top of page
Buscar

Buceo de Combate, la evolución de las Operaciones Especiales Navales

El buceo de combate surgió como una actividad sistemática durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), principalmente con motivo de las acciones llevadas a cabo por soldados italianos del 10º MAS (10ª Flottiglia Mezzi d'Assalto, o 10ª Flotilla de Medios de Asalto) en el Teatro de Operaciones Europeo, y por los cuadros operativos norteamericanos de la NCDU (Unidades de Demolición de Combate Naval) y UDT (Unidades de Demolición Submarina, o Equipos de Demolición Submarina), respectivamente en los teatros de operaciones de Europa y el Pacífico.


Por Rodney Alfredo Pinto Lisboa



En las décadas posteriores al final del conflicto mundial, proliferaron las unidades de Buzos de Combate, ganando unidades análogas en diferentes armadas y actuando en multitud de ocasiones, como resultado de conflictos declarados o situaciones de crisis. En el curso de la Guerra Fría (1947-1991) y más allá, hubo varios episodios que involucraron la participación de tropas especiales que operaban como Buzos de Combate, a destacar: Guerra de Corea (19501953); Guerra de Vietnam (1955-1975); Crisis del Canal de Suez (1956); Guerra de desgaste entre Israel y Egipto (1967-1970); Guerra de Malvinas (1982); invasiones de la isla de Granada (1983) y Panamá (1989); Guerra del Golfo (1990-1991); Guerra civil yugoslava (1991-2001); y la Guerra de Bosnia (1992-1995).

Después del colapso que llevó a la disolución de la Unión Soviética en 1991, el mundo fue testigo del surgimiento de actores no estatales que se opusieron al sistema de integración global (globalización) liderado por Estados Unidos, un país que a partir de entonces emergió como una superpotencia hegemónica en el escenario internacional. En un intento por evitar la polarización de Estados Unidos, estos actores, representados por el terrorismo, la piratería y el tráfico de armas, drogas y personas, comenzaron a emplear procedimientos de guerra irregular contra Estados Unidos y sus aliados para lograr objetivos compatibles con las causas que defendían.

Así, desde el momento en que vieron el mar como un ambiente propicio para sus actividades, estas nuevas amenazas figuraron como un desafío para los Buzos de Combate, que necesariamente necesitaban adaptarse a este nuevo modo de confrontación.


Particularidades de OpEsp

Como tropas especialmente entrenadas para llevar a cabo acciones que se desvían del estándar convencional, acciones que las unidades regulares no tienen la capacidad de realizar debido al carácter poco ortodoxo, los Buzos de Combate realizan sus tareas operativas considerando el conjunto de principios que rigen las Operaciones Especiales (OpEsp) – simplicidad; seguridad; repetición; sorpresa; rapidez; y propósito: con el objetivo de lograr el concepto militar llamado "superioridad relativa" (obtenido en el momento más crítico y también con el mayor riesgo de enfrentamiento, y que se produce a partir de una acción ofensiva rápida y precisa, llevada a cabo contra un punto vulnerable defendido por la fuerza enemiga).

Al igual que con todas las Fuerzas de Operaciones Especiales (FOpEsp), el resultado de las acciones realizadas por los Buzos de Combate depende de una serie de factores que, en conjunto, contribuyen al logro de los objetivos previamente establecidos. Los elementos constitutivos de esta composición son:

- adquisición / desarrollo de habilidades diferenciadas obtenidas durante un proceso de capacitación preciso;

- características de los materiales (tecnologías de armas y equipos) y métodos (procedimientos operativos) empleados; capacidad para operar de manera rápida, confidencial, oportuna y colectiva (responsabilidad compartida), respetando el binomio planificación/preparación;

- capacidad de adaptación ante la imprevisibilidad, utilizando la creatividad para resolver situaciones inesperadas; y

- constitución de una estructura organizativa que permita una conexión eficiente de la tríada de mando, control y ejecución de la acción, considerando los recursos disponibles (hombres, armas y equipo); la hora (cuándo); el espacio (dónde); y los detalles relacionados con las capacidades defensivas del adversario.

Generalmente realizados en secreto para no comprometer la integridad de la operación, las OpEsp se planifican y llevan a cabo de dos maneras distintas: cuando la FOpEsp establece contacto directo con el enemigo (Acción Directa); y cuando la FOpEsp proporciona organización, entrenamiento y logística para que las fuerzas amigas establezcan contacto con el adversario (acción indirecta).



Tareas relacionadas con el Buceo de Combate

Debido a su modus operandi, las FOpEsp, comprometidas con las políticas nacionales de cada estado, se utilizan como un instrumento importante destinado a garantizar la estabilidad a nivel nacional e internacional.

Así, reflexionando sobre la conducción de la guerra (escalonada en las esferas política, estratégica y táctica), destacamos que los resultados de las campañas realizadas por unidades de élite suelen darse a nivel táctico, y pueden darse a nivel estratégico según las particularidades de cada caso.

Concretamente en el caso de los Buzos de Combate, que por obligación de mandato funcionan con carácter prioritario, pero no solo en el agua, se vuelve crítico para los operadores desarrollar una calidad que haga que el medio líquido sea familiar para el cuerpo sumergido en él. Llamada "acuacultura", esta capacidad del hombre para asimilar los efectos del agua, permitiéndole orientarse y / o moverse con aplomo en la superficie o debajo de ella, es una habilidad de la que los operadores de Buceo de Combate no pueden prescindir.

Aunque las primeras operaciones que involucran Buzos de Combate datan de la primera mitad del siglo XX, los procedimientos de operación submarina empleados actualmente, a pesar del constante desarrollo de innovaciones tecnológicas que surgieron en este intervalo, presentan variaciones sutiles en relación con la rusticidad de los métodos empleados en la Segunda Guerra Mundial. En este sentido, al establecer una contextualización histórica, se consideran tareas clásicas de la actividad del Buceo de Combate: colocación de explosivos en las obras vivas (parte sumergida del casco) de los buques; realizar prospecciones hidrográficas expeditas en las playas elegidas para el desembarco anfibio; y la demolición de obstáculos de playa para favorecer la varadura de lanchas de desembarco.

En la coyuntura actual, los constantes cambios que se han producido en el escenario internacional, sumados a la experiencia adquirida durante los variados enfrentamientos en situaciones de confrontación real, han llevado a las unidades que operan como Buzos de Combate a ampliar sus responsabilidades operativas abarcando diversos tipos de misión:

- llevar a cabo ataques de sabotaje sigilosos (destrucción) contra buques, instalaciones portuarias, plataformas de petróleo y gas natural, puentes, presas y defensas costeras;

- acciones de reconocimiento, vigilancia y recopilación de datos de inteligencia en

playas, ríos, puertos y canales de navegación;

- despacho de las instalaciones portuarias y de los canales de navegación;

- apoyo a las operaciones de guerra anfibia, proporcionando información para garantizar el desembarco exitoso de las tropas. Dicha información está relacionada con las particularidades del terreno elegido para el desembarco y la capacidad de combate de las fuerzas opuestas que defienden la costa a atacar;

- procedimientos para la infiltración y/o extracción de Buzos de Combate en territorio bajo control enemigo;

- captura y/o rescate de material y personal en zonas de guerra y/o conflicto;

- llevar a cabo operaciones de búsqueda y salvamento en combate;

- interdicción de líneas de comunicación y suministros en las proximidades de ríos o canales de navegación;

- aproximación de buques sospechosos o potencialmente hostiles;

- operaciones de lucha contra el terrorismo y la piratería marítima; y

- acciones de Garantía de Orden Público (GLO) en eventos internos y externos que requieran gran personal.



Coyunturas que llevaron al cambio

La forma habitual en que la Marina de los Estados Unidos administró su OpEsp desde la formación de los Equipos SEAL (unidad que opera como Buzos de Combate) en 1962 cambiaría gradualmente debido a una combinación de factores que promoverían cambios significativos, no solo en la forma en que los Buzos de Combate realizaban operaciones, sino también en la tipología de las misiones a las que fueron desplegados.

El intento fallido de rescatar a los rehenes cautivos dentro de la embajada de Estados Unidos en Irán en 1980 (Operación Eagle Claw) se destaca como uno de los factores que contribuyeron sustancialmente al cambio en la forma en que se proyectó el uso de FOpEsp de Estados Unidos. Esta nefasta operación militar inició un proceso de profundos cambios en las estructuras organizativas de las unidades de élite gobernadas por todas las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, con el objetivo principal de establecer un mando, control y coordinación interinstitucionales, identificados como la razón del fracaso que ocurrió en territorio iraní. Como consecuencia, el Departamento de Defensa estableció SOCOM (Comando de Operaciones Especiales), un organismo creado en 1987 con la responsabilidad de gestionar las acciones militares que requerían el uso conjunto de FOpEsp gobernado por las fuerzas individuales de los Estados Unidos.

Como parte de esta transformación, también en 1987 la Marina de los Estados Unidos, como lo harían más tarde las otras Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, estableció el NSWC (Comando de Guerra Especial Naval), un organismo cuya tarea es supervisar el trabajo realizado por las FOpEsp de la fuerza naval de los Estados Unidos. Es pertinente destacar que el modelo organizativo que unifica al Comando de Operaciones Navales ha influido en otras Armadas, llevándolas a adoptarlo de acuerdo a sus respectivas necesidades. Solo con fines informativos, señalamos dos fuerzas navales de diferentes tamaños que siguieron el ejemplo de los Estados Unidos:

- creada en 1987, la UKSF (Fuerzas Especiales del Reino Unido) es el directorio responsable de coordinar las actividades realizadas por el Special Boat Service (SBS) y todos los FOpEsp de las Fuerzas Armadas británicas; y

- Establecido en 2006 por la pequeña y bien organizada Armada de Chile, el Comando de Fuerzas Especiales tiene la responsabilidad de administrar las acciones llevadas a cabo por el Comando de Buzos Tácticos.

Otro evento que ayudó a promover un cambio de pensamiento en relación con la forma en que se utilizó el Buceo de Combate fue la serie de ataques perpetrados por al-Qaeda contra territorio estadounidense el 11 de septiembre de 2001. Bajo la égida de la GWOT (Guerra Global contra el Terrorismo) iniciada por el presidente George W. Bush inmediatamente después de los ataques, la panoplia militar estadounidense se utilizó a gran escala a partir de 2003 para eliminar la amenaza terrorista en una sucesión de operaciones militares centradas en FOpEsp (en el tipo de guerra conocida como Guerra Centrada en las Fuerzas Especiales). Como consecuencia de esta nueva filosofía de empleo, los SEAL ampliaron su área de operación, pasando de operar únicamente en espacios costeros y ribereños, a los que estaban histórica y tradicionalmente familiarizados, a actuar en regiones geográficamente distantes del medio acuático, como ocurrió en las campañas militares llevadas a cabo en Afganistán, Pakistán, Irak, Yemen y Somalia.



A diferencia de lo que sucedió en la región del delta del río Mekong durante el conflicto de Vietnam, cuando los SEAL participaron en operaciones de Acción Directa, moviéndose a través del terreno con una cantidad limitada de datos de inteligencia, lo que los expuso al fuego enemigo y causó una cantidad excesiva de bajas, los Buzos de Combate de hoy utilizan los avances tecnológicos para reducir la participación física tanto como sea posible y ponerse en una situación de confrontación sólo cuando la naturaleza de la misión hace inevitable esa circunstancia. Como resultado del aparato tecnológico que permite la recopilación de datos de inteligencia (HUMINT, IMINT y SIGINT) en tiempo real, el concepto de Guerra de Maniobras (Manoeuver Warfare), ampliamente utilizado en el pasado, ha sido reemplazado gradualmente por el concepto de Maniobra de Información en el Ciberespacio (Knowledge Warfare), permitiendo la progresión de la modalidad de Combate Sin Contacto (Disengaged Combat) defendida por las modernas FOpEsp.

Se considera, por tanto, que en la actualidad los resultados de una OpEsp dependen tanto de la capacidad del personal operativo que participa en él como de las competencias en la gestión de los elementos relacionados con C4ISR (Command, Control, Communications, Computer, Intelligence, Surveillance and Reconaissance o Comando, Control, Comunicaciones, Aplicaciones Informáticas, Procesamiento de Datos de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento). Así, empleando el concepto de Network Centric Warfare, el conjunto de datos recopilados, procesados y transmitidos a partir de distintos recursos tecnológicos e integrados permite a los tomadores de decisiones, distribuidos en lugares alejados del área de operaciones, obtener la conciencia situacional necesaria para llevar a cabo la acción con el fin de aumentar la efectividad y reducir la vulnerabilidad de los operadores involucrados en la operación en cuestión.

Un ejemplo de la aplicación de esta forma de hacer la guerra puede ilustrarse con la operación que resultó en la muerte de Osama bin Laden (Operación Neptune Spear o Lanza de Neptuno) llevada a cabo en la ciudad pakistaní de Abbottabad en la madrugada del 1 de mayo de 2011. En el momento de la incursión llevada a cabo por los SEALs, además de poder observar la acción transmitida en tiempo real por un avión sigiloso pilotado a distancia que sobrevolaba Abbottabad, el presidente Barack Obama tenía a su disposición datos proporcionados por hombres de SOCOM (que monitoreaban toda la operación con computadoras portátiles desde la sala de reuniones de la Casa Blanca), mantuvo contacto directo y constante con el mando de la operación (ubicado en la ciudad afgana de Islamabad), con el director general de la CIA en Langley (Virginia), y con el Centro de Operaciones del Pentágono en Washington (DC). La capacidad de emplear la información disponible para identificar el lugar donde se escondía el terrorista saudí, orquestando el momento oportuno para desencadenar una acción militar y posteriormente gestionar el compromiso manteniendo el mando y el control operativos, solo puede ocurrir a partir de un conjunto de medios (humanos y tecnológicos) que, conectados, operaron de tal manera que permitieron emplear la información disponible para contribuir a la acción militar que se está llevando a cabo con riesgos reducidos y máxima eficacia.



Actividad de Buzos de Combate en la Marinha Brasileira

Los resultados obtenidos durante los sucesivos conflictos en los que el Buceo de Combate estuvo involucrado desde la Segunda Guerra Mundial evidenciaron la relevancia de la actividad para las armadas nacionales, influyendo en ellas para instituir tropas dotadas de la capacidad de realizar OpEsp en un ambiente acuático. Al igual que con el Special Boat Service en el Reino Unido, con el Commando Hubert en Francia, con el COMSUBIN (Comando Raggruppamento Subacquei e Incursori Teseo Tesei) en Italia, y con el Shayetet 13 en Israel, por nombrar algunos de los componentes extranjeros de la comunidad de Buzos de Combate de mayor proyección, Brasil tiene en el GRUMEC (Grupo de Buzos de Combate) su representante de esta categoría de combatientes.

El GRUMEC fue creado en la década de 1970, y sus procedimientos operativos se desarrollaron como una amalgama de conocimientos recopilados en cursos celebrados en los Estados Unidos y Francia. La experiencia adquirida a lo largo de 45 años de existencia ha permitido a la unidad construir una metodología autóctona que se mejora constantemente a través de la transferencia de información transmitida en numerosos intercambios con tropas similares.

La relevancia atribuida al GRUMEC se difundió enormemente cuando se anunció el descubrimiento de las nuevas regiones petroleras del Presal, ubicadas en el Mar Territorial y en la Zona Económica Exclusiva (ZEE), espacios marítimos cuya autoridad jurisdiccional es responsabilidad del Estado brasileño. Por lo tanto, correspondió a la Marina de Brasil (MB) garantizar la seguridad de esta importante área estratégica del Océano Atlántico, que, debido a la diversidad de recursos naturales y la alta incidencia del tráfico mercante, puede sufrir un posible acoso por parte de actores extranjeros. En este sentido, el GRUMEC asume la responsabilidad de enfrentar las amenazas que puedan apoderarse de plataformas y/o buques de bandera brasileña, siendo responsable de la tarea de retomar la instalación/buque capturado por elementos adversos y liberar posibles rehenes.

El GRUMEC está organizado en tres Equipos Operacionales (Alpha, Bravo y Charlie), capaces de llevar a cabo una amplia variedad de operaciones de carácter no convencional, y un Grupo Especial de Reanudación y Rescate (GERR/MEC), capaz de hacer frente a situaciones que involucran el rescate de rehenes en el medio marítimo, teniendo capacidad humana que, considerando sus proporciones, no tiene nada que envidiar a las FOpEsp internacional.

En cuanto a los aspectos doctrinales, es necesario informar que, a diferencia del procedimiento adoptado por las fuerzas navales involucradas en GWOT, cuya necesidad las obligó a ampliar el área de operación de sus Buzos de Combate, desplegándolos tierra adentro, la Marina de Brasil permanece fiel a la tradición de conservar el GRUMEC operando en o cerca del agua.

En cuanto a los recursos materiales, la unidad ha venido recibiendo una modernización considerable de armas y equipos, principalmente debido a las inversiones realizadas en el área de seguridad con motivo de importantes eventos internacionales celebrados en territorio brasileño. En este sentido, las adquisiciones más relevantes son: VPMeC (Veículo de Propulsão de Mergulho de Combate) modelo DPD (Diver Propulsion Device) estándar de la empresa norteamericana STIDD, con capacidad para transportar hasta dos Buzos de Combate; Vehículo operado remotamente (ROV) modelo Defender D2.1 de la canadiense Allen-Vanguard, para ser utilizado en operaciones DAE (Desactivación de dispositivos explosivos); FROGS (Full Range Oxygen Gas Sys-tem) dispositivos de respiración subacuática de circuito cerrado de la empresa francesa Aqua Lung; Fusil de asalto HK416 (calibre 5,56 mm) y fusil de francotirador HK417, ambos de fabricación alemana; Fusil de francotirador PGM Ultima Ratio (calibre 7,62 mm), de origen francés; y la pistola nacional Taurus PT809 (calibre 9mm).



Al evaluar el medio de transporte utilizado como plataforma de lanzamiento/recolección de Buzos de Combate, se considera que los recursos actualmente disponibles (aeronaves y buques) han estado satisfaciendo satisfactoriamente las necesidades del GRUMEC. Sin embargo, considerando la responsabilidad asumida por la MB en velar por los intereses brasileños en las AJB (Aguas Jurisdiccionales Brasileñas), para que la unidad pueda actuar con tiempo y flexibilidad compatibles con el nivel de exigencia de sus tareas, es necesario que las Fuerzas Armadas proporcionen medios que permitan al personal operativo de GRUMEC la movilidad necesaria para llegar al área de operación en el menor tiempo posible. En este sentido, las perspectivas para el futuro son prometedoras. En el aire, el jet de transporte táctico y logístico KC-390, fabricado por Embraer, surge como una alternativa para la ejecución del SLOP (Operational Free Jump). En la superficie del mar, la recién adquirida clase NPaOc (Ocean Patrol Vessels) "Amazonas", de diseño británico, presenta una configuración que cumple con los requisitos de la actividad de Buzos de Combate, que contiene una sala capaz de albergar cualquier sesión informativa, cubierta de vuelo para recibir el helicóptero AH-11A Super Lynx (utilizado por GERR / MEC en los procedimientos de reanudación y rescate), así como un sistema ágil de cabrestantes capaz de lanzar / recoger el par de botes inflables de casco rígido, modelo Pacific 24, embarcado en ellos.

Los activos submarinos merecen un enfoque separado, debido a la atención especial que el PROSUB (Programa de Desarrollo de Submarinos) ha atribuido a la actividad de Buzos de Combate, especialmente con respecto al desarrollo del proyecto de Submarinos Nucleares (SN-BR), que prevé el lanzamiento / recolección de Buzos de Combate en inmersión, un método que el GRUMEC domina, pero que la flota actual de submarinos MB (clases "Tupi" y "Tikuna") no puede realizar, por no contar con el sistema de cámaras y caseta de rescate que permite la ejecución de la técnica Lock In/Lock Out. Tomando como referencia esta técnica, los ingenieros responsables del proyecto "SN-BR" tratan de posibilitar la incorporación de una cápsula externa similar al sistema DDS (Dry Deck Shelter) unido a submarinos estadounidenses (SSN, o Nuclear Attack Submarines, y SSBN, Nuclear Submarines Launchers of Ballistic Missiles). De acuerdo con las especificaciones del GRUMEC, esta cápsula debe ser capaz de transportar hasta cuatro VPMeC, un EDPN (bote de desembarco neumático) del tipo Zodiac, además del equipo de armamento / operación. A su vez, el proyecto Submarino Convencional (S-BR), basado en el submarino francés de la clase "Scorpène", mantendrá los procedimientos de lanzamiento/recuperación de Buzos de Combate actualmente en uso (cubierta seca, con el submarino en la superficie, y cubierta húmeda, con el submarino parcialmente en inmersión).

En particular, el autor cree que es de fundamental importancia que el Alto Mando de la MB lleve a cabo una reflexión profunda sobre la viabilidad de crear un Comando Naval OpEsp en la estructura organizativa de la fuerza naval brasileña, incorporando los GRUMEC y COMANF (Comandos Anfibios, Batallón Tonelero), actualmente subordinados, respectivamente, a la ForS (Fuerza de Submarinos) y la FFE (Fuerza de Infantería de Marina de Flota). Constituido con el fin de satisfacer mejor las necesidades de la MB, este Comando trabajaría con el objetivo de optimizar recursos y medios de apoyo a las actividades de OpEsp, buscando una alineación de muchos procedimientos a nivel táctico-operacional sin comprometer las especificidades de las doctrinas de empleo de cada una de las unidades adjudicadas.



Conclusión

Cuando se detienen en la tarea de proyectar el Poder Naval de un Estado, los estrategas navales del siglo XXI no pueden ignorar o incluso despreciar las conquistas que los Buzos de Combate bien organizados y preparados, realizando acciones de carácter irregular, logran para una campaña militar. Como se puede observar en diferentes operaciones que utilizaron el FOpEsp para obtener una ventaja dada en un momento dado del enfrentamiento, muchas de ellas con participación significativa de las unidades especializadas que operan como Buzos de Combate, el poder disuasorio que han conquistado las tropas no convencionales en el escenario internacional actual no puede ser subestimado por ningún país que quiera defender sus intereses con la autoridad necesaria para imponer su soberanía.


Nota

El autor es profesor universitario; especialista en Historia Militar; estudiante del Programa de Posgrado en Estudios Marítimos (PPGEM) impartido por la Escuela Superior de Guerra Naval (EGN); miembro correspondiente del Instituto de Geografía e Historia Militar de Brasil (IGHMB); colaborador ocasional de la Revista Marítima Brasileña; investigador interesado en investigar temas relacionados con Guerra Naval, Guerra Irregular y Operaciones Especiales; es autor de la historiografía del GRUMEC, un trabajo académico realizado en el bienio 2012/2013; en 2014 fue galardonado con la "Orden del Tiburón" (Buzo de Combate Honorario), título conferido por el GRUMEC con motivo del trabajo desarrollado con el objetivo de promover la unidad ante la comunidad académica.


Comentários


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page