Buscar

La Fuerza Aérea Argentina moderniza sus aviones

Por José Javier Díaz


En los últimos tiempos la Fuerza Aérea Argentina comenzó a modernizar varios de sus Sistemas de Armas con más años en servicio a fin de actualizar sus equipos y prestaciones acorde a los mejores estándares tecnológicos, operativos y de seguridad para sus tripulaciones. Analizamos la modernización de los Cessna 182, Piper PA-28, Learjet L-35 y la prevista para los Tucano.


Debido a los fuertes recortes de presupuesto que año tras año padece la Fuerza Aérea Argentina (FAA), su flota de aeronaves en dotación presenta una antigüedad en promedio de casi 40 años.

Pese a los múltiples requerimientos elevados por la FAA -año tras año- al Ministerio de Defensa (MINDEF) para prever la incorporación de nuevos Sistemas de Armas (SdA) con los cuales reemplazar los que van llegando al fin de su ciclo de vida útil o que requieren una modernización para mantenerlos en servicio, la falta de interés político por la Defensa Nacional se ha traducido en que actualmente se aprecia una obsolescencia en bloque de la mayoría de los principales medios de la Fuerza Aérea, situación que se replica en el Ejército Argentino y la Armada Argentina.

Con una flota aérea cuyos modelos tienen, en promedio, cuatro o más décadas en servicio, la Fuerza Aérea Argentina ha debido encarar una serie de proyectos de modernización que le permitan seguir volando sus aeronaves.



La discontinuación de las cadenas de producción, la cada vez más onerosa y compleja obtención de repuestos y rotables, el enorme salto tecnológico que se dio en materia de sistemas de aviónica y comunicaciones, etc., incidió para que la FAA evaluara la desprogramación de varios modelos de aeronaves en su inventario, incluso teniendo un elevado margen de horas de vuelo remanentes debido a su empleo sub-óptimo por falta de recursos para actividades operativas y/o de mantenimiento.

En este marco, la FAA evaluó la posibilidad de modernizar algunos modelos de aeronaves cuyas células aún tenían un gran margen de horas de vuelo remanentes, analizando la factibilidad técnica y económica para definir si convenía invertir recursos en su actualización tecnológica o si resultaba más eficiente dar de baja esos Sistemas de Armas y adquirir otros, ya fueran nuevos o de segunda mano.

Entre las aeronaves en dotación que durante la última década dicha fuerza definió como aptas para ser modernizadas se encuentran los aviones civiles Cessna 182, Piper PA-28 Dakota y Learjet L-35; y los modelos militares EMB-312 Tucano, IA-58 Pucará; IA-63 Pampa y C-130 Hercules.

A continuación, abordaremos la modernización de los primeros cuatro Sistemas de Armas enunciados precedentemente, de los cuales los Cessna, Piper y Learjet ya han recibido una actualización tecnológica, en tanto que los Tucano están próximos a iniciarla.



Cessna 182 y Piper PA-28 Dakota

Tras la definición del requerimiento operativo que debían satisfacer estas veteranas, pero nobles aeronaves de enlace, la Fuerza Aérea Argentina contrató, durante el segundo semestre del año 2018, a la empresa privada Redimec, para hacerse cargo de los trabajos de modificación del tablero de instrumentos, conexiones eléctricas, etc., para modernizar la aviónica de siete Cessna 182 y un Piper PA-28 Dakota, sobre una flota total de 18 y 10 aeronaves de cada modelo, respectivamente.

Una vez adjudicado el contrato, la empresa comenzó con la programación de trabajos, asignación de personal, y compras, entre otras. Paralelamente se llevó a cabo la traza integral de cableados y circuitos eléctricos, el diseño asistido por computadora (CAD) de las estructuras, el maquetado tridimensional de las cabinas y la planificación de la logística para el traslado de materiales y personal hacia el Área Material Río Cuarto, a donde se llevarían a cabo las modernizaciones. Estas etapas preliminares se desarrollaron en la sede central de Redimec, en Tandil y en su sucursal ubicada en la zona del Aeropuerto de San Fernando.

Con equipamiento específico, la misma empresa realizó el corte automático y el marcado láser de todos los cables necesarios para armar los arneses para cada aeronave; hizo el corte prototipado de los paneles y otras partes estructurales previamente diseñadas con software específico y practicó el encendido y calibración inicial de los equipos de aviónica en bancos de prueba.



De esta manera se conformaron los kits de modernización cuya instalación requiere, de acuerdo a lo programado, unas 900 horas/hombre por cada aeronave seleccionada por FAA y previamente sometidas a una profunda inspección técnica y el necesario mantenimiento.

Ya trabajando sobre las aeronaves, tras la remoción de cables, estructuras y equipos obsoletos, se procedió a realizarles las modificaciones estructurales necesarias para colocar los nuevos equipos. Ello incluye perforaciones para antenas, instalación de nuevos perfiles de sujeción de bandejas y montaje de las mismas, etc.

También se colocaron sensores y sondas de motor (temperatura de cabeza de cilindros y escape de gases), refuerzos doubler de las antenas de transponder y se quitaron las antenas de ADF, Marker, VOR, GPS y COMM.

Luego se instalaron los arneses de cables traídos desde Tandil, detrás del panel de instrumentos, en las alas (válvula de flujo, sensores de temperatura OAT, sondas sistema AOA, etc.) y en la zona de pasajeros (audio y micrófonos).


Cableado y nueva cabina en el Dakota


Completada la instalación de los arneses, las conexiones eléctricas y el montaje de equipos, se procedió a energizar las aeronaves para supervisar su correcto funcionamiento y calibración, particularmente de los sistemas de combustible, AHRS, magnetómetros, Air Data Computer y otros sensores.

Casi tres meses después de iniciarse la modernización de las primeras aeronaves, habiendo concluido la instalación y comprobado el correcto funcionamiento de sus equipos en tierra, el 13 de diciembre de 2018 se llevó a cabo el primer vuelo del Cessna 182 y, un par de días después, le siguió el Piper Dakota PA-28.

Durante todo el proceso, Redimec fue documentando las modificaciones de cada aeronave, adaptando los respectivos manuales de uso y mantenimiento, a fin de obtener la necesaria certificación de los cambios implementados por parte de la Dirección General de Aeronavegabilidad Militar Conjunta (DGAMC).


Antes y después en el Dakota


Los nuevos equipos instalados en los Cessna 182 y Piper PA-28 incluyen:

  • Engine Instrument System GEA 110 con pantalla GDU 700.

  • Garmin G5.

  • Primary Flight Display GDU1060.

  • Audio Panel GMA 342.

  • Transponder ADS-B Out KT74.

  • Nav-Com-GPS GTN650

  • Com-Nav GNC 255A.

  • Distance Measuring Equipment KN62.

  • Reloj Digital M 803

  • Puerto de carga USB.

  • Hour Meter.

  • Indicadores Switch Vivisun.

  • Sistema Flight Stream 510 para conexión wi-fi y Bluetooth.

  • Oluminación led y electro luminiscente.


Las aeronaves modernizadas hasta el presente son las siguientes:

  • PG-446 Piper Dakota PA-28-236 - Instalación: noviembre 2018

  • PG-355 Cessna 182J - Instalación: noviembre 2018

  • PG-350 Cessna 182J - Instalación: enero 2019

  • PG-371 Cessna 182K - Instalación: julio 2019

  • PG-348 Cessna 182J - Instalación: julio 2019

  • PG-344 Cessna 182J - Instalación: octubre 2019

  • PG-374 Cessna 182N - Instalación: julio 2020

  • PG-364 Cessna 182J - Instalación: agosto 2020


Cables - Corte, marcado láser y armado de arneses.

Hasta el momento ya se han modernizado las ocho aeronaves citadas anteriormente y la FAA ha emitido una orden de compra por cuatro kits adicionales de modernización, quedando pendiente definir las aeronaves a modernizar.

El monto de la modernización de los primeros siete Cessna 182 más el Piper PA-28 fue inferior a los U$S 150.000 por aeronave, es decir una inversión total de menos de 1.200.000 dólares, que en su mayoría fue destinada a la compra de los equipos de navegación y comunicaciones.


Cabina del Cessna modificada


Learjet L-35

En la década de 1970 la Fuerza Aérea Argentina incorporó casi media decena de aviones biturbina Learjet L-35, fabricados por la empresa Gates, que luego fue adquirida por Bombardier. Algunos vinieron modificados para tareas de reconocimiento aerofotográfico y otros para verificación de radioayudas.

El mantenimiento normal de estos aviones se realiza en el Grupo Técnico 2, orgánico de la II Brigada Aérea de la FAA, con asiento en la ciudad entrerriana de Paraná, a donde está asignada la flota de este sistema de armas.

Dado el creciente nivel de obsolescencia de los principales sistemas electrónicos de aviónica y comunicaciones, en el año 2010 la FAA contrató a Redimec para realizar una modernización de estos aviones.

En aquella oportunidad la empresa tandilense intervino el Learjet L-35 matrícula T-26, en el cual instaló un nuevo radar Bendix King RDR 2100 en reemplazo del equipo original RDR 1200, también instaló el sistema de pantalla multifunción KMD-850 de Honeywell, mejorando las prestaciones del avión.

Posteriormente entre fines de 2015 y principios de 2016 REDIMEC realizó un importante trabajo sobre el Learjet matrícula VR-24, instalando equipamiento específico para misiones de inteligencia de señales y guerra electrónica del fabricante europeo THALES, además de un nuevo radar Primus 660 de Honeywell, pantallas y sistemas de gestión multimisión.

Más cerca en el tiempo, durante el primer trimestre del año 2018, se ejecutaron nuevos trabajos de actualización de equipos sobre los aviones matrícula VR-24 y T-26, retirándose los giróscopos verticales VG-206 y direccionales DN-104, ambos de tecnología analógica, por otros más modernos de estado sólido. También se cambiaron las válvulas de flujo FL-150A; y se colocó un sistema de navegación AHS-3000.

Este nuevo sistema de navegación y posición está compuesto por la central giroscópica de estado sólido AHC-3000 (instalada en la nariz de la aeronave), válvulas de flujo FDU-3000 en el cono del tanque de combustible de cada ala y otros componentes del sistema.

Las mejoras en cuanto a la precisión de la navegación que realizan estas aeronaves y la mayor seguridad que brindan a sus tripulaciones redundan en una mayor eficiencia en el cumplimiento de las misiones de aerofotografía, verificación de radioayudas y guerra electrónica.



EMB-312 Tucano

A fines de la década de 1980 la Fuerza Aérea Argentina compró 30 aviones de este modelo a Embraer, siendo asignados a la Escuela de Aviación Militar (EAM), con asiento en Córdoba Capital, para la formación de sus pilotos.

Tras la reciente desprogramación de los IA-58 Pucará pertenecientes a la III Brigada Aérea sita en Reconquista, Provincia de Santa Fe, y habiendo recibido doce nuevos entrenadores avanzados Beechcraft T-6C+ Texan para la EAM, la FAA transfirió los Tucano remanentes a la unidad santafecina.

Debido a que los EMB-312 llevan más de tres décadas con excelentes resultados, se hace necesario actualizar sus sistemas de aviónica para incorporar instrumentos más modernos, con cabina tipo full glass copickt, como la que equipa a los IA-63 Pampa III y los T-6C Texan, que deben ser el nuevo estándar de los aviones de la Fuerza Aérea Argentina.

En ese marco, la decisión de modernizar los Tucano ya fue tomada por la FAA y el Ministerio de Defensa ha aprobado los fondos para que se actualicen los principales sistemas de aviónica, se inspeccionen y refuercen las células que así lo requieran, etc.

De este modo, la FAA llevaría a cabo una modernización como la ya implementada por la Fuerza Aérea Colombiana que, en julio del año 2020, completó los trabajos de actualización sobre el último de sus 12 Tucanos por 21 millones de dólares (casi U$S 1.750.000 por avión).

El MINDEF ya aprobó la actualización de los EMB-312 de la FAA, estando pendiente la decisión de si ésta se llevará a cabo en Colombia, que ya tiene experiencia y la certificación de Embraer; o si se hará en Argentina, para lo cual se podría repetir el exitoso esquema de colaboración público-privado que se implementó entre el Área de Material Río Cuarto y Redimec.

Al respecto, la FAA no ha hecho un llamado a licitación ni solicitado cotizaciones formales a empresas argentinas (FAdeA, Redimec, etc.) ni a Embraer o Colombia, por lo cual se desconoce exactamente cuáles serían los equipos a incorporar en la modernización de sus Tucano ni el monto del presupuesto disponible para tal fin.

Considerando la reciente aprobación de la Ley que creó el Fondo Nacional de la Defensa (FONDEF), es de esperar que la modernización de los EMB-312 de la FAA se realice en nuestro país, idealmente aprovechando las capacidades de los organismos públicos (FAA/ARMACUAR y FAdeA) y el expertise del sector privado, donde Redimec ya ha dado muestras de su capacidad técnica.

De acuerdo a lo planteado por diversas autoridades de la Fuerza Aérea Argentina, se prevé que la modernización de los Tucanos incluya una actualización del instrumental, sustituyendo los equipos analógicos por los más avanzados de estado sólido; conformando un sistema “Full Glass Cockpit” para ambos puestos de pilotaje, con pantallas de 10.6 pulgadas táctiles con todas las funciones de PFD y MFD; doble sistema AHRS de altas prestaciones adaptables a la exigente performance de la aeronave.

Además, la modificación contemplaría la última tecnología en sistemas de navegación y comunicación, instrumentos de vuelo, indicadores stand by digitales y la ampliación de funcionalidades.


Posible cabina de Tucano modernizada


Conclusiones

La falta de presupuesto para incorporar sistemas de armas nuevos de fábrica ha llevado a la Fuerza Aérea Argentina a alargar la vida útil de sus diversas aeronaves al máximo posible, hasta tanto el MINDEF le asigne más fondos.

En la medida de las posibilidades, la FAA ha intentado modernizar sus aviones para mantenerlos en condiciones de aeronavegabilidad, asegurando la integridad de sus tripulaciones como primera prioridad y, en segundo lugar, buscando actualizar sus sistemas de aviónica lo más cercanos a los estándares tecnológicos y operativos del siglo XXI.

La modernización de sistemas de armas no es algo que sólo hagan los países con menos recursos, como la Argentina, sino que las principales potencias -aunque en menor medida- también recurren a la actualización de sus medios como una manera de mantenerlos en aptitud para el combate.

Los recursos presupuestarios provenientes del Fondo Nacional de la Defensa deben ser utilizados para apalancar el reequipamiento de las Fuerzas Armadas maximizando la participación de la industria argentina, lo cual redundará en generación de empleos de alta calificación, transferencia de tecnología, reducción de la fuga de divisas, menor dependencia de los proveedores extranjeros, entre otros beneficios.

La actualización de los Cessna 182, Piper PA-28, Learjet 35A, C-130 Hercules, IA-63 Pampa, IA-58 Pucará y la prevista para los Tucanos permitirá a la FAA mantener capacidades imprescindibles para el control del aeroespacio de jurisdicción nacional, no obstante, resulta evidente que es preciso que el MINDEF asigne un mayor presupuesto que permita la incorporación de nuevos sistemas de armas, particularmente en lo que hace a aviones supersónicos, de transporte estratégico, helicópteros, misiles, etc.

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina