top of page
Buscar

Argentina y Brasil operan juntos en el Ejercicio Arandú – Galería de fotos

Por Santiago Rivas



Los Ejércitos de Argentina y Brasil realizaron entre el 31 de julio y el 4 de agosto el Ejercicio Combinado Arandú en la provincia de Corrientes. Las actividades, en las que participaron más de 1200 efectivos, tuvieron lugar en las localidades de Mercedes y Monte Caseros, especialmente en el Campo de Instrucción General Ávalos.

Para el mismo, se conformó una brigada combinada con 341 efectivos del Ejército Argentino y otros 300 del Exército Brasileiro, a los que se sumaron otros 686 miembros del Ejército Argentino que dieron apoyo a las actividades.



El trabajo de planificación del ejercicio comenzó en 2021, con las primeras dos reuniones de coordinación, seguidas por otra en 2022, en donde se definieron los lineamientos de la operación y las unidades participantes, efectuándose un ejercicio de Estado Mayor en la segunda mitad de dicho año.



Tras otras dos reuniones de coordinación, el ejercicio en sí comenzó el 20 de julio, de manera simulada, con el planeamiento a nivel división y la impartición de órdenes a los comandantes de componentes (terrestre, aéreo y naval), considerando esa fecha como el día D. El día D+5 (25 de julio) se impartieron la orden del comandante de la Fuerza Combinada de Despliegue Rápido y al día siguiente las órdenes a los comandantes de brigadas y agrupaciones combinadas, aunque ese mismo día surgió un nuevo elemento de juicio (NEJ) que reorientó el planeamiento. Se estableció el día D+7 (27 de julio) a las 6:00 hs como la hora H y se planteó que el día D+9 (29 de julio) se debían conquistar los objetivos de valor alto, mientras que al día siguiente se reorganizó la fuerza para futuras operaciones. Hasta este punto, todo el ejercicio fue simulado, comenzándose entonces la fase de ejecución en el terreno.



El día D+11 (31 de julio) se impartió una orden breve (orden tipo misión) que inició el planeamiento de la brigada combinada Arandú. Entre ese día y el siguiente se realizó la fase de planeamiento y luego, del 2 al 4 de agosto, la ejecución de las operaciones y conquista de los objetivos establecidos.



La Brigada combinada

Para eso se conformó la Brigada combinada de despliegue rápido que, luego de operar efectivamente en la profundidad de la retaguardia enemiga, en territorio propio, debe continuar realizando operaciones que le permitan conquistar los objetivos de alto valor asignados por el escalón superior.

Esta brigada constó de un comando y un estado mayor compuesto por 20 militares de cada país.

Además, una Fuerza de Tareas Blindada, conformada por un escuadrón blindado, una compañía mecanizada y una compañía motorizada, igualmente balanceada con un total de 121 militares de cada país.



Contó también con una Fuerza de Tareas paracaidista, conformada por una compañía paracaidista y una compañía de asalto aéreo. Con un total de 60 paracaidistas y 44 asaltantes aéreos del Ejército Argentino y 44 paracaidistas y 44 asaltantes aéreos del Ejército de Brasil.

Asimismo, dentro de la organización combinada estuvo una compañía de Fuerza de Operaciones Especiales, con 3 secciones de Tropas de Operaciones Especiales. Dicha compañía contó con 34 integrantes de las Tropas especiales de cada país.

Finalmente, el último elemento de combate integrante de la Brigada Combinada fue una compañía de aviación conformada por 62 integrantes de la Aviación de Ejército de Argentina y 37 integrantes del Ejército de Brasil.

Entre las unidades argentinas participaron el Regimiento de Infantería Paracaidista 14, Regimiento de Infantería mecanizado 5, Regimiento de Asalto Aéreo 601, Compañía de Comandos 602, Regimientos de Caballería de Tanques 1 y 7, Batallón de Ingenieros Blindado 2, Batallón de Comunicaciones 141, Agrupación de Aviación se Ejército 601, Comando de la Fuerza de Despliegue Rápido, Batallón de Intendencia 601, Compañía de Apoyo TOE, Compañía de Apoyo Paracaidista y Batallón de Inteligencia 141.

Por el lado de Brasil participaron la 2ª Brigada de Cavalaria Mecanizada, 12ª Brigada de Infantaria Leve (Aeromóvel), Brigada de Infantaria Paraquedista, Comando de Aviação do Exército y el Comando de Operações Especiais.



Las operaciones

El 1 de agosto se realizaron actividades preparatorias y ensayos de elementos de asalto aéreo, con prácticas de lanzamientos e infiltración de tropas especiales, para lo cual se efectuaron en Mercedes lanzamientos de paracaidistas de ambos ejércitos, desde un avión CASA C-212 del Ejército Argentino, un C-130H Hercules de la Fuerza Aérea Argentina y un Airbus C295 Amazonas de la Força Aérea Brasileira. Por el lado argentino, saltó personal del Regimiento de Infantería Paracaidista 14 y por la parte brasileña lo hicieron miembros de la Brigada de Infantería Paracaidista.

También se ensayaron operaciones helitransportadas, para lo cual el Exército Brasileiro desplegó tres helicópteros Helibrás HA-1 Fennec y dos HM-4 Jaguar, todos del 1º Batalhão de Aviação, BAvEx, Batalhão Falcão, mientras que el Ejército Argentino envió cinco Bell Huey 2 y un Bell 212 del Batallón de Helicópteros de Asalto 601 y un UH-1H y dos Agusta Bell AB-206 del Escuadrón de Aviación de Exploración y Ataque 602, que operaron con las fuerzas de asalto aéreo de ambos países.



El 2 de agosto se ejecutó la marcha de los elementos blindados, conformados por TAM VC, VCTP y VCTM del Ejército Argentino y VCBR Iveco Guaraní y M113 del Exército Brasileiro, los cuales efectuaron un desplazamiento por el terreno, tiro y finalmente el franqueo del río Miriáy.

Además, se efectuó un lanzamiento de paracaidistas desde un C-130H de la Fuerza Aérea Argentina y el C295 de la Força Aérea Brasileira, seguido por un asalto aéreo desde los helicópteros Huey 2 y Jaguar, escoltados por el Bell UH-1H, AB-206 y Fennec.

Además, se efectuó una operación por parte de fuerzas especiales, en donde se realizó el rescate de un piloto eyectado, iniciándose con el fuego reunido de distintos elementos, seguido por una infiltración, la captura del lugar y posterior escape, lo cual fue seguido por una voladura y el ataque de helicópteros UH-1H con pods con ametralladoras MAG de 7,62 mm y Fennec con pod FN Herstal M3P de 12,7 mm.



El día 3 de agosto, continuando con la fase ejecución, se reorientó el planeamiento y se hicieron nuevos movimientos a nuevos objetivos y operaciones similares a las actuadas el día anterior para finalizar durante la noche con las actividades y dando un cierre a las ejercitaciones. Finalmente, el día 4 comenzó el repliegue de las unidades participantes.

El ejercicio fue una buena oportunidad para el Ejército Argentino para evaluar el empleo del Iveco Guaraní junto a sus unidades mecanizadas, dado el interés por comprar 156 ejemplares de dicho vehículo en el corto plazo.



Apoyo

Además, apoyaron el ejercicio el Regimiento de Infantería de Monte 4 de Monte Caseros, el Batallón de Comunicaciones 141, el hospital reubicable 303 donado por China durante la pandemia de COVID-19, una compañía de ingenieros reforzada y una compañía de inteligencia, con un total de 366 efectivos argentinos.



También participaron un batallón de ingenieros reforzado y un elemento de apoyo logístico para blindados, con un total de 236 efectivos; una compañía de apoyo de lanzamientos paracaidistas, con 46 efectivos; una sección de apoyo logístico para fuerzas de operaciones especiales, de 14 efectivos, y una compañía de mantenimiento de aviación de ejército, con 24 efectivos.

Ahora, en 2024 comenzará la planificación de la próxima edición, que se realizará en Brasil en 2026.



Comentarios


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page