Buscar

¡Ases en picada! La campaña de empleo aire-tierra en la formación de pilotos de combate de la FAB

Al completar el Curso de Capacitación para Oficiales de Aviación en la Academia de la Fuerza Aérea (AFA), en Pirassununga (SP), los recién declarados Aspirantes a Oficiales de la Força Aérea Brasileira (FAB) proceden al Ala 10, en Natal (RN) donde toman el curso de especialización en la rama aviación en la que seguirá sus carreras.

Aquellos que optaron por aviación de caza se unirán al 2º/ 5º GAv “Esquadrão Joker”, volando los turbohélices Embraer A-29B Super Tucano.

Durante aproximadamente 10 meses, los estudiantes completan el módulo básico, que consiste en adaptarlos a la aeronave, sus sistemas, explorar maniobras básicas, procedimientos de emergencia y seguir la misma ruta en vuelos nocturnos. La progresión incluye vuelo en formación con dos aviones, navegación táctica con dos y cuatro aviones, entrenamiento operativo, navegación de contacto y radionavegación.

En el módulo avanzado, el aspirante pasa a explorar el sistema de armas del A-29 y las tácticas y doctrinas de aviación de caza a este respecto.




Potencia de fuego y tecnología de combate de cuarta generación

El Super Tucano es conocido por su gran potencia de fuego y la variedad de armas que puede llevar. Tiene capacidad para 1.550 kg de cargas externas que se pueden combinar en diferentes tipos de configuraciones.

Orgánicamente, tiene dos ametralladoras FN Herstal M3P de .50 pulgadas (12,7 mm) integradas en sus alas, con 250 disparos cada una. En los cuatro soportes subalares y uno ventral puede transportar bombas de propósito general Mk 81 (119 kg), BAFG-120 (nacional, 128 kg), Mk 82 (227 kg), BAFG-230 (248 kg), lanzacohetes Equipaer EQ − LMF −70/7, para siete cohetes de 70 mm cada uno y Equipaer EQ-LMF-70/19, para 19 cohetes de 70 mm cada uno.



Para el entrenamiento, puede llevar el pod SUU-20 con capacidad para seis bombas de ejercicio BDU-33 (o la BEX-11 nacional) y cuatro cohetes de 70 mm. Los tanques de combustible externos incluyen hasta tres, uno ventral y dos subalares, de 294 litros cada uno. Pueden emplear una torreta Star Safire I, pero no se usa en las instrucciones del Esquadrão Joker.

El Super Tucano es una plataforma ideal para entrenar al piloto de combate de la FAB. Eso es porque reúne una serie de tecnologías que son similares a las que encontrará el estudiante al volar el Northrop F-5EM, el Embraer AMX A-1M y, próximamente, el F-39 Gripen.

Esto incluye la simbología que presentan las dos pantallas multifunción en color de 6x8 pulgadas cada una; el head-up display (pantalla digital a la altura de los ojos) que muestra información táctica y de vuelo clave para el piloto, lo que le permite centrar su atención en el exterior en lugar de tener que controlar estos parámetros mirando el tablero de instrumentos, la presencia del enlace de datos y el sistema HOTAS (hands on throttle and stick), en el que los principales comandos tácticos y de vuelo se concentran en el bastón y la palanca de potencia.

Al comienzo de la operación del Super Tucano como plataforma de entrenamiento de pilotos de combate, existía la duda de si el estudiante necesitaría hacer la transición a un jet antes de progresar a los tipos jet o supersónicos. Sin embargo, el tiempo ha demostrado que la tecnología integrada es más importante en el proceso de formación que la motorización en sí.


Lluvia de fuego en Maxaranguape

“Ases en picada”. El mensaje breve y objetivo escuchado por la radio indica que el piloto, en unos segundos, abrirá fuego con su armamento en el polígono operativo de Maxaranguape, cerca del Ala 10, para realizar trabajos armados en misiones de entrenamiento aéreo con Super Tucano.

“Al iniciar la campaña de empleo aire-tierra del Curso de Especialización Operacional en Aviación de Combate (CEO-CA), los futuros pilotos de combate de la FAB podrán operar el Super Tucano como plataforma de armas, utilizando diferentes modalidades de empleo de armas contra objetivos terrestres. En esta fase, los futuros pilotos serán entrenados para realizar las funciones de alas operativas de un escuadrón de aviones de combate y emplearán el Super Tucano equipado con lanzacohetes, lanzabombas de ejercicio y ametralladoras. De esta forma, estos jóvenes soldados dan el primer paso en su entrenamiento para el uso de armas en la plataforma A-29 en todo su rango de armas. Esta ocasión también marca el inicio del ciclo de la fase avanzada del curso. Este ciclo finalizará con el uso de bombas reales, del tipo de uso general, que consagrarán el fin de la etapa de entrenamiento a las alas operativas de la aviación de caza”, explica el teniente coronel José de Almeida Pimentel Neto, comandante de la 2º/ 5º GAv “Esquadrão Joker ”.

Maxaranguape ofrece una estructura moderna y segura para este tipo de actividad, que cuenta con un equipo de tierra encargado de mantener los objetivos y comprobar los aciertos de cada uno de los alumnos durante las misiones.



“Este momento en la vida de estos futuros pilotos de combate se ve como un punto de inflexión, ya que es el primer contacto de los aspirantes a CEO-CA con las misiones, per se, inherentes a la aviación de combate: el empleo del armamento real. Con esta formación técnica, el pasante habrá adquirido las habilidades necesarias para realizar algunas acciones de la Fuerza Aérea, como Ataque y Reconocimiento Armado, en las fases más avanzadas del curso y en su vida operativa. Además, los conocimientos básicos adquiridos en esta ocasión servirán como pilares sólidos para que los pilotos continúen su progresión operativa en los escuadrones del Tercer Grupo de Aviación con titulación como Controladores Aéreos Avanzados, misiones empleadas por el Super Tucano en escenarios de apoyo a Fuerzas de Superficie.

Los aspirantes a pilotos de combate afirman que este es uno de los momentos más esperados por quienes siempre soñaron con ser pilotos de esta aviación. Al mencionar la aviación de combate, inevitablemente pensamos en el uso de armamento contra algún objetivo. Por tanto, esta fase es sumamente motivadora para los pasantes, ya que reconocen su evolución como pilotos y su avance en las misiones con creciente responsabilidad y complejidad”, completa el Teniente Coronel Pimentel.

Posteriormente, los estudiantes ingresan a la etapa de tiro aire-aire, donde también explorarán otras técnicas y doctrinas de combate aéreo como maniobras básicas 1v1, intercepción de vectores por controladores terrestres, ataque operativo, escolta y otros.

Al finalizar el curso, los estudiantes son declarados subtenientes y habilitados para volar como alas, en la posición número 2 en una formación con dos aviones, y en la posición 2 y 4 en una formación con cuatro aviones.

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina