Buscar
  • Joao Paulo Moralez

La aviación de combate en Brasil después de 2021


La Força Aérea Brasileira (FAB) se ha estado preparando durante años para operar, desde la segunda mitad de 2021, el caza que será la columna vertebral de las misiones de defensa aérea, ataque y reconocimiento en el futuro.

Con un lote inicial de 36 Gripen E/F, se espera que se hagan nuevos pedidos gradualmente para reemplazar a los dos vectores actuales de la primera línea de defensa aérea brasileña: el Northrop F-5EM/FM, operado por cuatro escuadrones de combate, y el Embraer AMX A-1AM/BM, en uso por dos escuadrones de combate.

Hasta que la transición al Gripen E/F se complete por completo, el F-5 y el AMX permanecerán a la vanguardia de la defensa aérea. Sin embargo, ¿cuál será el destino que tendrán, principalmente, los de F-5, cuya cantidad actual en operación es de más de 40 ejemplares?

Copyright: Sgt. Bianca / FAB

Habiendo completado sus 45 años de operación en la FAB en 2020, hasta su modernización en 2005, los F-5 carecían de un Head Up Display, la cabina era analógica y no tenían una suite de autodefensa con lanzadores de chaff y bengalas y receptores de alerta radar (RWR). En términos de misiles, se utilizaba el viejo Rafael Python III y el armamento para ataque terrestre consistía en bombas convencionales.

La modernización permitió un salto tecnológico importante, incluyendo una cabina totalmente digital con pantallas multifuncionales en colores proporcionadas por AEL Sistemas; el uso de pantalla montada en casco (Helmet Mounted Display, HMD); la incorporación de un nuevo radar, el Grifo F de la italiana Leonardo y nuevos misiles como el Rafael Derby, que proporciona capacidad de combate más allá del alcance visual (BVR), y el Phyton IV, de corto alcance, pero de nueva generación.

Brasil es conocido mundialmente por tener una estructura MRO completa para los F-5, incluso por ser capaz de producir algunas partes estructurales importantes a nivel local, como el larguero de ala y bancos especiales de prueba de motores.

También, después de la modernización, el apoyo logístico nacional creció con AEL Sistemas que brinda sostén para la aviónica de la cabina, y Embraer con otras partes importantes de la aeronave.

Por lo tanto, el F-5EM/FM modernizado continúa representando una importante capacidad de defensa, especialmente considerando el dominio que Brasil tiene en su operación, soporte y mantenimiento.

Con el Gripen E/F, se espera que la FAB opere los misiles Iris-T de Diehl. El armamento es de guía infrarroja, tiene vectorización de empuje y es resistente a entornos con una alta presencia de contramedidas electrónicas, especialmente bengalas, ya que su sensor utiliza datos de una biblioteca interna y analiza imágenes para diferenciar una contramedida de un verdadero objetivo.

El Iris-T es uno de los misiles más modernos en la actualidad, que se puede utilizar en cualquier condición climática, tiene un alcance estimado de 25 kilómetros y una velocidad de Mach 3 (3.704 km/h). Está en la categoría fire & forget (dispara y olvida) y con la capacidad lock-on after launch (bloqueo después del lanzamiento, LOAL), en cuyo caso el objetivo se engancha después de ser lanzado por el caza.

En términos estructurales, admite 60g de factor de carga y curvas a 60º por segundo, lo que permite el enganche de objetivos que están detrás del caza. Además, junto con un HMD, el piloto puede disparar a otros objetivos que están a más de 90º del área de cobertura del radar.

En cierto aspecto, Brasil y Tailandia tienen similitudes en la composición de sus aviones de combate. El país asiático eligió integrar el misil Iris-T durante el proceso de modernización de sus F-5, estandarizando este armamento que ya se utiliza en su flota Gripen C/D.

Si Brasil adoptara la misma línea de acción, el Iris-T aumentaría significativamente la capacidad de combate del F-5 en misiones aire-aire y, al mismo tiempo, impactaría el desarrollo y la difusión de esta doctrina operativa a varias unidades aéreas de caza.

Sin embargo, se debe tener en cuenta el tiempo que llevaría el proceso de integración y, principalmente, los costos involucrados, considerando que este trabajo es muy complejo y requiere la realización de pruebas de vuelo y certificación. Si Brasil puede aprovechar la documentación, las pruebas y otros pasos ya realizados por Tailandia, validando estos procesos a través de los organismos competentes, el tiempo y el dinero invertidos pueden reducirse considerablemente, haciendo posible esta operación.

Copyright: TC. Sergio / FAB

Otro aspecto que involucra al F-5 sería su uso por una unidad de combate agresora o el llamado Red Air, especializado en simular fuerzas aéreas adversarias y proporcionar entrenamiento especializado para las otras unidades de combate la FAB.

También existe la posibilidad de usar los F-5M como plataformas para la conversión operativa de los pilotos de combate del Super Tucano al Gripen E/F, evitando la necesidad de comprar, al menos a corto plazo, un vector específico para esta misión.

Para los dos casos anteriores, no habría necesidad de tener una gran flota disponible en la línea de vuelo y, considerando el apoyo logístico que es razonablemente abundante para el F-5, además del consumo de horas de vuelo, que serían más bajo en comparación con la actualidad, los cazas podrían permanecer en servicio durante muchos años más.



Copyright: Sgt. Rezende / FAB

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

Descargo de responsabilidad: Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan la opinión de Pucará Defensa.

© 2020 Pucará Comunicación