Buscar

Operación Formosa 2021, la Armada Brasileña se encarga de su preparación para actuar en tierra


Por Paulo Bastos


Este agosto, como es tradicional, la Marina de Brasil (MB) realizó la Operación Formosa 2021, un ejercicio de la Força de Fuzileiros da Esquadra (FFE). Es un entrenamiento que se realiza anualmente, desde 1988, y simula operaciones de combate en diferentes tipos de situaciones con el fin de mantener las condiciones para la acción inmediata de los infantes de marina.

El nombre proviene de la ubicación de la maniobra, el Campo de Instrucción de Formosa (CIF), dentro del complejo Forte de Santa Bárbara del Ejército Brasileño (EB), en el municipio de Formosa, campo de Goiás, a 80 kilómetros de Brasilia. (DF), y que cuenta con más de 114.000 hectáreas, lo que permite el uso pleno y seguro de todo tipo de armas en dotación.

Se considera una acción militar de alta complejidad, con el uso de diversos medios y munición real. La edición de este año fue aún más importante porque fue la primera vez que se llevó a cabo la Interoperabilidad de las tres Fuerzas, con la participación de tropas del EB y la Fuerza Aérea Brasileña (FAB).

Participaron alrededor de 2.500 militares y más de un centenar de sistemas de armas, incluidos los tanques SK-105 A2S Kürassier, vehículos blindados con ruedas Piranha IIIC, vehículos de oruga anfibios (CLANF) AAV7A1, obuses Light Gun, sistema de cohetes de saturación ASTROS 2020, aviones de combate AF -1 y A-29, aviones de reconocimiento R-99 y otros.


En acción

La Operación Formosa 2021 comprendió cuatro fases distintas: desplazamiento, tema táctico, entrenamiento conjunto y retorno.

La función principal de la Infantería de Marina es la acción anfibia, es decir, la proyección del poder sobre tierra, desde el desembarco y conquista de zonas costeras, fluviales y lacustres, consolidación de posición y avance sobre territorio hasta la llegada de refuerzos constituidos por tropas del EB. Sin embargo, al constituir una tropa de gran capacidad, con gran movilidad, pueden ser utilizados en otro tipo de misiones, y esto es muy claro por su enorme capacidad de desplazamiento.

A pesar de comenzar oficialmente el 2 de agosto, el viaje desde Río de Janeiro (RJ) se lanzó en julio, con el envío de los primeros equipos para construir el campamento provisional, la Base Expedicionaria de la Marina en Formosa.

Los desplazamientos se produjeron de forma minuciosa, trasladando tropas, vehículos y equipos de diversas unidades al CIF, en una compleja operación logística, debido a las grandes distancias y cantidades movilizadas, cuando se registró el polémico desfile y exhibición de vehículos en la Explanada de los Ministerios, en Brasilia, el día 10, y la llegada a Formosa. Es importante destacar el estricto cumplimiento de las directrices de prevención del Covid-19, con la adopción de medidas sanitarias para la recepción de soldados, como pruebas serológicas y descontaminación del material.

En la segunda etapa, la denominada temática táctica, cada unidad, por separado, realiza actividades específicas, buscando la máxima eficiencia en ese terreno tan diferente.

Luego, pasó a un entrenamiento fundamental conjunto con las demás Fuerzas, cuya originalidad estuvo representada por la total integración con las unidades de Artillería del Ejército, donde se creó una batería de obuses L119 Light Gun de 105 mm, formada por una sección de cuatro piezas del Batalhão de Artilharia de Fuzileiros Navais(BtlArtFuzNav), otra con tres del 32° Grupo de Artilhariade Campanha (32° GAC), de Brasilia (uno de ellos había sido recuperado recientemente por el Arsenal de Guerra de São Paulo - AGSP), y otra del 26° Grupo de Artilharia de Campanha (26° GAC), de Guarapuava (PR), con una pieza más de repuesto cada una, que fueron desplegadas en el terreno (línea de fuego, tiro central y topografía), y disparadas juntas, apoyadas por el sistema Génesis del EB y Gunzem del MB, a partir de información recogida de un avión R-99 perteneciente al 2º / 6º GAv, “EsquadrãoGuardião”, de la FAB, agilizando enormemente el trabajo.

Otro dato que sin duda llamó la atención fue la composición de una batería de ASTROS 2020 versión MK6, del BtlArtFuzNav, y MK3M, del Centro de Instrucción de Artillería de Misiles y Cohetes del EB (CI Art Msl Fgt), con equipos del VI Grupo de Mísseis e Foguetes (6° GMF), el “Grupo Astros”.

Estos ejercicios son vitales para adecuar el uso de la doctrina de cada servicio, identificando problemas y buscando soluciones, como dificultades en la conexión de los sistemas de comunicaciones Tadiran, de los FuzileirosNavais, con Harris, del EB, que deben ser resueltas definitivamente por el proyecto Radio Definida por Software del Ministerio de Defensa (RDS-Defense).

Dos cazas A-29 Super Tucano, del 2º / 3º GAv,“Esquadrão Grifo”, actuaron con los dos AF-1 Falcão, del 1º Escuadrón de Aviones de Intercepción y Ataque (EsqdVF-1) en apoyo aéreo cercano. Los helicópteros UH-5 Super Cougar y UH-12 Esquilo, del 1er Escuadrón de Helicópteros de Propósito General (EsqdHU-1), realizaron el transporte de equipos y suministros.

El control aéreo en toda la zona estuvo a cargo del Batallón de Combate Aéreo (BtlCmbAe), de la Infantería de Marina, utilizando un DEACOM, una síntesis de radar, directamente vinculada al Primer Centro Integrado de Defensa Aérea y Control de Tráfico Aéreo (CINDACTA I), con el asistencia del Grupo de Comunicación y Control (GCC), de la FAB. La defensa antiaérea también estaba garantizada por el BtlCmbAe, con una batería de misiles Mistral.

Todo controlado por el Sistema Integrado de Mando y Control de la Infantería de Marina (SIC2CFN), que incluye los módulos de gestión de campo de batalla, Artillería, Comunicaciones y Guerra Electrónica, apoyados por AEL Sistemas S / A, del Grupo Elbit, que proporcionaba todo el sistema. Otros grupos de alto desempeño son los ingenieros militares, médicos y de defensa nuclear, biológica, química y radiológica.

Los artefactos explosivos improvisados, conocidos internacionalmente como “improvised explosive device”(IED), asociados o no a agentes radiológicos o químicos, constituyen una amenaza considerable en el contexto de la guerra asimétrica, como ocurre en varios conflictos en Medio Oriente, donde se utilizan por fuerzas irregulares para emboscar a las tropas convencionales. Para hacer frente a esta amenaza, se empleó un destacamento de ingenieros de combate, especialistas en defensa NBQR, y un perro con entrenamiento para búsqueda de explosivos, a bordo de un vehículo blindado Piranha IIIC con "sistema de soporte vital", que consiste en la presurización interna del vehículo con escotillas cerradas, brindando a los ocupantes unas ocho horas de protección y autonomía para moverse por el terreno en riesgo, buscando esclarecer la situación y, de ser necesario, neutralizar o destruir el artefacto.

En la retaguardia, el Batallón de Defensa Nuclear, Biológica, Química y Radiológica (BtlDefNBQR), subordinado al Comando de Tropas de Refuerzo, instaló un puesto de descontaminación NBQR, garantizando la seguridad de las tropas y equipos que tuvieron contacto con este material.

El destacamento de salud de la operación estaba equipado con una unidad avanzada de trauma (UAT), especializada en atención quirúrgica de emergencia, directamente conectada al Hospital da Marinha, capaz de realizar cirugías bajo anestesia, intervenciones ortopédicas y soporte vital avanzado más cercano del campo de batalla. También contaba con una ambulancia Piranha IIIC blindada totalmente equipada.

El cierre tuvo lugar el día 16, con una presentación que resumió todo el operativo y contó con la presencia de varias autoridades, entre ellas el presidente de la República, Jair Messias Bolsonaro, y que fue cubierta por una gran cantidad de medios de prensa.

El Vicealmirante (FN) Carlos Chagas Vianna Braga, comandante de la FFE, puso en forma a todos los soldados del campamento, incluidos los del Ejército y la Fuerza Aérea, agradeciendo el compromiso con sus capacidades. El mismo día, las tropas ya acordaron regresar a sus unidades originales.

Una vista de quien estaba ahí

Los medios de defensa especializados tienen dos roles muy diferenciados: el primero es difundir, de manera seria, técnica y objetiva, información sobre el tema para crear condiciones para su discusión en nuestra sociedad y, segundo, brindar a los llamados medios de comunicación masiva con material para que pueda realizar sus funciones de manera más asertiva. En este segundo caso, Pucará fue ampliamente consultado por diversas agencias de prensa para explicar el motivo del supuesto “humo negro” que salía de los blindados de los Fuzileiros Navais en el desfile de Brasilia. Sin embargo, lamentablemente muchos de ellos, desconociendo la importancia de esa operación, difundieron críticas infundadas, que denigran la imagen de las Fuerzas Armadas y sus integrantes en la sociedad.

Pucará, consciente de sus responsabilidades, decidió seguir, una vez más, esta gran operación militar desde dentro, viviendo, durante unos días, todas las rutinas de la Base Expedicionaria de la Marina en Formosa, una fantástica estructura que albergaba a miles de personas de forma totalmente autónoma, creada virtualmente desde cero. Una base con todo lo que los militares necesitaban para cumplir sus misiones, simulando una situación operativa real, pero sin olvidar el ocio y la salud mental de la tropa.

Y esta experiencia, en la que fuimos testigos de las enormes dificultades del entorno, con niveles de humedad relativa en torno al 10% y amplitud térmica de más de 30º, nos permitió ver una tropa cohesionada y sumamente preparada en funcionamiento para afrontar cualquier misión propia.


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina