top of page
Buscar

Métodos de Acción Indirecta ejecutados por las Fuerzas Especiales de la US Navy - Parte 1

En el ámbito de las Operaciones Especiales (OpEsp), el Enfoque Indirecto reúne el conjunto de métodos utilizados de manera transversal por un Estado con el propósito de proporcionar a las tropas de los países aliados, caracterizados por contar con recursos humanos y materiales deficientes, las condiciones necesarias para enfrentar a las fuerzas adversas, a través de la prestación de asistencia externa (entrenamiento, equipamiento, orientación y asesoramiento) para que puedan, oportunamente, sostener el esfuerzo para hacer frente a la situación.


Por Rodney Lisboa



Instituidos durante la Segunda Guerra Mundial, en el esfuerzo promovido por las tropas aliadas en el enfrentamiento con las fuerzas del Eje Roma-Berlín-Tokio, los Métodos de Acción Indirecta (AI) han sido utilizados y perfeccionados por la comunidad NSW (Naval Special Warfare, Guerra Especial Naval) desde entonces, siendo empleados en los cuatro Niveles de Conducción de la Guerra (Político, Estratégico, Operacional y Táctico) a favor de los intereses de Estados Unidos. Si bien la gran mayoría de las Fuerzas Armadas de los Estados Nacionales pueden seleccionar, entrenar y movilizar Fuerzas de Operaciones Especiales (FOpEsp) dedicadas a la planificación y ejecución de Métodos de Acción Directa (AD) —que en la mayoría de los casos se limitan a producir resultados a nivel táctico y operacional—, restringir la capacidad de las tropas especiales solo a los llamados Golpes de Mano generalmente no es suficiente para producir resultados político-estratégicos relevantes. En este sentido, la experiencia histórica asimilada y desarrollada por la comunidad NSW en los conflictos en los que EE.UU. se ha visto envuelto desde la Segunda Guerra Mundial es un ejemplo de los efectos que la conducción de los Métodos de IA produce en los diferentes Niveles de Conducción de la Guerra.


Guerra Especial Naval en la Armada de los Estados Unidos

En la transición entre las décadas de 1930 y 1940, la sucesión de acontecimientos derivados de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) creó un ambiente antagónico que condujo al estallido de un segundo conflicto de proporciones globales. Así, la 2ª Guerra Mundial (1939-1945) se libró en un espacio geográfico tridimensional (tierra, mar y aire), abarcando diferentes teatros de operaciones, en los que tuvieron lugar batallas que brindaron oportunidades para un desarrollo multisegmentado (tecnológico, organizativo, estratégico, táctico, doctrinal y logístico), transformando, a partir de entonces, la forma en que se comenzaron a pensar, planificar y conducir las guerras.

Consideradas como una actividad militar sistematizada, las OpEsp se constituyeron al calor de los enfrentamientos resultantes de la Segunda Guerra Mundial, introducidos inicialmente como una alternativa táctica y escalaron rápidamente, hasta ser percibidos por los actores que se antagonizaban entre sí como una posibilidad aplicable a los cuatro Niveles de Conducción de la Guerra. En este contexto, se considera que las OpEsp son el conjunto de acciones militares caracterizadas por su singularidad (en comparación con las operaciones convencionales/ regulares), llevadas a cabo por tropas especialmente organizadas, entrenadas y equipadas, realizadas en tiempo de paz o en períodos de crisis o conflicto armado, generalmente realizadas en entornos hostiles, negados o políticamente sensibles, con el propósito de alcanzar objetivos políticos, cuestiones económicas, psicosociales o militares que guarden relación con los intereses de los Estados que las patrocinan.

Históricamente, la beligerancia propia de las Pequeñas Guerras (conflictos de carácter asimétrico en los que intervienen fuerzas irregulares) no puede considerarse como un fenómeno típico de los conflictos contemporáneos, ya que su asimetría, así como las tácticas irregulares empleadas en ellos, tienen orígenes tan antiguos como la propia guerra. Sin embargo, si la 2ª Guerra Mundial no puede ser señalada como el marco referencial que orienta la concepción de la forma irregular de conducir la guerra, es el acontecimiento que inaugura la realización de acciones militares destinadas a asegurar el efecto estratégico, permanentemente a disposición de los tomadores de decisiones (políticos y militares), utilizando procedimientos que escapan a los estándares ortodoxos de la guerra convencional.


En el ámbito naval, en general, las OpEsp se materializan en un medio acuático (marítimo y fluvial) y sus alrededores, siendo conducidas por Buzos de Combate (MEC) o tropas especializadas de Infantería de Marina, mediante la realización de acciones no convencionales realizadas sobre o debajo de la superficie del agua y/o en zonas costeras/marginales. Es conveniente aclarar que si bien el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos (USMC) es parte integrante del Departamento de la Marina, ya que esta fuerza se considera separada de la Armada de los Estados Unidos (USN), las OpEsp vinculadas a ella no fueron consideradas como objeto de este trabajo.

En la comunidad naval de los EE. UU., las OpEsp organizadas, entrenadas, planificadas y ejecutadas por la USN se clasifican como un modo peculiar de llevar a cabo la guerra y se especifican con el acrónimo NSW. Aunque se puede aplicar en todo tipo de ambientes, la NSW está doctrinalmente dirigido a ocurrir, predominantemente, en el medio acuático, reuniendo en su entorno una diversidad de recursos humanos y materiales destinados a la realización de OpEsp, ya sea en escenarios marítimos y/o fluviales.

De conformidad con la Directiva 10-1, promulgada el 25 de agosto de 2008 por el Mando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos (USSOCOM), en la que se establece el mandato de sus mandos componentes, la NSW es responsable de llevar a cabo una serie de actividades (Abierta; Baja visibilidad; Encubierta; Clandestina) que combinan Métodos de Acción Directa (Enfoque Directo) e Indirecta (Enfoque Indirecto).

El Enfoque Directo se emplea con el objetivo de derrotar al enemigo utilizando la fuerza militar, promoviendo ataques cinéticos frontales sobre sus Centros de Gravedad como principal instrumento para debilitarlos, con el objetivo de reducir su voluntad de seguir luchando. El Enfoque Indirecto, por su parte, hace un uso oblicuo de los recursos militares, siendo utilizados con el propósito de permitir que las tropas de los países anfitriones (insuficientemente preparadas y/o equipadas) se enfrenten a la fuerza enemiga, proporcionándoles el apoyo necesario, materializado en forma de evaluación de las situaciones, entrenamiento, equipamiento, orientación (desarrollo de capacidades) y asesoramiento (cambio de actitud).

Sobre la base de la combinación de tareas determinadas por el USSOCOM, la NSW es responsable de cumplir las siguientes tareas prioritarias: AD (Acción Directa); CT (Contraterrorismo); SR (Reconocimiento Especial); FID (Defensa Interna Extranjera); SFA (Asistencia a las Fuerzas de Seguridad); y COIN (Contrainsurgencia).

Por su parte, la NSW, según lo estipulado por el USSOCOM, tiene como tareas subsidiarias: UW (Guerra No Convencional); y MISO (Operaciones de Apoyo a la Información Militar).

Cabe señalar que la comunidad de NSW está formada por ST (Equipos SEAL), Equipos SPECRECON (Equipos Especiales de Reconocimiento), SBT (Equipos Especiales de Botes), Equipos SDV (Equipos de Vehículos de Entrega SEAL), así como LOGSU (Equipos de Logística y Apoyo).



En cuanto a la necesidad de que la comunidad de la NSW participe en la aplicación del enfoque indirecto, es importante aclarar que los Estados que atraviesan tiempos de crisis y/o conflicto buscan ayuda de otros países para resolver sus problemas internos, generalmente como resultado de la insatisfacción popular causada por tribulaciones políticas, económicas y sociales. Teniendo en cuenta esta posibilidad, los Métodos de Acción Indirecta son implementados por la FOpESp de los Estados Unidos con el fin de brindar apoyo a otros países en un esfuerzo por mejorar su capacidad para garantizar la seguridad y/o reprimir los disturbios dentro de sus fronteras, manteniéndolos protegidos contra amenazas externas que puedan comprometer los intereses político-estratégicos de los Estados Unidos.

