Buscar

Un avión no hace una Fuerza Aérea: Programas de la Força Aérea Brasileira

Por João Paulo Moralez


Recientemente, el comandante de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB), Teniente General del Aire Carlos de Almeida Baptista Jr. realizó una actualización de los programas estratégicos de la Fuerza.

Al final de ese balance, lo que se vio fue el resultado de un conjunto de acciones y medidas que colocaron a la FAB como la mejor equipada y preparada a nivel regional para enfrentar no solo los desafíos actuales, sino los futuros que puedan surgir en el segmento de la guerra moderna que involucra el uso del poder aéreo.



El proceso que culminó en lo que vemos hoy es el resultado de medidas tomadas hace más de 20 años. Al entrar en el nuevo siglo, la FAB estaba totalmente desfasada en las doctrinas y el estado de su material aéreo. Había una gran limitación en términos de sensores de guerra electrónica integrados en aviones de combate. De toda la flota compuesta por veteranos y entonces obsoletos Dassault Mirage IIIE/D, Northrop F-5E/F y Embraer AMX A-1, solo este último tenía sistemas como chaff/bengalas, receptor de alerta de radar (RWR), sistema de interferencia electrónica activa (AECM) e identificación amigo o enemigo (IFF). Los misiles aire-aire eran de corto alcance y desde las generaciones anteriores a la actual para esa época. No había bombas guiadas en el arsenal y ni siquiera era posible combatir por la noche con anteojos de visión nocturna (NVG). El datalink, la comunicación encriptada, las miras montadas en el casco, los designadores láser y los pods de reconocimiento táctico digital eran una experiencia limitada a algunos oficiales con cursos teóricos o prácticos realizados en el extranjero, no a toda una fuerza aérea.


A fines de la década de 1990, la flota de Mirage III estaba altamente disponible, pero el avión estaba obsoleto para el teatro de operaciones del siglo 21. Foto: FAB

Sin embargo, la llegada del nuevo siglo trajo los vientos de cambio.

A pesar de las crisis económicas sufridas a finales de la década de 1990 y los constantes recortes presupuestarios, con planificación y eficiencia, la FAB inició un proceso de transformación que hoy impacta en todos sus sectores.

Hoy en día, todos los aviones tienen sistemas modernos de guerra electrónica, vuelan con NVG, utilizan datalink, comunicación cifrada y emplean armamento de precisión. A excepción de la flota de helicópteros de instrucción HB350 Esquilo (que ya están en proceso de ser reemplazados por el H125 Fennec) y los entrenadores básicos Neiva T-25 Universal, todas las cabinas cuentan con paneles digitales de última generación.

Este salto tecnológico ha proporcionado el desarrollo de doctrinas que están alineadas con las utilizadas por las principales naciones del mundo y los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

La caminata hasta que la Fuerza estuvo en este nivel fue larga, requirió varias inversiones y la apuesta por la Base Industrial de Defensa y Seguridad (BIDS) para empoderar al país a diseñar y mantener actualizada la flota. Contar con una BIDS capaz de soportar, a todos los niveles, la capacidad de combate de la FAB es uno de los pilares de la disuasión en cualquier crisis. Se crean empleos especializados, se amplía el dominio de la tecnología y se generan impuestos por las exportaciones. Solo hay ventajas.

Todo este proceso demostró la madurez y la visión del futuro de una Fuerza que no piensa aisladamente . Es decir, tener un caza de última generación, pero con pilotos que vuelan poco o no son capaces de explotar todas las capacidades que proporciona el vector, y que no tienen una operación integrada con otros sistemas, lo cual significa la derrota en cualquier escenario de combate moderno.


Los pilotos de Northrop F-5M están constantemente volando cascos con miras montadas. Foto: Cb V.Santos/FAB

Un caza actual no es nada si no hay sensores y armamentos avanzados, si no hay enlace de datos, si los medios aéreos de combate no pueden actuar sobre el concepto de Operaciones Aéreas Combinadas (COMAO), es decir, en las llamadas misiones de paquete con docenas de aviones en vuelo en la misma misión ofensiva.

Si los medios de apoyo, como los reabastecedores, no están disponibles o son obsoletos, la autonomía de los aviones de combate se ve afectada.

Si no hay enlace de datos o comunicación cifrada, el secreto y la seguridad de las operaciones se ven comprometidos y su eficiencia se reduce. El dominio y la superioridad de la información también son estratégicos para el escenario de batalla actual. El conocimiento de la situación en tiempo real para los participantes de la misión y los responsables de la toma de decisiones, incluidas las aeronaves de vigilancia, la alerta aérea temprana, el comando y el control, e inteligencia electrónica y de señales contribuyen a esto.

Así, un avión no gana una guerra. Tener un vector superior al del posible oponente, como en el pasado, no significa una victoria. Hoy, combatir en red y con interoperatividad con las fuerzas hermanas es fundamental.

Una Fuerza Aérea es un sistema de sistemas que trabajan de manera integrada, precisa y coordinada con las fuerzas hermanas. Su orden de batalla, preparación, distribución y potencialidades también están influenciados por el estudio científico de la Planificación Basada en Capacidades, una herramienta de importancia estratégica que apoya las decisiones tomadas por un alto mando.

Entendiendo esta necesidad estratégica de elevación operacional y tecnológica en todos los segmentos, la FAB desencadenó un proceso que la transformó en estas dos décadas.

En 2010, la aviación de combate ya tenía gran parte de sus F-5 modernizados por Embraer involucrando a otras compañías de la BIDS, como AEL Sistemas. Con él, la mayoría de los pilotos de combate de la FAB entraron en contacto con el panel digital, el enlace de datos, RWR, IFF, head-up display (HUD), chaff / bengalas, helmet mounted display (HMD), misiles más modernos de corto alcance (WVR) y largo alcance (BVR). El AMX, aunque todavía se discutían aspectos de su modernización, estaba equipado con kits de guía láser para bombas BAFG-230 y BAFG-460 Rafael Lizard II, pods de reconocimiento táctico Rafael Litening III y Reccelite II.


El AMX concentra la capacidad de emplear pods de designación láser, reconocimiento táctico y el uso de bombas guiadas por láser. Foto: FAB

Los veteranos del AT-26 Xavante fueron dados de baja y reemplazados por el Embraer A-29 Super Tucano, impactando la base de entrenamiento de pilotos de combate y consolidando las doctrinas modernas de vigilancia del espacio aéreo apoyadas por los importantes vectores Embraer E-99 (AEW&C) que también eran ya una realidad.

La aviación de transporte cambió los de Havilland DHC-5 Buffalo por el Airbus C-295, recibió el C-130 Hercules modernizado, cerró el contrato de desarrollo y compra del Embraer KC-390 y comenzó a actualizar su flota de C-95 Bandeirante y P-95 Bandeirulha. A excepción de los dos últimos, los otros también tienen una suite de guerra electrónica, comunicación cifrada y HUD, por ejemplo.

En las misiones de patrulla, lo más destacado fue el moderno P-3AM Orion, mientras que en las alas giratorias recibió el UH-60 Black Hawk.

A partir de 2011 se introdujo una nueva capacidad: vehículos aéreos no tripulados con la llegada de cuatro Elbit Hermes 450 y un Hermes 900. En 2013, FAB eligió el Gripen E / F como el caza de próxima generación para reemplazar su flota Northrop F-5EM / FM y Embraer AMX A-1AM / BM.

Además de la plataforma, inicialmente 28 Gripen E y ocho Gripen F (orden ampliada en cuatro ejemplares más alcanzando a 32 Gripen E), la compra implicó uno de los mayores acuerdos de transferencia de tecnología jamás vistos en la historia de las Fuerzas Armadas brasileñas con una impresionante participación de la BIDS en el diseño, desarrollo, producción, soporte y capacitación nacional para realizar futuras modernizaciones e integración de nuevos sistemas y armamentos al Gripen.

La FAB ha incluido una amplia gama de sensores y armas, como los misiles WVR IRIS-T y BVR MBDA Meteor, que definitivamente proyectarán capacidades ofensivas a un nivel nunca visto en toda la región.

Por otro lado, en la nueva década, la aviación de ala rotativa vio la llegada de los primeros helicópteros utilitarios H225M nuevos de fábrica en un programa que también involucró a la BIDS, además de entregar las últimas unidades de sus helicópteros de ataque Mil Mi-35M.

La FAB también miró más allá del cielo. Buscó el espacio y, en este sentido, los programas estratégicos la colocaron como protagonista en la región con el lanzamiento del Satélite Geoestacionario de Defensa y Comunicaciones Estratégicas (SGDC, en 2017) seguido, en mayo pasado, por el lanzamiento de dos satélites de sensor remotor por radar del proyecto Lessonia-1.


Los satélites Lessonia ayudarán en el seguimiento territorial. Foto: FAB

Finalmente, hoy la FAB se prepara para poner en funcionamiento el enlace de datos y el IFF nacional.

Múltiples proyectos que ocurren simultáneamente requieren no solo inversiones, sino esfuerzos en la actualización de la doctrina, preparación y capacitación de pilotos y tripulaciones de tierra, entre varias otras acciones.


Veinte años después

La canalización a largo plazo de este número de programas y adquisiciones requirió ajustes y correcciones a lo largo del proceso. Esto se debe a que los escenarios han cambiado en este período. Las necesidades han cambiado, al igual que los desafíos, como la Intervención Federal y la pandemia de coronavirus.

Además, los retrasos y los nuevos calendarios ante las limitaciones presupuestarias, por supuesto, han repercutido en las prioridades. Lo que antes podría esperar, hoy se ha convertido en una emergencia.

A pesar de haber alcanzado una madurez de doctrinas y tecnologías del nuevo siglo, todavía es necesario recuperar algunas capacidades y continuar una gestión para mantener este conjunto en un todo en el estado del arte.

Y en términos de gestión, desde el 12 de abril de 2021, la FAB tiene un nuevo comandante. El Teniente General del Aire Carlos de Almeida Baptista Jr. Tuvo una carrera variada. Fue piloto de combate volando los aviones Dassault Mirage IIIE/D y Northrop F-5E/F y dirigió el despliegue de los aviones E-99 y R-99 cuando fue el primer comandante del 2º/6º GAV " Esquadrão Guardião". Fue presidente del Comité Coordinador del Programa de Aeronaves de Combate, y jefe del Subdepartamento de Desarrollo y Programas; Comandante del Comando brasileño de Defensa Aeroespacial; Director de la Junta de Aeronáutica y Material de Guerra; Subjefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea; y Jefe de Operaciones Conjuntas del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas del Ministerio de Defensa.

El Teniente General del Aire Baptista Jr., además de una carrera enfocada en lo operativo, experimentó y trabajó en la mayoría de estas transformaciones de la Fuerza cuando ocupó puestos y posiciones clave. Finalmente, su período como Comandante del Comando General de Apoyo de la Fuerza Aérea le dio un profundo conocimiento de la FAB en su conjunto en términos logísticos.

Al asumir el liderazgo de la Fuerza, quedó claro que su enfoque estaría en el fortalecimiento de la operación y sus capacidades, bajo una tríada indivisible mencionada en su directriz de mando: las personas, la máquina y el ambiente.


Programas de incorporaciones

Primero, la FAB optó, en 2021, por reducir el pedido de 28 Embraer KC-390 para una flota final de 15 aviones. Pero, por cuestiones legales, se redujo solo a 22 unidades con el calendario de entrega que va de 2027 a 2034.

Por otro lado, la FAB anunció la adquisición de dos Airbus A330-200 que volaron en Azul Linhas Aéreas para retomar la capacidad de transporte aéreo estratégico, algo que se sintió con fuerza durante la crisis sanitaria del coronavirus. El objetivo es convertirlos al estándar MRTT (Multi Role Tanker Transport) para recibir sistemas de contramedidas electrónicas, guerra electrónica y reabastecimiento de combustible en vuelo. El primer avión fue a Jordania para su revisión y pintura y será entregado al 2º/2º Grupo de Transporte ‘Esquadrão Corsário’ el 26 de julio de 2022. El segundo avión debe pasar primero por el proceso de conversión al estándar MRTT en Airbus en Gerafe, España, en un contrato que se definirá y firmará.


La compra de dos Airbus A330-200 de la empresa Azul Linhas Aéras, que serán transformados en la variante MRTT, recuperando capacidad estratégica de transporte aéreo.

Así, realizarán los viajes presidenciales a lugares distantes de todo el mundo, envío de tropas en misiones de paz de la ONU, ayuda humanitaria o el rescate de brasileños en situaciones de guerra, como se vio en 2006 en el Líbano, cuando el propio 2º/2º GT estableció un puente aéreo en Turquía trayendo ciudadanos que ya habían sido evacuados del Líbano. Para la repatriación de los 34 brasileños en Wuhan (China), en el epicentro de la pandemia del coronavirus, en febrero de 2020 se utilizaron dos VC-2 (Embraer 190) que requerían cuatro escalas para llegar a Wuhan.

El 30 de diciembre de 2021, la FAB anunció la compra a AEL Sistemas de dos Hermes 900 más, elevando la flota a tres ejemplares de un vector que ha sido muy solicitado para actuar en calamidades públicas, la Intervención Federal en Río de Janeiro y las diversas acciones de vigilancia de la Amazonía.

También a finales del año pasado se anunció la compra de los misiles WVR IRIS-T y la llegada de los primeros misiles BVR MBDA Meteor para la flota de Gripen.

También en cuanto al Gripen, con la adquisición de las cuatro unidades adicionales de la variante "E" para el primer lote, anunciada el 22 de abril de 2022, permitirá a la FAB abrir una segunda base de operaciones más allá de la Base Aérea de Annapolis. Por otro lado, para reducir riesgos y optimizar la producción, todos los ejemplares del Gripen F se fabricarán en Suecia, en comparación con la planificación anterior de la construcción de cuatro en Brasil. Las entregas de los últimos ejemplares del primer lote deben ocurrir en 2027.

Sobre la base de la planificación basada en capacidades, Brasil está estudiando la compra de 26 cazas más a través de un segundo lote, que totalizará 66 Gripen.


El KC-390 fue un vector esencial en la crisis sanitaria del coronavirus. La FAB negoció con Embraer una reducción de 28 a 22 ejemplares del carguero bimotor. Foto: FAB

Finalmente, tal como está, la FAB se está enfocando en recuperar algunas capacidades y llevar a cabo programas estratégicos prioritarios como el KC-390 y el Gripen. Por lo tanto, los dos memorandos de entendimiento firmados con Embraer para el desarrollo del avión utilitario de despegues cortos STOUT, con cuatro motores, siendo dos eléctricos, y el UAV de combate, serán cancelados.








Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina