top of page
Buscar

Un torno contra la flota británica

40 años después, dos pilotos de IAI Dagger de la Fuerza Aérea Argentina cuentan la historia de sus misiones durante la guerra entre Argentina y el Reino Unido, incluida su participación en el primer ataque aéreo de la fuerza en la guerra.


Por Santiago Rivas


En 1982, el Grupo 6 de Caza de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) fue desplegado hacia el sur para participar en la guerra contra el Reino Unido por las Islas Malvinas. Se dividió en dos escuadrones, el Escuadrón III “Las avutardas salvajes” en Río Grande y el Escuadrón II Aeromóvil, llamado “La Marinete”, en la Base Aérea Militar (BAM) San Julián.

El 1º de mayo, la FAA tuvo su bautismo de fuego, participando por primera vez en una guerra contra otro país. Entre las misiones lanzadas ese día, la escuadrilla “Torno”, compuesta por tres IAI M5 Dagger del Grupo 6 de Caza fueron los primeros en realizar una misión de ataque. 40 años después, dos de los tres pilotos de la escuadrilla, los ahora retirados Comodoros Norberto Dimeglio y Gustavo Aguirre Faget, recuerdan esa misión.

Dimeglio fue capitán durante la guerra, habiendo aprendido a volar el Dagger en Israel en 1978, cuando se compraron los aviones, mientras que Aguirre Faget era 1º teniente. Dimeglio era el líder de la escuadrilla Torno y Aguirre Faget era su numeral, mientras que el teniente 1º César Román era el número 3.



Formaban parte del Aeromóvil del Escuadrón II “La Marinete”, desplegado en la Base Aérea Militar (BAM) San Julián, y la salida de la Escuadrilla Torno fue la segunda misión del día. Debido a un problema con su avión, Aguirre Faget no pudo despegar con el comandante del Escuadrón, el capitán Raúl Díaz, en la primera misión, que fue una patrulla aérea de combate sobre las islas. De todos modos, Díaz no encontró al enemigo y regresó.

Temprano en la tarde, el destructor de clase County HMS Glamorgan y las fragatas Tipo 21 Alacrity y Arrow se acercaron a la costa este de la Isla Soledad para bombardear las posiciones argentinas alrededor de Puerto Argentino. Inmediatamente se envió una solicitud a la Fuerza Aérea para atacar los buques y la Fuerza Aérea Sur emitió la Orden Fragmentaria 1105 solicitando al escuadrón de Daggers que enviara una misión de ataque.

Se preparó a la escuadrilla Torno y Dimeglio voló en el avión serie C-432, Aguirre Faget en C-412 y Roman en C-407. Cada uno llevaba tres tanques de combustible extra de 1.300 litros y dos bombas Explosivos Alaveses (Expal) de 500 libras en configuración BRP (Bomba Retardada por Paracaídas) en los pilones 3 y 5. A las 15:45 la escapicrille de Torno despegó de su base.

Norberto Dimeglio recuerda el vuelo a las islas: "sobre las Islas Salvajes, el operador de radar de las islas apareció informando del combate entre los Mirage III y los Sea Harriers, estábamos pasando al nivel del mar por debajo de ellos y cuando pasábamos la Isla Borbón, Aguirre Faget gritó '¡Harrier a la una en punto!' Observé y vi un avión gris trepando y entrando en una nube, pensé que no nos veía. Continuamos volando, ya que no había nada que pudiéramos hacer. Después de eso casi atacamos la roca remolinos, porque parecía un barco".


Capotán Dimeglio, 1º teniente Cesar Román, 1º tenientes Mario Callejo y Aguirre Faget

Aguirre Faget continúa "Desde el estrecho de San Carlos volamos a muy bajo nivel, a 420 nudos, luego aceleramos a 480 y creo que en el último momento del ataque estábamos en 520. Intentamos no pasar los 540 nudos debido a una limitación en las espoletas. Los tres intentamos mantener la formación, a unos 50 metros sobre una línea lateral, algo difícil a muy baja altura. En esos momentos no teníamos radioalímetro y calculamos la altura visualmente, eran unos 50 pies, pero cuando aceleramos en la última parte del ataque y teníamos los barcos frente a nosotros, es posible que hubiéramos subido un poco y la formación se perdiera.

Teníamos dos VHF, el piloto podía seleccionar el botón verde, el rojo o ambos; teníamos una frecuencia para hablar en la escuadrilla y por la otra teníamos tres frecuencias diferentes, un avión tenía el radar Malvinas, el otro la torre de la BAM Malvinas y el otro el avión de enlace de radio, que era el Bae HS-125 matriculado LV-ALW del Escuadrón Fénix, volando a 40.000 pies. Cuando volábamos al norte de Isla Soledad escuché en la radio '¡no disparen, paren!' y más tarde supe que era el capitán González, quien actuaba como observador de la artillería antiaérea cerca del aeropuerto y vio el Mirage IIIEA de García Cuerva acercándose para aterrizar en el aeropuerto y la artillería le estaba disparando. Cuando escuché miré hacia el sur y muy lejos vi las líneas de fuego de los trazadores, yendo a las nubes. Escuché eso durante unos cinco segundos. Más tarde supe que era el momento en que García Cuerva fue derribado. Seguramente hizo una eyección generaly soltó los misiles, que cayeron inertes, es una situación que vio la gente de abajo, que había tenido heridos y muertos ese día. Sabíamos que teníamos que estar alerta con las baterías en Goose Green y Puerto Argentino, ya que teníamos prohibido volar allí, excepto con una coordinación especial".


Norberto Dimeglio junto al Dagger C-412

En combate

"Entramos de norte a sur, pasamos bahía de la Anunciación, se suponía que allí encontraríamos los barcos y teníamos un poco de combustible. Dimeglio dijo 'seguimos otros dos minutos', porque sobrevolamos la zona del objetivo y no encontramos nada" recuerda Aguirre Faget, mientras que Dimeglio continúa: "Seguimos volando y cuando estábamos pasando el faro, Román dice que vio un helicóptero en estacionario a 2 o 3 millas, pero estaba a la derecha y era imposible de atacar. Pero si estaba allí, seguramente había barcos cerca. Pasamos el faro, nos volvimos y vimos los barcos, así que comenzamos nuestro ataque. Ordené ir cada uno al barco que teníamos delante, estábamos a unos 100 metros el uno del otro, en una lisa lateral. No obedecí mi orden, ya que fui por el barco que estaba a mi izquierda, porque estaba en una mejor posición para mí, era un destructor".

Justo después de girar, los pilotos vieron los barcos bombardeando las posiciones argentinas al sudeste del aeropuerto, eran las 16:40 hora local.

"Además del barco que ataqué, más cerca de la costa había otro y detrás de mi barco había otro que mostraba su lado. Román me dijo que como no le dispararon tenía unos segundos para preparar su ataque y dudó ya que no estaba seguro de que los barcos no eran argentinos". Aguirre Faget fue al objetivo que vio hacia el Este, "Estaba seguro de que eran británicos, cuando lo tenía 4.000 o 5.000 metros por delante de mí no lo tenía a la vista, la vista estaba en el agua, así que subí a unos 3.000 pies, luego bajé la nariz con G negativas, esperé a tenerlo dentro del alcance de mis armas y disparé. Cerca de la popa y nivelado, dejó caer las bombas y escapé hacia el este".


Dagger despegando de San Julián durante la guerra.

Inmediatamente desde los barcos, los cañones Oerlikon de 20 mm de babor y estribor abrieron fuego, al igual que las ametralladoras Bren en el puente. "La visión de la artillería era como si fueran flechas con humo y parecía que todas me iban a golpear, pero cuando estaban cerca del avión parecía como si se abrieran y pasaban cerca, disparé al origen de esas flechas. Probablemente empecé a disparar antes de estar a tiro, porque cuando te están disparando te hace disparar antes. Luego nivelé, dejé caer las bombas y giré hacia el Este, no vi a nadie, ni a Dimeglio ni a Román, los barcos estaban en un triángulo y en mi trayectoria de vuelo avancé de popa a proa.

Desde que me acerqué abrieron fuego con un fuego muy concentrado, por eso no puedo decir qué barco bombardeé, estaba concentrado en mi avión, la vista, la velocidad, como si estuviera en un ejercicio de bombardeo, traté de mantener la performance para permitir que mis bombas golpearan el barco, no es coraje ni cobardía, estás ahí y tenés que hacer eso, lo mejor que puedo hacer es seguir disparando con mis cañones de 30 mm y las bombas. Disparé y luego me sumergí en el agua ya que mi altura era mayor de la que teníamos en nuestra navegación y después de lanzar las bombas y mientras descendía hice un porpoising, que creo que me salvó, mientras miraba hacia el barco y todavía me estaban disparando, también vi humo. No sé cuánto tiempo, pero creo que durante dos o tres minutos volé hacia el Este para escapar de los disparos" cuenta Aguirre Faget. Según algunos testigos en la costa, se lanzó un misil contra Aguirre Faget cuando subió al atacar, por lo que el misil pasó por debajo de él, pero él no lo vio.


Dagger en San Julián armado con bombas Expal de 250 kilos.

Mientras tanto, Dimeglio fue por el mismo barco "Disparé mis armas, dejé caer mis bombas y pasé sobre el barco, girando a la derecha para escapar y encontré el barco que tenía que atacar delante de mí, así que nivelé mi avión y disparé mis armas contra el, vi los impactos en la parte superior del barco, las explosiones de las balas incendiarias de alto explosivo, giré a la izquierda y vi la nave que Román atacó, traté de pasar lo más cerca de su proa, para no dejar que la nave tuviera espacio para disparar contra mí. Nunca vi a ninguno de los barcos disparando contra nosotros".

Ian Inskip, el Oficial de Navegación del HMS Glamorgan, citó su narrativa desde el puente para ese día, diciendo que a las 19:45GMT (16:45 hora local) "el oficial de cubierta de vuelo apareció por el intercomunicador de helicópteros - tres aviones aproximándose desde la popa a estribor. Rodearon Cape Pembroke Point a nivel de cubierta, y se aproximaron con todas sus armas abiertas. El PWO (Principal warfare officer) ordenó "virar todo a babor" para abrir el arco de sus armas. Hice una revisión rápida en la carta, veté la orden y dije que viren muy duro a estribor, ya que estábamos a solo un par de cables del campo minado. El avión fue indicado al Seacat de babor, pero cuando giramos hacia otro el lado, el Seacat de babor lo perdió en el arco ciego, y el Seacat de estribor no tuvo tiempo de adquirirlo".


HMS Glamorgan antesa de la guerra.

Interceptación

Aguirre Faget continúa: "Después del ataque, unos cinco o seis minutos después Dimeglio dijo 'uno' y yo tuve que decir 'dos' y Román 'tres' para saber que todos habíamos sobrevivido al ataque, pero no dijimos nada y él gritó '¡respondan!', luego dije 'dos' y Román 'tres'". Dimeglio luego recuerda: "Cuando llegué ala tierra, comencé a trepar con postquemador al máximo. Todo había sucedido en menos de 20 segundos. Cuando escuché a los demás decir 'dos fuera' y luego 'tres fuera' fue el momento más feliz para mí, me sentí alegre ya que pudimos llegar a los tres barcos, que eran considerados inexpugnables por todo el mundo, llegamos a atacarlos y regresamos sin ser golpeados. Fue el primer ataque aéreo contra buques de guerra desde la campaña de Suez en los años cincuenta. Éramos solo tres aviones, sin ningún equipo especial o armas especiales".

Aguirre Faget continúa: "Regresar a San Julián significaba sobrevolar la artillería de Puerto Argentino, pero se nos prohibió sobrevolarla por la artillería y nuestros misiles. Para ganar altura tenía que volar a unos 300 nudos y esperaba nivelar el avión inicialmente a 20.000 o 23.000 pies y luego seguir subiendo. El Dagger a alta velocidad es un avión maravilloso, pero toma tiempo acelerar. Cuando estaba trepando, el radar de Malvinas informó que el número 2 tenía dos Sea Harrier siguiéndolo. Me di cuenta de que iba lento, podía eyectar los tres tanques adicionales pero solo eyecté uno, traté de regresar con los otros dos porque sabía que solo teníamos unos pocos. Tuve que hacer una navegación muy fina para volver con suficiente combustible. No pude nivelar mi avión ni cambiar de rumbo, tuve que alcanzar el nivel de crucero y luego el avión comenzó a acelerar".

Según Dimeglio, descendió para volar entre las montañas, cruzando las islas y Román nunca escuchó la alerta y continuó subiendo a 33,000 pies. “Cruzamos el San Carlos y luego certificamos a Marcel Dassault que los tanques de 1.300 litros resisten Mach 1.2, porque dicen que son para vuelo subsónico. Entonces le dije a Aguirre Faget que subiera conmigo, porque a Mach 1.2 no podían seguirnos, pero cuando subimos, el radar de nuevo nos dijo que los Sea Harriers estaban detrás de nosotros".


HMS Arrow

Aguirre Faget añade: "Cuando terminamos el ataque pudimos poner el transpondedor en modo activo o en espera y cuando tenía los aviones británicos detrás lo encendí para confirmar si me perseguían y lo confirmó. Con el sol delante no veía nada, eran las 17:00, no tenía munición ni mucho combustible.

La persecución continuó mientras estaba subiendo, primero a 12 millas, luego a 9 y cuando me dijeron que los aviones estaban a 6 millas comencé a respirar mientras aceleraba mi avión a 0.9 Mach".

El vuelo fue cubierto por la escuadrilla Fortín con el Capitán Guillermo Donadille en Dagger C-403 y el 1º Teniente Jorge Senn en el C-421, que orbitaba sobre Gran Malvina a 30.000 pies. Debido a la persecución de los Sea Harrier contra Aguirre Faget, fueron enviados por el controlador de tierra para protegerlo. Pusieron sus aviones detrás de los británicos, colocándolos a dos millas detrás, pero sus misiles Shafrir 2 se engancharon en el sol y no pudieron disparar. También el avión de Donadille tuvo una falla eléctrica y no pudo disparar sus armas. Sobre San Carlos, ambos Sea Harrier comenzaron un giro descendente y desaparecieron del radar.


HMS Alacrity

Regreso

Aguirre Faget regresó casi sin combustible a su base y describe que "en el Dagger, si hacés una mala aproximación para aterrizar no podés acomodar el avión a la pista, por lo que tenés que hacer un giro, consumiendo 150 litros de combustible. Cuando estaba a punto de aterrizar crucé nubes muy grandes. Cuando me acercaba empecé a buscar radiales VOR de otras bases, para tratar de ver la distancia a San Julián. En la ruta, cerca de la costa, vi un avión, una estela, volando paralelo a mí. No sabía si era un Sea Harrier, pero sospechaba que era uno de mis numerales, pero mantuve silencio de radio, viendo el motor funcionando y cuándo tenía que iniciar el descenso, porque si lo calculaba mal consumía más combustible y tal vez tenía que eyectarme sobre el mar. La concentración duró hasta que detuve el motor. En tierra discutí con los mecánicos, porque no les podía creer cuando decían que el avión no tenía impactos, pero en realidad no los tenía".


Libro de vuelo del Dagger C-412 con la misión volada por Aguirre Faget el 1º de mayo.

Después de la misión

Debido a una falla en el fotómetro, la película de la cámara Omera 110 estaba borrosa, "No podía creerlo, porque habría visto qué barco era, mi ángulo de ataque, qué munición estaban disparando y cuándo estaba presionando el botón de liberación de las bombas y el escape. El fotómetro tiene un tornillo que se mueve para mostrar si la luz es correcta o no y el suboficial a cargo me dijo después de aterrizar: 'si viste que no se movía, deberías haberlo tocado, porque tal vez se puso duro', pero en ese momento, en medio del ataque... ¡Quería matarlo!".

El vuelo de los Dagger de la Torno dañó al Glamorgan. Según Ian Inskip, "el avión del medio vino por nosotros en una picada muy poco profunda. Intentó ametrallarnos y las salpicaduras de cañón hicieron un camino hacia la popa. Justo antes de llegar a la popa, el piloto se detuvo, quitó el dedo del gatillo. Entonces '¡se cayeron las alas!', o más bien todo en ellas. No había forma de que las bombas fallaran, hasta que sus paracaídas se desplegaron. Al invertir nuestro giro, habíamos estropeado su puntería y las dos bombas de 1000 libras (en realidad eran Expal de 250 kilos) entraron a ambos lados del cuarto de cubierta. Hubo dos enormes explosiones que elevaron la popa 17 pies.


Román, Dimeglio y Aguirre Faget.

Columnas de humo salían de la chimenea posterior mientras los motores del buque aceleraban. El avión central nos sobrevoló, con los postquemadores encendidos. Un Dagger voló por el lado de babor y otro por el lado de estribor, ambos por debajo del nivel del puente. Los otros dos Dagger fueron por las Arrow y Alacrity. Los tres barcos se abrieron con sus cañones de 4,5 pulgadas. La Arrow fue ametrallada en la chimenea, y la Alacrity fue salpicada por una bomba que cayó muy cerca".

La Arrow fue atacada por Dimeglio después del ataque contra el Glamorgan y la Alacrity por Roman, quien no disparó sus armas, ya que no estaba seguro de que el barco fuera británico. Los barcos luego partieron hacia el Grupo de Batalla de Portaaviones. Ninguno de los aviones resultó dañado, a pesar del intenso fuego de artillería antiaérea y todos aterrizaron de manera segura entre las 18:25 y las 18:40.

Después de esa misión, Dimeglio voló otras cuatro salidas, dañando el HMS Antrim el 21 de mayo, mientras que Aguirre Faget voló seis misiones adicionales, pero no alcanzó a impactar otros barcos.


Aguirre Faget, de pie, junto a los pilotos del escuadrón.

留言


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page