top of page
Buscar

Cuando la eyección es solo una parte de la historia

John Nichol habló con Pucará Defensa sobre su último libro en el que toca con brillantez un tema tan apasionante como el de las eyecciones y todo lo que hay detrás de ellas.


Por Santiago Rivas


La aviación de caza, a medida que evolucionó a aviones más rápidos, generó la necesidad de desarrollar sistemas que permitan a los pilotos salvar su vida ante la imposibilidad de simplemente saltar en paracaídas.



Entrevistamos a John Nichol nuevamente, esta vez sobre su último libro “Eject! Eject!” que hace una historia de las eyecciones a través de quienes las experimentaron. Como contamos en la entrevista anterior (https://www.pucara.org/post/tornados-en-el-ojo-de-la-tormenta-una-charla-con-john-nichol), John tuvo que eyectarse de su Tornado cuando junto a su piloto fueron derribados en su primera misión en la Guerra del Golfo en enero de 1991. Su experiencia lo llevó a indagar más sobre aquel engendro de metal que llevan buena parte de las aeronaves militares y que han salvado la vida de miles de tripulantes desde que fueron inventados.

Esa investigación, que incluye un extenso capítulo sobre la Guerra de Malvinas y fue el motivo por el que inicialmente tomamos contacto, lo llevó a escribir este libro fascinante, sobre un tema poco conocido, ya que, si bien todos los que se interesan por la aviación militar conocen sobre la función de los asientos eyectables, pocos saben sobre su evolución y sobre cómo a veces algo tan breve como una eyección genera toda una historia de vida que vale la pena ser contada.

A través de sus páginas, John narra de una manera atrapante y llena de detalles, la evolución de los asientos, con un mayor foco en la historia de Martin Baker, uno de los más famosos fabricantes, pero contada a través de quienes se eyectaron y cuyas experiencias fueron más allá de una simple eyección, las cuales la excelente narrativa de John vuelve, sin dudas, mucho más fascinantes.

Además, da detalles sobre cómo se fueron resolviendo los distintos aspectos técnicos de las eyecciones, como los casos de eyecciones a muy grandes alturas, en vuelo supersónico o en grandes bombarderos, donde el ingenio se puso a prueba al máximo.


John Nichol con un Tornado detrás, modelo en el que tuvo que eyectarse sobre Irak en 1991.

El libro se remonta a cómo la muerte de Valentine Baker en 1942, socio de James Martin en la fabricación de aviones, llevó a este último a buscar el desarrollo de un mecanismo que permita al piloto salvarse cuando las condiciones no permitían saltar en paracaídas por sus propios medios, aunque comienza contando la eyección de Joe Lancaster, el primero en usar un asiento Martin Baker en una emergencia real en 1949.

Conocía a Joe desde hace años y sabía que había sido la primera persona en eyectarse, pero nunca había pensado mucho en ello. Y una vez estábamos hablando de eso y pensé, ‘su descripción de la eyección, que tomó más de 30 segundos, fue increíble’. Y luego estaba sentado con algunos amigos tomando una cerveza, uno fue mi padrino en mi boda, y yo fui padrino en su boda, y había olvidado que él se eyectó, siete u ocho meses antes que yo y es que se convirtió en una parte tan normal de la vida militar. Pero cuando miré algunas de las historias pensé que iba a hacer un gran libro y una gran historia” empieza contando John, y es que normalmente para muchos de los pilotos que se eyectan esto es solo parte de su carrera y muchos cuando hablan del tema solo dan algunos pequeños detalles, pero no hablan mucho al respecto. Algo fascinante del libro es que no solo cuenta las historias, sino que también describe cómo evolucionó el sistema a lo largo de los años desde los primeros asientos eyectables de Martin Baker.

A través de las primeras pruebas, la experiencia en Corea con asientos bien primitivos, la evolución en Vietnam y otros conflictos, pasando por Malvinas, la Guerra del Golfo y el conflicto en Kosovo, con la historia del derribo del F-117, así como a través de distintos accidentes en tiempos de paz que fueron importantes en el desarrollo de los asientos, John va sumergiendo al autor en la comprensión de uno de los sistemas más complejos para salvar vidas que existe en la aviación.



Pucará Defensa: ¿cómo fue tu investigación y cuáles fueron las partes más importantes en esta historia?

John Nichol: Creo que lo más importante es que lo dijiste al principio, probablemente el 99% de las eyecciones son eyectarse, aterrizar, recoger tu paracaídas, ir al bar, tomar una cerveza y volver a volar en uno o dos días. Y ciertamente, en tiempos de guerra en las Malvinas, en el Golfo, en Corea, eso fue ciertamente lo que sucedió. Pero, de vez en cuando, hay algunas historias excepcionales y he elegido esas. Pero lo que es fantástico es que algunas de las personas se habían eyectado antes, como fue Ash Stevenson, que se eyectó del Harrier con la cadete femenina en el asiento trasero. Se había eyectado unos meses antes y literalmente recogió su paracaídas y caminó por el campo. Y luego estuvo involucrado en este asombroso incidente, que ayudó a dar forma a la manera en que se diseñaron los asientos eyectables, especialmente cuando las mujeres comenzaron a volar. Y otro caso, Ian McLean, que se eyectó justo antes de la Guerra del Golfo y se quebró sus piernas por la mitad, pero se había eyectado unos años antes, aterrizó en el campo, se levantó y se fue. Y luego tienes esta experiencia asombrosa y completamente diferente de qué cambios ocurrieron en el sistema de eyección, y fueron los cambios los que me parecieron realmente interesantes, porque nunca pensé en ello. El asiento está ahí, está solo en el avión. Y una de las secciones en el libro es sobre Malvinas, obviamente con los pilotos argentinos y los británicos y sus diferentes experiencias en el asiento eyectable y diferentes experiencias de eyección, también fue muy revelador. No había oído hablar de algunos de los fallos de los sistemas de eyección Skyhawk (N. del A.: se refiere a los asientos del A-4Q y la eyección fallida del capitán de navío Zubizarreta) hasta que estaba leyendo algunos de tus trabajos y luego juntándolo con otras personas que sabían algo sobre sus historias. Por lo tanto, había tantas historias realmente interesantes y emocionantes que contar mientras narraba la historia del sistema desde la década de 1940 hasta el final.


PD: Una de las cosas más fascinantes del libro es que cuentas la parte técnica, que no encontré en otro libro, pero también la historia de vida de las personas que se eyectaron y cómo les funcionó el asiento. Como dijiste, en algunos casos, no pasó nada, simplemente tomaron su paracaídas al aterrizar y otros lograron sobrevivir muy difícilmente. No sabía, por ejemplo, la parte sobre el Mark I y el sistema manual para liberar el asiento.

JN: No conocía ese aspecto de la historia, no sabía que la primera persona que se eyectó fue un alemán en 1943, ni siquiera había escuchado esa historia. Y aunque conocía la historia de Joe Lancaster, realmente no había comprendido el proceso de su eyección en comparación con mi eyección, 40 años después, la diferencia es asombrosa. Por lo tanto, fue un viaje de descubrimiento realmente interesante.


Presentación del libro en Londres, con varios de los protagonistas, cuyas eyecciones son narradas por Nichol en el libro.

PD: Para mí fue llamativo porque aquí tenemos la primera eyección en América Latina, que de hecho falló. Fue en 1951 con el avión de combate llamado Pulqui 2, que fue diseñado por Kurt Tank y tenía un asiento eyectable Mk I, el primer prototipo se perdió, el piloto, que no tenía experiencia en el avión se eyectó, pero cayó con el asiento, sin separarlo. Y aprendí por qué falló debido a tu libro, este piloto no tenía entrenamiento sobre el uso del asiento eyectable y probablemente no sabía cómo operarlo.

¿Cómo seleccionaste esas historias, las personas a entrevistar?

JN: En primer lugar, en todos mis libros, Santiago, hablo del aspecto técnico, pero, como en los otros que he escrito antes de Eject! Eject!, está el libro sobre el Lancaster, el del Tornado, sobre el Spitfire, todos incluyen historias humanas. Ese es mi punto de venta y por eso son best sellers. Si fuera solo un libro técnico sobre tuercas, pernos y explosivos, no serían tan populares, así que siempre busco grandes historias humanas. De personas con las que podía hablar e interactuar para obtener su historia y elegir experiencias que ayuden a ilustrar la historia del asiento eyectable porque hay miles, algunas personas me han dicho '¿por qué no cubriste esta eyección?' '¿Por qué no cubriste esto?', porque el libro tendría 1.000.000 de palabras en lugar de 150.000, por lo que es elegir las historias humanas más emocionantes que cuentan algo realmente atractivo para ayudarme a ilustrar el hilo subyacente del libro.



PD: ¿Y cómo los encontraste? Porque, si bien la mayoría de los casos son de la Royal Air Force, por lo que tal vez los conozcas de tu carrera, cuentas muchas historias de pilotos estadounidenses y de otras partes del mundo. ¿Cómo hiciste los contactos y la investigación para obtener esas historias? Porque no es fácil encontrar quién tiene una historia interesante que contar.

JN: Me enfoqué a las redes sociales, Internet, Google es tu amigo. Entonces, la historia sobre el piloto estadounidense del Lightning, el oficial de intercambio que murió en el Mar del Norte, encontré a su hijo, creo que en Facebook, y le envié una línea y puedo decirle a alguien: 'Mi nombre es John Nichol, serví en la Royal Air Force. Volé Tornados y me eyecté. Y puede que recuerdes el incidente'. Y luego decir 'Realmente estaría interesado en hablar sobre tu historia', y la gente dice: 'bueno, sé quién es ese tipo'.

Y con el piloto furtivo que fue derribado en Serbia, la búsqueda en Internet arrojó la Asociación de Cazadores Furtivos o algo así, y de nuevo, les escribo por correo electrónico diciendo 'esto es lo que soy, esto es lo que estoy haciendo'. A veces estas personas son bastante secretas, por lo que normalmente no dan ningún detalle, pero recibí una respuesta y dijeron ‘sabemos quién eres, le pasaremos tu mensaje a Dale’ y un día después, algo apareció.


PD: A veces la gente no se da cuenta de que sus historias son interesantes. Dicen que tal vez no tienen nada que contar, o a veces se sorprenden de que estés interesado en su historia.

JN: Definitivamente. Y mucha gente dirá que nadie está interesado en eso. La historia de una persona no haría un libro, pero la emocionante historia de una persona junto a otras 20 historias emocionantes realmente lo hacen. Y la parte de Vietnam, el tipo que fue derribado dos veces en Vietnam. Su historia aparece en el transcurso de 1/3 del libro simplemente porque se entrelaza dentro y fuera, por lo que fui eligiendo la mejor historia para ayudar a ilustrar algo.


En 1991, Kate Saunders y Ashley Stevenson golpearon pájaros cuando volaban en un Harrier a 250 pies. Se eyectaron, pero ella aterrizó demasiado cerca del avión estrellado y se quemó terriblemente. Aunque gravemente herido, él la arrastró fuera del fuego, salvando su vida.

PD: La forma en que cuentas la historia la hace atractiva. Y pones muchos detalles sobre lo que estaba sucediendo, por lo que el libro es muy fácil de leer, así como explicas las partes técnicas de los asientos.

JN: Creo que el primer asiento era simplemente una silla de metal con una bomba. Y luego James Martin, y obviamente esto estaba sucediendo en diferentes partes del mundo con diferentes fabricantes de asientos, tenía el impulso para que fuera automático. Para que no tuvieras que hacer nada, solo tenías que tirar de la manija y todo lo demás sucedería. Así que ese fue el primer desarrollo importante, y luego, por supuesto, pasar de lo que eran asientos explosivos a asientos de cohetes. Para que sepan que ese fue un cambio masivo en el que pasaron de una explosión a asientos asistidos por cohetes, fue simplemente enorme y obviamente salvó muchas vidas, evitó muchas lesiones y pasó del asiento básico a un asiento eyectable 0-0. Y ahora a un asiento totalmente computarizado que está vinculado a la aeronave, que está hablando con la aeronave en el F-35 y en otros aviones que pueden ajustar su trayectoria, y en el F-35 puede eyectarse automáticamente, porque puede tomar la decisión más rápido que el piloto. Entonces, son desarrollos enormes.


PD: Es interesante también cuando hablas del cambio que significó cuando las mujeres empezaron a volar en aviones de combate, cómo tienen que adaptar los asientos para ellas, pero inicialmente no se había pensado. Entonces, como cuentas en el caso de la eyección del Harrier, el asiento no estaba preparado para ella.

JN: No creo que alguien pensara en eso, lo harías ahora, pero a principios de la década de 1990, nadie pensaba en la diferencia de peso y masa corporal, y algunas de las primeras mujeres ponían libros pesados en sus trajes Anti-G para hacerlos más pesados.


PD: ¿Cuál es tu futuro proyectos de libro?

Tengo 50.000 palabras del próximo libro, pero sigue siendo un secreto, porque no va a salir hasta dentro de un año y medio, pero es algo completamente diferente. No se trata de un objeto o un avión. Se trata de un tipo de tema militar muy, muy diferente. Así que ha sido una forma muy interesante de comenzar un viaje distinto. Entonces, ese será el libro 19.

Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page