top of page
Buscar

Sudán, 15-18 de abril de 2023, Parte 1

Por Tom Cooper - analista en defensa, historiador, editor de ACIG.info y la serie de libros @War. Entre otros, es autor del libro Moscow's game of poker - Russian Military Intervention in Syria, 2015-2017, editado por Helion & Company.



A la luz de haber recibido muchas preguntas y solicitudes relacionadas, he decidido examinar más de cerca los acontecimientos en Sudán.

Por adelantado: estoy lejos de ser algo así como un "experto" con respecto a ese país. A lo sumo, estoy siguiendo la acumulación y las operaciones de la Fuerza Aérea Sudanesa (SuAF) durante décadas. Sin embargo, gracias a algunos buenos libros antiguos y algunas búsquedas en Internet, hoy en día es fácil obtener una visión razonablemente buena. La cuestión es sólo la de saber dónde buscar.

Incluso entonces, tengan en cuenta que tiendo a "simplificaciones excesivas": eso a su vez es probable que resulte en que algunos que saben mejor, encuentren cierto lo siguientes por "falta de detalles" o incluso estén "equivocados".

Y no se preocupen: continuaré con mi cobertura de la Guerra de Ucrania, también.

Para empezar, un poco sobre la historia de Sudán, la forma en que la conozco y cómo es que el país está donde está hoy en día.

Las historias habituales de Sudán comienzan con la crítica de Gran Bretaña y Egipto, y sus diseños para el país desde el siglo 19 y la primera mitad del siglo 20. No tengan dudas: mucho de eso es correcto (aunque no sea por otra razón, entonces porque las maquinaciones en cuestión trazaron muchas fronteras donde nunca antes habían estado, y agruparon a personas que no quieren vivir una al lado de la otra). Sin embargo, tal como yo lo veo, esta fue la razón principal de la separación de Sudán del Sur como país independiente en 2011. Los asuntos en el resto del país son ligeramente diferentes.

Históricamente, la agricultura fue la principal fuente de ingresos en el Sudán al menos hasta la década de 1990, y hasta el 80% de la fuerza laboral sigue empleada en este sector hasta el día de hoy. Sin embargo, la agricultura fue devastada repetidamente por guerras largas y extremadamente amargas, generalmente dirigidas por o en nombre de personas con ilusiones de grandeza, y catástrofes naturales.

El proceso de arruinar la agricultura sudanesa a través de guerras comenzó ya en el siglo 16 y 17 y dio lugar a que los estados locales se debilitaran en la medida en que los egipcios y los británicos fueron capaces de establecerse con el control. Los sudaneses respondieron durante la Guerra Mahadista de 1881-1899, que provocó otra invasión anglo-egipcia. A su vez, los británicos no estaban entusiasmados con ayudar a los egipcios a establecerse en el control, y, por lo tanto, mientras negociaban una retirada de sus fuerzas, aseguraron que El Cairo liberara a Sudán en su independencia, el 1 de enero de 1956.


Las esperanzas eran grandes cuando el primer primer ministro de Sudán, Ismail Alazhari (izquierda) y el líder contemporáneo de la oposición en el Parlamento, Ahmed Almahjoub, izaron la bandera nacional en la mañana del día de la independencia del país: el 1 de enero de 1956.

La población de Sudán, que, dentro de las fronteras válidas desde la separación de Sudán del Sur en 2011, es 97% musulmana, se divide en principios étnico-religiosos y económicos, como tribus de agricultores; tribus de pastores (cría de ganado y pollos); y tribus de pueblos nómadas (algunos de ellos pastores, otros no). Por otro lado, hay un segmento en constante crecimiento de personas urbanas de "mentalidad liberal". Obviamente, todos tienen intereses completamente diferentes y, por lo tanto, los nómadas suelen estar descontentos con los agricultores, los agricultores no están contentos con los nómadas, y ambos están haciendo infelices a la gente urbana. Agreguen a esto el hecho de que los musulmanes de Sudán no son un bloque sólido: algunos son sufíes (y se dividen en dos sectas diferentes), otros son salafistas. En los últimos 70 años, esto dio lugar a divisiones dentro del panorama político sudanés más o menos a lo largo de las siguientes líneas:

- Partido Umma = Ansar Sufis, dominando el oeste y el sur (es decir, Darfur y Kordofan; persiguiendo ideologías del nacionalismo sudanés y la democracia islámica)

- Partido Unionista Democrático (DUP) = Khatamia Sufis (fuerte en el norte y el este; antiguo Partido Unionista Nacionalista, que solía propagar una unión con Egipto, en la década de 1950; más recientemente, es quizás el más moderado de todos los partidos políticos en Sudán)

- Partido del Congreso Nacional (NCP) = islamistas, salafistas, wahabíes y otros conservadores; fuerte en el norte y el oeste (antiguo Frente Nacional Islámico; partido dominante desde 1998 hasta 2019, cuando fue prohibido; todavía influye en el Sindicato de Abogados y en la mayoría de los sindicatos de estudiantes agrícolas y universitarios y, según se informa, está vinculado con las RSF);


Por encima de todo, son los altos mandos de la Fuerza de Defensa Sudanesa (SDF; coloquialmente "ejército", aunque incluye a la Fuerza Aérea y la Marina) los que "saben que pueden hacerlo mejor": sus acciones eclipsaron profundamente todas las diferencias étnico-religiosas y la actividad de los partidos políticos en los últimos 70 años, porque su gobierno no solo impidió el establecimiento del estado de derecho y el orden, sino que también dio lugar a una corrupción endémica (Sudán es uno de los países más corruptos de la historia), una toma de decisiones al azar, un gasto excesivo masivo "con fines de defensa", conflictos armados casi constantes y (más recientemente) la propagación de lo que solo puede caracterizarse como "crimen organizado, al gran estilo".


- 1958-1964, Era de Aboud: El general Ibrahim Abboud dio el primer golpe de Estado que derrocó al gobierno electo y disolvió el parlamento en 1958. Abboud intentó gobernar con la ayuda de una "pirámide de consejos" (consejos locales que eligen representantes en un consejo central), y podría haber tenido éxito, pero sus políticas conflagraron la larga y amarga insurgencia armada (o "guerra civil") en el sur (Primera Guerra Civil Sudanesa, librada entre 1955 y 1972).


- 1969-1985, La era de Nimeiri: en 1964, la corrupción, la mala gestión y la devastación y las pérdidas en esa guerra obligaron a Abboud a renunciar. Un gobierno civil provisional fue derrocado por otro golpe militar, en 1969, que estableció al coronel Jaafar Nimeiry en el poder. Nimeiry logró negociar el cese de la guerra en el sur, en 1972, y su gobierno estabilizó la situación por un tiempo. Entre otros, y con la ayuda de Egipto, Occidente y China, promovió la agricultura mecanizada de exportación. Sin embargo, también provocó la Segunda Guerra Civil Sudanesa, en 1983.


- 1989-2019, La era de Bashir: Nimeiry fue derrocado en un golpe de Estado por el general Dahab, en 1985; en 1989, Dahab fue derrocado por un golpe de Estado dirigido por el teniente general Omar al-Bashir, respaldado por el Frente Islámico Nacionalista (algo así como el "ala wahabí" del NCP).


Omar al-Bashir en su aparición favorita.

Si bien los regímenes militares anteriores podrían haber sido descriptos como "relativamente progresistas", Bashir no fue nada de eso: no solo prohibió los partidos políticos y los medios independientes, o encarceló a miles de figuras políticas y periodistas, "como de costumbre", sino que islamizó fuertemente al Estado y sus instituciones. Más tarde en su período de gobierno también ayudó a establecer un partido político "adecuado", en la forma del Partido del Congreso Nacional. No se equivoquen: era la única organización legalmente de ese tipo, ya que Sudán era un estado de partido único durante el gobierno de Bashir.

Mientras participaban en la solución negociada de la Segunda Guerra Civil Sudanesa (librada entre 1983 y 2005) y lideraban el país durante un período de "auge petrolero" en las décadas de 1990 y 2000, Bashir y sus partidarios de la línea dura han provocado el estallido de varias insurgencias en el este y el oeste de Sudán, y una guerra con Chad, todo ello librado en el período 2003-2020. Además, en 2007, el Sudán se vio afectado por inundaciones catastróficas, que causaron daños adicionales y masivos a la agricultura. Como era de esperar, el país también es uno de los más hambrientos de este planeta.

Durante la guerra en Darfur (librada entre 2003 y 2020), las SDF y la policía demostraron ser incapaces de contrarrestar a los insurgentes del Movimiento de Liberación de Sudán (SLM) y el Movimiento Justicia e Igualdad (JEM). Los insurgentes se quejaban del abandono crónico y la marginación de Jartum, pero también motivados por una grave sequía y la hambruna resultante, que a su vez causó un aumento de la inmigración desde Chad. Sin embargo, el SLM y el JEM estaban compuestos principalmente por musulmanes no árabes: los grupos étnicos fur, zaghawa y mesalit, y los agricultores, de Darfur occidental y meridional, que tienen tierras relativamente ricas y fértiles. Por lo tanto, Bashir recurrió a las redes de milicias ya existentes para contratar mercenarios de tribus árabes (nómadas) y arabizadas del norte de Darfur. Así surgieron las milicias más conocidas como los 'Janjaweed' (algo así como 'Diablos a caballo'), pero que se llaman a sí mismos los 'Fursan' (Jinetes).

(Los orígenes de los Janjaweed se remontan a las milicias de las tribus árabes Abbala y Rizeigat de los pastores de Darfur septentrional. En la década de 1980, el líder libio Muammar Qaddaffi los utilizó para establecer la Legión Islámica: una milicia militante, panarabista pero racista cuya tarea era desestabilizar el régimen de Nimeiri en el momento en que recibía apoyo occidental. Posteriormente, Gadafi los estaba desplegando para ataques en Chad, al menos hasta que una "incursión" combinada franco-chadiana destruyó su base principal, en 1987. Esencialmente, siempre fue la misma vieja historia de uno u otro dictador que abusó del racismo y la religión para sus propios fines).

Durante la segunda mitad de la década de 2000, Bashir desplegó a los Janjaweed en una campaña de limpieza étnica de los fur, zaghawa y mesalit de Darfur. La estrategia era bastante simple: las tropas de las SDF, comandadas por el coronel Abdel Fattah Abdelrahman al-Burhan, rodearían el área de interés y luego serían sometidas a ataques aéreos por parte de la Fuerza Aérea Sudanesa (SuAF). Finalmente, a los Janjaweed se les dejaría entrar para 'limpiar'. Fue algo que el SLM y el JEM no pudieron contrarrestar y resultó en el desplazamiento de hasta 2,5 millones y más de 400.000 muertos (eso es lo que llevó a la Corte Penal Internacional (CPI) a acusar a Bashir de crímenes de guerra).

La estrategia de Bashir en Darfur no era del todo popular dentro de las SDF: de hecho, preocupado por la creciente disidencia dentro de "sus" fuerzas armadas, en 2013 Bashir formalizó el estatus de los Janjaweed reorganizándolos como las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF). Nominalmente controlado por el Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad, el RSF fue comandado por Mohammed Hamdan Dagalo, con su hermano Abdul Rahim Hamdan Dagalo como segundo (Los Dagalos son del clan Hemetti de la tribu Abbala; lo que le valió a Mohammed el apodo de 'Hemetti'). La estrella de Burhan también estaba en ascenso: ascendió de rango a General y, finalmente, fue nombrado Jefe de Estado Mayor de las SDF.


Mohammed Hamdan Dagalo en su atuendo favorito.

Y luego el negocio comenzó a florecer ...

Mientras obtenían el control de grandes franjas de Darfur Occidental y del Sur, las RSF también establecieron el control sobre las minas de oro locales. Burhan y Dagalos comenzaron a contrabandear ese oro a través de los Emiratos Árabes Unidos (EAU; ver Tradive General Trading LLC) a la Federación Rusa, y para 2017 los Dagalos eran los hombres más ricos del país. A su vez, los ingresos de las exportaciones ilegales de oro aseguraron armas y entrenamiento de Rusia (se informó de cooperación de la Compañía Militar Privada Wagner: 'Wagner PMC'), una afluencia constante de otros equipos de los Emiratos Árabes Unidos, y también otros tipos de ingresos: cuando los saudíes reclutaban mercenarios extranjeros para su guerra en Yemen, en 2015, contrataron a unos 40.000 de las RSF. Cuando Khalifa Haftar en Libia necesitó tropas para luchar contra el gobierno oficial en Trípoli, los emiratíes también lo ayudaron a contratar mercenarios de las RSF.

"La especia debe fluir", por supuesto, y por lo tanto, cuando las protestas populares contra el régimen de Bashir se extendieron por Sudán, en 2018-2019, las RSF (mientras tanto se expandieron a unos 100.000 hombres) estuvieron a la vanguardia de la protección del régimen en Jartum. Eso no funcionó del todo, por lo que Dagalos cambió de opinión: en abril de 2019, las milicias ayudaron a arrestar a Bashir (y a unos 100 ayudantes más cercanos) durante un golpe de estado liderado por el vicepresidente y ministro de Defensa de Bashir, el general Ahmed Awad Ibn Auf.

Un día después del golpe, Auf entregó el poder a (mientras tanto) el teniente general Burhan, quien estableció la junta militar que gobierna de facto sobre Sudán hasta hoy. Mientras prohibía el NCP y confiscaba sus propiedades, y luego "organizaba un acuerdo para compartir el poder con los civiles", Burhan en realidad no mostró ningún interés en permitir el restablecimiento de la democracia. Por el contrario: nombró a Dagalo como su adjunto y, cuando se enfrentó a continuas protestas masivas, a fines de mayo de 2019, recorrió El Cairo, Riad y Abu Dhabi, asegurando el respaldo para su régimen. A su regreso a Jartum, el 3 de junio de 2019, Burhan y Dagalo desplegaron al RSF en una represión de manifestantes que se conoció como la "Masacre de Kharotum": unos 300 opositores fueron torturados y violados en las calles de la capital, y al menos 118 fueron asesinados. Alrededor de 40 terminaron como cuerpos en el río Nilo.

Por supuesto, esto fracasó y reavivó las protestas masivas: en agosto de 2019, Burhan se comprometió a transferir el control a un gobierno cuasi civil que se suponía que gobernaría durante unos 20 meses, a la espera de las elecciones. Oficialmente, Sudán fue dirigido posteriormente por el "Consejo de Soberanía de Transición", compuesto por civiles dirigido por el primer ministro Abdalla Hamdok al-Kinani (economista, especializado en agricultura). En realidad, Burhan y Dagalo todavía tenían la última palabra en todos los asuntos.

Para asegurar sus posiciones, y por insistencia emiratí, en 2020-2021, los dos realizaron algo así como una "campaña de relaciones públicas altamente exitosa", que incluyó la normalización de las relaciones con Estados Unidos e Israel, y una promesa de elecciones generales "libres, justas y transparentes" para julio de 2023. Además, se convirtieron en algo así como "héroes democratizadores" cuando, en septiembre de 2021, arruinaron un intento de golpe de Estado de los leales a Bashir (aparentemente oficiales de la 1ª Brigada Mecanizada, SDF).


Los emiratíes lo saben muy bien: como dictadura árabe en nuestros días, uno puede salir con casi cualquier cosa, como seguir disfrutando del apoyo de Estados Unidos, siempre y cuando uno reconozca oficialmente a Israel. Esta foto se muestra al Director de la Inteligencia israelí, Eli Cohen, con el Teniente General Burhan, en enero de 2021.

Sin embargo, tan pronto como Hamdok comenzó a despedir a ministros y gobernadores nombrados por la junta, el 25 de octubre de 2021, Burhan "disolvió" (léase: arrestó) a toda el ala (civil) del gobierno en el próximo golpe.

A primera vista, el complot de Burhan parecía estar fallando porque provocó una nueva ola de protestas masivas. Sin embargo, con el respaldo de Egipto, Arabia Saudita y los Emiratos, después de reinstalar a Hamdok y liberar a todos los presos políticos, para "calmar la crítica", Burhan centralizó todo el poder en sus manos. Una vez más, todos fuera de Sudán estaban felices, solo los sudaneses no: frustrado, Hamdok renunció en enero de 2022. En poco tiempo, incluso Dagalos también se sentía "marginado": es fácil imaginar su frustración por el hecho de que su base de poder, las RSF, estaba a punto de integrarse completamente en las SDF, lo que a su vez significaba que, al no tener oficiales militares calificados, perderían todos sus puestos y privilegios oficiales.

Según se informa, y combinado con los esfuerzos de Burhan para obtener apoyo dentro de los círculos de islamistas que apoyan a Bashir, y su permiso para que Moscú construya una base naval en el Mar Rojo, a principios de 2023, esto es lo que alentó a los dos hermanos a cargo de las RSF (probablemente apoyados por los emiratíes, que continúan manteniendo vínculos comerciales con las milicias) a organizar un nuevo golpe, lo cual estaba igual de bien con Burhan: la "crisis" resultante seguramente "le impediría" celebrar las tan prometidas elecciones en julio de 2023.


(continuará...)


Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page