top of page
Buscar

Leonardo prueba soluciones de vuelo y tecnologías aeronáuticas "innovadoras y sostenibles" en el marco del programa Clean Sky 2

Un demostrador tecnológico europeo integrado en un avión Leonardo C-27J realizó su primer vuelo en Turín para probar innovadoras superficies que se transforman con tecnologías adaptativas y algoritmos de control de vuelo digital



El C-27J Flying Test Bed, un avión de demostración tecnológica del programa europeo Clean Sky 2, ha concluido en el aeropuerto de Caselle de Turín la campaña de la Plataforma Regional Integrada de Demostración de Aeronaves (REG IADP). La demostración en vuelo concluyó un ciclo de desarrollo tecnológico que comenzó hace 10 años en Europa bajo la coordinación de Leonardo, con la participación de organismos aeronáuticos italianos integrados con un ecosistema europeo altamente cualificado de más de 100 socios, incluyendo PYMES, Centros de Investigación, Universidades e Industrias.

Las actividades en vuelo validarán las soluciones técnicas concebidas y diseñadas por los ingenieros de Leonardo en Turín y Pomigliano d'Arco, contribuyendo significativamente a la reducción del consumo de combustible y, por tanto, a una aviación sostenible y climáticamente neutra de los futuros aviones. Leonardo puso a disposición su avión C-27J Spartan como banco de pruebas de vuelo europeo para experimentar configuraciones de alas innovadoras con superficies móviles especiales, puntas de alas innovadoras y winglets cambiantes, capaces de cambiar de forma durante el vuelo a través de tecnología activa y adaptativa y sistemas digitales.

Estas superficies inusuales son maniobradas por actuadores electromecánicos avanzados con unidades de control local digital y una computadora central de control de vuelo a bordo de la aeronave que actúa como supervisora, verificando y regulando el rendimiento del sistema activo de control y alivio de carga en tiempo real para optimizar el activo de la aeronave, el rendimiento y el consumo de combustible durante el vuelo.

El WingTip está equipado con una parte móvil de unos 80 centímetros, capaz de girar hasta ±15 grados (foto 2), mientras que el Winglet es un flap vertical de aproximadamente 1 metro de altura en la punta del ala, compuesto por dos partes móviles independientes, cada una con una rotación máxima de +5 a -15 grados (foto 3). “Estamos registrando resultados tecnológicos extraordinarios, que han sido posibles gracias a un excelente ecosistema aeronáutico europeo en el que Leonardo está a la cabeza, desempeñando brillantemente el papel de coordinador de innovación y sostenibilidad”, señala Aurelio Calcedonio Boscarino, responsable de Estrategia e Innovación de la División de Aviones de Leonardo.

La disponibilidad de datos experimentales representará un activo tecnológico estratégico, también por su potencial para entrenar algoritmos de inteligencia artificial para la maduración de los controles de vuelo y los futuros sistemas digitales que ofrezcan una gran fiabilidad y niveles incrementales de autonomía, con una carga de trabajo reducida, con el fin de optimizar las características y el rendimiento de las futuras aeronaves durante todas las fases del vuelo, reduciendo el peso total, el consumo de combustible y los costes, al tiempo que se optimiza el producto a lo largo de todo el ciclo de vida.

Este hito se produce solo unos días después de otro importante logro tecnológico en el marco del programa europeo Clean Sky 2: el nuevo demostrador de cabina de pasajeros.

El 10 de enero, un demostrador a escala real del fuselaje de un avión regional fue llevado desde el Laboratorio de Grandes Estructuras de Leonardo en Pomigliano d'Arco al Instituto Fraunhofer en Valley, Alemania. El demostrador es el resultado de la colaboración de Leonardo con veinte socios europeos, entre los que se encuentran universidades, centros de investigación, pymes e industrias.



Con una longitud de 7,3 metros y un diámetro de 3,4 metros, los componentes estructurales del demostrador de cabina de pasajeros están fabricados en materiales compuestos ensamblados mediante el uso de sistemas automatizados avanzados. El objetivo del desarrollo tecnológico es mejorar el confort a bordo con soluciones innovadoras de acondicionamiento ambiental y componentes de cabina, como servicios a bordo y asientos especiales. Después de pasar las pruebas acústicas y de vibración en los laboratorios de Leonardo, la demostración se completará en el centro de investigación alemán bajo la supervisión de Leonardo, realizando pruebas de confort y validando las tecnologías integradas en los más altos niveles de madurez que se pueden alcanzar en la investigación.

El programa de investigación y los demostradores tecnológicos han sido cofinanciados por la Unión Europea en el marco del programa Horizonte 2020 y contribuirán al desarrollo de las tecnologías necesarias para una futura generación de aviones de bajas emisiones: un elemento esencial que concreta el compromiso de la Comisión Europea de alcanzar la neutralidad climática en el transporte aéreo de aquí a 2050.



Las tecnologías desarrolladas en el marco del programa Clean Sky, en sinergia con las que se desarrollarán en el marco del programa Clean Aviation, contribuyen a garantizar una reducción neta de los gases de efecto invernadero (GEI) de al menos un 30 % con respecto al estado de la técnica en 2020, con el objetivo de permitir la entrada en servicio de una nueva generación de aeronaves a más tardar en 2035 y promover la sustitución del 75 % de la flota mundial de aviación civil para 2050. Leonardo es socio fundador de la Empresa Común Clean Sky 2, ahora Clean Aviation JU, el programa de investigación tecnológica más grande de Europa que dirige la aviación hacia un futuro sostenible.

Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page