top of page
Buscar

Hace 25 años, el AMX llegaba a Santa María

Por João Paulo Moralez


Varias fechas marcan la historia de la Força Aérea Brasileira (FAB) y el 15 de enero de 1998 es una de ellas. Eran las 4:20 p.m. cuando dos AMX A-1A FAB, matriculados 5534 y 5533, pasaron sobre la Base Aérea de Santa María piloteados por el entonces teniente coronel Aviador Rodolfo da Silva Souza y el mayor aviador João Saulo Barros Cassé da Silva, respectivamente. Lo que podría ser solo otra misión operativa con los que eran los cazas más tecnológicos de la FAB, era en realidad la llegada de estos vectores al 3º/10º GAV “Esquadrão Centauro”.

A partir de ese momento, se inició una nueva era en la base que tiene una posición estratégica en el sur de Brasil, y la llegada del AMX a Santa María confirmó un panorama de relevancia en la articulación de las organizaciones militares del Ejército y la FAB. En el pasado, la preocupación de albergar en el sur del país varias unidades de élite, bien equipadas y en gran número, era oponerse a la Argentina, la vieja hipótesis de empleo de Brasil. Hace muchos años, afortunadamente, este escenario y la realidad se transformaron por completo.


Ampliación de las capacidades

Si por un lado el 1º/16º GAV “Esquadrão Adelphi” realizó un indispensable, fundamental y arduo trabajo de implementación, desarrollo y consolidación de la doctrina de un vector que trajo varias novedades a la Aviación de Caza de la FAB, en Santa María fue inicialmente hasta el 3º/10º GAV y también posteriormente al 1º/10º GAV “Esquadrão Póker” para explorar más a fondo la capacidad operativa del AMX.

La contribución del Esquadrão Adelphi en la historia del programa AMX fue preponderante para la operación exitosa de este cazabombardero, desde el despliegue hasta la maduración natural del proyecto.

Mientras que, en Santa Cruz, sede de los "Dieciséis", se recibieron los aviones del 1º y 2º lote, en Santa María se concentraron los aviones del 3º lote y todos ellos guardan diferencias entre ellos.

El 3º/10º GAV recibió los A-1A FAB 5531, 5533 a 5538 y los A-1B FAB 5654 a FAB 5657. En el cambio de milenio, tras consolidar la operación en su nueva ubicación, el Centauro pasó a ampliar el alcance operativo del AMX.

Entre ellos, estaba el uso de armas en el modalidade continually computed release point (CCRP), una capacidad ausente en los lotes 1 y 2. En él, es posible lanzar las bombas a una mayor distancia del objetivo y, en consecuencia, reducir la exposición del avión a las defensas enemigas.

Además, el escuadrón buscó explotar aún más la característica de largo alcance del AMX con reabastecimiento en vuelo. Hasta entonces, estos aviones habían realizado misiones con etapas de hasta aproximadamente cinco horas de duración.


Pero el vuelo del 22 de agosto de 2003, hace 20 años, en la llamada “Operación Gamma-Centauro”, estableció un nuevo récord para la Aviación de Combate de la FAB. Dirigidos por el entonces mayor aviador João Luiz Ribeiro, Oficial de Operaciones del 3º/10º GAV, y teniendo como ala al capitán aviador Ricardo Marques Kabzas, dos A-1A permanecieron 10h05 en vuelo, despegando y aterrizando de Santa María.

En el mismo año, del 2 al 6 de noviembre en la “Operación Princesa de las Pampas”, un escuadrón de cuatro aviones armados con dos bombas BAFG-460 cada uno, desact

ivó una pista clandestina en la Serra do Caparro, en la región de Cabeça do Cachorro, en medio de la selva amazónica. La misión contó con la participación de cuatro F-5E Tiger II del 1º Grupo de Aviação de Caça con la misma configuración de armas. Despegando de Manaus, los dos escuadrones fueron apoyados por un E-99 y un KC-130 Hercules, para el control y el


comando aéreo avanzado y para el reabastecimiento en vuelo.





Nuevas posibilidades

Como principal avión de combate de la FAB en el uso de armamento aire-tierra guiado por láser, una misión que pronto será asumida plenamente por el F-39E/F Gripen, el Centauro jugó un papel destacado en el desarrollo de la doctrina y en la producción de los manuales para el uso de las bombas Elbit Lizard II y para los pods designadores láser Rafael Litening III recibidas desde 2010.

Vecino al Centauro se encuentra el 1º/10º GAV, una de las unidades aéreas más tradicionales y antiguas de la FAB con más de 75 años de existencia.

Creado en 1947, a partir de 1952 el escuadrón recibió la tarea de desplegar la misión de reconocimiento en la FAB, siendo pionero en esta misión. En la década de 1960, cambió la modalidad de reconocimiento convencional a táctico, su marca registrada hasta el día de hoy.



Con la llegada del AMX a partir de 1999, un año después del Centauro, comenzó a desplegar los sensores de reconocimiento que venían integrados en el avión.

El Escuadrón recibió los A-1A FAB 5530, 5539 a 5544 y los A-1B 5658 a 5660 y el primer equipo de fotografía instalado fue el Pallet 3, colocado internamente en el avión, en una bahía dedicada debajo de la cabina. El sistema está diseñado para fotos verticales a media y alta altitud. Luego, se instaló el Pallet 2, que tiene una aplicación más táctica al poder fotografiar objetivos a grandes distancias.

Buscando más alternativas para aumentar y aportar más flexibilidad a su misión de reconocimiento táctico, se añadieron otras soluciones.

El 1º/10º GAV fue responsable de recibir e integrar en el AMX el pod de reconocimiento táctico Rafael Reccelite y el pod designador Litening III, así como las bombas Elbit Lizard II.

Mientras el Póker desarrolló los manuales y la doctrina de Reccelite, el Centauro hizo el mismo trabajo para Litening III y las bombas.

Desde enero de 2022, el Esquadrão Póker está comandado por el teniente coronel Marcio Rassy Teixeira. Desde diciembre de 2022, el 3º/10º GAV está comandado por el teniente coronel aviador Felipe de Faria Scheer.


Modernización y operación conjuntas

En 2017, los escuadrones en Santa María comenzaron a recibir AMX modernizados, especialmente después de la desactivación del 1º/16º GAV.

En su versión más reciente, el A-1AM y el A-1BM recibieron el radar multimodo SPC-01 y una amplia suite de guerra electrónica, como el interferente activo, el nuevo radar warning receiver (receptor de alerta de radar), identification friend or foe (identificación amigo/enemigo) y la integración del missile approach warning system (MAWS, sistema de advertencia de aproximación de misiles, que solo está presente en el AMX modernizado y el F-39E Gripen).


Además de la cabina 100% digital, similar a la del F-5M, es compatible con anteojos de visión nocturna y también tiene un sistema de ayuda a la navegación NAV-Flir. Desde octubre de 2017, la flota de cazas AMX es operada en forma de pool por los dos escuadrones, es decir, los mismos aviones sirven a ambas unidades.



Comentarios


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page