top of page
Buscar

Los efectos de la obsolescencia (2º parte)

 Por el CNIM (R) Armando Vittorangeli - Foro Argentino de Defensa *

 



Recambio y repotenciación de medios

En la primera parte se analizó el efecto de las obsolescencias sobre la disponibilidad y la confiabilidad de los medios o equipos y cómo impacta en el riesgo. En esta se analizará la problemática del reemplazo / repotenciación / recuperación de los mismos.

Para el presente análisis se debe tener en cuenta lo normado en el Decreto 1691/2006, que indica que, al momento de definirse la cuestión de recuperar, modernizar o incorporar equipamiento, se deberán considerar esas alternativas “en el orden indicado y según los conceptos de aptitud, factibilidad y aceptabilidad en los siguientes términos:

a) Recuperar el material fuera de servicio, cuando ello fuere factible y aceptable y siempre que el mismo mantuviere la aptitud necesaria para responder a las capacidades operativas a retener.

b) Modernizar el material disponible, cuando ello resultare apto, factible y aceptable para satisfacer las capacidades operativas previstas.

c) Incorporar material nuevo, casos en los que se priorizará a aquellos equipos que aporten nuevos desarrollos tecnológicos, con transferencia de la tecnología involucrada y equipamiento necesario para el adiestramiento operativo simulado.”

En el ámbito industrial, se pueden asociar los siguientes términos y definiciones:

·      Recuperar / restaurar (Refurbishing): Es llevar un equipo a su condición original a través de acciones de reparación mayor.

·      Modernizar (Revamping): Es reconstruir un equipo actualizando sus prestaciones o reemplazando su tecnología por una nueva, sin mejorar su performance original. La recuperación puede ser parte de una modernización.

·      Repotenciar (Upgrade): Es reconstruir un equipo mejorando sus prestaciones originales. Puede incluir acciones de modernización y recuperación.



En el presente análisis, el término “modernizar” puede incluir una repotenciación.

La logística genética es el área que debería, en función de la información que brinden las Fuerzas respecto al estado de los medios, determinar:

1.    La vida útil remanente de los equipos, definida como el momento óptimo, a partir del presente, donde debe ejecutarse el reemplazo / modernización / recuperación del equipo actual: y

2.    La obsolescencia presente y futura de los equipos, elementos fundamentales para planificar y decidir las acciones que permitirán que los medios continúen satisfaciendo las necesidades fijadas en las capacidades.

Respecto a la decisión de reemplazo, modernización o recuperación, Duran, Sojo y Fuenmayor (Duran, Sojo, Fuenmayor - 2011)[1], en su trabajo “Decisión de Reemplazo o Reparación de un Equipo”, indican que la necesidad de llevar a cabo un análisis de reemplazo (Los autores se refieren a ámbito industrial. N. del A.) surge a partir de una o varias de las siguientes razones:

1. Desempeño disminuido. Cuando debido al deterioro físico el desempeño esperado a un nivel de productividad dado se ve disminuido, trayendo consecuencias al negocio. Esto se manifiesta por una disminución de la producción y/o por un aumento de los costos de producción.

2. Requisitos alterados. El equipo existente no puede cumplir con los nuevos requisitos legales o regulatorios bien sea a nivel de empresa, leyes locales o requisitos de los clientes.

3. Gastos de capital: En este caso mantener el equipo en operación requiere de inversiones grandes y surge la necesidad de evaluar la factibilidad de reemplazo del equipo.

4. Restricciones. En este caso el estudio surge debido a que el equipo no puede cumplir con los planes de producción y es un cuello de botella presente o futuro (No cumple con el propósito para el que fue adquirido. N. del A.).

5. Imagen o intangibles. En este caso la inversión se justifica por la imagen deteriorada o por otros intangibles que han de justificarse financieramente (Por ejemplo, no cumple con el propósito de proteger los Intereses Vitales de la Nación, que son intangibles. N. del A.).

El método consiste en calcular las consecuencias de no reemplazar, optimizando la situación base (reparar el equipo sin llegar a ser una recuperación) y los costos de reemplazar / modernizar / recuperar, medido a lo largo de un horizonte temporal de comparación.

Respecto a recuperar / modernizar, el primer análisis a desarrollar es verificar si el equipo es útil a la capacidad para la que se lo prevé, o sea, la necesidad.

Si es útil, determinar si el equipo está afectado por algún tipo de obsolescencia que impida su modernización / recuperación. Luego verificar si puede ser recuperado en función de las obsolescencias que presenta o si, con una mejora tecnológica (modernización), recuperará las capacidades originales u obtendrá nuevas aptitudes tecnológicas que le permitan satisfacer la necesidad fijada en la capacidad y eliminar las obsolescencias. Se deberán verificar especialmente temas como fatiga en estructuras, estado y confiabilidad de los subsistemas o componentes que no serán recorridos y la eficiencia del sistema en su conjunto.

Verificado lo indicado precedentemente, se deberá, siguiendo los pasos que indica la Ingeniería de Sistemas, llevar a cabo un diseño conceptual, fijar las especificaciones técnicas generales del trabajo y definir alternativas posibles para su ejecución, teniendo en cuenta que se deberían incluir como alternativas, de ser pertinente, la recuperación, la modernización y la adquisición, pudiendo a su vez contener cada una de ellas más de una alternativa para su ejecución. 



Por último se debe analizar el Costo Total del Ciclo de Vida de cada alternativa definida, siendo el CAPEX el derivado de la recuperación / modernización / adquisición, más los costos derivados de la incorporación de la soportabilidad en caso de que la anterior cambie o también deba ser actualizada y el OPEX, el derivado de operar los equipos para alcanzar el nivel de adiestramiento fijado y de la ejecución de los mantenimientos que aseguren preservar la confiabilidad de origen, teniendo en cuenta los años remanentes de vida útil después de la acción llevada a cabo. En la figura 4 se pueden ver los conceptos mencionados hasta el momento.

 



Existe otra posibilidad, muy común en las Fuerzas Armadas de países no desarrollados, que es comprar medios usados. Al respecto rigen las mismas consideraciones indicadas en el párrafo precedente adicionando el análisis de soportabilidad, uniformidad logística y compatibilidad con los otros medios existentes o a adquirir.

Para analizar la compra de un equipo usado, o compararlo con otras alternativas, se deben tener en cuenta, como mínimo, los siguientes tópicos:

1.    Cumplimiento de los Requerimientos Operativos.

2.    Estado operativo actual del equipo.

3.    Reparaciones / actualizaciones necesarias.

4.    Vida útil remanente del equipo.

5.    Herramientas especiales, equipos, información técnica, etc., que se deberán incorporar para asegurar la soportabilidad.

6.    La obsolescencia presente y futura del equipo.

7.    Frecuencias y costo de mantenimiento.

También se deberá analizar el costo total del ciclo de vida, siendo el CAPEX el derivado de la compra de los usados más los costos de recuperación / modernización y la adquisición de la soportabilidad y el OPEX, teniendo en cuenta los años remanentes de vida útil después del upgrade.

Para la alternativa de adquisición de medios nuevos, se debería determinar qué equipos útiles a la capacidad para la que se lo prevé existen el mercado y su nivel tecnológico y contrastarlos con los requerimientos de los usuarios. Luego formular los requerimientos técnico - operativos y el concepto de mantenimiento, con ellos determinar los horizontes de obsolescencia previstos para cada uno de esos medios, los costos de operación y mantenimiento, los costos de repuestos y las necesidades de soportabilidad de cada uno.

Plantear luego alternativas en un horizonte temporal y verificar:

1.    La aptitud de cada una, o sea, si satisface la capacidad ordenada.

2.    Para las alternativas aptas, verificar la factibilidad de ser llevada a cabo en los términos planeados, teniendo especialmente en cuenta el contexto en el cual deberán ser ejecutadas.

3.    Para las alternativas factibles, en función del horizonte de empleo de cada una, analizar el Costo de Ciclo de Vida de las mismas asegurando la combinación óptima de los costos de capital, costos operativos y los riesgos en el tiempo esperado de vida útil, teniendo en cuenta además las capacidades de financiamiento del proyecto y las cuestiones políticas que puedan afectar su soportabilidad en el futuro.

Para comparar las alternativas, se retendrán las aptas y factibles, determinándose la aceptabilidad por comparación por costo - eficiencia del costo total de ciclo de vida de cada una.

Esto implicará establecer, para cada alternativa y en el horizonte temporal previsto, el Valor Actualizado de Costo, el Costo Medio a Largo Plazo en función de los parámetros de uso establecidos en la capacidad y de ser necesario, el Costo Medio Equivalente. El más asequible será el más aceptable. Paralelamente se deberían sopesar las consideraciones de política exterior que podrían influir en la decisión.

 



Conclusiones de la segunda parte

La obsolescencia de los medios podrá determinar la necesidad de reemplazar, repotenciar o recuperar los mismos. Para determinar el curso de acción se deberá analizar la necesidad, la afectación de obsolescencias y si estas pueden ser eliminadas. Con esta información, se deberá llevar a cabo un diseño acorde a la Ingeniería de Sistemas, definir las especificaciones técnicas y determinar las alternativas posibles, analizando su aptitud y factibilidad,  para luego compararlas en función de costo – eficiencia, teniendo en cuenta además las implicancias políticas presentes y futuras de cada una de ellas.

 

* Capitán de Navío (RE) Armando Vittorangeli.

Licenciado en Sistemas Navales. Técnico Superior en Mantenimiento Mecánico y Organización Industrial. Posgrado en “Gestión Logística”. Diplomatura en “Gestión de activos y mantenimiento”.

Certificado ICOGAM (Ingeniería de Confiabilidad, Gestión de Activos y Mantenimiento).

Facilitador certificado RCM, RCA, ISO 9000 e IS0 37000. Implementador ISO 55.000.

Ex Docente en posgrados de UTN-FRBA y UAI. Expositor en varios congresos, foros y universidades sobre Mantenimiento y Gestión de Activos.

Autor del Capítulo 4 “Support Process Aligned With a Maintenance Management Model”, del libro “Cases on Optimizing the Asset Management Process”. Editorial Discovery (UK). 2021.

Ha publicado y están en edición más de 15 artículos en revistas y sitios especializados.

Miembro de los Comités de Gestión de Activos de IRAM e ISO TC251 en WG 4, WG5, WG7.

Miembro del Comité Ejecutivo y Coordinador del Área Logística del Foro Argentino de Defensa.

 


[1] J. Duran, L. Sojo, E. Fuenmayor (2011). “Decisión de Reemplazo o Reparación de un Equipo” https://docplayer.es/21497438-Decision-de-reemplazo-o-reparacion-de-un-equipo-caso-de-estudio-basado-en-metodos-y-normas-vigentes.html
















Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page