top of page
Buscar

Guerra de Ucrania, 2 de diciembre de 2022: Actualización de la guerra aérea, parte 4

Por Tom Cooper - analista en defensa, historiador, editor de ACIG.info y la serie de libros @War. Entre otros, es autor del libro Moscow's game of poker - Russian Military Intervention in Syria, 2015-2017, editado por Helion & Company.


En la Parte 1 y la Parte 2 de esta miniserie, he explicado los "conceptos básicos" sobre el equipo de la Fuerza Aérea y del Espacio Rusa (VKS) y la Fuerza Aérea de Ucrania: cómo los soviéticos y luego los rusos estaban definiendo los requisitos para sus futuros aviones de combate, hoy desplegados por ambas fuerzas aéreas involucradas en esta guerra, y qué eventos de los últimos más de 40 años han influido en este proceso, así como un mayor desarrollo del núcleo mismo de la industria de la aviación soviética y luego rusa. La razón por la que he abordado este tema desde este punto de vista fue "tocada" en la Parte 3.

En esta parte, voy a discutir las diferencias resultantes entre capacity y capability (en español ambas se traducen como “capacidad”, pero en inglés no significan exactamente lo mismo, ya que la primera apunta a un potencial según los recursos que se disponen y la segunda a tener la habilidad para hacer posible el logro de un objetivo con dichos recursos).



Capacity VS Capability

Independientemente de la frecuencia con la que se informe mal y se malinterprete como tal, la capacity es un par de zapatos completamente diferente a capability. En el caso del poder aéreo, la razón es que no importa si la industria de un país puede fabricar cualquier tipo de aeronave, y de qué son teóricamente capaces estas aeronaves, si la fuerza aérea del país en cuestión no sabe cómo usarlas, no se entrena o no se le permite desplegar estas aeronaves y sus equipos y armas al máximo de sus capacidades.

Irónicamente, cuando se trata de potencia aérea, no hay mejor ejemplo para la diferencia entre capacity y capability que el del VKS.

Teóricamente, esta fuerza está operando algunos de los cazabombarderos más capaces actualmente en servicio operativo; grandes modelos como los Su-27, Su-30, Su-34 y Su-35, propulsados por motores extremadamente potentes y confiables, equipados con radares muy potentes y armados con misiles guiados de largo alcance. Teóricamente, tal equipo debería permitir al VKS derrotar el poder aéreo ucraniano y las defensas aéreas "con facilidad". Teóricamente, el VKS tiene la capacidad (capacity).

En la práctica, a estas alturas es obvio que el VKS demostró ser completamente incapaz de hacer eso. En la práctica, el VKS no tiene la capacidad (capability).

Irónicamente, los problemas que arruinan a esta fuerza pueden describirse como "tradicionales", porque ya existían hace décadas y, a pesar de varios intentos de reforma, nunca se resolvieron.


Reformas de Serdijokov

En partes anteriores he descrito cómo Putin "fusionó" todas las compañías rusas involucradas en la producción de aviones y equipos relacionados en el OAK, en 2006. Esta decisión fue parte de una importante reforma iniciada por él y luego por Anatoly Serdyukov, el hombre que nombró Ministro de Defensa, menos de un año después. El objetivo principal de esa reforma era racionalizar la inflada estructura de mando que quedaba de la época soviética. La industria estaba destinada a florecer gracias a un mejor control y menos competencia mutua, mientras que las fuerzas armadas debían volverse modernas, más pequeñas, de reacción rápida y listas para el combate.

A primera vista, el VKS parecía beneficiarse inmensamente de esta reforma: comenzó a recibir una generación completamente nueva de aviones de combate con capacidades y rendimientos muy mejorados, y sus tripulaciones, que volaban de 20 a 40 horas al año durante la mayor parte de los 15 a 20 años anteriores, recibieron suficientes fondos, repuestos, y combustible para volar hasta 80-120 horas al año. De hecho, tanto es así que hubo informes sobre ellos recibiendo entrenamiento táctico serio nuevamente. Después de décadas de degeneración y una vida de vergüenza tras la disolución de la URSS, sus miembros estaban orgullosos de sí mismos, de su servicio y de sus aviones.

Sin embargo... como se hizo obvio al menos durante la intervención militar rusa en Siria, el VKS hizo muy poco en términos de desarrollar su doctrina y tácticas, mejorar la calidad de su liderazgo y destreza operativa. Sí, claro, era la rama principal de las fuerzas armadas rusas desplegadas allí; La campaña de ataque intencional contra civiles definitivamente también dominó los informes relacionados en los medios de comunicación durante casi dos años. Sin embargo, y al igual que en los tiempos de la Unión Soviética, no recibió ningún papel autónomo, sino solo de apoyo; otorgar a sus comandantes el derecho de tomar decisiones autónomas seguía siendo un anatema, y toda la toma de decisiones seguía estando reservada para los rangos superiores, especialmente el GenStab.

La razón fue que ya en 2007 el GenStab opuso una feroz resistencia a todos los intentos de reforma de Serdyukov, y esto, principalmente, porque el GenStab y todos los rangos superiores de las Fuerzas Armadas rusas eran endémicamente corruptos, al igual que desde los tiempos zaristas.


Pentágono de Shoygu: el (nuevo) edificio principal del Estado Mayor del VSRF ('GenStab').

La última (?) victoria del hombre rojo

La "lista de razones" para la oposición del GenStab a Serdyukov era realmente "interminable". Los generales consideraban un "insulto" que fuera un "civil". El GenStab estaba disgustado cuando Serdyukov trajo un equipo de contadores civiles para controlar el presupuesto de defensa (sobre todo porque partes cada vez mayores de ese presupuesto estaban desapareciendo sin dejar rastro). El GenStab estaba furioso por el trabajo de los contadores de Serdyukov "causando problemas" a un "número de oficiales jóvenes y prometedores", todos los cuales fueron despedidos por corrupción (y luego tanto es así, que Putin tuvo que perdonarlos a todos y detener todos los procesamientos adicionales de ese tipo). El GenStab se horrorizó cuando Serdyukov lanzó su esfuerzo para liquidar el 30% de la administración central y reducir a la mitad el número de oficiales activos, por no hablar de sus esfuerzos para transformar las fuerzas armadas de un ejército de movilización masiva a una pequeña fuerza profesional. En 2012, las tensiones alcanzaron tales proporciones que Putin se quedó sin más remedio que reemplazar a Serdyukov con Shoygu (supuestamente debido a la "corrupción" de Serdyukov... de hecho, luego fue sentenciado, pero también indultado, ya en 2015): en realidad, no tengo dudas de que "alguien allí" le dijo a Putin que de lo contrario se enfrentaría a un golpe de estado militar.

Podría decirse que Shoygu tampoco era popular entre el GenStab: no era un oficial militar. Sin embargo, para asegurar la posición de Putin y, por lo tanto, la suya propia y evitar problemas, primero revocó muchas de las reformas de Serdyukov, lo que no fue un gran problema: debido a la "resistencia burocrática", la mayoría de ellas nunca se realizaron. A continuación, restableció las tradiciones militares soviéticas en el VSRF, restableció algunas de las divisiones del Ejército y mantuvo la posición del VKS como un mero administrador del poder aéreo: operativamente, la fuerza aérea permaneció sujeta al control de las fuerzas terrestres y el GenStab.


A menudo malinterpretadas como "banderas soviéticas", en realidad, la mayoría de estas "banderas rojas" llevadas por diferentes unidades del VSRF en Ucrania, son banderas de formaciones armadas soviéticas famosas de la Segunda Guerra Mundial.

VKS: órgano administrativo

Desde las reformas de Serdyukov, y luego las "contrarreformas" de Shoygu, el VKS está ejerciendo control directo solo sobre las unidades de Aviación de Largo Alcance (aquellas equipadas con bombarderos Tupolev Tu-95 y Tu-160) y la Aviación de Transporte Militar. Su brazo táctico, la Aviación Frontal (equipada con cazabombarderos y aviones de ataque), y la Aviación del Ejército (equipada con helicópteros de ataque, asalto y transporte), permanecieron operativamente subordinadas a los Comandos Estratégicos Conjuntos (OSK), cuyos cuarteles generales siempre están dominados por oficiales del Ejército.

¿Resultado? No importa qué tipo de "super-turbo-Wunderwaffen" esté recibiendo el VKS en forma de Su-30, Su-34 y Su-35, nunca fueron destinados, nunca entrenados, y por lo tanto nunca se hicieron para lograr más con estos, sino desplegarlos por orden de las fuerzas terrestres y en apoyo de las fuerzas terrestres. La capacidad mejorada no importaba a los generales del GenStab: la capacidad, y lo que algunos de los oficiales militares rusos llaman abiertamente el "Espíritu del Hombre Rojo", mientras que los académicos tienden a llamar el "Homo Sovieticus", sí.



Volver a las viejas prácticas

Las contrarreformas de Shoigu fueron tan lejos como para asegurarse de que el conservadurismo y la seguridad "tradicionales" y estólidos continuaran afligiendo las tácticas y, por lo tanto, el entrenamiento del VKS. Esencialmente, la principal preocupación de cada comandante de unidad ruso es NO perder ningún avión o tripulación. Esas son las "Reglas No1-100" y, por lo tanto, dominan todas las cuestiones relacionadas con el entrenamiento y los ejercicios de rutina. Por lo tanto, todo el entrenamiento se lleva a cabo de manera de "asegurarse" de que ningún avión se perderá... al menos no debido a las órdenes del comandante de regimiento o escuadrón.

Como era de esperar, ya en 2014-2015, todo el mundo había vuelto a los tiempos de las "normas de entrenamiento" y los "estándares": a la acumulación gradual, lenta y repetitiva de las habilidades de los pilotos y sus tripulaciones, como se sabe bien desde la época soviética. A lo largo de tales prácticas, se necesitan entre 8 y 12 años para calificar completamente a un piloto / tripulación, y la masa de estos pasan la mayor parte de su tiempo de vuelo volando en círculos a una distancia visual de sus bases aéreas (e incluso entonces: todos tienen estrictamente prohibido volar en las nubes). Las excepciones fueron (o siguen siendo) los vuelos de traslado, que siempre son apoyados por un "pionero", en forma de un transporte que lleva un navegador especialmente entrenado.

Aunque el número total de horas de vuelo por piloto / tripulación al año se mantuvo en alrededor de 80-100, los ejercicios tácticos volvieron al mínimo y siempre fueron muy prescritos: las tripulaciones no podían experimentar sorpresas por parte de oponentes inesperados, por ejemplo. El entrenamiento de combate aéreo disimilar (es decir, el entrenamiento de combate aéreo entre diferentes tipos de aeronaves, y especialmente los tipos que imitan aviones volados por oponentes potenciales) se limitó al mínimo: si se realiza, entonces involucra solo a los rangos superiores del regimiento.

Hablar de entrenamiento de combate aéreo me está llevando al quizás "mejor" ejemplo de consecuencias negativas: mientras que, después de haber sido sometido a más de 20 años de relaciones públicas relacionadas y fanatismo, muchos en Occidente siempre piensan en el Su-34 como un "cazabombardero polivalente", de hecho un tipo que podría, por ejemplo, volar un ataque aéreo de largo alcance con la ayuda de PGM, mientras se protege de los interceptores enemigos con la ayuda de misiles aire-aire, el GenStab enseñó al VKS a pensar en ello como un bombardero, y solo bombardero. Reemplazo para el Su-24, y poco más.

En consecuencia, hasta el día de hoy, las tripulaciones rusas de Su-34 están entrenadas a lo largo del manual táctico para bombarderos. Cuando algunas tripulaciones de Su-34 se quejaron de la falta de entrenamiento en el despliegue de misiles aire-aire de corto alcance, incluso del R-73 con fines de autodefensa, alguien en la cadena de mando, literalmente, "les dio algunos para jugar". Y eso fue todo: el GenStab insistió en que el manual táctico siguiera siendo el mismo.

(Es una razón por la que me pregunto: ¿por qué RT y Red Star TV hoy en día muestran cualquiera de los Su-34 que llevan R-73, R-27 o incluso R-77? Sus tripulaciones casi no tienen ni idea de cómo emplearlos, lo que a su vez estipula la publicación de videos organizados, literalmente, "para consumo público", como casi todo lo de ese tipo en la Rusia de Putin).



ATMS

Alrededor de 2014-2015, y con la ayuda de tecnologías avanzadas, el GenStab tenía como objetivo frenar cualquier tipo de autonomía de, por ejemplo, los comandantes de regimiento, escuadrón o escuadrilla del VKS. En cambio, su objetivo (y, aparentemente: todavía lo es) era centralizar aún más el comando y control con la ayuda de sistemas automatizados de gestión táctica (ATMS): para permitir a sus generales ejecutar la batalla por control remoto.

¿Cómo está funcionando eso?

El general en el cuartel general tiene su propia computadora; el avión de combate tiene la suya. Las dos computadoras están conectadas con la ayuda de un enlace de datos. Por lo tanto, el general ingresa las coordenadas del objetivo y las transmite al sistema de armas del cazabombardero seleccionado (o, más a menudo: a la computadora del avión de control aerotransportado A-50, que luego lo envía al cazabombardero seleccionado). La tripulación del Su-34 no necesita hacer nada en absoluto: solo sirve para monitorear el trabajo del sistema de armas de la aeronave. El resto se hace, literalmente, 'en piloto automático'.

'Obras milagrosas', o al menos eso esperaban. Bueno, cuando se probó por primera vez en combate, en Siria de 2015-2016, no funcionó en absoluto. Si no por otra razón, entonces porque resultó que había muy pocos controladores aéreos avanzados (FAC; también conocidos como JTAC en Occidente), desplegados con la fuerza, y muy pocos UAV de reconocimiento. En otras palabras: los generales no tienen suficientes coordenadas para reenviar a sus aviones.

Luego se trajeron los UAV y los FAC, solo para descubrir que no pueden funcionar correctamente sin un amplio apoyo de estaciones GLONASS diferenciales: la cobertura de Siria por el sistema de navegación por satélite ruso era demasiado pobre, e incluso si fuera buena: se necesitan estaciones diferenciales y equipos similares para que sea lo suficientemente preciso para fines militares.

Después de que se instalaron unas 40 estaciones de este tipo para cubrir una línea de frente de 50 por 50 kilómetros, resultó que la idea era buena, pero el software era pobre, y los aviones estaban equipados solo con bombas tontas, que erraban algo así como el 98% de las veces... lo que a su vez significaba que el VKS a menudo tenía que volver a atacar el mismo objetivo más de 90 veces para obtener un golpe directo, mientras que las empresas de tecnología informática en casa recibieron la orden de escribir nuevo software.

Eventualmente, la aplicación masiva del poder aéreo contra civiles en Siria "funcionó", porque los civiles sirios no estaban protegidos por ningún tipo de defensa aérea seria. El VKS sufrió muy pocas pérdidas, y la mayoría de ellas fueron autoinfligidas.

Por el contrario: cuando las "tácticas" desarrolladas por el GenStab para el VKS se aplicaron en Ucrania, a principios de este año, fue suficiente para decir que la fuerza aérea terminó "más chica" en más de un escuadrón de Su-34, y eso demasiado pronto. Esto, no solo por las tácticas de "bombardear estas coordenadas, esa es una orden directa, y si fallas, vuelve a atacar una y otra vez", sino también porque la cobertura GLONASS de Ucrania es cualquier cosa menos ideal, y porque los rusos están bloqueando la cobertura GPS tan severamente, que esto está perturbando el trabajo de los receptores GPS portátiles utilizados por muchas de las tripulaciones del VKS.

Sí, la guerra aérea es un tema complejo y "muy técnico", fácilmente hace que la gente se duerma. Es por eso que se describirá más en este sentido en la próxima parte de esta miniserie.

Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page