, están sosteniendo algunas conversaciones con la Armada del mismo país con la idea de generar un proyecto para modernizar el Beechcraft Super King Air de patrulla marítima. Redimec ha trabajado también en Paraguay y Chile, pero en menor medida, mientras que en Brasil no ha podido hacerlo debido a la política de protección a las empresas locales que allí se aplica. “Para poder trabajar en Brasil tenés que ser brasileño. De hecho, cuando salió el proyecto de modernización de Tucano en Brasil, Garmin nos mandó la invitación para participar y estuvimos tratando de encontrar un socio. Encontramos uno y nos dijo ‘no, esto políticamente me va a costar mucho’” cuenta Fabián y destaca la importancia de que se empiece a trabajar en conjunto entre todas las partes que hacen a la defensa en la Argentina para tener objetivos claros y bien definidos que conduzcan a mejorar la industria de defensa local, de manera de poder crecer de una manera similar a como lo hace Brasil, en donde Estado y empresas trabajan de manera coordinada para desarrollar la base industrial de defensa.


Proceso de producción del nuevo panel para aviónica Garmin G600TXI para Piper Cheyenne, primero con el modelo en madera, luego el corte del panel metálico y finalmente en vuelo de prueba.


¿Qué falta para unificar a la industria local?

Yo creo lo siguiente: si vos dejás a las empresas solas, por el propio principio de supervivencia en el que estamos inmersos cada uno de nosotros va a decir que puede fabricar naves espaciales. Entonces lo que debería haber es una instancia intermedia que audite y defina cuales son las capacidades reales. De hecho, de esa forma se hacen las transferencias de offset: Viene una tercera parte, hace una auditoria de todas las empresas y define realmente para qué son capaces. Y después, con una inversión, se define a qué próximo paso podrían acceder. El Ministerio de Defensa debería trabajar con el Ministerio de Producción para organizar la industria de defensa, que puede generar fortunas, porque en el mundo lo hace, mientras acá muchas veces te encontrás compitiendo hasta con las empresas del Estado. Las políticas como la que permitió la llegada del FONDEF, son muy beneficiosas porque permiten profundizar el desarrollo de la industria nacional en esta área. El trabajo del Estado en pos de esto es muy importante. Por nuestra parte, las empresas del sector privado nos preparamos para recibir estos requerimientos, capacitándonos, apostando y organizándonos en cámaras como la CARAE.”

Fabián muestra un gran interés por las posibilidades que se abren con este tipo de políticas. Cree que para el desarrollo de la industria nacional es importante desterrar la idea de que los productos o servicios extranjeros son mejores. Para generar políticas de crecimiento opina que es menester que se preste atención a lo que están haciendo las empresas locales, que se conozcan sus capacidades y a partir de allí se planifique y propicie el desarrollo de las mismas. “Por ejemplo con Tucano, hicimos una propuesta que además de ser técnicamente adecuada, está basada en los casi 30 años de experiencia que llevamos e incorpora una suite de Garmin, un líder mundial indiscutido que acaba de premiarnos por nuestro trabajo con sus productos. Se trata de ingeniería nacional de calidad internacional, y estamos contentos de que se reconozca y se recurra a estas capacidades que hemos desarrollado con tanta dedicación y responsabilidad”

La empresa también tiene la experiencia de haber diseñado, alrededor de 2014, una modernización de cabina para el Pucará, incluyendo el casco Thales Scorpion con Helmet Mounted Cueing System (HMCS, Sistema de señalización montado en el casco), que permitía el disparo de cohetes guiados por láser, aviónica de Genesys Aerosystems con full glass cockpit y computadora de misión pero quedo desestimada.


Caja de combustible para el Pampa III.

El futuro de Redimec

Veo un futuro interesante” comienza hablando Fabián sobre el futuro de la empresa. “En el área en que veo más amenazas es en desarrollo, por el contexto. Porque hay mucha demanda externa para freelancers” agrega, preocupado porque la demanda extranjera de personas con capacidad para desarrollo de hardware y software, con posibilidad de pagar mejores salarios, dificulta la incorporación de personal capacitado.

En el área aeronáutica nosotros vamos formando nuestra gente. Hemos incrementado el equipo, hoy somos 52 personas en total. En el área naval también estamos creciendo y poniendo un pie sobre proyectos de envergadura. El SWATH es un proyecto interesante en el que vamos a tener la oportunidad de demostrar qué es lo que se puede hacer en Argentina. Ahí somos muy optimistas. El área de desarrollo sería la que nos permitiría trascender la frontera con productos propios. Ahora estamos tratando de aplicar a la Ley de Economía del Conocimiento para tener algunas ventajas que nos permitan ofrecer mejores condiciones de contratación. Hemos tenido la visión de ir apoyándonos en distintos programas estatales para poder desarrollar la infraestructura. Entonces, hoy tenemos una capacidad que nos permite encarar problemas más complejos. Ahora también estamos presentándonos para hacer un teodolito táctico con iXblue, que es líder mundial. Ellos tenían un producto, nosotros le estamos haciendo la reingeniería para que sea un producto competitivo en el mundo y después salir a la venta de la mano de ellos. Si eso se da vamos a tener un producto que será exportable.

Creo que lo más importante es la gente y la posibilidad de estar alerta ante posibles demandas. Publicitamos en redes nuestros trabajos y eso va haciendo que alguno vea algo y llame. Y mostrar trabajos que están bien hechos y que funcionan bien le da también la confianza a alguien que está mirando, que no te conoce y dice ‘si hicieron esto, capaz pueden hacer esto’. De acá a fin de año hay varios proyectos que nos tienen trabajando a full, con mucha motivación y esperamos que el año 2022 también nos siga presentando la posibilidad de desafiarnos y crecer”, finaliza Fabián. En tiempos en donde la aviación militar, pero también la civil, en la región necesitan dar un importante salto tecnológico, las soluciones en modernizaciones se vuelven fundamentales. Pero también se ha vuelto fundamental el desarrollo de las capacidades propias para reducir la dependencia externa, y ese es uno de los valores más fuertes que empresas como Redimec tienen para ofrecer.


Proceso de fabricación del nuevo panel para los AB-206, con el render, el modelo en madera y finalmente el panel metálico para instalar en la aeronave.


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina