top of page
Buscar

Navegando con el futuro de la Armada Argentina

Entre el 6 y el 9 de febrero navegamos en la fragata ARA Libertad entre los puertos de Buenos Aires y Mar del Plata, conociendo en primera persona el buque donde terminan su formación los futuros oficiales de la Armada Argentina.


Por Santiago Rivas


El 6 de enero por la mañana embarcamos en la fragata ARA Libertad en una navegación de cuatro días que tenía tres objetivos principales. El primero de ellos era afinar el trabajo en equipo de la nueva dotación del buque, ya que cada año cambian alrededor de dos tercios de los tripulantes, por lo que es necesario que todos se conozcan al máximo y que cada uno maneje a la perfección su rol en el buque. Por otro lado, se aprovecha para embarcar cadetes de los distintos años de la Escuela Naval Militar para que perfeccionen sus conocimientos náuticos y se vayan forjando como futuros oficiales navales, colaborando en todas las tareas del buque. Finalmente, esta navegación se usa para poner a punto todos los sistemas del buque como parte de su preparación para el viaje de instrucción que hará con los nuevos guardiamarinas.



Una vez llegada a Mar del Plata, la fragata abrió sus puertas a la ciudadanía, que puede visitarla hasta el 21 de febrero de manera libre y gratuita entre las 14 y las 19 horas. Posteriormente, pondrá rumbo a la Base Naval Puerto Belgrano, en donde se realizarán reparaciones durante alrededor de un mes para que quede lista para el viaje de instrucción, que será el número 51 que realizará la fragata, desde el primero efectuado en 1963.



La navegación

A las pocas horas de zarpar se hizo el correspondiente rol de abandono, como ocurre en todos los buques apenas salen a navegar, tanto para adiestrar a la tripulación como para que quienes no son tripulantes conozcan las medidas a tomar en caso de que sea necesario abandonar la nave. Mientras, al pasar frente a las costas de Punta Indio, en la navegación por el Río de la Plata, se hicieron presentes dos Beechcraft T-34C-1 Mentor de la Escuela de Aviación Naval y un Beechcraft B200M Super King Air de la Escuadrilla Aeronaval de Vigilancia Marítima, realizando los primeros varios ataques simulados al buque, mientras que las tres aeronaves realizaron también varios pasajes alrededor de la fragata.



Al día siguiente, ya en aguas del Océano Atlántico, nos alejamos de la costa para tener viento favorable para cazar velas (desplegarlas), aunque el clima reinante, con algunos chaparrones, llevó a que se cacen solo algunas de las cuchillas (velas triangulares que van paralelas al largo del buque), mientras que se realizaron diversos simulacros, como fueron de lucha contra incendios, problemas de gobierno del buque, etc.


Cada palo (trinquete, mayor y mesana) tiene su contramaestre y su propia tripulación.


El día miércoles, a pesar de un temporal en la madrugada, el clima mejoró para que se puedan cazar no solo las cuchillas, sino parte de las velas cuadras de los tres mástiles, y navegar parte del día solamente a vela frente a la ciudad de Mar del Plata, donde finalmente se fondeó en horas de la tarde frente a Punta Iglesias. Allí, se realizaron operaciones con embarcaciones menores y una cena de camaradería entre toda la tripulación, cadetes e invitados.

Finalmente, el día jueves se realizó la entrada a puerto durante la mañana.


El buque cuenta con un área de sanidad completa, con quirófano, laboratorio de análisis, área de internación, laboratorio de rayos y odontología.


Diálogo con el comandante de la ARA Libertad

Durante la navegación, tuvimos la oportunidad de entrevistar al capitán de navío Gonzalo Nieto, comandante de la fragata, sobre lo que significa estar al mando de un buque que cumple no solo la función de realizar la última etapa de formación de los nuevos oficiales de la fuerza, sino que también está considerada la embajadora argentina en el mar y uno de los buques más emblemáticos de la fuerza.


El capitán de navío Gonzalo Nieto en el ala de estribor del puente de la ARA Libertad.

¿Qué significa ser el comandante de la fragata Libertad?

Para mí, ser comandante de la fragata Libertad, al igual que todo comando de cualquier buque de la Armada Argentina, es un orgullo profesional, porque como oficial del cuerpo comando uno se prepara toda su carrera para ejercer el comando. Reconozco que la fragata Libertad, además de ello, tiene un valor adicional porque es un buque con una historia muy grande y por el cual pasaron la totalidad de los oficiales que han ingresado en la Armada. Así que llevar a cabo la parte final del proceso de formación de los futuros oficiales es una responsabilidad muy grande, que llevo con mucho orgullo, especialmente por el buque en el cual se lleva a cabo esa tarea, buque que ya va a cumplir el viaje de instrucción número 51 y que es reconocido en el mundo. Un buque diseñado por argentinos y construido por argentinos. Así que todo eso para mí es motivo de orgullo, es la embajadora de Argentina en el mar. El mote o la característica de embajadora argentina fue confirmado por un decreto presidencial, donde se la declaró Embajada Itinerante de la República Argentina. De hecho, has visto que este buque es tripulado por argentinos de todas las latitudes, creo que es una muestra cabal de la diversidad de nuestra Argentina.


Ejercicio de empleo de bengalas en la proa de la fragata.

El objetivo anual es el viaje de instrucción, ¿Cómo se va preparando el buque para ese viaje?

Es la culminación del año, un año muy intenso porque la fragata Libertad finaliza su viaje de instrucción, poco tiempo después hay un cambio de comando de la unidad y se produce un cambio en su tripulación. Un porcentaje parte para otros destinos de la Armada y se conserva una veteranía para poder transmitir sus conocimientos y sus destrezas a los nuevos tripulantes, pero se conforma un nuevo grupo de trabajo y paralelamente tenemos que preparar la fragata para su próximo viaje. Adiestrarnos y en poco tiempo comenzar a llevar a cabo su mantenimiento. Una vez que finalizamos el mantenimiento, recibo a bordo a los nuevos guardiamarinas que van a completar su proceso de formación, así que dejamos el rol de mantenimiento y empezamos nuestro rol educativo de instrucción a bordo, por lo que es un año muy intenso donde todos sus tripulantes se van actualizando en diferentes tipos de tareas.


Instrucción a bordo para los cadetes embarcados.

¿Cómo es la preparación de los tripulantes? Porque no es lo mismo operar un buque que formar a los guardiamarinas.

Todos los tripulantes están consustanciados con la tarea, los guardiamarinas no solo van a aprender de los oficiales de la plana mayor, cada uno sus respectivos cargos, sino también en cierta manera, van a aprender del resto de los tripulantes. Porque nosotros tenemos que preparar gente no solo con conocimientos náuticos, sino que tenemos que preparar oficiales con capacidad de liderazgo.

El personal que integra las distintas divisiones va a empezar a trabajar con nuestros jóvenes guardiamarinas y van a empezar a desarrollar los primeros pasos en el arte de navegar.


Cámara del comandante del buque. Aquí se reciben las autoridades en los puertos que se visitan.

¿Cómo se viene preparando este viaje número 51?

La Armada Argentina ya ha planificado dos alternativas de viaje o quizás alguna más. En esa serie de alternativas de viaje se cita el interés de la Armada de participar y para las cuales ha recibido invitaciones. Esos planes de viaje son consensuados con las autoridades del Ministerio de Defensa y también interviene naturalmente la Cancillería.


Una de las cocinas de la fragata.

¿Cómo es la dotación?

Somos 215 tripulantes y para el inicio del viaje vamos a recibir a los cadetes de las promociones de la Escuela Naval. Entre 50 y 60 guardiamarinas argentinos. Y también seguramente van a haber invitados guardiamarinas de otros países, como así también oficiales de las otras fuerzas, del Ejército Argentino y de la Fuerza Aérea.

No todos los invitados completan el viaje, sino que algunos hacen alguna pierna del mismo, pero estimo que entre nuestros guardiamarinas y los invitados ese número total de jóvenes será de unos 90 o 100.


El Aula 44, bautizada así en honor a los tripulantes del ARA San Juan. Allí también funciona la biblioteca del buque.

¿Cómo es la rutina del guardiamarina cuando se viaja?

Para la instrucción a bordo de la fragata se cuenta con un Departamento de Estudio, se embarca con el jefe de año de los guardiamarinas en la Escuela Naval, que tiene un conocimiento muy acabado de todos, tanto del desempeño náutico como el profesional. El Departamento de Estudio es encabezado por un capitán, más un teniente de navío del cuerpo comando y otro que es Infante de Marina. Ellos van a organizar la rutina de estudio de los cadetes, que son divididos en dos brigadas, mientras una Brigada es abocada a las tareas en el puente o máquinas, la otra recibe clase. De manera tal que al completar el viaje los dos grupos han completado una formación similar.

Hacia el final del viaje nos permite tener un conocimiento acabado de cada uno de estos guardiamarinas, conocer bien sus fortalezas, sus debilidades y a lo largo del viaje, ir reforzando la instrucción de cada uno.

Es un compromiso grande y nuestro objetivo es poder entregar a la Armada guardiamarinas listos.



El Buque Escuela Fragata ARA “Libertad”

La Fragata ARA "Libertad” es el principal buque escuela de la Armada Argentina y se encuentra actualmente en etapa de mantenimiento planificado y alistamiento para estar en condiciones de iniciar el 51° Viaje de Instrucción, que conducirá a los Guardiamarinas en Comisión integrantes de la Promoción 152 del Escalafón Comando Naval; 87 del Escalafón Infantería de Marina; y 108 del Cuerpo Profesional, Escalafón Intendencia, de la Escuela Naval Militar.

El buque fue construido por Astilleros y Fabricaciones Navales del Estado (AFNE) en Río Santiago, provincia de Buenos Aires y se afirmó su pabellón el 28 de mayo de 1963, realizando el primer viaje de instrucción entre el 19 de junio y el 6 de diciembre de ese mismo año.


Uno de los dos generadores principales.

En 1966, durante el IV Viaje de Instrucción obtuvo el récord mundial de velocidad en el cruce del Atlántico Norte a vela, al cruzarlo en 8 días y 12 horas. Asimismo, esa fue la primera oportunidad en que la Sail Training Association le otorgó la “Boston Teapot Trophy” que luego volvería a ganar en otras ocho oportunidades, en 1976, 1981, 1985, 1987, 1992, 1998, 2000 y 2007.

Esta copa se entrega al velero que con más del 50 por ciento de su dotación en instrucción recorre la máxima distancia en 124 horas de navegación a vela.


Réplica de la Boston Teapot, que la fragata ganó nueve veces.

Por otro lado, entre sus viajes más destacados, en 1976, durante el XII Viaje de Instrucción participó en la regata para grandes veleros entre Bermudas y Newport, en la revista naval internacional realizada en Nueva York, con motivo del Bicentenario de la Independencia de Estados Unidos.

Asimismo, en el marco del XXV Viaje de Instrucción, en 1989 participó en los eventos realizados en Rouen con motivo de los 200 años de la Revolución Francesa y en los festejos de los 800 años del puerto de Hamburgo, mientras que en 1992, durante el XXVII Viaje de Instrucción, participó en eventos conmemorativos del Quinto Centenario del Descubrimiento de América y en la Gran Regata Colón 92.


Los dos motores de la fragata.

Cinco años después, en 1997, efectuó el XXXI Viaje de Instrucción en el que participó de la Regata Sail OSAKA 97 y dio la vuelta al mundo por tercera vez, mientras que al año siguiente, durante el XXXII Viaje de Instrucción, ganó la regata American Sail entre los puertos de Savannah y Green Port.

El Poder Ejecutivo Nacional, por Decreto Nº 727 del 30 de mayo del 2001 nombró a la fragata nave embajadora de la República.

En el mismo astillero que la vio nacer, Río Santiago, se inició en 2004 un completo proceso de modernización de media vida, que finalizó el 2 de marzo de 2007. La remodelación incluyó el reemplazo del sistema propulsor, la planta eléctrica, el sistema central de aire acondicionado, el cambio de la cubierta y la reparación integral de toda la estructura. También comprendió una reforma en los sollados de los Guardiamarinas para poder añadir comodidades para las nuevas generaciones de mujeres que cursan en la Escuela Naval.


Operación con embarcaciones menores.

Completadas sus reparaciones de media vida en el Astillero Río Santiago, el 7 de abril zarpó para realizar el XXXVIII Viaje de Instrucción. Allí embarcaron, por primera vez, Guardiamarinas en Comisión mujeres de la Escuela Naval.

En 2008 realizó el XXXIX Viaje de Instrucción, dando la vuelta al mundo por cuarta vez en su historia y visitando países del sudeste asiático.

En 2010, año del Bicentenario de la Revolución de Mayo de la República Argentina, el buque realizó su XLI Viaje de Instrucción, participando del evento náutico Velas Sudamérica promovido por las Armadas de Argentina y Chile a fin de celebrar el bicentenario de los primeros movimientos de independencia a lo largo del continente Sudamericano.


Mantenimiento a bordo, en la eterna lucha contra el óxido que viven todos los buques.

Este evento se repitió en 2014, denominado ahora Velas Latinoamérica, donde participó mientras realizaba su XLIV Viaje de Instrucción, conmemorando el bicentenario de la victoria obtenida en el Combate Naval de Montevideo, hito histórico que fuera elegido en el año 1963 para instituir el Día de la Armada Argentina. En 2018 volvió a participar de Velas Latinoamérica, así como en 2022, año en que realizó su L Viaje de Instrucción. Además, participó de los festejos por el Bicentenario de la Independencia de la República Federativa del Brasil.

Hasta el momento, la fragata lleva navegadas 1.102.094 millas náuticas (aproximadamente 2.041.078 km), lo que equivale a casi 50 vueltas al planeta; estuvo 9095 días fuera de su apostadero, de los cuales 5797 fueron navegando y 3413 en puertos extranjeros.

En el transcurso de casi cinco décadas visitó 70 países, 168 puertos e ingresó 661 veces a puertos extranjeros.



Características

La “Libertad” es una fragata de 103,7 mts de eslora, su manga es de 14,3 mts, con una superficie total de 2652 m² de velamen, 3765 toneladas de desplazamiento a plena carga y una altura máxima en su palo mayor de 50 mts.

Es una fragata de tres palos (trinquete, mayor y mesana) y bauprés. Los palos son de acero y están formados por macho y mastelero.

El velamen está compuesto por 27 velas: 11 cuchillas y una cangreja en el palo mesana con botavara metálica. De aquellas, 5 son foques, 3 estays del palo mayor y 3 estays de mesana. El resto son 15 velas cuadras, distribuidas en 5 vergas por palo.

Su mascarón de proa, que representa la República y su sentimiento arraigado de libertad, es una obra de arte del escultor español Carlos García González, residente en Argentina.


Al arribar a Mar del Plata se emplearon las dos RHIB del ARA Piedrabuena, más el ARA Punta Mogotes, para llevar autoridades y medios locales hasta la fragata.

Viajes de Instrucción

El plan de formación que se lleva a cabo en la Escuela Naval Militar requiere que, a lo largo del trayecto educativo en esta Unidad Académica, los cadetes vayan adaptándose progresivamente a las particularidades, costumbres y tradiciones de la vida a bordo, desarrollando a su vez la práctica efectiva de las actividades profesionales, cuyo sustento académico proviene de los conocimientos impartidos en ese Instituto.

En ese sentido, el embarco en el Buque Escuela Fragata ARA “Libertad” como quinto ciclo de formación teórico-práctico, es parte del Plan de Estudios y materializa la culminación de su etapa formativa donde, a partir de una práctica profesional integrada desarrollada en forma intensiva, se procura consolidar las aptitudes básicas adquiridas, obteniendo mediante un embarco prolongado, la adecuada aplicación y evaluación de los conocimientos aprendidos, una integral adaptación a la vida en el mar y satisfacer las competencias de egreso de los futuros Oficiales de la Armada.

La misión del Buque Escuela entonces es la de completar la formación general y profesional de los Guardiamarinas en Comisión, acrecentar los vínculos de amistad y cooperación con los países visitados y fomentar la integración interinstitucional con invitados nacionales y extranjeros a fin de cumplir con las exigencias del plan de estudios de la Escuela Naval Militar y representar protocolarmente a la Institución y a la República Argentina.


Ejercicio de lucha contra incendios.

Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page