top of page
Buscar

La Infantería de Marina Argentina a fondo – 7º parte: el Batallón de Artillería de Campaña Nº 1 Ec


El Batallón de Artillería de Campaña es la única unidad en su tipo en la fuerza, dedicada a dar apoyo a las unidades de infantería durante sus operaciones.


Por Santiago Rivas y Hernán Casciani


La artillería ha sido desde siempre un arma elemental en el combate terrestre, dando apoyo a las unidades de infantería de manera directa e indirecta, actuando sobre el enemigo para dificultar su capacidad de maniobra, de manera de reducir sus posibilidades de atacar a las fuerzas propias, o debilitar sus medios defensivos a través del hostigamiento para facilitar la toma de las posiciones por parte de las unidades propias.



La Infantería de Marina de la Armada Argentina posee el Batallón de Artillería de Campaña Nº 1 Ec como única unidad de este tipo, el cual tiene su asiento en la Base Naval Puerto Belgrano, en las instalaciones de la Fuerza de Infantería de Marina de la Flota de Mar, de la cual depende.

Este batallón fue creado junto con la Brigada de Infantería de Marina Nº1, el 27 de diciembre de 1947, integrando dicha brigada. El armamento inicial eran cañones Krupp de 75 mm, los cuales eran remolcados por vehículos de exploración a oruga Universal Carrier T-16.

Las actividades de la unidad comenzaron en 1948 y en 1950 pasó a estar ubicada en la Base de Infantería de Marina Baterías.

Em 1956 comenzó a reemplazar sus cañones Krupp por obuses M101 de 105 mm de origen estadounidense, mientras que en 1974 incorporó los M114 de 155mm. Finalmente, en 1978 se sumaron los Oto Melara M56 de 105 mm que reemplazaron a los M101.



En Malvinas

Durante la Guerra de Malvinas, la unidad desplegó el 2 de abril la Compañía Alfa con los Oto Melara, para dar apoyo en el desembarco, aunque no fue necesaria su participación, ya que las fuerzas británicas se rindieron.

Posteriormente, la Compañía Bravo fue desplegada a las islas para brindar el apoyo al Batallón de Infantería de Marina Nº5 (BIM 5) en la zona del Monte Tumbledown, siendo desplegada en Felton Stream, desde donde podía batir el área de la unidad apoyada.

Así participó de manera activa en las acciones de la noche del 13 al 14 de junio, en que el BIM 5 fue atacado por los Guardias Galeses, Escoceses y Gurkhas, dándoles apoyo permanente, mientras que también actuó hostigando al enemigo en todo el frente de la defensa de Puerto Argentino hasta que se ordenó el cese del fuego. Por estas acciones, recibió la condecoración “Honor al valor en combate”.



Actualidad

Está organizado con una Compañía Comando, desde la cual se dirigen todas las operaciones, además de cuatro baterías de artillería. La Compañía Comando tiene a cargo los camiones para transporte de la artillería, los cuales están asignados a cada batería. Estos son REO M35 de 2 y 5 toneladas, Mercedes Benz 1720A y Atego 1726.

Tres de ellas están dotadas con un total de doce cañones Oto Melara M56 de 105 mm, que tienen un alcance de 2 a 10 km.

La cuarta compañía, por su parte, cuenta con cuatro cañones M-114 A1 de 155 mm con un alcance de 3 a 14 km.



Además, cada batería tiene un observador adelantado que dirige el fuego, aunque todas las demás unidades de la Infantería también los tienen, de manera de que pueden pedir fuego de apoyo y dirigirlo sin necesidad de que personal del Batallón de Artillería tenga que desplegar con las demás unidades. En este sentido, todos los oficiales de la Infantería de Marina realizan el curso de spotter naval, controlador aéreo adelantado y observador adelantado, lo cual les permite guiar el fuego de apoyo.

Además, el Batallón cuenta con un Grupo topográfico, dedicado a reglar las piezas de artillería y su correcto posicionamiento en el terreno. Además, tiene los equipos para la adquisición de blancos y el centro director de fuego. Desde dicho centro, la plana mayor del batallón puede dirigir el fuego de las baterías.



Durante nuestra visita al Batallón, pudimos observar una demostración de la puesta en posición de una batería de Oto Melara, así como la salida de la posición y repliegue, destacándose la velocidad del trabajo, que es fundamental en la guerra moderna, ya que la batería debe posicionarse a la mayor velocidad posible para poder iniciar el fuego antes de que sea detectada por el enemigo, así como poder dejar el lugar antes de que éste inicie el fuego de contrabatería. Para ello, el entrenamiento del personal es fundamental.

Actualmente, la unidad espera poder avanzar en el reemplazo de sus piezas, especialmente las de 155, ya que precisa de material con mayor alcance y más ligero. Si bien se han desarrollado distintos estudios, hasta el momento no se ha logrado contar con el presupuesto para avanzar en la compra de material nuevo.



Comentários


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page