Buscar
  • Joao Paulo Zeitoun Moralez

La Armada Brasileña muestra sus garras

En una impresionante demostración operativa, la Armada de Brasil concluyó la operación Misilex que culminó con el hundimiento del casco del antiguo Buque de Desembarco Dique (G-30) “Ceará”, dado de baja en abril de 2016, y del casco de la antigua corbeta (V-31) "Jaceguai", la segunda que se construyó de la clase Inhaúma, desactivada en el segundo semestre de 2019.

El 10 de junio, el G-30 fue alcanzado por torpedos disparados por el submarino Tupi (S30), por torpedos Mk.46 Mod 5 lanzados por un S-70B Sea Hawk, por misiles MM40 Exocet disparados por las fragatas F43 Liberal y F44 Independence y bombas de empleo general lanzadas por los AF-1B/C (A-4KU y TA-4KU) Skyhawk.





El 24 de junio se emplearon diversos medios para completar el hundimiento de la V-31. El S-70B Sea Hawk utilizó el misil antibuque AGM-119B Mk2 Mod7 Penguin y la novedad fue el ataque con misiles AM39 Exocet desde el Airbus Helicopters AH-15B (H225M) con matrícula N-4101. El helicóptero está equipado con varios sensores y sistemas que lo convierten en una importante plataforma de ataque en el escenario de la guerra naval moderna.





A pesar de la crisis que enfrenta por la pandemia del COVID-19, las fuerzas armadas brasileñas continúan utilizando sus medios en maniobras y operaciones, incluido el uso de armas reales y de alto costo como forma de mantener el entrenamiento de su personal militar.






Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina