top of page
Buscar

Fuerzas Armadas y tercerización

La externalización de una serie de servicios a empresas privadas puede ser la forma de optimizar los recursos y presupuestos de defensa, cada vez más limitados.

 

La guerra en Ucrania ha demostrado de una vez por todas que el camino emprendido por varios países, incluidos los europeos, para reducir el gasto militar, era contrario a los hechos reales. En 2018, los países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Europa invirtieron alrededor del 1,4% de su producto bruto interno en defensa, cifra que saltó al 1,85% en 2023 y al 2% (estimado) en 2024. El estallido del conflicto entre Rusia y Ucrania fue determinante para el cambio de postura.

La adquisición de nuevos productos, las inversiones en entrenamiento y operaciones, la modernización y el aumento de fuerzas son algunas de las prioridades de la OTAN, especialmente en un momento en el que la región vive una gran tensión política.

Por ello, las inversiones deben ser cada vez más eficientes, para que siempre se logre la máxima de "hacer más con menos" y centrándose en la actividad central de cada fuerza armada.

Una forma de aumentar esta eficiencia es aumentar la externalización de servicios, un modelo que no es nuevo pero que crece cada año en este segmento.

Muchos países optaron por la externalización de aquellas actividades que no estaban directamente vinculadas a la parte operativa o combativa de cada servicio. No debemos confundir la externalización de servicios con empresas privadas que proporcionan tropas para luchar directamente sobre el terreno en lugar de soldados profesionales del ejército.

El Reino Unido ha apostado mucho por esta línea de actuación externalizando la alimentación, el alojamiento, el transporte y otros. Los estudios realizados en el decenio de 1980, basados en servicios que se habían subcontratado, como la lavandería y la limpieza, indicaban un ahorro anual de 50 millones de libras esterlinas. Estudios más recientes indican que la externalización puede ahorrar hasta un 23% de las arcas públicas, pero no todo tipo de servicio vale la pena ser externalizado y esto debe analizarse en cada situación.

Volviendo al Reino Unido, en algunos casos, la externalización ha afectado al apoyo de combate. En la Royal Air Force (RAF), el transporte logístico estratégico está a cargo del AirTanker Consortium, que cuenta con una flota de 14 Airbus A330 MRTT. La RAF alquila estos aviones con derecho a volar 18.000 horas al año garantizadas por el consorcio, que a su vez puede utilizar las horas ociosas para servir a otras naciones socias del Ministerio de Defensa del Reino Unido o para responder a las demandas del mercado civil. En este formato, es posible ganar eficiencia reduciendo costos.

Otro ejemplo en términos de reabastecimiento de combustible en vuelo se ve en Estados Unidos. En julio de 2023, por primera vez, un avión de la USAF fue reabastecido en vuelo por un avión de una empresa privada. El hito se produjo durante el ejercicio Resolute Hunter, cuando un RC-135 Rivet Joint y un Boeing E-3 Sentry fueron reabastecidos por uno de los cuatro KC-135R de la compañía estadounidense Metrea, con un total de 40.823 kg de combustible transferido en 13 contactos.



Metrea se enorgullece de mantener altos niveles de seguridad de vuelo, con su flota habiendo volado más de 130.000 horas sin accidentes, en diversas misiones y ubicaciones en apoyo de los objetivos de seguridad nacional de los EE. UU., el Reino Unido y otros gobiernos aliados y socios.

La amplia cartera de servicios de Metrea también incluye misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento, entrenamiento táctico de pilotos de helicópteros, transporte de movilidad especial y servicios de MRO.

También en este segmento, el Sistema de Reabastecimiento Aéreo Omega, creado en 1999 con el objetivo de ofrecer servicios especializados de reabastecimiento en vuelo, cuenta con una flota de seis aviones KC-707 y KDC-10, siendo certificado, en 2001, para operar con cualquier avión de combate y táctico en servicio con la Marina de los Estados Unidos y el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos.

En 2008, fue contratado por la Real Fuerza Aérea Australiana para proporcionar servicios de reabastecimiento en vuelo para su flota de Boeing F/A-18 Super Hornet cubriendo el vacío del desmantelamiento del KC-707 y la entrada en servicio del Airbus A330 MRTT.

Hasta la fecha, la compañía ha realizado más de 10.000 misiones, 95.000 contactos y ha transferido 158 millones de toneladas de combustible.



Lo mismo sucede, con mucha más frecuencia, en el segmento de entrenamiento.

En Israel, por ejemplo, el experimento con los servicios subcontratados comenzó en 2002, cuando Elbit Systems, a través de su filial Cyclone Aviation Products Ltd., recibió el primero de los 27 entrenadores básicos monomotores Grob G-120A de fabricación alemana para prestar servicios a la escuela de aviación de la Fuerza Aérea Israelí. La empresa se encargó del mantenimiento y gestión de los aviones, dejando a disposición de la Fuerza Aérea un número de aeronaves y horas de vuelo mensuales para realizar, sin afectar su horario, los vuelos de entrenamiento con los cadetes.

En 20 años de servicio se han realizado más de 140.000 salidas con más de 85.000 horas de vuelo, manteniendo la disponibilidad de casi el 94% de la flota.

El éxito de esta operación hizo posible que el Ejército del Aire diera un paso más, esta vez en relación con el Leonardo M-346 Master. A través de la empresa conjunta entre Elbit Systems e Israel Aerospace Industries, establecida en 2011, 30 M-346 fueron comprados por las empresas que comenzaron a administrar y mantener la flota vendiendo las horas de vuelo a Israel. El modelo de avión fue elegido por Israel para reemplazar al entonces obsoleto McDonnell Douglas A-4 Skyhawk en el entrenamiento de vuelo avanzado.

En Italia, Leonardo, en asociación con la Aeronáutica Militare Italiana (AMI), fundó el 18 de julio de 2018, la Escuela Internacional de Entrenamiento de Vuelo (IFTS), ubicada en Lecce, que opera con 18 ejemplares de la AMI y cuatro más encargados por la propia escuela, lo que eleva la flota a 22 aviones, además de todo el sistema de apoyo en tierra, como simuladores de vuelo.

La escuela conjunta entre la AMI y Leonardo ofrece capacitación de fase 4 para pilotos de la AMI y otras naciones. En total, la IFTS tiene capacidad para absorber a 70 estudiantes formados por 15 instructores de vuelo de la AMI y 25 militares de reserva seleccionados por la AMI, preparándolos para volar cazas de 4ª y 5ª generación.



En América Latina, la Argentina se convirtió en el primer país en vislumbrar las posibilidades y ventajas de la tercerización de aviones para su entrenamiento básico y avanzado. Anteriormente, el entrenamiento de los cadetes de la Fuerza Aérea Argentina estaba a cargo del Beechcraft B-45 Mentor y el Embraer T-27 Tucano, pero debido a la falta de repuestos y al envejecimiento natural de las aeronaves, la disponibilidad era cada vez menor y los costos operativos más altos, a través de un contrato de arrendamiento por horas, los aviones Grob G-120TP, entrenadores turbohélice monomotores, comenzaron a ser utilizados en la etapa básica de instrucción de vuelo en la Escuela de Aviación Militar (EAM), siendo la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) la que proporcionaba mantenimiento y horas de vuelo para EAM.

En América Latina en su conjunto, ha habido una creciente presencia de empresas privadas que se han hecho cargo del mantenimiento de diversos modelos de aeronaves en servicio en los países de la región, aliviando la necesidad de que cada servicio mantenga personal dedicado en estas funciones. Sin embargo, este es un campo que todavía puede experimentar un gran crecimiento, ayudando a los países a optimizar sus presupuestos haciendo más con menos.



Commentaires


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page