top of page
Buscar

Enaer y la Fuerza Aérea de Chile lanzaron oficialmente el proyecto Pillán II

El programa permitirá reemplazar a los aviones de instrucción básica T-35 Pillán, que ya cumple casi cuatro décadas de servicio, por un sistema de instrucción avanzado, que irá mucho más allá del avión.


En una ceremonia efectuada el miércoles 26 de octubre en el Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio de Santiago de Chile, se realizó el lanzamiento del Proyecto Pillán II, programa que permitirá renovar el sistema de instrucción básico T-35 Pillán, el que ya cumple varias décadas de servicio, así como también, modernizar notablemente las capacidades de instrucción para los futuros pilotos de guerra de la Fuerza Aérea de Chile (FACH). Un desafío que permitirá a la FACH adaptarse a las nuevas tecnologías en materias de la instrucción de vuelo básico.



El acto fue presidido por la Ministra de Defensa Nacional, Maya Fernández Allende, y contó con la presencia del Comandante en Jefe de la Institución, General del Aire Arturo Merino Núñez, parte del Alto Mando Institucional e invitados especiales.

“El desarrollo de las capacidades estratégicas de la política de defensa le impone a nuestra Institución contar con pilotos y personal profesionalmente competentes, debidamente instruidos y entrenados, ya que son los hombres y mujeres quienes finalmente operan los sistemas, toman decisiones y le otorgan flexibilidad, adaptabilidad y resiliencia a nuestro esfuerzo”, señaló el General Merino, explicando que la propuesta presentada por la Empresa Nacional de Aeronáutica, ENAER, integra de manera innovadora novedosos sistemas acordes con el desarrollo actual de la tecnología en los ámbitos de la aeronáutica, informática y de simulación, unido todo ello a una aeronave como pieza central conformando un sistema de instrucción de vuelo que permitirá una formación integral de los pilotos en todas las áreas del vuelo básico. “El diseño de esta nueva aeronave considera en su construcción las más modernas tecnologías disponibles, cumpliendo con los estándares requeridos para la formación de nuestros pilotos de guerra, conforme a los requerimientos técnicos y operativos actuales de nuestra Institución”, agregó, junto con destacar que esto permitirá una fácil transición hacia las aeronaves que hoy opera la FACh.



Un punto importante del proyecto es la posibilidad de utilizar la vasta experiencia adquirida por ENAER en la construcción del Pillán T-35, pues representa una gran oportunidad para fabricar un nuevo sistema de instrucción aérea básica con tecnología diseñada y construida en Chile, generando desarrollo y creando fuentes de empleo.

En este sentido, el director ejecutivo de la Empresa Nacional de Aeronáutica, Henry Cleveland Cártes, manifestó que este programa tendrá un impacto social significativo, ya que se estima la creación de 300 puestos de trabajo calificados, de calidad y por varios años para personal técnico, administrativo y de servicios. A ello se suma el trabajo de pequeñas y medianas empresas proveedoras de productos y servicios para el programa, que demandará una oferta de 200 empleos directos. Asimismo, anunció que en el actual programa Pillán se contrató a medio centenar de pymes nacionales.

El nuevo proyecto se basa en un sistema integrado de instrucción de pilotos, donde se apuntará a la formación para que la transición a los modelos más avanzados sea lo más fácil posible. El avión contará un glass cockpit y un Head Up Display, además de que el sistema contará con simulador y planificador de misión, así como un sistema de debriefing, para que los pilotos puedan instruirse desde el plan del vuelo que realizarán hasta el análisis del mismo.



Se mejorará así la detección de las aptitudes de los pilotos y también de aquellos aspectos donde habrá que poner atención para mejorar su desempeño.

La empresa DTS, subsidiaria de ENAER, está a cargo del desarrollo de los periféricos de tierra, mientras que la aviónica será importada.

Si bien el avión tiene cierto parecido con su antecesor, el T-35 Pillán, es un avión prácticamente distinto, con un ala totalmente rediseñada, mayor longitud y una cabina totalmente nueva. Además, un 30 % de los componentes serán en materiales compuestos.

En marzo pasado la empresa finalizó la fase conceptual del proyecto, en donde se enfocaron en que el nuevo avión cumpla con el requerimiento de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), y se analizó cómo se cumplirá ese requerimiento. Ahora se firmó el contrato para el diseño preliminar del avión, que será seguido por el diseño de detalle con el objetivo de que el prototipo vuele por primera vez en 2025 y se pueda certificar el modelo para 2026.

La FACH espera dar de baja el Pillán para 2028 o 2029 y para entonces debería ya tener en servicio el Pillán II.

コメント


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page