top of page
Buscar

Argentina en la Antártida: Base Petrel, Basler BT-67 y buque polar. Entrevista con el general Calandin, Comandante Conjunto Antártico

Entrevistamos al Comandante Conjunto Antártico, general de brigada Edgar Calandin, sobre el resultado de la Campaña Antártica 2023/ 2024 y los proyectos que tiene la Argentina para mantener e incrementar la presencia en dicho continente. La Base Petrel, la incorporación de medios y la mejora de las demás bases como pilares.


Por Santiago Rivas


La Argentina es el país que mantiene la más larga presencia ininterrumpida en la Antártida, desde hace ya 120 años, y con mayor cantidad de bases, tanto permanentes, con siete, como totales, ya que posee otras seis de verano. A pesar de que por algunos años la Argentina había reducido su inversión en las bases antárticas, se ha retomado el esfuerzo para no solo recuperar la presencia, sino también ampliarla. El general de brigada Edgar Calandin es actualmente el Comandante Conjunto Antártico, dependiente del Estado Mayor Conjunto, y a cargo de la organización y ejecución de todas las operaciones antárticas argentinas. Hablamos con él sobre la campaña que está terminando y los planes a futuro.



Pucará Defensa: ¿Cómo viene la campaña antártica 2023/ 2024?

Edgar Calandin: La campaña se inició un poco tarde producto de básicamente del cambio de gestión y eso hace que mientras se alargue en la entrada del otoño antártico nos restrinja los tiempos y aumente la dificultad de las maniobras, pero en líneas generales ha sido una campaña exitosa. Las tareas rutinarias de abastecimiento, relevo de personal y de material para mantenimiento se han realizado sin problema. Calculamos terminar la campaña en la última semana de abril, entre el 26 y el 29 y estar en el puerto de Buenos Aires aproximadamente el 8 de mayo. Dentro de los hechos más destacados de esta campaña en particular han sido avanzar con Petrel, con dos módulos de la casa habitación, finalizar la construcción o adaptación de la pista. La pista siempre estuvo en Petrel, vamos a alargarla y darle niveles de seguridad apropiados como para que en noviembre podamos aterrizar con un Hercules. Y se instalaron dos módulos de la casa habitación y otras tareas secundarias pero importantes, como la instalación de 200 paneles solares, para que la base sea sustentable.


Queremos que sea una base moderna, admirada por todos y que pueda brindar servicios no solamente a nosotros sino a terceros países, así que estamos muy contentos con Petrel, estamos en obras y avanzando dentro de los plazos previstos, muy comprometidos y concretando un viejo anhelo antártico, así que estamos felices. Eso no significa que le saquemos la mirada a las otras bases. Estamos hecho todo el relevamiento para modernizar la base Brown, que es una base muy atractiva desde el punto de vista turístico. Queremos estar a la altura de los acontecimientos, ya que la visita tanta gente. También instalamos dos laboratorios, un laboratorio de hidrógeno verde en Base Esperanza y un laboratorio de rayos cósmicos en Base San Martín, ya tenemos dos laboratorios de rayos cósmicos, uno en Marambio y ahora este de San Martín, que ya están totalmente operativos y avanzando con el apoyo a la ciencia.

Algo también es muy importante es que hemos avanzado con la antena de CONAE para el SAOCOM 2 en base Belgrano 2 y pretendemos que al menos una de las antenas ya esté operativa en la campaña siguiente. Todavía no ha terminado la campaña y ya estamos trabajando para la próxima, los tiempos son muy tiranos y nosotros tenemos ventanas operativas.

También hemos hecho un relevamiento para la modernización de la Base Carlini, que vamos a tratar de concretarlo, sabemos que estamos en un momento difícil económicamente del país, pero vamos a vamos a tratar de ser creativos y lo más eficientes posible para poder avanzar en estos ejes y continuar con el desarrollo de la Antártida que sabemos que la Antártida es un capital simbólico donde la falta de actividad o la inacción es pérdida de capital. Eso en cuanto a la campaña yo te diría que ha sido una campaña provechosa y estamos contentos. Hemos tenido problemas, tuvimos una emergencia con un Sea King en Base Esperanza producto del trabajo diario y lo bueno de esto que nos quedó el Sea King en tierra, pero la Armada se puso a disposición y junto con gente de la Fuerza Aérea y del COCOANTAR, en 14 días el helicóptero que estaba en tierra en Base Esperanza fue puesto en servicio y nuevamente hangarado en el rompehielos para controles cuando termine la campaña, son pocos los países que tienen capacidad de, en 14 días, sacar volando de la Antártida una aeronave que estaba en tierra, así que aprovecho esta oportunidad para felicitar a todos los que participaron en esta tarea. Lo que había sido un problema se transformó en una muestra de eficiencia del COCOANTAR y de todas las fuerzas que intervienen.


Trabajos en la pista de Petrel.

PD: ¿Qué cambio significaría para la presencia argentina en la Antártida la recuperación de Petrel?

EC: Petrel es mucho más que una base logística, en el 2013 cuando hubo una primera idea de reabrir Petrel tenía una mirada eminentemente logística. Eso ahora lo hemos cambiado y Petrel queremos que sea el centro de gravedad de la actividad antártica argentina, que sea un nodo logístico multimodal, que se pueda enlazar el transporte aéreo con el transporte naval, brindar servicios a terceros a través de ello. Tiene las capacidades casi naturales para brindar eso, tiene un puerto natural y dos pistas casi en estado natural. Estamos avanzando con eso, tenemos un cambio desde el punto de vista logístico.

La construcción y el pensamiento del diseño de la nueva base, queremos agregar un centro de emergencias medio ambientales y humanas, es decir, atender cualquier tipo de desastres naturales, brindar servicios como meteorología, hidrología y sanitarios.

También vamos a construir el laboratorio más grande que va a tener la República Argentina en la Antártida, de aproximadamente 2000 m2, para que concentremos ciertas capacidades de producción científica en tiempo real e invitar a otros países, prioritariamente de las RAPAL (Reunión de Administradores de Programas Antárticos Latinoamericanos), y de ahí ser base de partida a los distintos refugios y campamentos en el norte de la península. Esto nos va a dar otra sinergia, otra flexibilidad y poder conectar las distintas bases desde un nodo tecnológico, logístico y científicos especialmente apto, para que sea realmente una puerta de entrada desde Ushuaia.


PD: ¿Cuándo estaría operativa Petrel?

EC: En la próxima campaña ya va a estar operativa desde el punto de vista aéreo, desde el punto de vista naval vamos a iniciar con la construcción del muelle, que estamos terminando el diseño más apto para el muelle. Pretendemos hacer un muelle distinto a lo que la gente está acostumbrada, que sea un muelle quita y pon, tenemos a la gente de Tandanor y de la Armada Argentina que nos está ayudando, también dos facultades tecnológicas y la Facultad de Ingeniería del Ejército. Estamos casi finalizando el diseño.

Así que en noviembre estaríamos operativos ya para recibir por parte del programa antártico argentino. Y, por ejemplo, en la semana pasada recibí un pedido de República Checa para actuar desde Petrel y desplegar en Bahía Dulce, que está aproximadamente 200 millas al sur de Base Esperanza y de Base Petrel, así que ya le he dicho que vamos a colaborar con ellos.



PD: ¿Y la pista va a estar quedar lista para operar en la campaña que viene?

EC: La pista principal de 1600 metros va a estar operativa a partir de noviembre de este año. Pretendemos hacer entre noviembre y diciembre un vuelo con un Hercules a modo de inauguración de la pista, con todas las normas de seguridad internacionales, para que pueda ser empleada en forma segura.


PD: En cuanto a la incorporación del Basler BT-67, ¿cómo viene?

EC: La Fuerza Aérea, a través de un convenio específico con una empresa, ha adquirido un Basler cuyo uso prioritario va a ser por el COCOANTAR. La adquisición del Basler es casi tan importante como Petrel misma, porque nos cambia el paradigma del trabajo en la Antártida, porque este avión nos va a permitir contactar las 13 bases argentinas en forma permanente en invierno y verano, llegar al polo, es una capacidad que desde la década del 60 del siglo pasado no pudimos concretar. Nos va a permitir desplegar en la Cordillera Diamante, unir Petrel con Belgrano o Marambio con Belgrano u Orcadas, o Petrel con San Martín todo el año. Así que es un cambio de paradigma, poder incrementar el producto científico, podemos entrar, poner y sacar científicos durante todo el año en todas las bases, entonces hay una amplitud operativa mucho más importante y mayor, lo cual es un gran logro del programa antártico argentino, y quiero destacar el apoyo de la empresa, que de modo altruista ha puesto a disposición este avión para nosotros.

(Nota de la redacción: más detalles de la compra en esta nota).



PD: ¿El plan es sumar más unidades en el futuro?

EC: En las primeras una o dos campañas vamos a operar con un solo Basler, vamos a tener un Twin Otter y los helicópteros que tenemos desplegados en Marambio y en las unidades embarcadas y, si nuestros pilotos están convencidos de que anda bien el Basler, la idea es adquirir, a fines del 2025 o 2026, otro Basler para de tener el backup necesario ante cualquier tipo de eventualidad.


PD: ¿Este primer avión cuándo llegaría?

EC: La idea es que llegue en el cuarto trimestre de este año, que nuestros pilotos se instruyan en el avión, está dentro del paquete de la compra, tanto el mantenimiento como el adiestramiento de los pilotos, y que podamos operar en la próxima campaña 2024/ 2025, ya con el avión en la Antártida. Así que imagínate la ansiedad que tenemos nosotros de poder concretar este logro.

Estábamos atrasados en cuanto a las posibilidades, habíamos perdido muchas capacidades y las estamos recuperando, dándole cimientos a la infraestructura física, como Petrel, y también a la infraestructura institucional, es decir, crear condiciones para que sea eficiente el programa antártico.



PD: Hace mucho que la Argentina no opera al sur de Belgrano 2 ¿Hay algún plan para volver a hacerlo?

EC: Justamente el ministro me ha pedido que le prepare un plan, le presentamos un plan esquemático acerca de un ingreso a la Antártida profunda. Nosotros tenemos diferenciada la Antártida peninsular o periférica, que es donde están Esperanza, Petrel y Carlini, una Antártida media donde está San Martín y una Antártida profunda entre Belgrano y el Polo Sur. Con este plan tenemos un despliegue, en relación a la necesidad científica, tenemos pedidos de estudios científicos de alta atmósfera en la Antártida profunda, de geología en la Cordillera de Diamante, de glaciología, de bioprospección, así que queremos poder darles las condiciones para que nuestros científicos vayan seguros a lugares que sin este avión son inaccesibles. Si tienen que hacer una patrulla terrestre de días y volverse y después esperar años, no es suficiente. La idea es mantener un sistema en el tiempo y poder sacar datos de interés que puedan ser corroborados en el tiempo.


PD: Por otro lado, está el proyecto de un buque polar, que no ha avanzado. ¿Sigue el proyecto, cuáles son los planes?

EC: Sí, justamente con el Comandante Adiestramiento y Alistamiento de la Armada Argentina, el Contraalmirante Coré hicimos una primera reunión donde estamos evaluando la necesidad, Petrel no avanza más rápido porque no tenemos un buque de transporte carguero con doble casco para poder satisfacer las necesidades de Petrel con mayor eficiencia, poder tener mayor capacidad de carga. Entonces estamos viendo qué hay en el mercado, porque lo necesitamos en el corto plazo, para avanzar con el buque polar, porque es una necesidad del programa antártico contar con este buque para poder satisfacer numerosas actividades. Recordemos que tenemos 13 bases que en el verano están activas y el rompehielos tiene necesidades de rompehielos, de ir a la Antártida profunda. Entonces, es otro tipo de buque, lo necesitamos y estamos pensando en eso, a ver cómo podemos satisfacer esa necesidad. Sabemos que desarrollar un buque polar lleva tiempo, Tandanor está trabajando en ello, pero estamos viendo una necesidad intermedia, hay que ser creativos con los pocos medios económicos que disponemos, para poder seguir avanzando como nosotros queremos.



PD: En la Antártida ha crecido mucho el turismo antártico. ¿Hay algún plan, por ejemplo, con Petrel, para dar más apoyo?

EC: En lo personal adhiero al desarrollo turístico, pero hoy no hay previsión en cuanto al desarrollo turístico en Petrel. Nosotros estamos abocados hoy en, a través de Petrel, incrementar la capacidad de brindar mayor apoyo a nuestros científicos en las 13 bases. Sabemos que tenemos capacidad ociosa para brindar servicios a terceros, servicio de abastecimiento a las bases en el norte de la península y en la Antártida media, estamos disponibles, lo venimos haciendo en los últimos años, estamos en capacidad de incrementarlo, tenemos mayores pedidos y estos servicios nos consumen la ventana operativa de noviembre a marzo.

Si después hay una decisión de que se avance sobre el turismo, nosotros estamos preparando planes de contingencia para brindar apoyo al turismo, por ejemplo, la recepción en Petrel de aviones de empresas o de terceros países que hacen turismo, van a ser bien recibidos lo cual nos va a permitir avanzar con cosas propias de nuestro programa antártico. Eso está dentro de las previsiones de brindar servicios a terceros.


PD: Volviendo a Petrel, ¿hay interés de otros países de operar, viendo las posibilidades que da la base?

EC: Si, nosotros ya hemos recibido consultas, utilizamos los foros internacionales para ello, y también informales. Por ejemplo, Uruguay nos ha pedido la posibilidad para aterrizar con su Hercules en Petrel, habida cuenta que ellos tienen bases cercanas a nosotros. Brasil lo mismo, Colombia también, el año pasado Colombia nos pidió una visita a Petrel y por supuesto que accedimos. República Checa, España también nos ha hecho consultas acerca de Petrel, desde el punto de vista del uso. A todos les hemos dicho que sí, sabemos que en la Antártida la cooperación y la visibilidad de las acciones forma parte de la manifestación de nuestro cuidado y protección que le damos a nuestras actividades en la Antártida, así que hay previsiones, hay pedidos concretos, así que eso nos motiva a continuar y acelerar nuestros trabajos.



PD: Con respecto a Marambio, ¿Qué rol tendría una vez que esté Petrel operativa?

EC: Marambio no solamente es una base con aeródromo, sino que también tiene mucho flujo científico y desarrollo de proyectos en la isla Marambio. ¿Qué queremos hacer con Marambio? Queremos que se constituya en la cabecera del control operativo de los vuelos a la Antártida.

Sacarle esa responsabilidad a Petrel. Marambio está en una meseta, así como nos dificulta para el aterrizaje, las condiciones meteorológicas del famoso capuchón que todos conocen, nos permite un mayor espectro para el control, al poner radares de 200 m de altura, nos da mayor cobertura, así que la idea es mantener el centro de control del espacio aéreo desde Marambio.


PD: ¿Poner un radar en la base para el control del espacio aéreo?

EC: Si, también tenemos un centro meteorológico que todavía estamos viendo si lo vamos a mantener en Marambio o lo vamos a llevar a Petrel. Y tiene mucha ciencia Marambio, así que vamos a mantener ciencia de alta atmósfera, así que Marambio todavía tiene un montón de cosas que las tiene en viva.

Y tener un aeródromo de alternativa también nos brinda una mayor seguridad al vuelo, así que hemos iniciado este año un proyecto para repotenciar Marambio para incrementar los niveles de mantenimiento y hacer un upgrade de cierta infraestructura necesaria en Marambio, como es la capacidad de alojamiento, porque hay varios programas latinoamericanos de ciencia que se quieren desarrollar este en Marambio vinculados a la paleontología. Les hemos dicho que sí, nosotros tenemos la puerta abierta a todo y nos gusta que científicos de otros países se apoyen en nosotros.


PD: En cuanto a la parte edilicia, muchas bases se habían dejado estar por años. ¿Hay proyectos de renovar los alojamientos?

EC: Nosotros tenemos debilidades y tenemos capacidades, la debilidad de que no tenemos un buque polar que nos permita avanzar en forma continua o en dos o tres lugares a la vez, pero sí tenemos la capacidad de mano de obra. Por ejemplo, el año pasado se hicieron laboratorios en tres lugares bien dispares, en San Martín, en Base Esperanza y en Orcadas. Los llevaron nuestras unidades navales en una campaña y se desarrollaron los tres, que hay distancia entre los tres de aproximadamente 3000 km. Esto se llevó en tres meses, entonces es una capacidad impresionante, con seguros, llevar los ingenieros, la mano de obra, las máquinas para poder hacer de estas cosas.

¿Cuál es el problema? que no tenemos plata para avanzar en todos lados al mismo tiempo a este ritmo, entonces la idea es incrementar las capacidades de Marambio. Ahora estamos viendo reparar el hangar, brindarle otras características en el piso y la superestructura, para hacerlo más seguro. También hay un refugio grande que se llama la remota, que en la parte norte de la isla Marambio y la idea es volver a habilitarlo y darle todos los servicios para que los científicos vuelvan a trabajar ahí como se trabajaba hace 30 años.

De cada una de las bases tenemos un plan director de evolución de 4 años, de corto plazo, con distintos ejes.



Hace más de 15 años que no se compraban cisternas, nosotros tenemos 330 cisternas en toda la Antártida, tenemos un plan de recambio y reparación de cisternas y a la vez hemos avanzado en un plan que no existía, de energías alternativas, para que las bases sean cada vez más sustentables. Ya tenemos cuatro bases con energía sustentable, hay un laboratorio de hidrógeno verde, pero a la vez tenemos un desarrollo de paneles solares en Marambio, en Petrel, en Esperanza y en San Martín, así que estamos en esa transformación de energía.

Al respecto hicimos la Segunda Misión Tecnológica a la Antártida, que son distintas empresas y universidades que se unen bajo el paraguas de la Antártida, dentro del COCOANTAR, donde van a desarrollar sus productos y utilizan como trabajo de campo la Antártida y me queda a mí. Como ejemplo, automatizamos todo el sistema de extracción de combustible de Base Esperanza. Entonces desde acá puedo controlar el estado de consumo de combustible. Automatizamos y le pusimos sensores a la extracción de agua de Base Marambio y de Base de San Martín porque normalmente el agua se congela, es difícil extraerla. Tenemos un desarrollo de una moto eléctrica sustentable, desarrollos de baterías de litio en la Antártida que trabajan en bajas temperaturas, desarrollo de una bicicleta eléctrica, también el primer UGV, el único que tienen las Fuerzas Armadas, con un radar GPR, un radar LIDAR, con sensores meteorológicos, que lo hemos hecho con una empresa privada y con la Dirección General de Investigación y Desarrollo del Ejército, a la cual le vamos a sumar un dron en la próxima campaña.

Tenemos un proyecto con la FAUBA, que es la Facultad de Agronomía de la UBA, con una nueva plataforma de tratamiento de líquidos cloacales para la Base Petrel. Tenemos estas misiones tecnológicas que son público - privado - educativas, donde participan unidades de la fuerza, de las Direcciones de Investigación y Desarrollo, facultades civiles, empresas privadas que nos dan los fondos y ellos también prueban sus productos, y todo esto es multiplicador de efectos y lo bueno es que beneficia a todo el programa antártico.

También, en los últimos 2 años, todas las enfermerías que tenemos en las 13 bases han sido habilitadas por el Ministerio de Salud e incluimos el Plan Remediar, llevamos médicos recién egresados de distintas facultades públicas y privadas de la provincia de Tierra del Fuego. Avanzamos con equipamiento, el año pasado nos dieron 600 millones de pesos en equipamiento para las enfermerías, de última generación, que pocos son los países que tienen este tipo de equipamiento en las enfermerías.

Entonces, la idea es que distintas instituciones del Estado participen en la actividad, que antes estaban relegadas y teníamos capacidades que no podemos volcar allá. Así que estamos avanzando con este plan que lo hemos actualizado, es el segundo plan. El primer plan director de evolución fue 2020/ 2024. Alcanzamos a concretar en gran medida este plan, te diría que en un 75%, y ahora estamos con un nuevo plan que tratamos de que no perder el ritmo y estamos felices y motivados, porque que esto funcione hace que la gente se motive.

Algo que no mencioné, en los últimos 4 años hemos avanzado con el sistema satelital de la defensa, entonces todas las bases tienen sistemas de comunicaciones satelitales a través del ARSAT 1 y 2 con el telepuerto del Ejército y ahora, si la Fuerza Aérea adquiere el segundo telepuerto, vamos a tratar de vincularlo para incrementar nuestras capacidades en banda C y tener redundancia de las comunicaciones.

Hemos avanzado en casi todas las falencias que teníamos, no al ritmo que me gustaría, porque está vinculado a lo económico, pero sí tratando de atender necesidades que hacía años que estaban dejadas de lado y siempre pensando que somos soporte para el desarrollo científico que nos posiciona en los distintos foros internacionales como un país serio que trabaja en la Antártida.



PD: Porque por muchos años se había casi abandonado la Antártida.

EC: La realidad era que la Antártida se había convertido en “bueno, estemos ahí, llevemos el combustible para que nos pasen frío y los víveres para que coman”, pero no había un plan que lo direccionaba y que exigía un avance concreto de acuerdo a pautas preestablecidas. A mí me gusta decir una frase que a veces no cae bien y es que nosotros hicimos que las fuerzas apoyen a la Antártida y no que la Antártida sirva para las fuerzas. Ese es el eje conceptual del trabajo, porque las fuerzas tienen muchas capacidades para trabajar. Este cambio de paradigma ha sido muy beneficioso para nosotros.


PD: ¿A largo plazo cuáles son las perspectivas?

EC: A largo plazo la idea es el rediseño institucional del programa antártico argentino. Yo no estoy convencido con la conducción bicéfala, que sea Cancillería y Defensa, para mí tiene que haber una sola agencia que sea el núcleo y maneje toda la actividad práctica, eso lo consideró como pieza clave y creo que es el futuro y que tenemos que sentarnos en reuniones interministeriales, lo que ordene el ministro y que avancemos en esa dirección y creo que él tiene la misma idea, de concretar una agencia, bajo el órgano que sea, pero avanzar en esa conducción única.

Y volver a establecer capacidades hacia la Antártida profunda que habíamos perdido, contar con estos medios nos va a dar flexibilidad para atender todo lo que nosotros creemos que es importante y también hacer un rediseño de la ciencia que necesita el país, con pautas establecidas en el tiempo. Yo creo que esa es la mirada y el COCOANTAR está con capacidad para poder solventar esto que tenemos como visión para la Antártida en el mediano y largo plazo.

A la vez brindar servicios a terceros, porque esta conectividad que va a permitir Petrel y disponer de estas unidades aéreas como el Basler y Dios quiera que pronto un buque polar, no va a dar capacidad ociosa para posicionarnos de una manera importante y mantener esa preponderancia argentina con toda la tradición y todo el trabajo que ha hecho a lo largo de los años en la Antártida.





Commentaires


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page