top of page
Buscar

La guerra entre Rusia y Ucrania vista desde el espacio

Por Ángel Rojo


Es sabida la importancia y la utilidad del empleo de los satélites militares en los conflictos armados, pero la invasión de Rusia a Ucrania ha dejado al descubierto la capacidad de los satélites de uso comercial que han permitido a esta última constituir una defensa importante.

Como se ha observado, el desarrollo de tecnologías satelitales está permitiendo nuevos usos y este conflicto está impulsando, aunque sea en pequeña escala, futuros desarrollos que continuarán transformando el dominio espacial.



Satélites

En el espacio existe gran cantidad de satélites, la mayoría de los cuales pertenecen a EEUU y el empleo más común está dedicado al uso comercial, según la Union of Concerned Scientists Satellite Database de mayo 2022.



En este sentido toma relevancia Starlink de SpaceX, la cual ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años con el objetivo principal de proveer conectividad en todo el mundo y en especial, en áreas remotas.


Fuente: https://www.spacexstats.xyz/#starlink-in-space

Como se puede apreciar en el gráfico, Starlink tenía en el espacio 2.405 satélites en mayo de 2022 mientras que, un año después alcanzó la cantidad de 3.268, teniendo como objetivo alcanzar las 10.000 unidades.

Esta capacidad desarrollada por Elon Musk fue puesta a disposición de Ucrania tan sólo unos pocos días después de iniciada la invasión por parte de Rusia, cuando recibieron el primer embarque con estaciones satelitales de Starlink.

Esto no sólo le permitió a Ucrania mantenerse conectada, sino también le permitió acceder a otros servicios distribuidos por SpaceX y por otras empresas privadas.


Servicios satelitales recibidos por Ucrania

Dentro de los principales servicios que recibió Ucrania podemos mencionar:

· ISR (inteligencia, vigilancia y reconocimiento). Con el empleo de satélites civiles y militares, los cuales están mirando atentamente lo que sucede en Ucrania, le ha permitido acceder a grandes cantidades de imágenes satelitales, especialmente desde medios comerciales. Esto le permitió identificar la concentración de las fuerzas rusas previas a la invasión, como así también el movimiento de tropas, equipos militares y buques sobre el Mar Negro. Esta información fue crucial para el hundimiento del crucero Moskva y el ataque a la base aérea rusa en Crimea.


Fuente: https://www.iceye.com/hs-fs/hubfs/Press_Releases/crimeanbridgePR.jpg?width=960&height=540&name=crimeanbridgePR.jpg

En agosto de 2022 la fundación benéfica Serhiy Prytula de Ucrania firmó un contrato con la empresa finlandesa ICEYE para proporcionar imágenes satelitales de radar de apertura sintética (SAR) sobre aquellas ubicaciones críticas con una alta frecuencia de revisión.

ICEYE es la propietaria de la constelación (21 satélites) más grande de satélites SAR y la única que ofrece la entrega rápida de datos. Además, la tecnología SAR permite obtener imágenes de alta resolución de áreas durante el día y la noche, a través de capa de nubes.

· Comunicaciones. Durante los primeros días de operación, Rusia llevó a cabo ataques físicos y cibernéticos para eliminar los nodos de comunicación. La posibilidad de acceder a la constelación de satélites de SpaceX le ha permitido al ejército ucraniano mantener comunicaciones seguras y la conciencia situacional durante la guerra.

A fines de marzo de 2022, el director ejecutivo de Iridium, señaló que el uso de los servicios de comunicación satelital de la compañía había crecido aproximadamente 50 veces en Ucrania desde que comenzó la guerra.

· Armas de precisión. Para poder lograr la precisión deseada, este tipo de armamento emplea el posicionamiento, navegación y sincronización (PNT). Esto lo realiza a través de su enlace con los satélites que suministran estos datos.

El más común es el GPS (Global Position System) que depende de EEUU, pero existen otros sistemas como el BeiDou de China, Galileo de Europa y el GLONASS (por sus siglas en ruso, sistema global de navegación por satélite) de Rusia.

Tanto el sistema de EEUU como el de Rusia tienen una cobertura similar. El sistema chino viene un poco atrás en lo que respecta a cobertura y el proyecto Galileo pretende lograr una precisión 5 veces mayor que el GPS. Pero la principal ventaja de cada uno de estos sistemas es la capacidad que tienen sus propietarios de administrar el servicio y restringir el empleo a otros cuando se considere necesario.

Un problema común que afecta a estos sistemas es la interferencia que puede llevar a cabo el adversario. Si bien ambos bandos explotan sus capacidades de interferencia, se puede decir que Rusia ha afectado la precisión de los cohetes HIMARS en forma significativa, constituyendo ésta un arma fundamental para apoyar el avance de Ucrania, lo cual se observa por el alto consumo de ellos (hasta febrero ya se habían empleado unos 9.500 cohetes).

Como se puede observar en el siguiente gráfico, las interferencias del GPS han aumentado como no se había visto anteriormente, creando burbujas de interferencia que cubren cientos de kilómetros alrededor de las ciudades tácticas, según explica el director de programas de SensusQ, empresa de inteligencia de defensa de Estonia.

Fuente: https://gpsjam.org/?lat=50.43164&lon=38.93337&z=3.0&date=2023-05-23


NOTA: La información que muestra el gráfico es tomada del sistema que tienen las aeronaves comerciales que miden el nivel de la señal GPS que reciben. Se puede comparar la actividad de interferencia en el inicio de la operación militar especial y el 25 de mayo de 2023. Las áreas en color verde muestran áreas sin interferencia o muy baja, en color amarillo, nivel medio de interferencia, y rojo, nivel alto de interferencia. En las zonas sin color no hay información disponible.

La interferencia del GPS no sólo afecta los cohetes de precisión, sino también misiles crucero y drones que utilizan este sistema para su posicionamiento.

La interferencia del GPS puede afectar a otras municiones estadounidenses "inteligentes", como los proyectiles de artillería Excalibur de precisión disparados desde obuses y las bombas lanzadas desde el aire denominadas JDAM (Joint Direct Attack Munition), las cuales son particularmente susceptibles a la interferencia.



También la interferencia GPS puede estar orientada a la "suplantación de identidad" es decir, cuando se usa un transmisor de radio para falsificar una señal de GPS generando confusión.

Otra empresa que ha participado en dar apoyo a Ucrania es HawkEye 360, compañía de análisis geoespacial, que ha demostrado la interferencia del GPS en Ucrania y sus alrededores antes de la invasión rusa del 24 de febrero.

HawkEye 360 opera una constelación de satélites para monitorear señales de radiofrecuencia y señalar su ubicación. La firma demostró su capacidad para detectar y monitorear la interferencia del GPS el año pasado y ahora vende productos relacionados.



Por su lado, Rusia también espera recibir interferencias en su sistema de posicionamiento satelital GLONASS pero si esto sucediera tiene la posibilidad de utilizar un sistema terrestre más antiguo llamado Chayka. Este sistema de posicionamiento está basado en una tecnología de radio más antigua, menos preciso que el sistema satelital, pero que podría satisfacer las necesidades de empleo para algunos propósitos.

Además, Rusia no sólo posee la capacidad de llevar a cabo operaciones de interferencia electrónica de satélites y ataques cibernéticos en terminales terrestres, sino también la maniobra de satélites espías robóticos, ataques de energía dirigida en satélites y ataques con misiles anti satélites como es el sistema A-235 PL-19 Nudol.


Consideraciones finales

Militarización del espacio. Debido a la tendencia de operaciones multidominio es necesaria la presencia de redes que permitan conectar los diferentes dominios, el combatiente, el decisor y a la inteligencia disponible. Por ello, el rol de los satélites se torna cada vez más importante.

Esta dependencia del espacio genera preocupaciones de que el conflicto se podría extender más allá de la tierra, el mar y el aire, por lo cual se está militarizando el espacio donde se desarrollarán las próximas guerras.

En este sentido, Rusia y China han realizado pruebas para destruir sus propios satélites utilizando armas de energía directa como láseres o misiles disparados desde tierra y, a medida que se vayan integrando estas armas en unidades operativas, ocasionará que se incremente la probabilidad de conflictos espaciales en las próximas guerras. Estos conflictos no discriminarán entre satélites militares o civiles.

Además, como consecuencia de producirse la destrucción de satélites, sus deshechos inundarán las órbitas tornándolas innavegables y de esta forma afectarán a todo tipo de satélites sin distinción de su uso comercial, civil o de seguridad nacional.

También los citados países poseen satélites robots que se pueden ubicar próximo a otro satélite, tomarlo con brazos robóticos y sacarlo de su órbita. China tiene el Shijian-21.

Asimismo, un satélite robot de maniobra ruso llamado Luch, que es parte de la red de retransmisión de datos satelitales, parece estar apoyando el esfuerzo de guerra ruso al maniobrar y estacionarse cerca de los satélites comerciales Intelsat, que se utilizan para comunicaciones militares seguras de EEUU. Esta acción estaría indicando que los rusos pueden estar intentando robar señales de inteligencia de los sistemas.

Avances en la industria espacial. Se puede observar que la industria espacial está avanzando cada vez más a pedido de clientes de defensa con nuevas capacidades, lo que va a impulsar la construcción de satélites espía de empresas comerciales cada vez más poderosos y decisivos. Entre estas empresas podemos citar:

· Maxar News Bureau, Planet y BlackSy en la producción de imágenes electroópticas de alta resolución.

· Iceye y Capella Space en la producción de sus imágenes SAR (Radar de Apertura Sintética) que les permite penetrar densas capas de nubes, por ejemplo, como lo está haciendo en Ucrania.

· Spire Global y HawkEye 360, empresas de análisis geoespacial proveedoras de datos de radiofrecuencia que han utilizado sus satélites para rastrear los bloqueadores de GPS rusos.

Vulnerabilidades. Como se ha presentado anteriormente, las señales satelitales son susceptibles de ataques electrónicos dirigidos, por ejemplo, a terminales comerciales de SpaceX y a señales de GPS como ciberataques dirigidos a la red de banda ancha fija KA-SAT de Viasat, bloqueando miles de módems que se comunican con el satélite geoestacionario.

Otra vulnerabilidad es la disponibilidad de datos satelitales en línea, como son las aplicaciones que rastrean la ubicación de los teléfonos celulares en tiempo real, lo cual puede ser empleado para dirigir ataques a personalidades o tropas militares. Están aplicaciones fueron bloqueadas en Ucrania para evitar la posibilidad de empleo por parte de Rusia.

Resiliencia de la infraestructura espacial. De la mano de la importancia de los satélites surge la dependencia y necesidad de mantener estos activos en funcionamiento o que la pérdida de ellos no afecte la cadena de comando y control montada sobre ellos.

Por ende, países como Francia y el Reino Unido han publicado recientemente estrategias espaciales militares. Otros, como Estados Unidos, estableció la Fuerza Espacial como una nueva rama de las fuerzas armadas en 2019 mientras que otros agregaron a sus estructuras la parte espacial, como España (Ejército del Aire y del Espacio), Francia (Armée de l'air et de l'espace) y Rusia (Fuerzas Aeroespaciales de la Federación Rusa).

Por otro lado, varios países como China, Rusia, India y Estados Unidos han desarrollado capacidades anti satélite, lo que muestra que la guerra de Ucrania es un modelo probable para conflictos espaciales en guerras futuras, según el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Washington.

Rusia, si bien posee la capacidad contra espacial como se mencionó anteriormente, para cegar o dañar a los satélites que ayudan a Ucrania, todavía no lo ha hecho. Pero esto podría cambiar como represalia por la ayuda brindada por EEUU / OTAN, pudiendo ser afectados también aquellos satélites de uso comercial.

Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page