top of page
Buscar

La guerra en Ucrania: Un análisis del segundo día

Por Tom Cooper - analista en defensa, historiador, editor de ACIG.info y la serie de libros @War. Entre otros, es autor del libro Moscow's game of poker -

Russian Military Intervention in Syria, 2015-2017, editado por Helion & Company.


En esta columna hago un resumen de las últimas 24 horas... (y tenga en cuenta: es probable que algunos detalles de lo siguiente se actualicen durante el día, a medida que haya más información disponible).

A estas alturas, no hay duda de que las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia tienen la tarea de asaltar y ocupar Ucrania lo más rápido posible, e independientemente del costo. El resultado no es una operación militar “elegante” en la que un lado está sufriendo todas las pérdidas: los rusos están atacando, lanzando cada vez más unidades nuevas a la guerra, en operaciones mal planificadas, sin “ablandar” las defensas con la ayuda de ataques aéreos, ataques con misiles balísticos y de crucero, sin suficiente preparación de artillería. La velocidad es la esencia. Como era de esperar, con frecuencia se encuentran con emboscadas, realizan ataques helitransportados y lanzamientos de paracaidistas en paralelo contra objetivos que todavía están fuertemente defendidos, y a menudo sufren lo que se consideraría pérdidas “catastróficas” en el proceso.

No hay duda de que, contrariamente a la masa de evaluaciones occidentales de antes de la guerra, ciertamente también contrarias a las expectativas rusas, los ucranianos están resistiendo mucho más ferozmente y con mucho más éxito de lo esperado. No han establecido ningún tipo de fortificaciones directamente en las fronteras con Bielorrusia y Rusia (excepto en las áreas de Lugansk y Donetsk, por supuesto): por lo tanto, se podría decir que han “dejado entrar a los rusos”. Sin embargo, esto tenía una razón simple: de esta manera, las fuerzas terrestres ucranianas han evitado la mayoría de los feroces bombardeos de artillería rusa desatados al comienzo de la guerra.

El resultado neto es que, excepto en el sur (es decir, el área al norte de Crimea), la operación rusa ya está muy retrasada. Los comandantes en Moscú obviamente han esperado colapsar las defensas ucranianas con una serie de asaltos rápidos y “ligeros”, combinados con una campaña de “conmoción y asombro” que incluye unos 150 misiles balísticos y de crucero, lanzados en dos oleadas, y unos 70 ataques aéreos, ya el jueves (24 de febrero, primer día de la guerra). Esto no funcionó. Por lo tanto, desde ayer, los rusos están ejecutando su 'Plan B', que incluye un ataque masivo en todas las líneas del frente.

En la medida en que se disponga de la información, los combates en partes específicas de Ucrania durante las últimas 24 horas se pueden resumir de la siguiente manera:


T-72 ruso destruido cerca de Chernihiv.

Nivel operativo

Las fuerzas armadas ucranianas han utilizado misiles balísticos para golpear la Base Aérea de Millerovo, una de las principales instalaciones del 4º Ejército de las Fuerzas de Defensa Aérea del VKS, en el área de Rostov. Al menos un interceptor Su-30SM del 31º Regimiento de Aviación de Combate de la Guardia, con sede allí, fue destruido en tierra. El hecho de que cualquier tipo de misiles ucranianos haya llegado tan lejos es otra indicación de cuán mal preparadas están las fuerzas armadas rusas para este conflicto. Simplemente no esperaban nada de ese tipo y, por lo tanto, incluso su milagroso S-300/ 400 no pudo interceptar el misil ucraniano entrante que apuntaba a una de las instalaciones más importantes del VKS en esta parte de Rusia.


Norte

Actualmente, las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia tienen más de 30.000 soldados desplegados en esta línea del frente.

Las fuerzas rusas han lanzado un segundo asalto helitransportado masivo contra el Aeropuerto Internacional Antonov / Hostomel / Gostomel, ayer. Esta vez llegó con más de 200 helicópteros, apoyo completo de guerra electrónica y escolta de combate completa. Como consecuencia, solo los efectivos locales de defensa aérea ucraniana terrestre (esencialmente: tropas del Ejército armadas con MANPADs y artillería antiaérea ligera) pudieron defenderse al principio. Reclamaron unos 5-6 helicópteros derribados mientras los rusos aún se acercaban. Dicho esto, lo que sucedió después no está “claro”, simplemente porque el área está ahora a unos 10 km detrás de las líneas del frente rusas más al sur (las de las afueras de Kiev). Los comandantes rusos dicen que han asegurado el control de esta instalación estratégicamente importante, pero no hay duda de que los ucranianos todavía están resistiendo allí. En general: “situación poco clara”.

Todavía no está claro cómo, pero, ayer, temprano en la mañana, las tropas rusas de Spetsnaz con uniformes del Ejército ucraniano han logrado infiltrarse en las afueras del norte de Kiev. Fueron detectados como tales solo mientras llegaban a los suburbios de Obolonsky, Vorzel, Buch e Irpen. Parecen haber sido seguidos por mercenarios chechenos. Ambos tenían la tarea de capturar o matar a miembros del gobierno ucraniano. Algunos han logrado avanzar hasta la Catedral de Santa Sofía, que se encuentra en la franja norte del centro de Kiev, y el “distrito gubernamental” allí. Algunos también están activos dentro de la red subterránea. Múltiples tiroteos estallaron cuando se detectaron los asaltantes. Esto es lo que causó una inmensa incertidumbre en Kiev y llevó a la masa de los medios de comunicación occidentales a comenzar a hablar de la “inminente caída” del capitolio ucraniano (lo que, obviamente, es pura tontería).

Simultáneamente, los rusos asaltaron la central hidroeléctrica de Kiev en las afueras del norte de la ciudad. Los ucranianos la han recuperado de la misma manera, más tarde en la noche.

Mientras tanto, más al noreste, las fuerzas rusas que capturaron Chernóbil en el norte de Ucrania, continuaron su avance en dirección sur, llegando a la ciudad de Chernihiv, a unos 145 km al norte de Kiev, ayer por la mañana. La situación allí es “poco clara”, pero no hay duda de que luego pasaron por alto ese lugar y continuaron por la ruta E95 hacia los suburbios del este de Kiev.

En un intento de rodear Kiev, los rusos lanzaron un asalto aéreo en el área de Bila Tserkva, a 120 km al sur de Kiev. Casi no hay detalles disponibles sobre la situación, excepto que los ucranianos afirmaron haber derribado uno de los grandes transportes Il-76 (llenos de paracaidistas) por sus defensas aéreas, y luego otro con sus Su-27. Tal vez en relación con esta operación, un Su-25 ruso fue derribado cerca de Kalynivka, en el área de Vinnytsya (120-150 km al suroeste de Kiev).


Typhoon-K ruso abandonado en una ubicación desconocida.

Este

Actualmente, las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia tienen alrededor de 30.000 soldados desplegados en esta línea del frente. Añádase a esto las fuerzas de los separatistas controlados por Putin en Luhanks y Donbás.

A unos 200 km al este de Kiev: la ciudad de Konotop (base de operaciones de la 58ª Brigada Mecanizada de Ucrania) está sitiada por las fuerzas rusas.

Tras un contraataque nocturno de las fuerzas ucranianas, que destrozó al primer batallón ruso en entrar en la ciudad de Sumy, en la noche del 24 al 25 de febrero, los rusos han traído nuevas fuerzas y asegurado las afueras del norte de esta ciudad, ayer por la mañana. Actualmente, el centro de Sumy parece estar bajo control ucraniano, con los rusos sosteniendo su lado norte. Sus otras unidades luego pasaron por alto y avanzaron sobre Konotop al oeste y sobre Kharkiv al sureste.

Kharkiv está bajo asalto desde tres direcciones (NW, N y NE). Las fuerzas ucranianas allí, incluida la 1ª Brigada de Tanques, están resistiendo y bien. Dicho esto, esta es un área de la que hay menos detalles. La mejor suposición es que los rusos están tratando de rodear esta ciudad de aproximadamente 1 millón de habitantes.

La masa de las fuerzas armadas ucranianas regulares desplegadas a lo largo de las “líneas de alto el fuego” de Lugansk y Donbás sigue resistiendo, independientemente de lo que los rusos les arrojen. Hasta ahora, los rusos parecen haber logrado solo un avance mínimo al norte de Lugansk. Sin embargo, más al norte, los rusos han logrado avanzar desde la frontera internacional hasta 20 km de profundidad en el óblast de Lugansk. Al igual que en el caso de Járkov, hay muy pocas noticias de esta parte de Ucrania.

Fuerzas Aerotransportadas rusas moviéndose hacia Tavrijsk, en la región de Kherson.

Sur



Actualmente, las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia tienen alrededor de 12.000 soldados desplegados en esta línea del frente.

Como se informó ayer, y el día anterior, el avance ruso desde Crimea fue hacia Kherson en el río Dnepr, en dirección noroeste, y Melitopol en dirección noreste. Ayer a primera hora de la mañana, los ucranianos han contraatacado al noreste de Kherson causando una amarga batalla, con grandes pérdidas en ambos bandos, y parecen haber logrado empujar a los rusos a la orilla sur de Dnepr. Sin embargo, mientras tanto, no hay duda de que los rusos lograron cruzar el río más al norte, y están tratando de avanzar hacia el norte y luego hacia el oeste de Kherson (recuerden: cada vez que los rusos establecen una cabeza de puente sobre algún río, eso se convierte en su punto central y luego invierten todo lo que tienen en tal cruce). Esta batalla está en curso actualmente: tanto los cazabombarderos como los UAV TB.2 Bayraktars de la fuerza aérea ucraniana están activos en esta línea del frente. Según los informes, las unidades locales de defensa aérea ucraniana también han derribado un UAV ruso allí.

Más al este: Melitopol debería estar, al menos “en gran medida”, bajo el control ruso. Habrían logrado mutilar a una unidad del ejército ucraniano que se preparaba para el contraataque, al norte de esa ciudad, aparentemente con una combinación de ataques aéreos y artillería. Sin embargo, a partir de esta mañana, se reportan amargos combates desde allí.

Más al este: según el Pentágono, la Armada rusa lanzó una operación anfibia al oeste de Mariupol. El Pentágono afirma que 10 buques de asalto anfibio involucrados han desembarcado “miles de infantes”. Con esto, es probable que el puerto de Mariupol quede aislado del resto de Ucrania. Dicho esto, algo no confirmado por fuentes independientes, y por lo tanto la situación en esta parte del país sigue sin estar clara (excepto que Mariupol todavía está bajo control ucraniano).

Para obtener una lista detallada de las pérdidas de equipos en ambos lados, hasta donde esto se puede confirmar con videos y fotos, consulte:


Escena diplomática

Estados Unidos y la UE han impuesto sanciones a Putin, Lavrov y todos los demás miembros de la mafia conocida como “gobierno ruso”. Los gobiernos de Estados Unidos y la UE balbucean sobre sanciones “paralizantes”. En realidad, Alemania y Hungría todavía están bloqueando la decisión de aislar a Rusia del SWIFT (lo que sería importante porque esto bloquearía las exportaciones rusas de petróleo y gas, así que también a China: tenga en cuenta que Rusia no tiene oleoductos a la República Popular China, y sin el SWIFT, tendría inmensos problemas para construir ninguno).

“En cambio”, el gobierno de Estados Unidos le ofreció asilo a Zelensky: se negó rotundamente. A partir de esta mañana, definitivamente estaba en Kiev, dirigiendo el gobierno y visitando tropas. Klitchko (alcalde de Kiev) también está en primera línea.

Al menos Francia y varios otros miembros de la OTAN continúan enviando armas a Ucrania. A su vez, Polonia está recibiendo refugiados ucranianos.


Mi evaluación: las sanciones severas contra Rusia están llegando al menos 8 años tarde. Incluso si Rusia fuera aislada del SWIFT, eso sería casi inútil. Contrariamente a Occidente, que se enfrenta a esta guerra completamente desprevenido, Putin ha tenido todo el tiempo para prepararse para esta eventualidad, y ha atrincherado docenas de miles de millones para financiar esta aventura. Por lo tanto, las sanciones ahora son (lejos) demasiado poco, demasiado tarde, y no van a tener ningún efecto sobre la capacidad de Putin para librar esta guerra.

A todos los efectos prácticos, no hay otra conclusión a este respecto que la de que Occidente permitió de facto a Putin desestabilizar y ahora invadir Ucrania. Dije algo similar hace casi una semana, pero lo repetiré ahora para enfatizar: para Occidente, y por toda la información de inteligencia adquirida y proporcionada a tiempo, esta “crisis”, esta GUERRA, es en realidad un “Pearl Harbour político”, empeorado por la traición generalizada de la política corrupta.



Commentaires


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page