Buscar

Guerra en Ucrania, un análisis: Corriendo tras el paquete, Parte 2

Por Tom Cooper - analista en defensa, historiador, editor de ACIG.info y la serie de libros @War. Entre otros, es autor del libro Moscow's game of poker - Russian Military Intervention in Syria, 2015-2017, editado por Helion & Company.


Después de haber discutido los "fundamentos" - la política - en la "Parte 1", ayer, es hora de discutir los aspectos militares de los primeros tres meses de la Guerra de Ucrania. Me parece que esto es algo más que fácil, debido a todos los absurdos que rodean este asunto. Seguramente, en los últimos días he desarrollado una serie de hermosas formulaciones, las he escrito y esta pieza comenzó a unirse. Sin embargo, en la segunda y luego en la tercera mirada, se desmoronó, y lo hizo porque hay demasiadas cosas que simplemente no tienen ningún sentido.

Pero, bueno, hay una guerra y una guerra es siempre un asunto muy serio. Por lo tanto, intentemos, "sin embargo", y comencemos a hacerlo echando un vistazo a la Rusia de Putin y la versión oficial de su "operación militar especial". Después de todo, debe haber una razón para que el Presidente de la Federación de Rusia desate todo el poder de sus fuerzas armadas sobre un país vecino.

Ahora, a lo largo de lo que uno llega a escuchar de fuentes en Rusia, los objetivos de la operación militar especial de Putin fueron, y siguen siendo, formulados insistentemente de la manera más vaga posible. Este es el "típico Putin": un personaje cínico y pérfido que gobierna "por directivas vagas", no por órdenes.

Por supuesto, los destinatarios de sus directivas están obligados a entender sus directivas como órdenes, y así formular órdenes muy estrictas y enviarlas a sus subordinados.

Precisamente ese es el punto sobre la forma en que Putin gobierna: si algo sale mal, ellos tienen la culpa, no Putin; les dijo que lo hicieran mejor, pero han emitido órdenes equivocadas.



Desde el punto de vista de Putin, eso es ideal, porque le está permitiendo permanecer flexible con respecto a los resultados, evitando al mismo tiempo la propia responsabilidad.

La conclusión sin precedentes es que esta operación militar especial no tiene sentido y no sigue ningún plan. Pero eso es un gran error. Cada ruso presente en las redes sociales puede ofrecer al menos 15-20 versiones diferentes, y la versión ganadora suele ser la expresada por el personaje que puede insultar mejor, ofender a otros participantes de una manera más profana o está en condiciones de amenazar su seguridad.

En esa línea, querido lector, por favor no se equivoque: el asalto a Hostomel y el 'Ataque a Kiev' fueron una gran finta. Una finta necesaria para evitar la destrucción del norte de Crimea, para liberar a los rusos históricos, corregir innumerables errores históricos, para desarmar a los extremistas y nacionalistas que sirven como lacayos occidentales, para evitar un ataque de la OTAN en el suroeste de Rusia, para efectuar una venganza al imperialismo occidental, es una empresa heroica para acabar con el dominio anglosajón; un esfuerzo noble y preventivo para evitar que los homosexuales se apoderen no solo de Moscú, sino también de Kamchatka, la Luna y Marte. En otras palabras: es una agresión de la OTAN contra Rusia.

¿Cómo quieren decir que esto suena absurdo? Eso es por lo que los rusos están luchando, e incluso si no todo va de acuerdo con el plan (inexistente), el padre Putin se está ocupando de todo, todo no solo es agradable y fino, sino simplemente fantástico, hay maravillosas aldeas de Potemkin en todas partes, y Rusia está a punto de salvar al mundo de la hambruna.

Estoy divagando, obviamente. Otros analistas, ya sea en Estados Unidos o en Europa, han preparado análisis mucho más serios. Saben que el RFA está dirigido por todo tipo de incompetentes corruptos; que los generales rusos son muertos (y eso es "bueno") porque tienen que liderar desde el frente para operar de manera efectiva; que el RFA carece enormemente de personal; está gravemente mal equipado en lo que respecta a sus equipos de comunicación; y que la masa de su equipo es mucho menos buena de lo que se anuncia, independientemente de cuánto se haya glorificado (generalmente por los mismos analistas) en los últimos 20-30 años. De hecho, algunos ya están yendo tan lejos como para enumerar todas las experiencias que el RFA va a aprender y cuánto va a mejorarse a sí misma, durante y después de esta guerra.

Vale, basta de sarcasmo. El problema es este: esencialmente todo el mundo nos está diciendo que, en un país donde ningún responsable de la toma de decisiones se atreve a atarse los cordones de los zapatos "sin permiso de arriba" - ya sea de los miembros del Club de San Petersburgo o del propio Putin -, Putin no importa. No importa si nombró a sus favoritos al mando; no importa si creó un sistema endémicamente corrupto -sí, con el apoyo incondicional de sus partidarios en casa, pero también abundante de "fanáticos" en el extranjero- y luego lanzó una guerra destinada a evitar la rendición de cuentas por esto.

Cuando uno toma esto en cuenta, y luego agrega el hecho de que Putin estaba microgestionando los primeros dos meses de su operación militar especial, el miserable desempeño de las Fuerzas Armadas rusas simplemente no es una sorpresa.

Esto no es así porque Putin no tenga una educación militar seria, sino porque está gobernando extorsionando y haciendo relaciones públicas en la televisión. El chantaje no funcionó, y por lo tanto tuvo que presentarse como un gran estratega. Por razones de relaciones públicas, tuvo que asegurar los principales centros urbanos, pero tuvo que hacerlo con una fuerza desarrollada, equipada y entrenada por el GenStab del RFA para llevar a cabo la guerra mecanizada de alta velocidad en la profundidad del territorio enemigo, pero organizada en grupos tácticos de batallón personalizados para la guerra expedicionaria, mientras que el apoyo del poder aéreo opera con ideas que se remontan a los tiempos de la Segunda Guerra Mundial.



En realidad, en este punto no hay forma de evitar la conclusión de que, sí, no importa si el RFA tiene poco personal y está mal equipado o no; no importa si está dirigido por incompetentes corruptos o cualquier otra cosa. Uno podría enviar al Ejército de los Estados Unidos a Ucrania en su lugar y, considerando solo este conjunto de contradicciones, fracasaría tan miserablemente como lo está haciendo el RFA.

Basado en la ilusión sobre la falta de voluntad ucraniana para luchar, de hecho, las expectativas de que los ucranianos aceptarían a los rusos como libertadores, y dirigidos por una combinación de tropas de Spetnaz y Rosgvardia, que iban a ser seguidas por fuerzas mecanizadas, el (loco) 'Ataque en Kiev' resultó en pérdidas tan masivas que el 1º Ejército de Tanques de la Guardia, el 2º, 35º y 41º Ejércitos de Armas Combinadas de hecho se desmoronaron. Sufrieron tales pérdidas en las mejores tropas y equipos que Rusia tiene para ofrecer que incluso después de varias semanas de descanso y reposición antes del redespliegue de sus restos en el este, no pueden cumplir su misión. Todo porque Putin tuvo que ganar el control de los principales centros urbanos de Ucrania, y porque sigue insistiendo en tales ideas. Todo con fines de relaciones públicas: para que pueda presumir en la televisión. Mientras tanto, las mejores unidades regulares del LNR y el DNR se desperdiciaron en tres meses de asaltos frontales a las mejores fortificaciones ucranianas, mientras que el VKS fue "desarmado", especialmente de sus misiles de crucero, al nivel en que es incapaz de operaciones más que esporádicamente efectivas a nivel táctico. Para fines de relaciones públicas, una vez más.

En otras palabras: mientras que al igual que los Estados Unidos y sus aliados perdieron las guerras en Afganistán e Irak porque pasaron 20 años luchando contra ellas con el propósito de obtener ganancias corporativas, también la Federación Rusa ha perdido la guerra en Ucrania porque la está librando con el propósito de ganar puntos de relaciones públicas para Putin. Esa es la esencia del problema en cuestión.



Por supuesto, Putin no puede permitirse ningún tipo de derrota y no puede preocuparse menos por las tasas de bajas. Lo único que le importa es la "victoria", no importa de qué tipo. Esto significa que va a seguir empujando mientras queden tropas, equipos y municiones para seguir empujando. Esta es la razón por la que el RFA (y sus consortes) están movilizando a miles de reservistas adicionales, refrescando su entrenamiento en cuestión de pocos días, equipándolos con armamento obsoleto y luego apresurándolos a las líneas del frente; es por eso que continúan con los asaltos, incluso si estos son cada vez más pequeños en escala y alcance, y mínimos en lo que respecta a los resultados.

La artillería del RFA sigue siendo superior a la de las Fuerzas Armadas de Ucrania, y la potencia de fuego del VKS está superando a la de Ucrania en varias magnitudes. Esta es la razón por la que los rusos en Ucrania todavía pueden mantener la apariencia de al menos algo como "avance lento". Dicho esto, mi conclusión es que, a menos que se produzca una escalada a la opción nuclear, lo peor para Ucrania en esta guerra ha pasado: a menos que las Fuerzas Armadas ucranianas cometan un gran error, los tiempos de los avances rusos han terminado. A menos que "alguien" de Occidente obligue a Zelensky & Co a algún tipo de concesión, Putin y sus comandantes en Moscú no pueden lograr ningún tipo de éxito en esta aventura, en absoluto: solo pueden causar muertes y daños adicionales.

Irónicamente: a pesar de todo esto, Putin todavía puede detener esta idiotez en cualquier momento en el tiempo y el espacio, y declarar una "victoria", como lo hizo en Siria... tres veces.

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina