top of page
Buscar

Recuperando el patrimonio histórico mientras aprenden

La Escuela de Educación Secundaria Técnica Nº7 "Taller Regional Quilmes", conocida también como IMPA, ubicada en las instalaciones del Área de Material Quilmes de la Fuerza Aérea Argentina (FAA), tiene una larga tradición preservando material histórico que le fue cedido a lo largo de los años para su uso como material didáctico. Las aeronaves que posee la institución, entregadas cuando eran dadas de baja por las fuerzas o por propietarios privados, fueron adquiriendo valor a medida que se iban volviendo únicas, pero, aunque la escuela intentó mantenerlas en las mejores condiciones posibles, esto no siempre fue posible.

Los alumnos de 7º año de la escuela, el último antes de terminarla, deben realizar un trabajo donde pongan en práctica lo aprendido en las distintas áreas, para lo cual cada curso se divide en tres comisiones, cada una con un trabajo específico, y en los últimos tiempos estos se han enfocado en la restauración y recuperación del material, no solo aéreo, sino de herramientas, como un centro de mecanizado de la escuela. También poseen un proyecto de reactor para reciclar plásticos y convertirlos en combustibles.



En 2022, los proyectos incluyen cuatro ligados directamente con aeronaves. Uno de ellos es la recuperación del Hiller UH-12ET matriculado AE-356, que sirvió en el Comando de Aviación del Ejército Argentino, otro es la confección de un simulador de vuelo empleando la cabina de un DHC-6 Twin Otter dado de baja por la FAA, otro es la restauración del Gloster Meteor F.Mk.IV matriculado C-010 y finalmente el Aerocommander 500U matriculado T-133, ambos ex FAA.



En julio pasado ya contamos sobre el Aerocommander (https://www.pucara.org/post/un-aerocommander-500u-en-restauraci%C3%B3n-en-argentina), el cual lleva adelante un equipo de alumnos conformado por Agustín Bardin,

Gerónimo Bergantino, Tomás Calero, Tomás Castez, Ignacio Delgado, Alejo Enrique, Joaquín Flores, Federico Franco, Tomás Guglielmucci, Lucas Ibarrola, Matías Martínez, Nicolás Mato, Lautaro Puig y Mateo Viana.



Actualmente están terminando la restauración del interior y han comenzado el proceso de pintura, que se hará siguiendo el esquema de pintura adoptado por la Fuerza Aérea Argentina en los últimos años, en tonos de gris. Además, queda hacer algunos ajustes en uno de los motores y la restauración quedaría lista.



Hace pocos días visitamos la escuela y, además de ver los avances en el proyecto del Aerocommander, conocimos al equipo que está restaurando el Gloster Meteor. Este avión había llegado en estado de vuelo a la escuela, cuando la FAA dio de baja el modelo a comienzos de los años setenta. Hasta el año 2000 el avión era puesto en marcha todos los años e incluso entre fines de los años 80 y comienzos de los 90 hubo una intención de ponerlo en vuelo. Sin embargo, durante los últimos años se dejó de poner en marcha y los motores no fueron preservados, mientras que se perdieron algunos instrumentos.


El Meteor

En 2019 un equipo proyectó la restauración y comenzaron algunos trabajos, aunque la pandemia en 2020 les impidió seguir adelante. Así, este año otro grupo de alumnos de la comisión C de 7º Segundo Aeronáutica, conformado por Andrés Widmer Her, Leandro Saravia, Donato Tomé, Lucas Patrizi, Tomás Romero, Gerardo Rosales Ruiz, Luis Acuña, Erik Olmo, Santiago Lugones, Faustino Pergolesi, Facundo Pulvirenti, Valentín Brendani, Mijaíl Sokolowski y Rodrigo Villafuerte, decidió retomarlos.

Andrés Widmer Her explica que su hermano era uno de los integrantes del proyecto en 2019 y fue quien les sugirió que lo sigan. “La idea era que, después de 20 años que nadie toque el avión, se siga”, explica Andrés y agrega que para ellos es uno de los aviones con más relevancia en la escuela, “este es el primer avión que tuvo la Argentina como caza a reacción y fue el primer avión a reacción de los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Así que era un desafío, esto es lo que haría un técnico mecánico ni bien sale de la escuela”, agrega.



Sobre cómo encontraron el avión, Andrés cuenta que “en el 2000 se dejó de poner en marcha y no se tocó. Se usaba para mostrar los sistemas, alerones y esas cosas. En 2019 estos chicos, como creían que no les iban a dejar hacer el proyecto, porque en 20 años no dejaron a nadie, en 6º empezaron a tratar de dejarlo en condiciones para que en 7º haya más probabilidad de que les dijeran que sí. En 2020 llegó la pandemia y no pudieron seguir y nos lo ofrecieron a nosotros. Y ahora se lo vamos a heredar a otro grupo de 6º. Esperemos que lo sigan un par de años, porque hay muchas cosas para hacer. También se lo quiere pintar, nos gustaría que se pueda arreglar el sistema de tren de aterrizaje y frenos” explica.

Los trabajos que ya han realizado comprenden el reacondicionamiento del motor derecho, que ya pusieron en marcha en banco de pruebas y ahora están trabajando para ponerlo en marcha ya en el avión. “Ahora estamos viendo de ponerlo en el avión para que uno pueda accionarlo desde la cabina. Después queremos seguir todo lo que podamos con el segundo motor. Tardamos mucho con el primero porque fue un proceso de evaluación y aprendizaje. Los chicos del otro curso no podían venir y explicar las cosas que ellos habían aprendido, porque estaban en la facultad. También lo que tiene este avión es que los mecánicos fallecieron o son muy viejos y es complicado tener conversaciones con ellos” cuenta Andrés.

Un problema que tuvieron fue con las herramientas, ya que las que había en el pañol eran en milímetros y pulgadas que no servían, por lo que tuvieron que modificar laves para que sirvan. Además, consiguieron el manual y lo imprimieron, para poder trabajar mejor. Por otro lado, hicieron toda la parte eléctrica nueva, consiguiendo cables aeronáuticos y otras partes las tuvieron que hacer con cables domiciliarios porque no consiguieron todos los que necesitaban. Así hicieron de nuevo todo el cableado para comandar el motor desde la cabina y ahora están pasando los cables para comandar el corte de combustible y las bombas. “El instrumental para controlar el motor se pudo comprar, uno de los chicos compró en Inglaterra los instrumentos originales. Eso ya está conectado” agrega Andrés, porque la cabina estaba incompleta, aunque pudieron encontrar en la escuela algunos instrumentos originales, “porque vos no podés encender el motor sin saber a cuántas revoluciones está o la temperatura, porque es peligroso” agregó.



También pedimos una donación a la empresa Affinity, por un tanque de acero inoxidable, porque el tanque original estaba pinchado y es enorme. Entonces pedimos una donación y nos dieron un tanque de 250 litros y eso fue muy útil. Estamos terminando esta semana también con el sistema de combustible para llevarlo del tanque al motor y una vez que terminemos con eso vamos a hacer la puesta en marcha desde la cabina. Posteriormente habría que empezar a sacar el otro motor y colocarlo en el banco y hacer las comprobaciones que hicimos con el otro. Sacar los componentes, las bombas, desarmarlas, cambias las juntas, todo eso”, explica Andrés.

En ese otro motor esperan tener menos trabajo, ya que tienen la experiencia del primero. “El manual no dice qué hacer para arreglar el motor después de 20 años. Tenés que ir probando a ver qué funciona y qué no. Por suerte este avión vino con otros 4 motores, así que teníamos un amplio lote de repuestos. Si eso no hubiera estado no hubiera sido posible recuperarlo”. Así, fueron encontrando dónde estaban los distintos problemas y buscando soluciones. “Una cosa fue preparar el banco y todo para ponerlo en marcha y otra es trabajar en el motor. Porque preparar el cablerío y las llaves es lo que lleva más tiempo” explica.



La feria de fin de año

Los días 11 y 12 de noviembre, la Escuela realiza su feria de fin de año, abierta al público, donde los alumnos presentarán sus proyectos y se realizará la puesta en marcha de las aeronaves, incluyendo también al Hiller UH-12ET y posiblemente el Beechcraft B-45 Mentor, además de que se bautizará el Aerocommander, lo cual estará a cargo de los pilotos veteranos de Malvinas Héctor “Pipi” Sánchez” y Luis “Tucu” Cervera, y está previsto que el avión luego haga un rodaje por la plataforma de la escuela.



Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page