top of page
Buscar

Sistemas de Vigilancia Aeroespacial de la Fuerza Aérea Argentina

Por José Javier Díaz*

Fotos del autor


Entrevistamos al Vicecomodoro Esteban Alonso, titular de la Dirección de Sistemas de Vigilancia Aeroespacial de la Fuerza Aérea Argentina, para interiorizarnos sobre los avances logrados por la Argentina en el desarrollo, producción y operación de radares para vigilar y controlar el aeroespacio de jurisdicción nacional.


Pucará Defensa: ¿Cuándo, en qué contexto y por qué se creó la Dirección de Sistemas de Vigilancia Aeroespacial?

Esteban Alonso: La Dirección de Sistemas de Vigilancia Aeroespacial fue creada en enero del año 2021, cuando se realizó una restructuración del funcionamiento de la Dirección de Sensores Radar, teniendo en cuenta lo necesario que era optimizar los medios para lograr un mejor funcionamiento, teniendo presente lo aprendido de los años anteriores.



PD: ¿Cuál es función de esta Dirección?

EA: La función es llevar adelante los contratos para la fabricación e instalación de los nuevos sensores dentro de la Argentina. Todo esto dentro del marco del Sistema Nacional de Vigilancia y Control Aeroespacial (SINVICA) creado por decreto N° 1.407 del año 2004.

Asimismo, es necesaria, por varias razones, la coordinación con los distintos municipios y provincias, dado que la instalación de una estación radar es sumamente compleja y se necesita la interrelación con distintos agentes estatales.

También es necesario destacar que la confección de los distintos BAPINES en el marco de sensores de vigilancia aeroespacial, se realiza en esta dirección.

Por este motivo se trabaja en lo actual y se prepara el futuro, para lograr una coherencia en la ejecución de las necesidades.


PD: ¿Cómo es su estructura orgánica y dependencia?

EA: La dirección posee dos departamentos y, a su vez, cada uno de éstos poseen distintas divisiones, que son:

Ø Departamento Implementación Radar: su función principal es llevar la implementación de las futuras estaciones radar, y todas las pruebas y controles de cada uno de los sensores que se fabrican, corroborando que cumplan con los requerimientos operativos que fueron fijados. Es necesario destacar que, teniendo en cuenta el desarrollo en la evolución de los distintos contratos, el trabajo se desarrolla en forma paralela en distintas provincias.


Ø Departamento Ejecución Presupuestaria: realiza los trámites necesarios para el correcto funcionamiento de esta dirección y, a su vez, es el realiza los procedimientos administrativos de las erogaciones presupuestarias, una vez que se obtiene la aprobación del otro departamento en cuanto a que cumple con lo solicitado en el contrato.


PD: ¿Cuánto personal tiene, de qué especialidades, están todos en el Edificio Cóndor o dispersos en cada estación radar?

EA: En cuanto al personal, como es una labor que es transversal a distintas especialidades, se trabaja en forma sistémica para obtener en esta sinergia el mejor producto a utilizar en el futuro. Hay personal que está en el Edificio Cóndor y otros que por su conocimiento personal se sitúan en otras unidades de la Fuerza Aérea Argentina.

Esto nos da un trabajo en equipo sumamente importante que produce como resultado un producto superador y a su vez uno va ampliando sus conocimientos y constantemente va aprendiendo.



PD: ¿Qué vínculo o relación tiene esta dirección con el Comando Conjunto Aeroespacial del Estado Mayor Conjunto?

EA: La relación que se tiene es totalmente funcional, porque nuestra labor es la instalación de sensores en todas las áreas de interés, y la del Comando Conjunto Aeroespacial (COAe) -dependiente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas (EMCO)- es la operación las 24 horas los 365 días, por eso la interacción es total y en todo momento.

La Dirección de Sistemas de Vigilancia Aeroespacial de la FAA provee los medios y ellos son los que los operan, y por eso motivo la devolución que obtenemos del Comando Conjunto Aeroespacial es primordial, porque nos permite mejorar los productos y de esta manera obtener para las próximas entregas un producto superador.


PD: ¿Qué nos puede comentar respecto a cuál era la situación de nuestro país en materia de vigilancia y control del espacio aéreo en 1982, 2002 y actualmente?

EA: La situación en cuanto a la capacidad de vigilancia y control del espacio aéreo es muy distinta.

En el año 1982 se contaba con un solo radar fijo (FPS-1000) sito en la localidad de Merlo, provincia de Buenos Aires (donde está la sede del COAe) y cuatro radares móviles (TPS-43E), estos últimos fueron utilizados durante la Guerra de Malvinas, y también fueron empleados los radares móviles TPS-44 Cardion del Ejército Argentino, operados por personal de la Fuerza Aérea Argentina.

En la actualidad, la capacidad en materia de vigilancia y control del espacio aéreo es diametralmente distinta. Partiendo por el SINVICA, que marca la capacidad de vigilancia y control del espacio aéreo deseado, lo cual es una ventaja sustancial, y es una guía de ruta a cumplir.

Con respecto al material, podemos citar los radares FPS-113/90 ubicados en Resistencia (Chaco) y Posadas (Misiones); los RPA-240 situados en Merlo (Buenos Aires), Pirané, Las Lomitas e Ingeniero Juárez (Formosa), San Pedro (Misiones), Villaguay (Entre Ríos); y radares móviles que nos brindan la capacidad de despliegue en muy corto tiempo a cualquier rincón del país con sistemas RAME, RAM/RPA-170M y MTPS.



PD: ¿Cuál fue el rol de la FAA en relación al desarrollo nacional de radares junto a INVAP?

EA: La Fuerza Aérea Argentina fue el asesor técnico y operativo en cuanto a los conocimientos de los radares. Es necesario destacar que desde la década de 1950 cuanta con especialistas tanto operativos como técnicos en este sistema. Después de la Segunda Guerra Mundial, la Argentina poseía una cadena de radares de defensa aérea.

Es necesario tener presente lo dicho anteriormente, dado que la Fuerza Aérea tiene vastos conocimientos en materia de Vigilancia y Control Aeroespacial y de Sistemas Radar.

Por otro lado, es innegable el tipo de empresa en tecnología de punta que es INVAP, que es reconocida a nivel mundial.

La sinergia entre las dos partes fue de un trabajo en conjunto para obtener un producto que posea la capacidad de cumplir con las necesidades y requerimientos que posee la Fuerza Aérea Argentina y que, en los últimos años, se han hecho extensivos al Ejército Argentino y la Armada Argentina, que también han adquirido radares desarrollados por INVAP.

Este trabajo en conjunto da como fruto que en la actualidad el nuevo producto de fabricación de INVAP, el RPA-200, es superior al RPA-240


PD: ¿Cuántos radares, de qué modelo y función ya se han instalado en el marco del SINVICA y cuántos están en desarrollo/construcción actualmente para la FAA y/o las otras Fuerzas Armadas argentinas?

EA: Por una cuestión de jurisdicción solo comentare los radares que están operativos en la Fuerza Aérea Argentina.

Para comenzar, más allá que los lectores que ustedes tienen son gente que conoce de las diferentes características del material, porque siempre el público se renueva y se incrementa.

Teniendo presente que hay diversos radares militares, solo me explayaré en los que corresponden a vigilancia y control aeroespacial, sin describir los radares de defensa aérea y los distintos radares aerotransportados.

En los casos de los radares de vigilancia y control aeroespacial, se poseen dos tipos:

Ø Radares móviles: que son aquellos que por sus características de diseño y de concepto operacional tienen la capacidad de ser desplegados a distintos puntos del país, por diferentes medios de movilidad y transporte. En este caso a la actualidad se poseen 3 tipos, RAME y RAM (fabricados por la empresa INVAP) y el MTPS-43 (modernizados por INVAP).

Ø Radares Fijos, que son aquellos que necesitan de una infraestructura sumamente específica y son utilizados en su lugar de colocación hasta que son reemplazados por nuevos sistemas. En este caso, a la actualidad se cuenta con 8 radares fijos, de dos modelos diferentes: los FPS-113/90 (de la empresa INDRA) y los RPA-240 (de la empresa INVAP).

En cuanto a los radares que se están desarrollando para entrar en servicio a corto plazo, podemos decir que en los próximos meses serán instalados dos RPA-240 en sus respectivas Estaciones Radar y se hallan en avanzado proceso de fabricación cinco nuevos RPA-200 (versión más avanzada del RPA-240 desarrollada por INVAP).



PD: Tras la reciente inauguración del RPA-170M en Río Grande y la pronta entrada en servicio de las Estaciones Radar en Santa Fe y Corrientes, ¿qué otros radares se habilitarán próximamente?

EA: Podemos nombrar además de los que usted comenta, los dos radares que se instalarán en las provincias de Chaco y Misiones.


PD: ¿Qué tipo de radares y cuándo prevén que se instalarán en la Base Aeronaval Trelew, la Base Antártica Petrel y el extremo oriental de la Isla de los Estados?

EA: En este caso puedo comentar que se está trabajando en la parte inicial de las necesidades a cubrir para poder llevar adelante la instalación de distintos radares, el tipo, cantidad y cuándo se instalarán. Queda para una segunda etapa, dado que estos lugares son de sumo interés, pero a su vez son de una complejidad tal que, primero, hay que terminar de definir cuál es la mejor opción para cumplir con estos requerimientos en cada lugar, y luego elegir el mejor material y la zona de operación más óptima.


PD: ¿Alguna reflexión que quiera transmitir a nuestros lectores?

EA: Gracias por la oportunidad de transmitir una pequeña reflexión. Entendemos que el trabajo en equipo, la definición de objetivos claros y la perseverancia a lo largo del tiempo, da como resultado el logro de los objetivos.

En la Fuerza Aérea hay muchos ejemplos de esto, yo solamente voy a dar este concepto en cuanto a los radares de vigilancia aeroespacial, soy el séptimo director en esta materia, y el primer contrato para la fabricación de radares de vigilancia y control aeroespacial de fabricación nacional se firmó en el año 2011, llevamos 12 años de continuidad en el plan y los objetivos -más rápido o más lento- que fueron planteados en su momento, se están cumpliendo. Un ejemplo de esto es que si tomamos de diciembre del 2022 a diciembre del 2023, se instalarán cuatro radares en sitios fijos y operando y en el peor de los caso serán al menos tres nuevos radares instalados y operando en ese plazo.

Objetivos claros y coherencia es la fórmula de llegar a buenos resultados.



* El autor es magíster (ITBA) y máster europeo (EOI de España) en Dirección Estratégica y Tecnológica. Se desempeña como Consultor de Empresas y Gobiernos y columnista de medios de prensa masivos y especializados en Defensa, Seguridad y Aeroespacio.


Comentários


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page