top of page
Buscar

Yemen - ¿Qué pensar de esta crisis?

           

Por Tom Cooper*

 

*Analista en defensa, historiador, editor de ACIG.info y la serie de libros @War. Entre otros, es autor del libro Moscow's game of poker - Russian Military Intervention in Syria, 2015-2017, editado por Helion & Company.       


Desde hace dos días, Estados Unidos y Gran Bretaña están "bombardeando Yemen". Es decir: los "militantes" del movimiento "rebelde" hutí que controlan el norte de ese país.



Un EF-18G armado con AGM-88 a punto de despegar del portaaviones USS Dwight D. Eisenhower el 11 de enero de 2024, para atacar objetivos en partes de Yemen controladas por los hutíes. Cabe destacar que la Armada de los Estados Unidos introdujo la práctica de sobrepintar las marcas de sus aviones involucrados en esta operación. Se sabe que participaron un total de 15 F/A-18 y EF-18.

 

Como era de esperar, tal vez también porque he escrito dos libros sobre la guerra aérea sobre Yemen de los últimos 70 años (Hot Skies over Yemen, Vol. 1, que cubre el período 1962-1994, y Hot Skies over Yemen Vol. 2, que cubre 1994-2017), muchos me preguntan qué pienso sobre este asunto.

Como tantas veces, es poco fácil entender mis puntos de vista a menos que uno conozca un poco los antecedentes de este conflicto. Y, por favor, tengan en cuenta: decir que lo siguiente está "masivamente comprimido", sería quedarse corto.

Podría decirse que todo comenzó en 1962, cuando un golpe militar apoyado por Egipto derrocó al antiguo Imamato en Saná. El último imán era muy impopular entre la población: porque estaba atrasado, aislando al país e impidiendo ferozmente cualquier tipo de progreso. Pero los británicos sabían que no era así: debido a que su gobierno odiaba al presidente egipcio Nasser, convencieron a los saudíes para que financiaran una operación clandestina en la que los veteranos militares británicos (y franceses, belgas y algunos otros) estaban entrenando y comandando una insurgencia contra el nuevo gobierno republicano apoyado por Egipto en Saná. Los británicos sabían que la insurgencia no tenía ni rastro de posibilidad de ganar la guerra, pero bueno: ya que los saudíes estaban felices de proporcionar el oro necesario: ¿por qué no?

A largo plazo, sin embargo, la participación británica condujo a una mayor participación saudí en Yemen: entre 1967 y 1970, Riad comenzó a apoyar a una camarilla de oficiales militares y comerciantes que controlaban Saná, a cambio de lo cual estos les dejaron difundir el wahabismo (religión oficial saudí, y la más militante e intrigante de todas las sectas del islam) en el país.

Esa era la parte norte del país. La parte sur estaba bajo el dominio británico: de hecho, hasta 1967 (y para abreviar la historia), consistía en el Protectorado Británico de Adén y una confederación de varias áreas tribales. En ese año, los británicos se retiraron y luego un gobierno marxista apoyado por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS/Unión Soviética) y Cuba tomó el poder, y destruyó en gran medida las estructuras tribales tradicionales, empujando a muchas de las tribus conservadoras hacia el norte.

Por sí solo, 'no hay problema'. Claro, nominalmente, la población de Yemen era predominantemente shafi (es decir, suní, calculada en alrededor del 50%), y zaidí (es decir, chiíta, calculada en alrededor del 35%). Sin embargo, excepto en la zona al norte de Saná (dominada por los zaidíes), y hasta los tiempos modernos, a la masa de yemeníes no les importaba realmente si eran shafi o zaidíes: se casaban regularmente entre sí y rezaban en las mezquitas de los demás. En todo caso, la principal diferencia entre las dos comunidades era que, históricamente, los belicosos zaidíes solían dominar a los shafis, más sofisticados y mejor educados. Pero, gracias a la difusión del wahabismo patrocinada por Arabia Saudita, hubo cada vez menos tolerancia para esto: de hecho, muchos zaidíes se trasladaron al sur (al menos a la zona de Saná), mientras que un número aún mayor adoptó el wahabismo, o al menos el salafismo y cada vez más jóvenes comenzaron a abandonar el país.

Luego llegó el año 1990 cuando, en reacción al apoyo de Saná a la invasión iraquí de Kuwait, los países del Consejo de Cooperación del Golfo –véase: Arabia Saudita, Bahréin, Qatar, Emiratos Árabes Unidos (EAU), etc.– expulsaron a más de un millón de trabajadores temporales yemeníes. Los repatriados encontraron su patria dominada por el presidente contemporáneo Saleh y su clan, además de una camarilla de comandantes militares y comerciantes vinculados a redes clientelares dirigidas por Arabia Saudita, que estaban difundiendo diligentemente el salafismo y el wahabismo apoyados por Arabia Saudita.

Estos "nuevos" o "jóvenes" zaidíes exigieron su pedazo de pastel, pero fue en vano: no solo se encontraron en desacuerdo con los jefes de las confederaciones tribales tradicionales, sino también con el gobierno de Saná. Mientras tanto, este último estaba dejando crecer el poder de tres grandes grupos islamistas:

- Los wahabistas (la futura "Al Qaeda en la Península Arábiga", AQPA), parte de los cuales se convirtieron en miembros de las fuerzas armadas y de seguridad y aumentaron al

- El Partido Islah, afiliado a la Hermandad Musulmana, y

- los llamados "quietistas" (algo así como "salafistas, al estilo yemení").

 

Durante la guerra civil de Yemen de 1994, Saleh desplegó estos grupos en apoyo de sus fuerzas armadas y conquistó el sur, concluyendo la reunificación del país. Después de esa guerra, dirigió todas sus fuerzas contra los zaidíes, lo que a su vez provocó el surgimiento del movimiento hutí.

Contrariamente a lo que muchos dicen, y aunque influenciados por teólogos educados en la República Islámica de Irán, los hutíes no tenían inicialmente una organización política o militar claramente determinada. De hecho, su estructura de mando y reclutamiento estaba anulando incluso todos los límites tribales tradicionales. Es por eso que las fuerzas armadas y los servicios de seguridad de Saleh experimentaron inmensos problemas al tratar de reprimirlos. En el transcurso de las primeras cinco de las seis guerras de la Sa'ada, libradas entre 2004 y 2010, las fuerzas armadas regulares yemeníes, y sus aliados islamistas, experimentaron una derrota tras otra.

Luego, en 2009, los hutíes –que mientras tanto se convirtieron en una potente fuerza armada, apoyados por instructores del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) y Hezbolá– cometieron un error y enviaron algunas de sus fuerzas a través de la frontera hacia el norte, hacia Arabia Saudita. Tomados por sorpresa, los saudíes sufrieron muchas bajas al principio, pero luego se pusieron en orden y llevaron a cabo una campaña muy exitosa de... erm... «Policía aérea». Esencialmente, bombardearon a los hutíes a lo largo de la frontera y en el norte de Yemen durante unos seis meses, hasta que los "rebeldes" se rindieron, se retiraron al sur de la frontera y aceptaron un alto el fuego.

Avancemos rápido, la masa de yemeníes se hartó de la corrupción y la mala gestión de Saleh: esto alcanzó tales proporciones que hasta el 50% de sus fuerzas armadas estaban al borde de un motín armado. Sin otra opción, en 2011 se dio por vencido. Sin embargo, durante los disturbios, gran parte de las fuerzas armadas y la policía se retiraron del sur y el este de Yemen, dejando a su vez que AQPA tomara el control. Y aunque que AQPA fue un aliado de facto de Saleh, durante los últimos tres meses de su gobierno, este los ignoró por completo. Fue solo una vez que Saleh salió del palacio presidencial, en septiembre de 2011, que el nuevo gobierno apoyado por Arabia Saudita lanzó una gran contraofensiva y derrotó a los yihadistas en cuestión de algo así como una semana.

Sin embargo, cuando el nuevo presidente de Yemen, Hadi (que en realidad no tenía ningún apoyo popular pero "ganó" cuasi "elecciones" de un solo candidato), intentó introducir reformas radicales, la parte de las fuerzas armadas que aún era leal a Saleh se amotinó contra su gobierno, y este proceso solo se aceleró a medida que Hadi continuaba presionando. Con el tiempo, las fuerzas armadas se desmoronaron hasta el punto de que en septiembre de 2014 a los hutíes les resultó fácil avanzar sobre Saná y poner la capital bajo su control. En enero de 2015, destituyeron a la mayoría de los comandantes militares que eran miembros del partido Islah o simpatizaban con él, luego "desaparecieron" a unos pocos miles de sus miembros. y luego arrestaron y obligaron a Hadi a renunciar, y disolvió el parlamento. En febrero de 2015, los hutíes ya estaban avanzando hacia el sur de Yemen, y sus filas aumentaron rápidamente a medida que hasta el 60% de las fuerzas armadas se unieron a ellos, más aún porque Saleh también lo hizo, trayendo consigo a la mayoría de las antiguas unidades de la Guardia Republicana (que incluían gran parte de la defensa aérea y las unidades de misiles balísticos).

Casi al mismo tiempo (principios de 2015), el gobierno de Riad, preocupado por la intervención militar iraní en Siria, estaba realmente dispuesto a lanzar su propia intervención militar en ese país. Pero –y sí: esta es otra explicación muy simplificada– el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, les dijo que se frenaran y, si tenían que hacerlo, que se preocuparan por Yemen "en su lugar". Y con los hutíes de camino a Taizz y Adén, los saudíes organizaron su propia coalición y, el 26 de marzo de 2015, iniciaron la Operación "Tormenta Decisiva" (o "Tormenta de Determinación", como se prefiera): una intervención militar liderada por Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos en Yemen.



Resultados de un ataque aéreo saudí contra una de las bases del Grupo de Brigada de Misiles de las fuerzas armadas yemeníes controladas por los hutíes, en marzo de 2015.


Aparentemente, gran parte de las ideas para esta empresa se basaron en las experiencias de la Sexta Guerra de la Sa'ada. Véase: "Unos meses de vigilancia aérea, y los hutíes se van a rendir". Y, por favor, no sean tan... "promedio" y sigan al "rebaño de incompetencia militar árabe": la coalición liderada por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos luchó muy bien. Funcionó precisamente a lo largo de la doctrina militar estadounidense, destruyó la masa de los sistemas de defensa aérea controlados por los hutíes, luego la fuerza aérea, incluso gran parte del Grupo de Brigada de Misiles (la unidad equipada con misiles balísticos); atacó y destruyó los principales nodos de mando tanto de los hutíes como de Saleh; y luego comenzó a destruir las fuerzas terrestres de la alianza entre los hutíes y Saleh. Y los saudíes también estaban lo suficientemente cuerdos como para entenderlo: si enviaban sus propias tropas a Yemen, se encontrarían luchando contra todos los yemeníes, incluidos los que (nominalmente) luchaban "por Hadi", no sólo contra los hutíes. Así de despreciados son los saudíes en el país.

Es también por eso que el elemento terrestre de la operación tardó unos meses en prepararse y, una vez que se lanzó, consistió principalmente en tropas emiratíes, bahreiníes y qataríes. Pero, una vez que se inició ese elemento, en julio de 2015, avanzó muy rápidamente. Los emiratíes (con algo de apoyo saudí) desembarcaron en Adén y desde allí avanzaron rápidamente hacia el norte y el oeste. En agosto, los bahreiníes (reforzados por fuerzas yemeníes "pro-Hadi") también cruzaron la frontera desde el norte para avanzar hacia Ma'arib. Todo salía bien. Hasta que los saudíes y sus aliados se vieron obligados a darse cuenta de que tenían muy pocas tropas para la tarea que tenían entre manos. Esencialmente, esperaban desplegar tropas de combate y dejar que los yemeníes se reorganizaran en su retaguardia. Sin embargo, los hutíes y Saleh han atacado salvajemente tanto a las fuerzas armadas regulares yemeníes como a la policía hasta el punto de que, cuando las unidades de combate de la coalición avanzaron, dejaron literalmente un "vacío" en su retaguardia: como resultado, AQPA rápidamente puso bajo su control extensiones considerables del este de Yemen, por ejemplo.

Y así, en septiembre de 2015, la coalición liderada por Arabia Saudí detuvo su ofensiva en dirección a Saná y decidió reanudarla solo después de restablecer las fuerzas armadas y la policía yemeníes y organizar la vida civil en su retaguardia.

Esa fue una decisión fatídica que les costó la victoria en esta guerra: sí, luego trajeron mercenarios extranjeros (principalmente de Sudán, pero también de Occidente, incluidos Estados Unidos y Francia) y organizaron algo así como un nuevo ejército yemení, pero esto no fue particularmente solidario para Hadi. Mientras tanto, los hutíes se retiraron hacia Saná y Hodeida, y minaron fuertemente todos los accesos al norte de Yemen: combinado con el terreno accidentado, esto hizo que cualquier tipo de avance continuo en esa dirección fuera extremadamente costoso.

A su vez, esto ganó tiempo para que el IRGC apareciera en el plan "en vigor" y ayudara a los hutíes a desarrollar sus capacidades de misiles balísticos y vehículos aéreos no tripulados, y luego comenzara a atacar los puestos fronterizos saudíes. Eso fue lo que caracterizó esta guerra durante los siguientes 6,5 años, hasta el cuasi alto el fuego mediado por China en marzo de 2022 (para asegurarse: la guerra no ha terminado realmente: de hecho, los combates continúan haciendo estragos en gran parte del sur de Yemen, desde entonces).

Ahora, a pesar de todo esto, mucha gente sigue pensando en los hutíes como una "milicia heterogénea, formada por narkomanos masticando khat todo el tiempo".

Y sobre Yemen como una "confederación tribal".

Y ciertamente es suficiente: Yemen no es un país conocido por sus científicos de cohetes.

Y, algo de eso es correcto. Por ejemplo: no se puede negar que hasta el 90% de los hombres adultos en Yemen mastican khat durante 3-4 horas al día, en promedio.

Sin embargo, contrariamente a la situación de, digamos, 2009-2010 -y aunque muchas fotos todavía los muestran de esa manera (ver más abajo uno de los ejemplos recientes)- los hutíes hoy en día no son "la típica milicia, armada con AK-47": en los últimos dos años, el IRGC se encargó de expandir enormemente sus fuerzas de misiles y vehículos aéreos no tripulados, e incluso lanzó la producción local de varios modelos de vehículos aéreos no tripulados. Además, los hutíes han reforzado significativamente sus formaciones de combate "convencionales" y han refinado constantemente su estructura de mando descentralizada -hasta el punto de que en algunas de las últimas grandes batallas de la guerra de Yemen, pequeños grupos de sus combatientes demostraron ser capaces de aferrar brigadas enteras de tropas enemigas- con la ayuda del uso extensivo de minas y artefactos explosivos improvisados (IED), por ejemplo. Además, en los últimos ocho años, los hutíes al menos superaron –si no destruyeron– gran parte de las estructuras tribales tradicionales de la sociedad yemení y unificaron a gran parte de la población. Gozan de dosis significativas de apoyo popular, y ninguna dulzura por parte de todos los posibles expertos occidentales va a cambiar esto. Esto es lo que les permitió sobrevivir entre 7,5 y 8 años de ataque militar liderado por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos que destruyó por completo la infraestructura del país.



Las fuerzas armadas yemeníes "modernas" lideradas por los hutíes tienen experiencia en combate, están bien versadas en todo tipo de trucos y despliegan una amplia gama de armamento. Algunos de estos últimos consisten en combinaciones muy inusuales, a menudo inesperadas, de alta tecnología y equipos relativamente primitivos, a veces obsoletos. En este sentido, no se puede negar: el intento liderado por Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos de "desarmar" a los hutíes ha fracasado, masivamente. Al igual que el intento saudí de convertir a la mayor parte de Yemen al wahabismo. Ahí, sin embargo, es donde terminan los paralelismos con la invasión rusa de Ucrania.

No hay que equivocarse y declararlos "representantes de Irán": los hutíes dependen del apoyo iraní para la masa de sus armas pesadas, claro. Pero vivimos en el siglo XXI y la fabricación de drones no es una disciplina reservada a las grandes potencias. Además, los líderes hutíes actúan independientemente de Teherán y persiguen sus propios intereses. Uno de ellos es una confrontación con Israel, lo cual es bueno para la popularidad de ese liderazgo en el país, y para ganarles aún más apoyo de Teherán, que le está haciendo el juego a los Guardianes de la Revolución Islámica. Mientras tanto, no sólo controla la mitad del Líbano, la mitad de Siria y gran parte de Irak, sino que ahora puede afirmar que también controla la mitad de Yemen; de esa manera, está "invadiendo" Arabia Saudita (donde, por cierto, gran parte de la población está compuesta por chiítas) y "confrontando activamente a la entidad sionista", que la está haciendo popular en casa, y también en amplios círculos en el extranjero (y eso sí: incluso cuando el IRGC no está directamente involucrado en una confrontación con Israel, lo que a su vez solo está haciendo que las cosas sean francamente cómodas para Teherán).

Así es como los hutíes estaban más que felices de comenzar a disparar misiles balísticos y vehículos aéreos no tripulados contra Israel, en octubre, y luego, ciertamente con el apoyo del IRGC, comenzar a atacar barcos mercantes propiedad de Israel o en camino hacia Israel y pasar el estrecho de Bab al-Mandeb (que conecta el Mar Rojo con el Golfo de Adén y, por lo tanto, el Océano Índico: la principal aproximación al Canal de Suez desde el sur).

 


Concentración de buques de guerra extranjeros en el sur del Mar Rojo, el Golfo de Adén y el Océano Índico a diciembre de 2023.

 

Cuando los estadounidenses y otros aliados hicieron todo lo posible para detener tales operaciones hutíes, el resultado fue una escalada: los hutíes comenzaron a atacar cualquier barco que pudieran detectar, incluidos los buques de guerra de la Marina de los Estados Unidos.



Ataques hutíes conocidos contra buques internacionales en el estrecho de Bab al-Mandeb antes del 26 de diciembre de 2023.

 

Una excusa "lógica" era entonces que Estados Unidos (y Gran Bretaña) "no tenían más remedio que lanzar ataques". Por supuesto, siempre hay una opción diferente, pero, tradicionalmente, tanto para Washington como para Londres, son todas las demás opciones las que son simplemente inaceptables.

El punto es: pensar que los hutíes podrían "replegarse", o al menos que los estadounidenses y los británicos podrían "dar una lección a los hutíes", al menos "impresionarlos" de alguna manera. Claro, a excepción del gasto de misiles que cuestan millones cada uno para hacer estallar refugios vacíos alrededor del Aeropuerto de Saná, es probable que los ataques aéreos y con misiles de EE.UU. y Gran Bretaña destruyan este o aquel radar operado por los hutíes para monitorear el tráfico internacional frente a la costa del Mar Rojo bajo su control. Tal vez incluso algunos de los lanzadores.

Pero el problema es que ni Estados Unidos ni el Reino Unido pueden seguir llevando a cabo este tipo de operaciones durante períodos de tiempo más largos. Al menos no más de unos pocos meses, excepto que ambos siguen obsesionados con la misma misión que domina su política durante décadas, por supuesto. Los hutíes y los Guardianes de la Revolución Islámica son de Oriente Medio; Los enfrentamientos de este tipo son excelentes para ellos también en lo que se refiere a encubrir el "arraigo" de sí mismos en la población local; y han demostrado ser capaces de reabastecerse con armamento cada vez más avanzado a pesar de los años de bloqueo de las costas yemeníes. Lo que significa que no hay forma de que esta operación pueda afectar algo así como la "seguridad de tránsito" para el estrecho de Bab al-Mandeb a largo plazo, lo que a su vez significa que Israel, junto con gran parte de Occidente, va a seguir experimentando retrasos y costos crecientes de las importaciones de diversos bienes de Asia, lo cual es tan malo también porque EE.UU. y Occidente ya están ocupados con los conflictos en Ucrania e Israel/Palestina, y todo el tiempo vigilando nerviosamente por encima del hombro en dirección a China, debido a Taiwán.

En otras palabras, esto no va a traer "paz y estabilidad" a Oriente Medio: mientras tanto, desde hace 106 años, tanto Estados Unidos como Gran Bretaña sólo se han destacado por llevar algo más que la paz a esa parte del mundo. Y sin paz, tampoco habrá seguridad para Israel.

Pero bueno, hay mucha gente que cree en cosas mucho más ridículas.

Комментарии


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page