top of page
Buscar

Guerra en Ucrania: La campaña de misiles rusos contra Ucrania: mayo de 2024




Por Adrien Fontanellaz

 

Están sucediendo muchas cosas en el aire sobre Ucrania en los últimos días, además de que hay algunos desarrollos interesantes con respecto al liderazgo militar ucraniano, la última semana más o menos. Sin embargo, se necesita tiempo para recopilar toda la información relevante y sacar cualquier tipo de conclusiones útiles, mientras que lo que se desea es información y análisis fiables que tengan sentido.

Por lo tanto, continuemos con el resumen de la campaña de misiles rusos contra Ucrania en mayo de este año.

Desde el 1 hasta el 31 de mayo, según Kiev, los rusos han lanzado un total de 475 armas de alcance. En comparación con los 429 de abril, esto indica que la campaña de misiles continúa al mismo ritmo.

Como de costumbre, la mayor parte de las armas en cuestión eran vehículos aéreos no tripulados de ataque Shaheds (también conocidos como Geran-2) de diseño iraní: se lanzaron un total de 326 de estos y se reclamó a 319 como derribados.

El VKS lanzó 82 misiles de crucero (incluidos 9 misiles guiados Kh-59/69), de los cuales los ucranianos afirmaron que 66 fueron derribados.

Se sabe que los rusos dispararon 20 'S-300' (o BM-30), principalmente contra Kharkiv, 7 Iskander-M y 3 Kinzhals, ninguno de los cuales fue derribado.

Este último punto sigue siendo digno de atención porque confirma que los rusos están evitando deliberadamente atacar objetivos cubiertos por los sistemas SAM PAC-2/3 Patriot.

Al igual que antes, los rusos también han llevado a cabo varias operaciones de "reconocimiento por fuego". Ver: lanzan Shaheds en el espacio aéreo ucraniano, estos luego "vuelan dando vueltas" tratando de incitar a la PSU a encender sus radares, luego los rusos dirigen sus misiles balísticos y de crucero "alrededor" de las defensas aéreas ucranianas detectadas.

 



El ataque contra la Base Aérea de Starokostiantyniv, realizado el 31 de mayo, fue un "ejemplo clásico" de operación de "reconocimiento por fuego": Presten atención a todos los "vuelos" de los Shaheds: esencialmente, se desplegaron con el objetivo principal de obligar a las defensas aéreas ucranianas a encender sus radares, para que las medidas de apoyo electrónico (ESM) rusas puedan detectarlos, y así los rusos pudieron "dirigir" sus siguientes misiles de crucero "alrededor" de los sitios activos de defensa aérea ucraniana. Esto es posible porque los Shaheds vuelan muy lento (alrededor de 120-150 km/h), al menos en comparación con los misiles de crucero. Significa que los sistemas ESM rusos han tenido "horas" para detectar y rastrear las posiciones de los sistemas de defensa aérea ucranianos, antes de que los datos relacionados se enviaran a las tripulaciones de los Tu-95MS, para que puedan programar las rutas de sus Kh-101 y Kh-555 correspondientemente.

Finalmente, hubo tres grandes ataques que incluyeron más de 50 de diferentes armas.

El primero y el más importante de los tres tuvo lugar durante la noche del 7 al 8 de mayo, e incluyó un total de 76 armas reportadas:

- 1 Kinzhal

- 2 Iskander-M (de Crimea)

- 1 Iskander-K (de Crimea)

- 2 Kh-59/69 (desde el sur de Zaporiyia; ambos derribados)

- 4 Kalibr (desde el Mar Negro; todos derribados)

- 45 Kh-101 y Kh-555 (lanzados por Tu-95MS desde arriba de la zona de Saratov y el Mar Caspio; 33 derribados)

- 21 Shaheds (lanzados desde dos direcciones; todos derribados o engañados).



Reclamaciones de la PSU para la noche del 7 al 8 de mayo de 2024.

El segundo gran ataque tuvo lugar durante la noche del 25 al 26 de mayo. Incluía un total de 50 armas reportadas:

- 1 Kinzhal

- 12 Kh-101 y Kh-555 (desde Tu-95MS, todos desde encima de la zona de Saratov; los 12 fueron reportados como derribados)

- 36 Shaheds (al menos 36, de nuevo lanzados desde dos direcciones; 31 fueron reclamados como derribados).


El tercer gran ataque tuvo lugar ya durante la noche del 29 al 30 de mayo, e incluyó de nuevo un total de 50 armas denunciadas:

- 11 Kh-101 y Kh-555 (lanzados por Tu-95MS'; 7 reclamados como derribados)

- 31 Shaheds (todos reclamados como derribados)

- 8 S-300/BM-30 (ninguno derribado)

 

En total, la PSU se adjudicó la destrucción de 415 de estas 475 armas: eso es una tasa de éxito de alrededor del 87%. Sin embargo, estos "indicadores clave de rendimiento" (KPI) deben tomarse con la proverbial pizca de sal, y eso por al menos tres razones principales:

 

1) Si bien son oficiales, estos números son cualquier cosa menos "la verdad y la única verdad". Son reclamaciones ucranianas. Como tales, no pueden ser considerados como "precisos", y menos aún "definidos": más bien, como "indicadores útiles para las tendencias".

 

2) Las diferentes armas rusas tienen diferente letalidad. Por ejemplo, el Shahed lleva una ojiva de 50 kg, mientras que los misiles balísticos y de crucero tienen ojivas de alrededor de 500 kg. Además, los misiles balísticos y de crucero se mueven a velocidades mucho más altas, lo que aumenta aún más su potencial destructivo: de hecho, y como se ha demostrado una y otra vez, todavía pueden "matar" incluso cuando son derribados o fallan.

 

3) Hay una gran diferencia entre los objetivos y, por lo tanto, el daño realmente causado. Por ejemplo: es probable que un misil balístico con su ojiva más pesada sea menos útil si "simplemente hace cráteres en la pista", en comparación con un misil de crucero -o un UAV de ataque Shahed- que golpea un refugio aéreo con un avión de combate en su interior.

 


Antiguos SAM rusos S-300P/PM.

Existe cierta controversia sobre el despliegue en modo superficie-superficie de los S-300. Si bien el gobierno de Kiev insiste en que se utilizan en grandes cantidades -especialmente para los ataques contra Járkov y la región de Járkov-, la información de varias fuentes rusas es indicativa de que no es así: de hecho, algunas de ellas insisten en que las armas realmente utilizadas (pero luego declaradas como 'S-300' por los ucranianos) son diferentes variantes del cohete 9M55 disparado por lanzacohetes múltiples BM-30 Smerch. Con un peso de alrededor de 800 kg en el lanzamiento y una ojiva de 240 a 258 kg (dependiendo de la variante), estos tienen un alcance de hasta 90 km. Lo más importante: los 9M55 son más precisos que los S-300, y los lanzadores BM-30 pueden ser acoplados y apuntados por los puestos de mando 9S552 del sistema Iskander, lo que a su vez permite apuntar con la ayuda de UAV de reconocimiento en tiempo real.

En general, la quinta campaña de misiles rusos contra Ucrania (la 1ª fue la de los primeros días de la guerra; la 2ª la que duró hasta mediados de abril de 2022; la 3ª se llevó a cabo desde finales de abril hasta agosto de 2022; la 4ª desde septiembre de 2022 hasta mayo-junio de 2023) está en marcha y es la mejor manera de no solo desestabilizar, pero en realidad para arruinar el suministro de energía ucraniano a largo plazo.

Al fin y al cabo, hay que tener en cuenta que un ataque relativamente "ligero/pequeño" del 8 de mayo dejó fuera de servicio dos centrales hidroeléctricas, y el Ukroenergo se vio obligado a restringir el suministro de energía a las instalaciones industriales y luego, a mediados de mayo, a los hogares. Los apagones causados por la necesidad de estabilizar y reparar la red siguen siendo comunes.

Irónicamente, aunque esto todavía parece "no ser nada de qué preocuparse" en Occidente, al menos las autoridades pertinentes en Ucrania ya están buscando soluciones. Para ver un ejemplo (¡gracias Josep!), vea el artículo aquí: La descentralización de la generación de energía en Ucrania es posible en la perspectiva de 12-15 meses: Memorándum del FMI (en ucraniano).


Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page