top of page
Buscar

El lío de los acuerdos de armas ruso-iraníes, parte 1

Por Tom Cooper*

 

*Analista en defensa, historiador, editor de ACIG.info y la serie de libros @War. Entre otros, es autor del libro Moscow's game of poker - Russian Military Intervention in Syria, 2015-2017, editado por Helion & Company.       


Desde hace meses, no hay fin a los informes sobre las entregas de los interceptores Sukhoi Su-35 de fabricación rusa a Irán. De hecho, incluso desde hace dos días, varias cuentas de redes sociales ucranianas publicaron la foto de abajo, afirmando que estos dos son "dos interceptores Su-35 con colores de la Fuerza Aérea iraní". Muchos en Ucrania reaccionaron rápidamente con alivio: "es mejor que los aviones en cuestión terminen en Irán que luchando contra Ucrania", y cosas por el estilo.



La cruda realidad es que estos dos aviones son cualquier cosa menos "iraníes". En realidad, y como es obvio tanto por su patrón de camuflaje como por sus números de serie, fueron fabricados originalmente para Egipto.


¿Cómo es el caso?

El Cairo hizo un pedido de 24 Su-35 en 2019, con el plan de que se entreguen en 2023. La fábrica rusa KnAAZ inició la producción de aviones en mayo de 2020: sin embargo, cuando los egipcios probaron el radar del Su-35 contra los sistemas de guerra electrónica de sus Rafale en casa, y debido a la fuerte presión de Estados Unidos, en 2022, El Cairo canceló ese contrato. De una forma u otra, para entonces ya se habían puesto en marcha unos 17 de los 24 aviones. Desde entonces, se almacenan: de vez en cuando, algunos son volados por pilotos rusos, y Moscú trató de revenderlos, por ejemplo, a Argelia o Indonesia. Pero nadie quería comprarlos.


Uno de los Su-35 fabricados por encargo egipcio, visto después de un vuelo de prueba en Rusia. Ahora compare el patrón de camuflaje de este avión, y su serie de cuatro dígitos (aplicada en negro en la aleta), con el de lo que las redes sociales ucranianas afirman que son "dos Su-35 iraníes", en la primera foto publicada en este artículo.

Luego, en 2022, comenzaron a circular rumores sobre la decisión de Irán de comprar estos Su-35 (los mismos aviones fabricados para Egipto). De hecho, algunos (incluidos varios ucranianos) afirmaron que los pilotos iraníes ya estarían realizando cursos de conversión en estos aviones. Por supuesto, muchos están llegando a la conclusión de que esto es lógico porque Moscú "debe pagar" a Irán por las entregas de UAVs, vehículos aéreos no tripulados de ataque Shahed, misiles balísticos, municiones de artillería y algunos otros "bienes".

Sin embargo, ese asunto es cualquier cosa menos que así de simple.


Pandillas de Teherán, Isfahán, Shiraz, Qom y otros pocos lugares

Para entender completamente por qué, uno tiene que saber algunas cosas. La primera de ellas es la forma en que funciona el sistema de gobierno de la República Islámica de Irán.

Nominalmente, Irán está gobernado por un gobierno y un parlamento elegidos popularmente. Sin embargo, la constitución de Irán asigna la soberanía exclusiva y el derecho a legislar literalmente a "Dios" y, por lo tanto, dicta que todos los procedimientos y derechos democráticos están subordinados al Consejo de Guardianes y al Líder Supremo (desde 1989, este es el cuasi-Gran Ayatolá Sayyid Ali Khamenei).


El 'Gran Ayatolá' Sayyid Ali Jamenei. En realidad, carece de cualificaciones para el puesto de Gran Ayatolá, y se ha lanzado -de facto- al poder en el curso de una lucha interna por el poder, y sigue siendo (acaloradamente) disputado dentro de las filas del clero chií hasta hoy. Por supuesto, cualquiera que se atreva a levantar la voz…

Como líder supremo, Jamenei es el jefe provisional de los tres poderes del Estado (véase: "jefe de Estado"), el comandante en jefe de las fuerzas armadas y el director de los medios de comunicación del país.

Sin embargo, esto no significa que Jamenei gobierne el país como un autócrata todopoderoso. Su poder depende del apoyo de decenas de camarillas rivales, la mayoría de las cuales forman parte del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC, también conocido como 'Pasdaran'). Enfrentado al creciente poder de las camarillas, Jamenei buscó una solución para permitir que los diversos grupos ("clicas" o incluso "pandillas" sería una mejor descripción, porque la mayoría de ellos también son endémicamente corruptos) se apoderaran de diferentes segmentos de la economía iraní, incluidos los bancos y los seguros, el poder judicial, la industria de la construcción, el sector inmobiliario y el sector de defensa. Por ejemplo, la banda a la que pertenecía el ex presidente de Irán, Ahmadineyad, controlaba bancos y seguros, hasta que sus miembros cayeron en desgracia y fueron procesados (convenientemente) por corrupción.

El punto es: el resultado es una cadena de mando completamente disfuncional y procesos de toma de decisiones totalmente inviables. Irán está gobernado por un gobierno y un parlamento oficiales, pero la última palabra siempre la tiene el líder supremo, que a su vez tiene que satisfacer los intereses de demasiados grupos de interés diferentes.

(Si eso le suena demasiado familiar a alguien, bueno, con la mano en el corazón: nuestro glorioso clepto...erm... Las democracias no son tan diferentes en este sentido...)


Historia de chantajes y órdenes fallidas

La historia de los acuerdos de armas entre Moscú y Teherán se remonta a finales de la década de 1960, cuando el sha Mohammed Reza Pahlavi era un aliado cercano de Estados Unidos. Cada vez que Washington mostraba alguna renuencia a suministrar las armas que los iraníes solicitaban, el Sha hacía un pedido de equipos rusos similares. Así es como sucedió que, en 1969, cuando Washington se mostró reacio a vender McDonnell-Douglas F-4 Phantoms, Irán adquirió no solo 300 cañones antiaéreos autopropulsados ZSU-23-4, sino también 9M38 Igla (o 'SA-7 Grail') MANPADs de la URSS. 

Tras la invasión iraquí de Irán a finales de septiembre de 1980, Moscú se acercó a Teherán con una oferta de armas y cooperación. Los iraníes rechazaron la apertura soviética y, durante la mayor parte de los ocho años siguientes, los soviéticos vendieron cantidades cada vez mayores de armamento a Irak, en cambio, Irán estaba comprando armas soviéticas de Libia y Siria, o armas chinas basadas en diseños soviéticos.

Ese estado de cosas cambió solo unos meses después de que Teherán aceptara un alto el fuego patrocinado por la ONU que puso fin a la guerra de ocho años entre Irán e Irak, en 1988. En ese momento, la Unión Soviética se encontraba en una profunda crisis económica y su gobierno intentó mejorar su situación financiera a través de la exportación de armas. Los representantes soviéticos se acercaron a Teherán con una oferta de 72 MiG-29, 24 MiG-31 y 36 Su-24. Todavía recuperándose de la larga guerra, Irán apenas logró reunir suficiente dinero para 18 MiG-29 y 12 Su-24MK, cuyas entregas comenzaron a mediados de 1990. Con Estados Unidos y sus aliados preocupados por la invasión iraquí de Kuwait, este acuerdo pasó casi desapercibido, y todos los aviones llegaron a Irán entre 1990 y 1992.


Uno de los 24 Su-24MK adquiridos por Irán a la URSS en 1990-1992. De hecho, el número de serie claramente visible de este avión, el 3-6801, lo identifica como el primero de los 24 Su-24MK entregados a Irán. Además, esta fotografía es una prueba de por qué las afirmaciones sobre los "dos Su-35 iraníes" de la primera foto publicada en el artículo son erróneas. Los aviones fabricados para Egipto llevan números de serie de cuatro dígitos de la fuerza aérea egipcia. Los aviones de la fuerza aérea iraní tienen números de serie de cinco dígitos. El prefijo de estos denota el propósito de la aeronave ('3-' significa avión de combate), mientras que los otros cuatro son el número individual de la aeronave.

En 1990, las condiciones económicas de Irán habían mejorado lo suficiente como para que Teherán hiciera un pedido de 48 MiG-29 y 24 MiG-31. Sin embargo, la desintegración de la Unión Soviética y la presión de los Estados Unidos impidieron la conclusión de ninguno de los contratos relacionados.

En 1992, Teherán ordenó 48 MiG-29, 24 MiG-27, 24 MiG-31, 12 bombarderos Tu-22 y dos aviones AEW A-50. Los rusos estaban ansiosos por vender, pero la inmensa presión de Washington, incluida una oferta directa para comprar los 24 MiG-31 en cuestión a un precio más alto que el que Teherán podía ofrecer, llevó a Moscú a cancelar este acuerdo. Por lo tanto, a pesar de los innumerables informes de prensa que indican lo contrario, Irán nunca obtuvo MiG-31 o Tu-22.

En 2001, Teherán llegó a proporcionar un pago por adelantado de 24 MiG-31 en un intento de evitar cualquier tipo de intromisión de Estados Unidos. Esta vez, la presión de Washington fue suficiente solo para obligar a los rusos a renegociar la orden y entregar varios equipos de defensa aérea, incluidos 30 sistemas de misiles tierra-aire Pantsyr-S1.


Sistema de defensa aérea Pantsyr S1E (no estoy del todo seguro de si este es uno de los ejemplares operados por el IRGC, pero en esencia: sí, 'se ven así').

Desde entonces, apenas pasa un año sin que se anuncie otra vez sobre supuestas compras masivas de aviones rusos por parte de Irán. En 2007 circularon rumores de que Irán había comprado 250 Su-30MK o 270 Su-27, que sólo se detuvieron una vez que el director general de Rosoboronexport, Serguéi Chemezov, los negó rotundamente. Cabe destacar que este informe salió a la luz casi al mismo tiempo que Washington estaba negociando una venta de cazas furtivos F-35 a Israel y F-15 adicionales a Arabia Saudita.

En realidad, fue ese año cuando Teherán hizo un pedido de misiles tierra-aire S-300 y los pagó por adelantado, solo para que el presidente ruso Dmitry Medvedev bloqueara este acuerdo, lo que a su vez llevó a Teherán a presentar una demanda contra Moscú por valor de casi 4.000 millones de dólares. Finalmente, Moscú devolvió parte de ese dinero y entregó algunos equipos de defensa aérea adicionales para el resto (por ejemplo: los mismos misiles tierra-aire Tor M1E, con los que una tripulación desorientada de los Guardianes de la Revolución Islámica derribó un Boeing 737 ucraniano, cerca de Teherán, matando a las 176 personas a bordo, el 8 de enero de 2020).


Un sistema SAM Tor M1E del IRGC, visto durante un ejercicio a finales de la década de 2010.

En 2015, las redes sociales israelíes informaron de un pedido iraní de 100 aviones cisterna Il-78MKI, y solo un mes después afirmaron que China había acordado vender a Irán 150 aviones de combate polivalentes Shenyang J-10. Como de costumbre, estas historias equivalían a poco más que rumores sin fundamento. Sin embargo, en 2016, por ejemplo, surgió otro informe sobre la compra de cientos de helicópteros Mil Mi-17 de Teherán a Rusia.


Alianza estratégica fallida

"Por supuesto", nada de esto era verdad. En realidad, todo lo que ha sucedido en estos dos años fue que Jamenei emitió una orden permanente de Irán de no comprar ningún tipo de armas a Rusia hasta que Moscú entregara los S-300. Sin impresionarse, el IRGC hizo un pedido de 24 tanques de batalla principales T-90: en lugar de introducirlos en servicio en casa, los Pasdaran los distribuyeron a dos compañías militares privadas leales al régimen del presidente sirio Bashar al-Assad y dos grupos de "representantes" iraquíes del IRGC en Siria. De hecho, cuando el Ejército regular de la República Islámica de Irán intentó seguir la moda y hacer un pedido de 300 T-90 en Moscú, el IRGC movió los hilos para que Jamenei cancelara este pedido.


Miembros del Liwa Fatemiyoun controlado por los Guardianes de la Revolución Islámica (dotado de hazares afganos), como se ve con uno de los 24 T-90 adquiridos por los Guardianes de la Revolución Islámica para su despliegue en Siria. La foto fue tomada en la zona de Alepo, en diciembre de 2016. 

Otros usuarios de los T-90 fueron la "Fuerza Tigre" de Assad y los "Halcones del Desierto": después de que estos sufrieron varias pérdidas o fueron disueltos, respectivamente, el IRGC les quitó sus T-90 y reasignó todo a "su propio" Assaib Ahl al-Haq (uno de los predecesores de Katayib Hezbollah, que es el Hezbollah iraquí; ver el ejemplo a continuación) y el Liwa Fatemiyoun. Por supuesto, hordas de fanáticos de Putin, además de todos los occidentales que compraron su historia (y la del Pentágono/DIA) sobre los "yihadistas sirios", estaban más que felices de "creer" y declarar estos T-90 como "sirios".


Un T-90 del Assaib Ahl al-Haq, también en algún lugar de la zona de Alepo, en 2016.

Irónicamente, una de las razones por las que el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica compró armas a Rusia a pesar de la prhibición de Jamenei, fue el deseo de otra de las camarillas influyentes en Teherán: los iraníes querían transferir varios de sus propios barcos para la exploración de petróleo y gas al Mar Caspio. Obviamente, estos buques son demasiado grandes para ser transferidos por tierra. Por lo tanto, solicitaron permiso a Moscú para permitirles usar su sistema de ríos y canales (construido durante la época estalinista). Moscú se negó rotundamente. De hecho, la situación se agravó tanto que, en 2014-2015, un equipo de negociadores iraníes que se dirigía a Rusia simplemente fue arrestado y encarcelado en Azerbaiyán, y luego retenido como rehén durante más de un año.

Y así siguió. Curiosamente, a pesar de todos los chantajes y meteduras de pata rusos, el IRGC siguió dispuesto a establecer una alianza estratégica con Rusia. Así fue como sus líderes tuvieron la idea de invitar a Putin a una intervención militar en Siria, en 2015. Esta es también la razón por la que, en agosto de 2016, el IRGC violó la Constitución de la República Islámica de Irán (ver en algún lugar alrededor del párrafo 160 donde existe una estricta prohibición de la presencia de tropas extranjeras en suelo iraní) e invitó a los rusos a desplegar sus bombarderos Su-34 y Tu-22 en Irán. La historia solo se dio a conocer cuando los rusos comenzaron a jactarse en público con fotos de sus bombarderos Tu-22 en la Base de Combate Táctico 3 (TFB.3), en las afueras de Hamedan, en Irán, lo que a su vez provocó que los miembros del Majlis (parlamento iraní) comenzaran a hacer preguntas desagradables. luego los rusos se vieron obligados a hacer las maletas y volar de regreso a casa.


Un cuarteto de bombarderos rusos Tu-22M-3, como se ve en el TFB.3, en las afueras de Hamedan, en Irán, a principios de agosto de 2016.

Eventualmente, incluso el IRGC se hartó. De hecho, la situación llegó a un punto en el que, a partir de 2016, las tropas rusas, del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica y sus aliados, y los asadistas estaban librando cada uno su propia guerra en Siria; Irán ha conseguido sus S-300 sólo años después; y, mientras tanto, el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica recurrió a la República Popular China para su asociación estratégica, y esto es lo que finalmente resultó no solo en la aparición de una serie de sistemas de defensa aérea iraníes completamente nuevos y cuasi autóctonos, sino también en los vehículos aéreos no tripulados de ataque Shahed (esa es una historia que contaré en otro momento).

Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page