top of page
Buscar

LAAD 2023: Lockheed plantea el F-16 para América Latina como mucho más que un avión de combate

Dialogamos con Dave Johnson, Global Pursuits, Gerente Senior, Américas de Lockheed Martin, sobre las perspectivas para América Latina del F-16 y las posibilidades de modernizar la flota existente.



Pucará Defensa: Actualmente, algunas fuerzas aéreas latinoamericanas están considerando la compra de nuevos cazas, como Argentina y Colombia, mientras que otras planean hacerlo una vez que obtengan el presupuesto para ello, como los casos de Perú, Ecuador y México. ¡Cómo se adaptan los F-16 a sus necesidades y qué capacidades se pueden ofrecer en términos de sistemas?

Dave Johnson: El F-16 de hoy es una opción estratégica y valiosa para muchos clientes de todo el mundo que buscan capacidades avanzadas de aviones de combate de 4ª generación, asociaciones regionales y mundiales y costos asequibles del ciclo de vida. El F-16 Block 70/72 cuenta con aviónica avanzada, un radar Active Electronically Scanned Array (AESA) probado, una cabina modernizada con nuevas características de seguridad, armas avanzadas, tanques de combustible conformados y motor de rendimiento mejorado. La nueva computadora de misión modular del Block 70/72 combina capacidades informáticas de vanguardia para armas y aviónica en un solo sistema. Por ejemplo, realiza el procesamiento central y la generación de pantallas para el head-up display, con más capacidad y potencia que nunca en un F-16. Esto da como resultado una mayor capacidad para el piloto y el avión, con actualizaciones de software menos costosas a lo largo del tiempo.

El radar Northrop Grumman APG-83 AESA comparte un 95% de similitud de software y un 70% de similitud de hardware con el radar del F-35. Además, los tanques de combustible conformados del Bloque 70/72 soportan el F-16 con mayor combustible y alcance adicional, sin sacrificar el rendimiento aerodinámico del avión.

El F-16 Block 70/72 también incluye una vida útil estructural extendida líder en la industria, con 12,000 horas, más del 50 por ciento más que la de los aviones F-16 de producción anterior. Eso sería al menos 40 años de vida útil para la mayoría de las fuerzas aéreas, sin reparaciones estructurales extendidas esperadas durante toda esa vida. También significa que las fuerzas aéreas tendrían mayores intervalos de inspección que, junto con una mayor confiabilidad en todos los ámbitos, reducirían significativamente los costos de mantenimiento.

Las capacidades operativas del Bloque 70/72 se mejoran aún más a través de un enlace de datos avanzado, que apunta a los pods y las armas: navegación GPS de precisión y el probado sistema automático de prevención de colisiones en tierra (Auto GCAS). Hasta la fecha, Auto GCAS ya ha sido acreditado con 12 salvamentos (13 pilotos y 12 aviones F-16) desde que el sistema entró en servicio con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos a fines de 2014. Este sistema no solo ahorra cientos de millones en activos de la fuerza aérea, sino que permite a los pilotos un nivel adicional de seguridad y tranquilidad, lo que en última instancia permite a los pilotos operar a una mayor capacidad, produciendo así tripulaciones aún más capaces.


PD: Colombia es quizás el proceso de selección más competitivo de la región y, aunque durante algún tiempo el F-16V fue considerado el modelo preferido, en diciembre pasado anunciaron que el Rafale fue elegido. Ahora, informaron que todos los competidores aún están siendo considerados y se espera una decisión para 2023. ¿Cuáles podrían ser las ventajas del F-16 frente a los otros dos modelos que se están considerando?

DJ: El F-16 es una pieza crítica del espacio de batalla conjunto. Con más de 3.000 F-16 operando hoy en día en 25 países, y aún más crecimiento y oportunidades en todo el mundo, estamos enfocados en ayudar a nuestros clientes a conectar sin problemas y de forma segura todos los activos en el espacio de batalla conjunto. Los programas de actualización y mantenimiento que ofrecemos garantizan que las aeronaves que producimos puedan operar durante las próximas décadas y apoyar la defensa nacional, la seguridad regional y la interoperabilidad de nuestros clientes. Nos vemos como un socio de ciclo de vida completo en desarrollo, ingeniería, producción y mantenimiento. Y seguimos enfocados en una mayor preparación para los clientes que apoyamos, y a menor costo.

Más allá de estas capacidades de rendimiento, un aspecto que es más difícil de ilustrar es que cuando te conviertes en parte de la red F-16, no solo estás adquiriendo un avión, también estás construyendo una relación estratégica de décadas con Estados Unidos y sus aliados. Esto significa posibles oportunidades de cooperación militar y asociaciones con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Significa entrenamiento de pilotos, entrenamiento en el terreno, ejercicios conjuntos con los Estados Unidos y otros socios. También significa mayores asociaciones militares regionales. Esa es una gran parte de por qué los países eligen el F-16 y es un gran diferenciador con otros aviones de cuarta generación.

Carolina del Sur no solo es el hogar donde se construye el Bloque 70/72, sino que desde 2012 Colombia se ha asociado con la Guardia Nacional Aérea de Carolina del Sur a través del Programa de Asociación Estatal (SPP). La estrategia SPP alinea a las naciones con los estados de los Estados Unidos para construir relaciones que mejoren la seguridad, la comprensión y la cooperación globales. La adquisición del F-16 por parte de Colombia permitiría una asociación continua con la Guardia Nacional Aérea de Carolina del Sur, ya que también operan F-16. Esto permite una mejor interoperabilidad a través de misiones conjuntas de entrenamiento, un mayor intercambio de información a través de las lecciones aprendidas y proporciona un punto de contacto constante para que los líderes militares superiores se comuniquen de manera efectiva a medida que surgen escenarios globales imprevistos.

Lockheed Martin está listo para asociarse y apoyar a Colombia mientras evalúa sus requisitos de seguridad y determinar si el F-16 es adecuado para su estrategia de defensa nacional.



PD: Chile es el principal operador del F-16 en América Latina y ahora está avanzando en su modernización. ¿Cómo fue el trabajo de Lockheed Martin junto con la Fuerza Aérea de Chile a lo largo de estos años desde que comenzaron a operar el F-16 y qué lecciones tuvo la compañía que podrían aplicarse a otros potenciales clientes latinoamericanos?

DJ: Cuando te conviertes en parte de la red F-16, estás adquiriendo algo más que un avión, estás aprovechando el desarrollo que solo se puede obtener con los datos recopilados de 19.5 millones de horas de vuelo, 13+ millones de salidas voladas que están respaldadas por economías de escala, lo que hace que el F-16 sea una opción estratégica y valiosa. La cadena de suministro del F-16 de Lockheed Martin incluye aproximadamente 600 proveedores, incluidas asociaciones con 12 compañías internacionales en ocho países, que producen componentes importantes para el caza de cuarta generación más avanzado: el Bloque 70/72.

Los programas de actualización y mantenimiento que ofrecemos ayudan a garantizar que el F-16 pueda operar en las próximas décadas y apoyar la defensa nacional, la seguridad regional y la interoperabilidad de nuestros clientes con los Estados Unidos. Estamos listos para asociarnos con Chile mientras busca actualizar sus F-16 y desarrollar sus capacidades. Cualquier pregunta adicional con respecto a esta posible venta militar extranjera debe dirigirse al Gobierno de los Estados Unidos.

Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page