En el marco de la política exterior de los Estados Unidos, cabe señalar que, de acuerdo con la percepción de los Estados Unidos, los valores fundamentales, las instituciones y la seguridad de los Estados Unidos pueden preservarse y mejorarse mejor como parte de una comunidad libre e independiente de países que, asumiendo sus responsabilidades, se adhieren al principio del estado de derecho, ya sea a nivel nacional o internacional. En este sentido, EE.UU. promueve un esfuerzo común, haciendo uso ostensible de todos los instrumentos del Poder Nacional (Diplomático, Informativo, Militar y Económico) para apoyar a un país que atraviesa un período de inestabilidad interna y que ha tomado la iniciativa de solicitar asistencia para restablecer su estabilidad.

Con respecto a la asistencia prestada por la comunidad de la NSW a un país anfitrión como parte de una operación militar, conviene hacer explícito que las actividades de FID y SFA pueden llevarse a cabo conjuntamente, aplicándose para cumplir los objetivos operativos y estratégicos de la cooperación, con el fin de desarrollar la capacidad del gobierno que solicitó apoyo para administrar ese Estado de manera segura y eficaz.

En cuanto a la UW practicada por la comunidad NSW, es importante señalar que esta actividad específica tiene lugar en escenarios de Guerra Irregular Marítima (MIW), que también incluyen actividades de COIN, CT, Contrapiratería (CP) y Antinarcóticos (CN).

Las operaciones fluviales tienen características diferentes a las que se realizan en un entorno marítimo, siendo consideradas como una extensión de las operaciones terrestres (dependiendo de los ríos para favorecer la movilidad). Sin embargo, al requerir el uso de capacidades marítimas para su realización, las operaciones realizadas en el entorno fluvial se incluyen en el contexto de MIW.

Las actividades de MIW involucran operaciones que incluyen al menos un actor o táctica irregular con el propósito de configurar el entorno marítimo o fluvial, y se emplean solas o en conjunto para cumplir con los siguientes requisitos: 1) Evitar que los actores adversos obtengan acceso a suministros o apoyo de personal (Operaciones Externas); 2) Aumentar y/o mejorar la capacidad de las fuerzas navales y marítimas de los Estados aliados (Operaciones de Desarrollo de la Capacidad Operativa de los Países Asociados); y 3) Proyectar poder en tierra con el propósito de enfrentar directamente a las fuerzas adversas, cuando sea necesario (Operaciones Internas).

Con el fin de favorecer la comprensión inherente a MIW, es necesario presentar la noción que el Departamento de Defensa de los Estados Unidos (DoD) hace sobre el concepto de Guerra Irregular (IW), que se presenta como una lucha violenta entre actores estatales y no estatales por la legitimidad e influencia sobre los públicos objetivo, utilizando enfoques indirectos y asimétricos, aunque se puede emplear toda la gama de capacidades militares y no militares, con el propósito de erosionar el poder de un adversario y su capacidad para influir en la población, así como su voluntad de luchar.


Bases formativas de los métodos de Acción Indirecta empleados por las FOpEsp de la US Navy

A pesar de haber sido ampliamente utilizados en los períodos históricos previos a la Segunda Guerra Mundial, los golpes de mano se sistematizaron como métodos de acción directa durante el conflicto que antagonizó a las tropas aliadas y a las fuerzas del Eje entre 1939 y 1945. Creadas con el propósito de satisfacer las demandas específicas de los Estados que las patrocinaban, las numerosas FOpEsp que surgieron en el contexto de la Segunda Guerra Mundial emplearon procedimientos peculiares en los diferentes escenarios del conflicto, creando y mejorando diferentes métodos de Acción Directa y Acción Indirecta, en un esfuerzo por inclinar la balanza de poder a favor del bando por el que luchaban. Debido a la necesidad de crear alternativas de confrontación incisivas que permitieran obtener una ventaja sobre las fuerzas enemigas, las unidades militares especiales (FOpEsp) priorizaron el desarrollo de acciones de choque propias del Acercamiento Directo. A su vez, en virtud de actuar en las sombras, organizar movimientos de resistencia, promover la eliminación de objetivos selectivos y llevar a cabo Operaciones Psicológicas, las unidades de inteligencia asumieron la responsabilidad de diseñar procedimientos específicos para el Enfoque Indirecto.



En el caso de la USN, particularmente, se comenzaron a implementar métodos Acción Directa en 1942, cuando se formaron unidades de Scouts and Raiders (S&R) para llevar a cabo operaciones de asalto, reconocimiento y sabotaje en el norte de África y el sur de Italia. Preocupada por la vulnerabilidad de las lanchas de desembarco de tropas a los obstáculos colocados en las playas por los soldados enemigos como recurso defensivo, en 1943 la USN promovió la creación de Unidades de Demolición de Combate Naval (NCDU). En el mismo año, se instituyeron los Equipos de Demolición Submarina (UDT), que participaron en el conflicto con el objetivo de llevar a cabo misiones de reconocimiento anfibio y demolición submarina.

Sin embargo, el uso de métodos de Acción Indirecta por parte de miembros de la Armada de los Estados Unidos se produjo bajo la influencia de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), una agencia de inteligencia estadounidense creada en 1942 con el propósito de realizar operaciones de desgaste, con el objetivo de reducir la capacidad y el ímpetu de las tropas enemigas para luchar, ejecutar incursiones en territorio ocupado por adversarios para recolectar, analizar, purificar y poner a disposición información relevante para el esfuerzo bélico aliado, así como promover el reclutamiento, el entrenamiento y la formación de movimientos de resistencia en áreas dominadas por las potencias del Eje. Constituida en enero de 1943 como parte integrante de las Operaciones Especiales (SO) de la OSS, la Unidad Marítima (MU) se encargó de planificar y llevar a cabo operaciones clandestinas de infiltración por mar con el fin de colocar operativos (agentes) detrás de las líneas enemigas, realizar reconocimientos hidrográficos y costeros, llevar a cabo acciones de sabotaje, así como la organización de grupos de resistencia en oposición a las fuerzas enemigas.

Operando en Albania, Grecia, Yugoslavia y Birmania, la MU ha llevado a cabo una diversidad de Acción Directa y Acción Indirecta para satisfacer las demandas de la OSS. Específicamente en el Teatro de Operaciones del Mediterráneo, la sección marítima de la OSS brindó apoyo a los partisanos yugoslavos después de la rendición de Italia en septiembre de 1943. En este contexto, la capitulación italiana hizo posible que los aliados accedieran a una gran cantidad de armas y equipos, que luego serían transportados por la MU en pequeñas embarcaciones de madera a través del mar Adriático, para abastecer al movimiento de resistencia yugoslavo que se enfrentaba a las fuerzas alemanas.



En el Teatro de Operaciones del Sudeste Asiático, la MU operó en Birmania en 1944, brindando apoyo a las fuerzas británicas que tenían bases en India y Ceilán (actual Sri Lanka), instalaciones desde las cuales los británicos lanzaron ofensivas contra las tropas japonesas estacionadas en la región costera de Arakan. Operando como multiplicadores de fuerzas, los cuadros del MU asumieron la responsabilidad de reclutar personal nativo (birmanos, chinos, malayos y tailandeses, así como habitantes de la isla de Sumatra) y permitirles infiltrar operativos en territorio hostil, realizar operaciones de reconocimiento y misiones de sabotaje a pequeña escala. En ese Teatro de Operaciones, la sección marítima de la OSS también llevó a cabo misiones de reconocimiento hidrográfico y costero y recopilación de datos de inteligencia; además de promover la infiltración de agentes de otras secciones de la OSS.

Aunque este estudio se centra en los métodos de Acción Indirecta, es importante aclarar la relevancia que tuvo la MU para el desarrollo de métodos innovadores de Acción Directa adoptados por las UDT durante la Segunda Guerra Mundial y en períodos posteriores al final del conflicto. En 1944, cuando se formó la UDT-10 en Hawái, un grupo de operativos de la MU se unió a la unidad, introduciendo equipos (máscara de buceo y aletas) que contribuyeron a la diversificación de las técnicas de demolición submarina, que eventualmente caracterizarían la actividad realizada por los buzos de combate de la US Navy durante la Segunda Guerra Mundial. En este contexto, la MU tomó la iniciativa en la aplicación de métodos de sabotaje (utilizando minas magnéticas) y técnicas de infiltración marítima (utilizando buques especiales, vehículos sumergibles y equipos de respiración subacuática de circuito cerrado) que serían incorporados por la comunidad de NSW sólo después de la conclusión de la guerra.

En el esfuerzo aliado por derrotar a las tropas enemigas, correspondía a la MU, como sección componente de la OSS, emplear todos los medios morales y físicos disponibles para lograr el objetivo previsto, es decir, socavar la voluntad de lucha del enemigo comprometiendo sus capacidades políticas, económicas y militares, con el fin de privarlo del apoyo y/o la simpatía de países amigos o neutrales, así como movilizar todos los esfuerzos para, por el contrario, llevar a cabo operaciones en beneficio de las fuerzas aliadas, reforzando su voluntad de luchar y ganar la guerra.


Perfeccionamiento de capacidades no convencionales

Con el resultado de la Segunda Guerra Mundial, el mundo se vio arrojado a un campo fragmentado en dos bloques, enfrentando a dos superpotencias con el poder destructivo de las armas nucleares. La Guerra Fría, resultado del antagonismo ideológico, político, social, económico y militar que opuso a EE.UU. y la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) entre 1947 y 1991, no fue testigo del uso de armas nucleares, pero el malestar generado en este período fue pródigo en desencadenar más de un centenar de conflictos entre países bajo el arco de influencia de los estadounidenses y los soviéticos. La rivalidad entre Estados Unidos y la URSS ha llevado a ambos actores a invertir en disuasión, constituyendo un arsenal nuclear capaz de intimidar al adversario.

Sin embargo, los países alineados con los norteamericanos (Organización del Tratado del Atlántico Norte - OTAN) y los soviéticos (Pacto de Varsovia) estaban condicionados, por no contar con tecnología nuclear, a preparar sus fuerzas militares considerando la posibilidad de una guerra convencional, hecho que llevó a estos estados a restringir significativamente la inversión en sus fuerzas no convencionales, muchos de ellos (como la OSS) disueltos inmediatamente después del final de la Segunda Guerra Mundial.

A pesar de adaptarse a un escenario futuro en el que creían que había un predominio de la modalidad de guerra regular, los actores estatales vinculados a los bloques occidental y oriental se vieron sorprendidos por un escenario diferente en el que la tipología de la confrontación militar se diversificó, evidenciando enfrentamientos de carácter asimétrico (Guerra Irregular) que enfrentaban adversarios con características absolutamente diferentes en cuanto a su formación, organización, motivación y poder de combate. Los procedimientos guerrilleros establecidos principalmente como resultado de la Guerra Civil China (1927-1946) fueron adoptados por una variedad de países que comenzaron a emplearlos como una estrategia viable para la lucha anticolonialista que estaban librando, revelando la falta de preparación de los aparatos militares estatales para enfrentar a los adversarios que usaban este expediente.

Preocupada por la creciente ola de conflictos irregulares que amenazaban el poder militar y la capacidad de combate de los Estados, poniendo en peligro la débil estabilidad internacional, la Dirección de Operaciones Navales del Pentágono comenzó un estudio a principios de la década de 1960 considerando la posibilidad de que la USN llevara a cabo operaciones de contrainsurgencia en conflictos de baja intensidad (Small Wars), aprovechando las experiencias adquiridas por la OSS y la UDT en la aplicación de los métodos Acción Directa y Acción Indirecta. Los resultados introdujeron el concepto de Guerra Naval de Guerrilla y Contraguerrilla, además de presentar el diseño de los Equipos SEAL, que se constituirían en 1962 para operar como unidades de Buzos de Combate, realizando acciones heterodoxas en ambientes marítimos y fluviales.

Commentaires


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page