Buscar

FAdeA y los AB-206 para el Ejército Argentino

En nuestra visita a FAdeA visitamos el hangar en donde la empresa, junto a Redimec, trabaja en la recorrida y modernización de los Agusta Bell AB-206 para el Ejército Argentino.


Por Santiago Rivas


El Ejército Argentino finalmente compró en 2017, luego de unos ocho años de negociaciones, un lote de 20 helicópteros Agusta Bell AB-206B-1 del gobierno italiano, el cual los había empleado con los Carabineros. Los helicópteros se pagaron un total de 2.6 millones de Euros, aunque era necesario, por un lado, ponerlos en servicio, y, por otro, modernizarlos para que puedan cumplir con la normativa de aeronavegación militar y servir de manera segura. Esto es no solo porque los helicópteros contaban con su equipamiento original de comienzos de los años 70, sino porque no tenían certificación civil, ya que siempre habían operado dentro de la órbita militar italiana, lo que impedía certificarlos en la Argentina. Actualmente, las aeronaves militares argentinas operan dentro del Reglamento de Aeronavegabilidad Militar, que cumple con características similares a la normativa civil.

Si bien inicialmente los 20 helicópteros irían todos para el Ejército, como parte de un acuerdo por la transferencia de dos helicópteros Bell Huey 2 de la Gendarmería Nacional hacia el Ejército, se acordó que la fuerza cedería cinco aeronaves al Ministerio de Seguridad, que decidió destinar dos a la Prefectura Naval y tres a la Gendarmería. Sin embargo, para esos cinco aparatos solo se contrató su puesta en servicio, sin modernización, lo que ha llevado a que dichas fuerzas decidan no aceptarlos, ya que no tienen certificación civil. Por otro lado, de los quince a ser modernizados, uno fue modificado en Italia para servir de demostrador y entrenador, mientras que la modernización fue desarrollada por la empresa Redimec, contratándose a FAdeA para su implementación, junto a la recorrida y puesta en servicio de las aeronaves.



A comienzos de 2020 se entregó el primer aparato modernizado localmente, junto al modificado en Italia, seguidos por otros dos en abril de ese año (junto a dos para la Gendarmería y uno para la Prefectura Naval, a los que luego se unió otro para la última fuerza).

En julio de 2020 se contrató el trabajo en cinco ejemplare adicionales, de los cuales uno irá al Ministerio de Seguridad, por un total de 1,5 millones de dólares.

Dialogando con el personal de FAdeA a cargo del programa, explicaron que el primer trabajo es la vuelta al servicio de las aeronaves, que ya hace unos 11 años que no vuelan.

La modernización abarca “toda la parte de tableros, se reemplazan pantallas. Esto arranca con FAdeA por el año 2018, en el cual todas estas aeronaves se encontraban en Campo de Mayo en depósitos del Ejército y son trasladadas aquí para que le hagamos una inspección mayor y además una inspección especial por prolongado estacionamiento. En lo cual se revisan todas las partes de la aeronave en busca de defectos ocultos o corrosión o algún deterioro ocasionado por el estacionamiento. Ahí se desarma íntegramente el helicóptero” explican.



La inspección abarca absolutamente todos los componentes del helicóptero, inclusive los patines, además de todos los componentes dinámicos y el motor, la parte de electricidad y aviónica, combustible, etc. Además, se renuevan todos los tapizados y correajes y se instala un interior nuevo, reemplazando paneles plásticos por un recubrimiento ignífugo. “Esto nace con el primero del lote, que lo hizo Leonardo en Italia. Fue al que se le hizo la primera vuelta de servicio y la gente de Ejército fue a Italia a capacitarse en lo que es el mantenimiento mayor de estos helicópteros. Una vez que vienen acá, en un trabajo en conjunto con el Comando de Aviación de Ejército, en el cual ellos comienzan a hacer las inspecciones y nosotros dando soporte y apoyo, fuimos de a poco adquiriendo la capacidad para poder procesar todos estos elementos, quedándonos solamente la parte de componentes dinámicos, que hoy en día queda a cargo del Ejército, pero por una cuestión de tiempo, nosotros tenemos que seguir procesando conjuntos para lograr el aprendizaje suficiente para obtener la capacidad y ya independizarnos. Siempre estuvimos trabajando de forma conjunta, para obtener la habilitación formal de parte de la autoridad”.

En la visita a FAdeA pudimos ver los aparatos que están trabajando con el contrato actual, de los que ya el AE-315 (CC 83 / c/n 9201) comenzó sus vuelos de prueba el pasado 5 de agosto. Los otros eran el AE-317 (CC 73 / c/n 9191), AE-318 (CC 69 / c/n 9187), AE-323 (CC 67 / c/n 9185), TBD y el AE-329 (CC 70 / c/n 9188), de los cuales el último solo será recorrido y pintado para entregar al Ministerio de Seguridad.

En el año 2019 se procesaron 7 helicópteros para la vuelta al servicio y 3 de ellos modernizados, mas un cuarto, que es el AE-310 que se modernizó en Italia. El contrato de este año abarca estos 5 helicópteros y los 7 restantes son los que procesaremos a futuro. De este lote el Ejército trabaja en acuerdo con el Ministerio de Seguridad, cede 5 helicópteros, de los cuales 4 han sido del contrato pasado. Y de esos 2 fueron para Prefectura y 2 fueron para Gendarmería, quedaría uno para entregarles, que todavía no sabemos para donde va, por el momento sale pintado de primer hasta que decidan a cual de las fuerzas va. Nuestro cliente es el Ejército. Si ejercito lo pide pintarlo de tal o cual forma nosotros atendemos esa necesidad” explican.



La modernización

La modernización parte de un requerimiento de Ejército, primero que nada, recuperar ciertas capacidades y después normalizar toda la flota. En su momento tenían varias cuestiones que impedían la aceptabilidad por parte de la autoridad. Así que se fue avanzando en ese sentido y se pudo desarrollar toda la modernización. El desarrollo en sí estuvo a cargo de la empresa Redimec, que fue aprobado por FAdeA, que hizo toda la instalación y ensayos. Realmente tanto con el Comando de Aviación de Ejército como con la gente de Redimec hemos tenido muy buenos resultados y estamos ampliamente satisfechos con la calidad de los servicios prestados. Se ha logrado hacer una sinergia muy interesante en la cual hay gente de Redimec trabajando de forma permanente. Y lo bueno que se pudo lograr este año fue que la modernización se incluyó dentro de la inspección propiamente dicha. No así, por unas cuestiones programáticas del lote pasado, que primero se hizo la vuelta en servicio y después se modernizó” contaron desde FAdeA. Esto último permitió simplificar el trabajo, ya que de la otra manera era necesario duplicar ciertos controles durante el proceso

La modernización que equipos incluye la instalación de sistemas de “estantería” (de fácil disponibilidad en el mercado), con un kit que incluye una aviónica Garmin G500TXi con un panel multifunción táctil de 15,6 pulgadas con visión sintética, un navegador Garmin GTN 650 Xi, un ADS-B Out y un horizonte electrónico de standby L3 Harris. La experiencia de uso por parte del Ejército durante 2020, con más de mil horas voladas, llevó a que en 2021 se haga un pequeño upgrade de la iluminación de la cabina, que será instalado también en los aparatos ya entregados.





Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina