top of page
Buscar

Un día con los Buzos Tácticos de la Armada Argentina

Como continuación del trabajo realizado en 2022, vivimos un día con la Agrupación Buzos Tácticos en el que realizamos un ejercicio de rescate en el cual se aplicaron las distintas técnicas que usa la agrupación.


Por Santiago Rivas


Como explicáramos en el artículo publicado en noviembre pasado (https://www.pucara.org/post/los-combatientes-de-neptuno-buzos-t%C3%A1cticos-en-la-armada-argentina), la Agrupación Buzos Tácticos de la Armada Argentina es una de las dos unidades de fuerzas navales especiales que posee la fuerza y está dedicada a una amplia variedad de tareas. Para conocer mejor el trabajo que realizan, participamos con ellos en una actividad durante todo un día, en la que realizamos un ejercicio en el que se simuló una operación de rescate de en territorio en conflicto. El objetivo era poder incluir en ella la mayor parte de las tareas que la unidad puede realizar a través de sus distintos grupos operativos.

La situación planteaba que en un país ribereño ocurre una convulsión interna y ello produce una crisis humanitaria, donde el estado no puede asegurar la seguridad del cuerpo diplomático extranjero debido a la situación. Así, la Argentina se ve en la necesidad de evacuar a su embajador por vía marítima, dado que hacerlo por otros medios impone demasiado riesgo, mientras que las fuerzas de seguridad locales están impedidas de actuar con eficiencia.



De esta manera, se designa a la Agrupación Buzos Tácticos para efectuar la misión con sus grupos operativos, los cuales hacen su planificación y determinan el modo de acción a ejecutar. Para eso se adiestran previamente en sus especialidades, el Grupo Alfa, como incursores subacuos, especializado en buceo táctico, el Grupo Bravo se encarga del asalto naval, abordando buques, recuperando y asegurándolos. El Grupo Charlie como especialistas en incursiones anfibias, llegan por agua, pasan a tierra y ejecutan determinadas tareas puntuales, y el Grupo Delta es el grupo especial, que se utiliza para trabajar encubierto en situaciones de máxima tensión internacional. Todos los buzos tácticos, además de sus especialidades obtenidas, previo al curso, en las escuelas de formación, completan sus habilidades en combate cercano, son paracaidistas y buzos, mientras que todos tienen capacidad de hacer todo siempre que se adiestren previamente.


Planificación de la operación a bordo del ARA Piedrabuena.

La operación

Los Buzos Tácticos llegarían a la zona en un OPV, en un submarino y por vía aérea saltando en paracaídas al agua. La secuencia de la operación se inicia con la llegada de los primeros integrantes por vía aérea, el grupo Delta, los cuales, como no pueden invadir el espacio aéreo del país, son lanzados por la aeronave fuera del mismo y estos inflan un bote semirrígido al caer en el agua, con el cual luego se desplazan a tierra. En la costa, proceden a esconder el bote y se infiltran de civil, tomando contacto con el embajador y empezando a recaudar información sobre la situación del lugar. Luego empiezan a transmitir dicha información al buque que va aproximándose, y al submarino cuando suba e ice las antenas de comunicaciones.


Miembros del Grupo Delta con sus paracaídas, como serían desplegados sobre el mar desde una aeronave.

A bordo de estos, ya con esa información, se van planificando las tareas que se deben hacer una vez que las embarcaciones lleguen al área de operaciones, dado que, si bien ya salen con la misión de rescatar al embajador, a medida que se va actualizando la información de inteligencia se van definiendo cambios que habrá que hacer para cumplir la misión.

La información del grupo Delta determina que había lanchas patrulleras en la costa, que podrían estar amarradas en un puerto y podrían afectar el escape del embajador, que está previsto hacerlo desde la playa con botes.


Buzos aproximándose a la playa. Con este equipo de buceo operaría el Grupo Alfa para colocar los explosivos en las lanchas hostiles.

Para neutralizarlas, el Grupo Alfa se despliega en botes desde el submarino, aproximándose en buceo para colocar cargas explosivas en las lanchas patrulleras, para detonarlas en un determinado momento y así neutralizarlas. Además, en la boca de una dársena militar donde se encontraban otros buques, se envía el minisubmarino para colocar cargas explosivas y neutralizar el puerto, impidiendo que otras unidades salgan en búsqueda de la fuerza propia.

El Jefe del Grupo Alfa y todo su equipo planifican y determinan cuándo y cómo colocar las cargas y programan las detonaciones.


Despliegue en un RHIB para abordar una embarcación sospechosa.

Asimismo, el OPV se va aproximando a la costa y a bordo del mismo se van identificando las posibles amenazas de superficie que puedan acercarse al buque, que, de hecho, la información de inteligencia operativa dice que las hay. Para hacerlo, el Grupo Bravo embarca en un RHIBs del OPV y dirige a los buques sospechosos, los identifica y, en caso de ser hostiles, los neutraliza. En caso de no ser hostil, el buque queda identificado como neutral o amigo. Todo ello ocurre durante el traslado hacia la zona de operaciones, en que se va haciendo el despeje del área.


Abordaje de una embarcación desde un RHIB

Una vez a bordo del buque, se va asegurando progresivamente el mismo para hacer la inspección y, eventualmente, neutralización.


La extracción

El Grupo Charlie, cuando, con toda la información de inteligencia más acertada, considera que es seguro lanzar la operación de extracción, se destaca desde el submarino en kayaks y en botes hasta la playa para asegurar un lugar para sacar al embajador.


Aproximación a la playa del Grupo Charlie en kayaks desmontables, desplegables desde un submarino.

En paralelo, el Grupo Delta ya está infiltrado esperando el arribo del Grupo Charlie y una vez que éste llega y asegura la playa con los exploradores, ante una señal convenida se le da luz verde al primero, que ya cuenta con dos elementos junto al embajador, haciendo la seguridad diplomática, vestidos de civil, pero con equipo militar, y otros dos que están haciendo la seguridad perimetral en la embajada. Una vez recibida la información del Grupo Charlie, se inicia la extracción, asegurando la salida de la embajada para abordar el vehículo de la misma y dirigirse a la playa.


Extracción del embajador


Con el embajador ya seguro se hace la exfiltración, el Grupo Delta sube a los botes con él, junto al Grupo Charlie, que sigue brindando seguridad en la playa para luego zarpar en botes. Ambos grupos y el embajador entonces se dirigen al submarino y embarcan, finalizando la operación.


Uno de los botes en la playa listo para embarcar al Grupo Charlie y el Grupo Delta junto al embajador.

En el momento de la extracción el grupo insurgente que estaba vigilando toma conciencia de lo que sucede y cuando quieren salir con las lanchas patrulleras se produce la explosión de las cargas en las mismas, neutralizándolas. Esto permite el alejamiento de los buques de manera segura, hasta aguas internacionales.

Durante la ejercitación, pudimos ver cómo se iban desarrollando las etapas, que se ejecutaron en distintos momentos durante el día, exceptuando obviamente el despliegue desde el submarino y el lanzamiento en paracaídas, que solamente se simularon. Este tipo de ejercitaciones, en mayor escala, constituyen parte del adiestramiento de la unidad.


Buzos tácticos con su equipo a bordo de un RHIB.


Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page