Buscar

Tamandaré: Dando forma a la nueva flota de superficie para Brasil

Siendo solo un paso modesto hacia la renovación de la fuerza de superficie de la Armada de Brasil, el proyecto de la clase Tamandaré es el único de su clase actualmente en curso y significará el regreso de Brasil a la construcción de buques de guerra de superficie.

Por Santiago Rivas

Durante finales de los noventa y principios de los 2000, Brasil mostró una política más agresiva para convertirse en una potencia mundial y expandir su influencia en todo el mundo. La economía experimentó un gran crecimiento y posicionó al país como parte de los denominados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), un grupo de países que se cree que serán las potencias mundiales del futuro. El descubrimiento de grandes reservas de petróleo bajo el mar también influyó en estos cambios políticos y esta región se denominó Amazonia Azul, por la gran riqueza que posee. En 2005 se desarrolló la “Política de Defensa Nacional”, describiendo el Atlántico Sur, América del Sur, África Occidental y Austral como su área estratégica de influencia, lo que llevó a la aprobación de la “Estrategia de Defensa Nacional” en 2008 y a medida que esta estrategia se desarrolla hacia el mar, el gobierno entendió que era necesario aumentar el poder de la Armada y en 2009 se lanzó el “Plan de Articulación y Equipamiento de la Armada de Brasil”. Dos áreas fueron consideradas como las más importantes, siendo una las aguas de Santos a Vitória, donde las reservas de petróleo están ubicadas, y la otra es la desembocadura del río Amazonas.

Luego se desarrolló un enorme plan de modernización de la flota, dividido en corto (2010-2014), mediano (2015-2022) y largo plazo (2023-2030), con una inversión total de 84,4 mil millones de dólares, la mayoría de ellos (46 mil millones) después de 2023. El plan era tener, para 2030, un total de 282 barcos y 288 aeronaves, incluidos dos portaaviones, 15 submarinos convencionales y seis nucleares, junto con cuatro buques multipropósito y 30 escoltas, entre destructores, fragatas y corbetas, además de patrulleros oceánicos y embarcaciones logísticas, entre otros.



La fragata União de la clase Niterói. A pesar de que la clase es barcos muy eficientes, su edad de aproximadamente 40 años significa que necesitan un reemplazo pronto. Foto: Armada de Brasil.


Para la fuerza de superficie se desarrolló un programa, denominado Prosuper, con un presupuesto de alrededor de 5.460 millones de dólares, que incluía el pedido de tres fragatas de 6.000 toneladas, con opción a dos más, para tener las cinco unidades en servicio para 2020. La decisión para seleccionar el diseño y firmar un contrato para su construcción estaba previsto que se tomara en 2011, junto con la construcción de un buque de apoyo de 20.000 toneladas, con opción de cuatro más, y cinco patrulleros oceánicos, pero los continuos recortes presupuestarios congelaron esta decisión.

Ahora, la economía brasileña enfrenta una realidad diferente, con problemas que obligaron a reducir significativamente esos planes y frenar algunos de ellos al menos hasta la década de 2030.

Mientras que al mismo tiempo la flota de superficie se acercaba a la obsolescencia, la situación económica del país y la reducción del presupuesto de defensa obligaron a detener el programa Prosuper. A medida que se dan de baja los buques, la flota está perdiendo su capacidad para controlar efectivamente los mares y debe tomar una decisión urgente para cambiar las cosas.

No se consideró la compra de buques de segunda mano y se decidió seguir adelante con un programa de corbetas que sustituya a la clase Inhaúma.



Las corbetas clase Inhaúma serán las primeras en ser reemplazadas por la clase Tamandaré. Foto Armada de Brasil.

Un diseño fallido

Durante los años setenta, la Armada de Brasil decidió construir una clase de corbetas para reemplazar la clase Imperial Marinheiro de remolcadores oceánicos en uso para misiones de patrulla costera. La idea era también tener barcos de escolta con algunas capacidades de ataque, y durante los primeros años de la década del ochenta el proyecto evolucionó hacia la clase de corbetas Inhaúma. El astillero Arsenal de Marinha de Río de Janeiro (AMRJ) tenía previsto construir un total de dieciséis unidades, pero después de la puesta en servicio del primer buque en 1989, los problemas de diseño se hicieron evidentes. Los buques eran inestables debido a su gran superestructura en un casco pequeño y el casco bajo no era adecuado para los mares agitados del Atlántico Sur. Esto, y los recortes presupuestarios, llevaron a la decisión de detener la construcción de la clase Inhaúma después de que se construyeran cuatro buques (Inhaúma, Jaceguai, Júlio de Noronha y Frontin), siendo el último puesto en servicio en 1994. Una quinta unidad, la Barroso, así como algunas piezas para la sexta, permanecieron en el astillero durante varios años hasta que se tomó una decisión.

Al final, la Armada de Brasil decidió hacer un diseño mejorado y terminarlos con todos los cambios, que incluían una nueva proa y superestructura, pero, nuevamente, los recortes presupuestarios obligaron a terminar solo la Barroso, dada de alta en 2008, después de catorce años desde ella fuera puesta.

Los problemas con la clase Inhaúma y la falta de dinero fueron también la causa de la corta vida útil de dos de la clase, la Frontin y la Inhaúma, retiradas en 2013 y noviembre de 2016 respectivamente, dejando a la fuerza con solo tres corbetas operativas, con la Jaceguai que volvió al servicio en 2016 después de reparaciones que tomaron cinco años, y la Júlio de Noronha estuvo fuera de servicio por un largo período.



La corbeta Barroso, que es un diseño mejorado de Inhaúma pero de la que solo se fabricó una. Foto Armada de Brasil.


Como la Armada de Brasil también necesita reemplazar sus fragatas clase Greenhalgh (Tipo 22) y fragatas clase Niteroi en un futuro cercano, la fuerza comenzó a analizar la opción de una clase Barroso mejorada, llamada inicialmente CV03, como una solución más barata para tener barcos nuevos y modernos.

En septiembre de 2012 el comandante de la Armada de Brasil, almirante Júlio Soares de Moura Neto, informó la decisión de la fuerza de seguir adelante con el desarrollo de la nueva clase de corbetas, bautizadas Tamandaré, de 2.400 toneladas, en reemplazo del plan de construcción de OPV, y el plan era diseñarlas y construirlas completamente en Brasil.

El proyecto es para construir cuatro embarcaciones, que se llamarán Tamandaré, Jerônimo de Albuquerque, Cunha Moreira y Mariz e Barros y los requisitos para el proyecto se entregaron al Centro de Projetos de Navios (CPN, Ship Design Center) de la Armada de Brasil, con el objetivo de iniciar la construcción a finales de 2014, pero el diseño de la Barroso resultó obsoleto y se debió desarrollar un nuevo proyecto desde cero.

Estaba claro que se necesitaba una empresa con experiencia para iniciar el proyecto y Vard Niterói (del Grupo Fincantieri) se adjudicó el contrato para realizar el proyecto inicial. En diciembre de 2015, este diseño preliminar se entregó con muchos cambios sobre el original de la Barroso, con un casco muy mejorado, una cubierta de vuelo más grande, sistemas de lanzamiento vertical en la proa, nueva superestructura y mástiles para reducir la firma del radar y muchos cambios internos.

El 10 de abril de 2017 se emitió una notificación a la industria para la construcción de los barcos y la provisión de sus sistemas, mientras que el 19 de diciembre se inició la segunda etapa del programa con una solicitud de propuestas, incluyendo también la gestión del ciclo de vida de las corbetas, propuestas de offset (que deben incluir la modernización de la corbeta Barroso) y se afirmó que la construcción debe realizarse en Brasil. La solicitud fue por un buque de unas 2.790 toneladas y con un costo de entre 270 a 320 millones de dólares, lo que significó para los astilleros que se deben hacer ahorros en los sistemas de armas para alcanzar este límite de precio. El tamaño también propició la eliminación de la clasificación de los barcos como corbetas, por ser más bien fragatas ligeras, y la fuerza también considera la posibilidad de terminar con un buque de más de 3.000 toneladas.

El proyecto original incluía el uso de un cañón Oto Melara de 76 mm, misiles MBDA Sea Ceptor, misiles antibuque Mectron ManSup (desarrollados a partir del MM40 Exocet), dos lanzadores triples Ares para torpedos Mk-46, un cañón de 40 mm, dos ametralladoras Browning de 12,7 mm, lanzadores de chaff y bengalas Ares, radar de vigilancia BAE Systems / Bradar, radar de control de tiro, radar de navegación, sonar, mira óptica Ares, sistema Defensor Mk.3 ESM desarrollado por el Instituto de Pesquisas da Marinha (IPqM) de la Armada de Brasil y Sistema de control táctico SICONTA 3.

Las propuestas de los astilleros estaban previstas hasta el 18 de mayo de 2018 y las empresas que entregaron sus propuestas fueron Goa, Saab / Damen, Fincantieri, TKMS (Thyssenkrupp Marine Systems), BAE Systems, Daewoo, Rosoboronexport, Naval Group, Chalkis Shipyards, Wuhu Shipyard y Zentech.

Si bien la Armada de Brasil hizo un diseño preliminar, los astilleros ofrecieron los suyos propios, pero la fuerza indicó que solo aceptarán un diseño diferente si tiene demasiadas ventajas frente al propio.



Esquema del armamento que equipará a la clase Tamandaré.


El 21 de octubre se entregó una breve lista de contendientes, con el consorcio Damen / Saab en primer lugar, con una versión mejorada de la fragata ligera SIGMA 10514 de 2.600 toneladas, seguida del proyecto Águas Azuis liderado por Thyssenkrupp con el proyecto Meko A100 de 3.200 toneladas, el consorcio FLV liderado por Fincantieri con un diseño basado en el proyecto mejorado Barroso, y el consorcio Villegagnon (Naval Group) con una versión más pesada del diseño Gowind 2500.

A pesar de que el plan era declarar al ganador antes de finales de 2018, esto se retrasó hasta marzo de 2019 y el 8 de marzo la fuerza recibió la Mejor Oferta y la Oferta Final (BFO) de los cuatro consorcios (alrededor de 2 mil millones de dólares estadounidenses para cuatro barcos).

Pese a que estaba previsto que el 22 de marzo se anunciara el adjudicatario del concurso, éste fue aplazado por la Armada hasta el 28 de marzo de 2019, cuando finalmente se seleccionó el Consorcio Águas Azuis, formado por thyssenkrupp Marine Systems, Embraer Defence & Security y Atech para la construcción de cuatro buques.

Con el liderazgo de thyssenkrupp Marine Systems y su experiencia en sistemas navales, las empresas del Consorcio Águas Azuis ahora formaron una SPC (Compañía de Propósito Específico) para la fase de implementación del programa.



Esquema de los sensores de la clase Tamandaré.


Ahora, el cronograma del programa espera entregar el primer buque en 2024 y el cuarto en 2028. Según el consorcio, el contenido local de los barcos es mayor al 40% durante la construcción y el desarrollo de la tecnología de última generación, lo cual generará más de 1,000 empleos directos y aproximadamente 4,000 indirectos a lo largo de toda la cadena de suministro, además de competitividad para satisfacer las demandas futuras de la Armada de Brasil y la exportación de productos de defensa naval, y fortalecerá la triple unión (gobierno, industria y universidades) con la participación de centros de investigación y desarrollo.

Oceana, uno de los astilleros más modernos de Brasil, actuará como constructor naval del Consorcio Águas Azuis, así como receptor de transferencia de tecnología (ToT) relacionado con el proyecto. Ubicado en Itajaí (Estado de Santa Catarina), una región con fuerte vocación por la construcción naval, el astillero forma parte del Grupo CBO, empresa con más de 30 años de experiencia en construcción naval y operaciones marítimas en alta mar. Con aproximadamente 310.000 metros cuadrados, Oceana tiene capacidad para construir las fragatas Clase Tamandaré, y aplica los procesos de ingeniería y construcción más innovadores, con alto nivel de automatización y tecnología de punta. También cuenta con instalaciones ubicadas en Niterói (estado de Río de Janeiro), que pueden servir como base de apoyo logístico y de servicios para la Armada de Brasil.

Atech, una compañía del Grupo Embraer, será el proveedor del CMS (Combat Management System, Sistema de Gerenciamiento de Combate) y el IPMS (Integrated Platform Management System, Sistema de Gerenciamiento de Plataforma Integrada) y receptor de la transferencia de tecnología en cooperación con Atlas Elektronik, una subsidiaria de thyssenkrupp Marine Systems y L3 MAPPS.

Embraer Defense & Security integrará sensores y armamento en el sistema de combate, aportando también al programa sus 50 años de experiencia en soluciones de soporte en servicio.



Vista lateral del diseño Meko A-100 ofrecido a la Armada de Brasil por el consorcio Aguas Azuis.


Según la Armada de Brasil, el primer buque tendrá un 31,6% de componentes locales y un promedio de 41% para los demás.

Con la firma del contrato de construcción el 5 de marzo de 2020, junto al de transferencia de tecnología para el CMS y el IPMS, se dio un paso fundamental en el desarrollo del programa, esperándose que en 2021 se inicie la construcción del primer buque, con entregas de los cuatro entre 2025 y 2028.

Este proyecto es un gran paso para la construcción naval brasileña y el primer paso para el reinicio del Prosuper. Con una de las costas más grandes del mundo y un mar lleno de riqueza, mientras que tiene una pequeña y vieja flota de superficie, Brasil necesita impulsar la modernización y expansión de su armada para tener una fuerza creíble.

Caracterísiticas básicas de las fragatas Tamandaré:

Longitud 107,2 m

Manga 15,95 m

Calado 5,2 m

Desplazamiento 3.455 toneladas

Propulsión cuatro motores MAN 12V 28/33 DSTC

Velocidad económica 14 nudos

Energía eléctrica cuatro generadores diesel Caterpillar C32

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

Descargo de responsabilidad: Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan la opinión de Pucará Defensa.

© 2020 Pucará Comunicación