Buscar

“La gente tiene mucho interés en la defensa”: Entrevista a Guillermo Lobo.

Guillermo Lobo no es solamente uno de los más prestigiosos periodistas de la televisión argentina, sino que siempre ha sido un gran defensor de la difusión de todo lo que hacen las Fuerzas Armadas. Por eso nos reunimos con él para dialogar sobre la importancia de la comunicación de la defensa y qué deben hacer las Fuerzas Armadas para que la sociedad comprenda mejor su misión.


Por Santiago Rivas


Con Guillermo Lobo nos conocemos desde hace más de 20 años y siempre hemos coincidido en lo importante que es la difusión de la defensa para que la sociedad y sus dirigentes comprendan mejor para qué están realmente las Fuerzas Armadas. En el mundo occidental actual, en donde todos los actores estatales y privados deben rendir cuentas a la sociedad sobre lo que hacen o dejan de hacer, la comunicación y el marketing se han vuelto esenciales. Por muchos años, la Defensa no consideró que éste tema sea relevante ni que debía rendir cuentas o hasta justificar su existencia, y esa postura, a contramano del rumbo que tomaban las sociedades, ha sido una de las grandes causas del deterioro de las Fuerzas Armadas en gran parte de América Latina.

Sobre este tema y la importancia de comunicar hablamos con Guillermo, planteando qué se puede hacer a futuro y cómo debería actuarse tanto desde el sector de defensa como desde los medios y la sociedad.



Pucará Defensa: Hace más de 20 años que estás relacionado con las Ffuerzas Armadas, sobre todo con la Fuerza Aérea Argentina. ¿Cuál es tu visión sobre la importancia de la comunicación en un tema como la defensa?

Guillermo Lobo: Creo que es importante para un país. Uno no puede querer lo que no conoce. Y a veces, por una cuestión intelectual, tiene una idea preconcebida y dice “esto es asi”. Pero, ¿fuiste, hablaste con este sector? No. Entonces cuando uno se mete y habla, ratifica preconceptos y modificas preconceptos. Entonces creo que es ideal para una república, que tiene Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad, conocerlas, conocer sus defectos y destacar sus virtudes. Creo que es muy importante, tanto una cosa como la otra, porque somos un país inmenso, rico, con un potencial de riqueza enorme que quiero dejar a mis nietos.


PD: ¿Cómo desde los grandes medios se mira a la defensa?

GL: Oscila entre espacios que son muy abiertos para comunicarse y otros lugares que son muy herméticos. Donde el periodista no va, pero, además, si fuera, no lo dejarían entrar. Hay periodistas que están cada vez más interesados en esta temática y encuentran un lugar donde hay una comunicación profesional, más abierta, aunque nos falta muchísimo. Te celebro a vos como periodista también y a tu medio, porque nos van guiando y nos van ayudando en esa cobertura.

A los grandes medios los veo con mucha tarea por hacer. Para hablar de economía hay que llamar a un periodista especifico. Para hablar de deportes es especifico y si el gol lo hizo Lautaro Martínez, pero en realidad se lo adjudicaron a Messi, sería un gran error del periodista deportivo. Mientras que no veo ese interés y esa necesidad en los grandes medios de comunicación, de tener periodistas especializados y no decir avioneta, saber que fuerza es tal, cuales son sus competencias. Cualquiera puede decir cualquier cosa y no es así. En Estados Unidos, en Europa, en China hay periodistas especializados y se toma a la defensa como algo muy importante. Yo no me imagino en Israel a improvisados informando sobre una cuestión de defensa.



PD: Porque uno ve que los medios especializados estamos, pero a los grandes medios les faltan y antes tenían periodistas especializados. Se fue perdiendo el tener a alguien especializado en el tema.

GL: Y destacar a los grandes periodistas que han estado y que todavía están. Pero sería importante sembrar más. Sobre todo, con lo que se viene, en un mundo donde se está hablando de inteligencia artificial, de la escasez del agua esta cuestión de interés por el cuidado del ambiente no es casual, es una cuestión geopolítica también. Con lo cual va a ser muy importante que haya periodistas especializados en esta temática, pero, aparte, que conozcamos, queramos e interpelemos a las Fuerzas Armadas, que ellos también tienen la obligación de tener un canal de comunicación abierto, transparente y muy activo y muy ágil.


PD: Justamente es una cuestión que ha cambiado con los años. Hace 50 años las Fuerzas Armadas no sentían esa necesidad de contar lo que hacen. Hoy las sociedades, sobre todo en occidente, interpelan a las fuerzas, quiere saber qué hacen, en qué gastan la plata, para qué están. ¿Como vez que las fuerzas han enfrentado ese cambio? ¿Lo han asimilado o ves que hay resistencia?

GL: Algunas mejor que otras, algunas se adaptaron más a los cambios, que son muy dinámicos. Vos y yo, como periodistas, también, es tan dinámico, estamos hablando en el centro de contenidos multiplataforma de ARTEAR (la sede de Canal 13, Todo Noticias y demás plataformas del grupo) y esto hace 15 años era una cuestión y ahora es otra, y estamos hablando de un suspiro en la historia del desarrollo. Me imagino que las Fuerzas Armadas también deben acostumbrarse a las redes, al lenguaje de las redes, qué se puede comunicar y cómo comunicarlo. Los noto tratando de adaptarse lo mejor posible, teniendo en cuenta los problemas que tienen.

Argentina tiene un gasto elefantiásico, burocrático, en capas geológicas que no permite que la parte medular operativa, más la comunicacional, estén como pudieran o deberían estar. Creo que algunas lo han logrado y digo “¿cómo hacen esto con tan poca gente?” Lo hacen con cariño, dedicación, vocación, no quiero dar ejemplos para no ser injusto, pero a mí me parece muy interesante lo que hace la Fuerza Aérea con su comunicación, están muy aggiornados, muy modernos. Muchas, la Policía de la Ciudad, las Fuerzas Especiales de la Policía de la Ciudad están muy dinámicas. La Policía Federal está en un proceso muy interesante. El Ejército ha avanzado muchísimo en esta última etapa, la Armada se está acomodando. Con Gendarmería Nacional tuvimos un encuentro muy interesante para hablar de estos temas, me parece que es esencial.

Y por eso, cuando me propusiste esta nota, me pareció importante como para parar la bocha y hablar de este tema.



PD: Me parece interesante que está habiendo este cambio, las Fuerzas lo están asimilando. Creo que todavía falta mucho por hacer, que vean la importancia de comunicar lo que hacen, porque nadie defiende lo que no conoce.

GL: Sobre todo cuando en realidad los otros sectores que tienen intereses en la Argentina no descansan. Yo con sorpresa escuchaba el otro día a Beatriz Sarlo diciendo algo, con lo que no estoy de acuerdo, en relación a Malvinas. Ella decía que no teníamos soberanía porque se parecía geográficamente y gentiliciamente a algunos sectores británicos. Después salió Caparrós también con un discurso desmalvinizador. Y al tiempo veo medios diciendo que van a hacer un puerto de aguas profundas.

Algunos comunicadores también tienen un discurso en contra de Malvinas, diciendo “ya está, ya perdimos”, y no me parece casual, me parece que hay una tarea muy profunda, muy sistemática, muy sin prisa y sin pausa en los medios de comunicación, con colegas, con pensadores, con intelectuales. Y fíjate que nosotros tenemos que responder a eso especializándonos, sabiendo que nuestras Malvinas son argentinas, pero que Rosario es territorio argentino y no hay que dejarlo en manos de narcotraficantes. Y para eso necesitamos conocer, querer y pedir mejores Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad.


PD: ¿Cómo ha sido tu experiencia desde que vos hiciste las primeras notas con la Fuerza Aérea Argentina, a lo largo de tu carrera y como lo viviste?

GL: De una manera muy madura, yo aprendí mucho de ellos. Espero haber podido volcar parte de mi experiencia en ellos. Al principio me miraron como bicho raro, pero después se fueron acostumbrando. Vos también has sido pionero en este tipo de comunicación, ¿cómo es que un civil quiere venir a volar? Tuve la oportunidad de volar Mirage, A-4AR, Canberra, Hercules, Pucará, Pampa, me sentí muy afortunado y esa relación se fue nutriendo de mucha responsabilidad. De mi parte hacia ellos y de ellos a mí. Porque hemos pasado crisis, momentos en los cuales la Fuerza Aérea estuvo bajo el foco por tal o cual razón y ellos debían responderme con la verdad para no perder mi peso específico periodístico. Y a su vez hemos cometido errores en los medios de comunicación, en los cuales Fuerza Aérea reaccionó con mucha responsabilidad y supo mantener nuestra relación, a pesar de críticas o de errores nuestros. Así que ha sido de mutuo crecimiento. Y espero mucho más, hemos crecido juntos y seguiremos creciendo juntos.



PD: ¿Cómo ves esta cuestión de la responsabilidad de los medios? Como periodista especializado, uno a veces se queja de lo que ve en los medios.

GL: Los medios no escapamos de la realidad general de la República Argentina, que es un país con pocos recursos. Por ejemplo, no conozco otros medios, quiero hablar en particular de lo que es ARTEAR o TN y los noticieros de Canal 13, y eso que considero que somos una de las redacciones más avanzadas, desarrolladas y con más elementos de la República Argentina y de Sudamérica, pero que a veces estamos en un apuro, donde los recursos están, pero son escasos, entonces tenemos poco tiempo para definir un título o un videograph. Y ahí tenemos que apelar a esa especialización, entonces vamos a cometer menos errores y tratamos de suplir esa vorágine con mucha experiencia. Entonces, si hay un accidente aéreo, cubrirlo esperando que haya información oficial, no apurando ciertos procesos, siendo respetuosos. En el caso de las Fuerzas Armadas, con motivo del aniversario del paso a la inmortalidad del general José de San Martín, me permitieron poner un móvil en vivo en el Regimiento de Granaderos. Y el Ejército Argentino tuvo la amabilidad de “darnos” la Fanfarria del Alto Perú, que tocó la marcha de San Lorenzo y la pasamos completa, no la interrumpimos. Y eso, hace unos años, era impensado. O pudimos transmitir el desfile aéreo de la Fuerza Aérea y lo pasamos completo y eso nos ayuda a que, cuando haya una crisis, seamos un poco mejores y así lo veo. Mis compañeros, cuando les dije que quería pasar la marcha de San Lorenzo entera dijeron “éste está loco”. Vos calculá que TN es un medio que vive todo por segundos, entonces pasar la marcha de San Lorenzo completa, y lo que pasó fue que la audiencia aumentó mucho, tuvimos un excelente rating. Pero celebro que, aunque no hubiera respondido el rating, las autoridades de noticias me permitieran hacerlo y el año que viene me lo van a permitir también. Lo bueno es que el rating respondió.


PD: Justamente en ese último punto ¿Cómo ves a la audiencia? ¿Hay interés en la gente?

GL: Hay mucho interés, esta comprobado, yo hace 30 años que estoy en el canal y, ya sea por una crisis o una celebración, cada vez que emitimos algo es muy bien recibido, aumenta el rating y más allá de la cuestión de la audiencia, creo que hemos marcado, desde TN, a muchos medios de comunicación un camino que ojalá puedan seguir.

Cuando tocamos la cuestión por nuestras Malvinas también, cuando hablamos de los caídos o de los que sobrevivieron, la gente lo toma con mucho cariño, abraza el tema. Que hubiera sido abandonado, ya sea por distintas líneas políticas, por distintos momentos de los medios de comunicación, pero quien ve y escucha los medios de TN por sus distintas plataformas, abraza y quiere el tema de la defensa y reclama material: “Hoy se olvidaron de tal día, recuerden que se viene tal fecha”.



PD: Cuando empecé a trabajar en medios, los grandes decían que esto no le interesaba a nadie y que por eso no se le daba mucho espacio. Pero uno ve ese cambio, que incluso los medios cada vez tocan más estos temas. Ustedes fueron marcando el rumbo, sobre todo vos, al mostrarlo en los medios grandes.

GL: Lo vivimos con mucha satisfacción y mucha responsabilidad, porque implica prepararnos mejor. También es un compromiso para los oficiales y suboficiales que abren las puertas. Cada vez estamos más profesionales, trabajando mejor.


PD: ¿Cómo es esta construcción de confianza entre las fuerzas para poder trabajar en conjunto?

Yo creo que ellos aprendieron a vernos de distinta manera, cada vez que te reciben a vos ya saben cómo trabajas, que es a favor de. No significa que vas a sacar una nota melosa o elogiosa. Significa que no vas a sacar una nota con mala intención, por eso te abren las puertas en distintos lugares, ellos aprendieron a conocernos y nosotros aprendimos también a conocerlos a ellos. Que también tienen sus momentos políticos. Y que no significa que hoy no te vayan a recibir, que se ha cortado la relación. Y veo que ese crecimiento se lo van pasando de generación en generación. Hoy llegan a altos mandos jóvenes que yo conocí cuando hice programas en Tandil o en Reynolds o en Paraná. Y ahora que estamos pintando canas, ellos son altos oficiales y recuerdan con mucho cariño eso. Seguro que recuerdan tus coberturas y ahora esos jóvenes que habías conocido, ahora son altos oficiales.

Ahora nosotros tenemos una enorme tarea de cimentadores y sembradores de virtudes y valores. Nosotros tenemos que sembrar y cultivar la confianza en nuestras instituciones. Que cuando cometen un error, hay que señalarlo, pero cuando cometen un acierto, también hay que señalarlo. Y tenemos que fomentar valores.

Hace poco, cuando cubrí el desfile de la Fuerza Aérea, se me acercó un joven oficial piloto que me tocó la espalda y me dijo “yo vi la nota que hiciste con los Canberra y fue ese día que decidí seguir esta carrera”. Entonces, más allá de los Martín Fierro, de los premios y los diplomas que uno pueda recibir, ese día creo que me recibí un poco de periodista. Pero no en lo personal, no quiero ser autorreferencial, quiero decir que si nosotros servimos, vos desde tus publicaciones impresas o digitales, si hemos servido para que alguien sea un hombre de bien, puede ser en las Fuerzas Armadas o en cualquier otro sector, hemos contribuido a que nuestra tarea esté más que cumplida.

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina