Buscar
  • Joao Paulo Moralez

La defensa antiaérea de la Força Aérea Brasileira

La presencia de grupos de defensa antiaérea en la Força Aérea Brasileira no es inédita, pero ha ido ganando cada vez más notoriedad en los últimos años.

Durante el Ejercicio Operativo Tápio 2020, la Força Aérea Brasileira (FAB) empleó no solo aviones, sino que colocó otras fuerzas en contexto para mantener su entrenamiento en un entorno operativo y actuación integrada.

En este sentido, cabe mencionar la presencia del 1er Grupo de Defensa Antiaérea (GDAAE), que participó como fuerza irregular opositora, simulando ser grupos de guerrilleros. Sin embargo, el 1ª GDAAE aprovechó la oportunidad para adiestrar nuevos equipos, capacitar y desarrollar doctrinas.



Brasil tiene actualmente tres grupos. El 1º GDAAE en Canoas (RS), el 2º GDAAE en Manaus (AM) y el 3º GDAAE en Anápolis (GO). El 3 de abril de 2016 los grupos fueron organizados en la 1ª Brigada de Defensa Antiaérea, cuya sede se encuentra en Brasilia y subordinada al Comando de Operaciones Aeroespaciales (COMAE). Los grupos ya han actuado en varios eventos importantes como los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río 2016 y la Jornada Mundial de la Juventud en 2013.

Con la misión de defensa antiaérea de punto y zonas sensibles del país, los grupos están equipados con los MANPADS de muy corto alcance de fabricación rusa Igla-S, misiles guiados por infrarrojos con un alcance máximo de aproximadamente 6 km y que pueden alcanzar objetivos que vuelan a 3.500 m de altura.

Durante el ejercicio, la 1ª GDAAE participó en fracciones, compuesta por un sargento comandante de la unidad y un cabo francotirador.

El Sargento recibe la información del objetivo, como su dirección, desde un Centro de Operaciones, a través de canales de comunicación VHF, HF o telefonía satelital, dirigiendo al Cabo hacia el objetivo.



La fracción se puede reforzar con la presencia de un soldado amunicionador, figura que no estuvo presente en el ejercicio. El GDAAE también tiene radares terrestres SABRE M60 capaces de buscar hasta 40 objetivos simultáneamente a una distancia de 60 km.

Para el ámbito de Tapio, el Igla-S recibió el módulo de entrenamiento DART, el cual, a través de la georreferenciación, registra la información de posición y azimut en el momento del enganche simulado por la fracción. Estos datos se insertan posteriormente en el software de planificación de misiones aéreas de la FAB, que compara los parámetros de la envolvente operativa del misil con los de la aeronave. Así, es posible saber si el objetivo estaba enganchado, si el misil se utilizó correctamente dentro de sus parámetros, si dio en el objetivo y si la aeronave, en ese tiempo, logró cumplir su misión.


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

Descargo de responsabilidad: Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan la opinión de Pucará Defensa.

© 2020 Pucará Comunicación