Buscar
  • Joao Paulo Zeitoun Moralez

La visión estratégica de la Fuerza Aérea Brasileña

Muy pocas naciones del planeta, especialmente las llamadas del Tercer Mundo o en desarrollo, tienen la fuerza de una industria aeronáutica muy desarrollada y relativamente independiente en relación con otros países, con capacidad para diseñar, desarrollar, producir aeronaves pequeñas y grandes e integrar sistemas, además de apoyar su operación, mantenimiento y modernización a lo largo de todo su ciclo de vida.

Basta analizar que, de los 39 tipos de aeronaves en operación en la Fuerza Aérea Brasileña (FAB), 20 son de fabricación nacional o tienen participación directa de la Base Industrial de Defensa (BID).

En cualquier análisis geopolítico regional, esto en sí mismo ya es un argumento de alto poder disuasorio.

Durante el Seminario de Defensa Nacional, realizado en el Recinto de Brasilia de la Escola Superior de Guerra, el pasado 23 de noviembre, el Comandante de la Fuerza Aérea, Tte. Brig. Antonio Carlos Moretti Bermudez, comentó sobre la Concepción Estratégica Fuerza Aérea 100 Años (DCA 11-45), que presenta las pautas de alto nivel que guiarán el rumbo de la FAB hasta el año 2041, cuando celebrará sus 100 años de existencia. Además, se refirió a los ejes estratégicos que orientarán los elementos que conforman el Plan Estratégico Aeronáutico, PEMAER (2018-2027), que, junto con el Concepto Estratégico, orienta de forma integrada las acciones a desarrollar por la FAB, definidas por una metodología científica que evalúa los impactos directos en su funcionamiento.

Hoy, 18 proyectos estratégicos están en marcha o en desarrollo y se han dividido en tres áreas principales: Medios de la Fuerza Aérea, Infraestructura Aeroespacial y Tecnología Aeroespacial.


Los medios de la Fuerza Aérea

En total hay ocho proyectos.

El ARP-REC tiene como objetivo el desarrollo de un Sistema de Aeronave Pilotado a Distancia destinado al reconocimiento, capaz de volar a gran altura, controlado por satélite, operando en red y con un gran alcance operacional.

Uno de los objetivos es desarrollar nuevas capacidades entre las empresas del BID para vectores de estas características, en un programa que puede implicar la asociación con otro país.

El E-99M, a su vez, consiste en la modernización de las cinco plataformas de Control y Alerta Temprana (AEW & C) en operación en la FAB. El primero se entregó el 28 de noviembre de 2020 y recibió una serie de actualizaciones que mejoraron el procesamiento de la información, ampliaron la capacidad para detectar objetivos más pequeños y modernizaron el conjunto de contramedidas electrónicas.

El primer E-99M modernizado, entregado recientemente por Embraer. Foto: Embraer

En cuanto al programa KC-390, en diciembre de 2020 la FAB debería recibir la cuarta unidad de un total de 28 aviones. El avión de transporte táctico que reemplazará a la flota de Lockheed Martin C/KC-130 Hercules en operación en Brasil debería tener entregas completadas en cinco años, con tres unidades esperadas en 2021, tres en 2022, cuatro en 2023, tres en 2024, cuatro en 2025, cuatro en 2026 y tres en 2027. En términos económicos, el nuevo transporte táctico de Embraer tiene un mercado proyectado en 300 ejemplares en 70 operadores durante los próximos 20 años, generando ingresos por 21.000 millones de dólares.

La perspectiva es que este volumen genere alrededor de 2.400 millones de Reales en impuestos, con el programa del avión más complejo y más grande jamás desarrollado y producido en todo el hemisferio sur, que generó 1.430 empleos directos y 7.150 indirectos en la fase de desarrollo, además de 1.060 empleos directos y 5.300 indirectos en la producción en serie del avión.

El KC-390 representa una importante modernización del transporte logístico de la FAB. Foto: FAB

La FAB también celebra el progreso del programa F-X2. Como uno de los proyectos que más transferencia de tecnología generó a lo largo de su existencia, la expectativa es que la entrada en servicio del caza reduzca costos logísticos, costos operativos y requiera menos personal en tierra para el mantenimiento y operación diaria de la aeronave, que tendrá mayor disponibilidad en la línea de vuelo. La FAB prevé nuevos pedidos para el Gripen E/F, ampliando la flota inicial de 28 Gripen E y ocho Gripen F, reemplazando los restantes F-5EM/FM y AMX A-1AM/BM.

Para 2021, se espera que lleguen cuatro ejemplares del Gripen E, seguidas de siete en 2022, seis en 2023, ocho en 2024, nueve en 2025 y dos en 2026.

El programa tuvo un impacto en la generación de cuatro mil empleos directos y 27 mil indirectos. La FAB también adquirió dos simuladores de vuelo y apoyo logístico durante los primeros cinco años de operación.

Adjunto al Gripen está la compra del misil aire-aire BVR de nueva generación y radar activo MBDA Meteor. La elección se hizo debido a los requisitos impuestos de un armamento con gran capacidad para atacar y destruir objetivos de alta maniobrabilidad y velocidad, gran alcance y pleno funcionamiento incluso en entornos saturados de contramedidas electrónicas. El Meteor colocará a la FAB en un nivel de disuasión muy alto en términos regionales.

El misil Meteor dará una capacidad aire-aire única en América Latina.

Aún en relación con el F-X2, Brasil tiene en desarrollo el programa Long Range Cruise Missile (MICLA-BR), basado en el misil de crucero táctico Avibras AV-TM 300 para el Astros 2020, que debería estar operativo para 2022 en el Ejército.

Aún no se ha publicado un cronograma para esta nueva arma, que ampliará aún más la capacidad disuasoria de Brasil, sin embargo, se espera que el sistema tenga un alcance de 300 km, tenga navegación y control por coordenadas referenciadas, con sistema inercial / GPS y un respaldo de navegación por correlación de imágenes. El misil puede recibir un sensor de proximidad infrarrojo o un radar de apertura sintética con una cámara visible / IR o un sensor magnético.


La FAB firmó una alianza para el desarrollo del MICLA-BR con Avibras. Foto: Avibras

En términos aeroespaciales, el Lessonia-1 es un subprograma del PESE (Programa de Estratégico de Sistemas Espaciales) del Ministerio de Defensa, que tiene como objetivo lanzar una constelación de satélites de teledetección de radar de alta resolución y baja órbita capaces de recopilar información detallada sobre áreas y objetos de interés militar dentro y fuera del territorio nacional; hacer inteligencia; monitoreo de la Amazonía; control ambiental; control de la agricultura; control de fronteras; control del tráfico marítimo; aplicaciones en hidrografía, oceanografía, cartografía y estudios urbanos y otros. El presupuesto estimado es de 578 millones de Reales para cinco años.



El proyecto se encuentra en la fase de diseño y se espera que se lance en 2026.

El vehículo de lanzamiento de microsatélites está diseñado para lanzar cargas útiles de hasta 150 kg en órbitas ecuatoriales o de reentrada. Desarrollado por el Instituto de Aeronáutica y del Espacio (IAE), en conjunto con el DLR-MORABA alemán, consta de un cohete de tres etapas. Los dos primeros están compuestos por el motor S50 de fibra de carbono, con 12 toneladas de propulsor. La última etapa es el motor S44, del brasileño VLS-1. El presupuesto estimado es de 143 millones de Reales.


Infraestructura aeroespacial

En total, en esta categoría, hay siete proyectos.

En relación al programa KC-390 y F-X2, se realizaron inversiones para adecuar, ampliar y modernizar la capacidad e infraestructura del Ala 2 en Anápolis, hoy una de las principales bases de la FAB que cuenta con un escuadrón de reconocimiento; uno de AEW & C y teledetección; uno de transporte con el KC-390; uno de caza (preparándose para recibir pronto otra segunda unidad de caza); y un grupo de defensa aérea.

Se están construyendo nuevos edificios, plataformas de aeronaves, iluminación, torre de control, almacén, seguridad interna, hangares, hangaretes de línea de vuelo, entre otras mejoras.


Vista aérea parcial del Ala 2 de Anápolis, destacando la nueva plataforma. Foto: FAB

El 18 de agosto de 2020 la FAB inauguró en Corumbá (MS) el denominado Radar de Defensa Aérea, que a pesar de su nombre tiene doble aplicación, es decir, para el segmento militar y civil.

Desarrollado en Brasil, el radar tiene las funciones de vigilancia y control de interceptación, aproximación de precisión y dirección de tiro, ampliando la cobertura radar del territorio nacional, mejorando la vigilancia de la frontera seca y, principalmente, permitiendo la detección de aviones provenientes de Bolivia y Paraguay en vuelos ilegales en perfil de vuelo bajo.

El ATN-BR, a su vez, representa la modernización de la FAB en las redes de comunicaciones operativas basadas en IP, datos y voz, impactando en la eficiencia, agilidad y aumentando la seguridad del Sistema Brasileño de Control del Espacio Aéreo (SISCEAB).


El Radar de Defensa Aérea instalado en Corumbá (MS). Foto: FAB

La FAB también está creando, en Guaratinguetá, un Centro de Control de Aproximación (APP) que unifica São Paulo y Río de Janeiro, que gestionan la mayor concentración de tráfico aéreo nacional. Además de brindar la inauguración de una estructura moderna y más adecuada, el sitio generará ganancias de eficiencia en términos de recursos materiales y humanos.

Para el ADS-B Continental la FAB está implementando el sistema que sirve a todo el espacio aéreo continental para operaciones en rutas y en las Áreas Terminales (TMA) que abarcan grandes aeropuertos. El ADS-B Sistema complementará la vigilancia radar existente en el país, brindando cobertura e identificación de aeronaves a una distancia y altitud que los sistemas de radar convencionales pueden no cubrir, así como transmitiendo información entre la aeronave y el organismo de control con una frecuencia de actualización mucho mayor.

En términos operativos, la FAB pretende ampliar el Centro de Pruebas Brigadeiro Velloso, ubicado en un área de 22.000 km2 en la Serra do Cachimbo, en el estado de Pará.

El Centro ya se utiliza para el entrenamiento y uso de material de guerra de la FAB, pero el programa denominado Stand Operativo tiene como objetivo ampliar estas capacidades, incluyendo la instalación de sensores para mejorar el realismo del entrenamiento de la tripulación, utilizando sistemas electromagnéticos.

Desde 2019, Brasil ha estado trabajando para explorar comercialmente el Centro de Lanzamiento de Alcântara, que se encuentra estratégicamente ubicado cerca del Ecuador, en el estado de Maranhão. Además del buen tiempo durante la mayor parte del año, con una pista de aterrizaje de 2,6 km de largo, los cohetes se lanzan hacia el mar con la posibilidad de abrir más de 100º de azimut, requiriendo hasta un 30% menos combustible en cada operación.

Los pasos para su uso comercial incluyeron el Acuerdo de Salvaguardias Tecnológicas, suscrito entre Brasil y EE. UU., que abordó el uso comercial del futuro Centro Espacial Alcântara (CEA) con empresas gubernamentales o privadas y busca la mayor convergencia posible de intereses entre los países. Cabe recordar que, en 2017, este mercado tuvo ingresos de 3.000 millones de dólares en EE. UU. Hoy, este segmento se estima en 340.000 millones de dólares en todo el mundo. Para 2045, se espera que crezca a 2.7 billones de dólares. Durante los próximos dos años, se esperan alrededor de 600 lanzamientos en todo el mundo.


Centro de Lanzamiento de Alcântara. Foto: FAB

En el CEA se ofrecerá soporte logístico, integración y servicios de prueba de carga útil final; lanzamiento de objetos espaciales; pronóstico del tiempo; recopilación de datos por telemetría; Rastreo; sistema de mando y control y otras tecnologías en apoyo de la exploración espacial. Hoy el sitio tiene una base de lanzamiento, pero puede recibir otras cinco si hay demanda.

El proyecto prevé la mejora de la infraestructura aeroportuaria, vial, portuaria y de alojamiento.


Tecnología aeroespacial

En esta categoría se encuentran los tres últimos de los 18 proyectos estratégicos de la FAB.

En términos espaciales, PROPHIPER consiste en los constantes avances, estudios y desarrollos de la FAB en el campo de un demostrador tecnológico de una aeronave con propulsión hipersónica.

El prototipo del avión no tripulado e hipersónico 14-X, en referencia al 14-bis de Alberto Santos-Dumont, tiene un motor scramjet que está integrado en el fuselaje. Brasil es uno de los pocos países que hoy está en camino de dominar, en el futuro, esta tecnología que se considera importante para colocar satélites en órbita o en vuelos suborbitales. El objetivo es que la aeronave alcance los 12.000 km/h y 40 km de altitud.



La FAB también tiene otros dos programas bajo su responsabilidad que serán utilizados conjuntamente por las Fuerzas Armadas brasileñas. El primero de ellos es el IFF Modo 4, incluido el transpondedor que se cargará en el avión. El sistema es fundamental para operaciones en entornos con alta densidad de tráfico aéreo, aumentando la conciencia situacional y evitando el fuego amigo. El trabajo es coordinado por el IAE, que se convirtió en la primera institución pública brasileña en desarrollar equipos de aviónica.

El Link-BR2, por otro lado, es el enlace de datos de desarrollo nacional que, en el futuro, se integrará en todas las plataformas aéreas, terrestres y navales, permitiendo compartir información de radar, intercambio de mensajes, videos y otras aplicaciones tácticas, como conocimiento del posicionamiento y ubicación de cada fuerza amiga en el mismo entorno operativo.


El primer F-5EM de la FAB que recibe el sistema Link BR2 para realizar pruebas. Foto: FAB

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina