top of page
Buscar

Cargueros, aviones de ataque y drones: Productos en desarrollo por Akaer

Akaer, una empresa tradicional brasileña del sector de defensa que celebró su 30 aniversario en 2022, mostró tres proyectos de aviación para el área militar durante la 7ª Mostra BID, organizada a principios de diciembre de 2022 en Brasilia.

Motivada por las demandas del mercado, a partir de 2016 Akaer comenzó a trabajar en nuevos conceptos completos de aeronaves basadas en los requisitos establecidos por socios o clientes.

Desde los estudios iniciales hasta la fase preliminar del programa, cada proyecto incluye presupuesto, ingeniería básica, diseño, análisis de mercados potenciales e industrialización.

El primero en ser trabajado resultó en el Mosquito, un avión de ataque y apoyo aéreo cercano con capacidades avanzadas de vigilancia, reconocimiento e inteligencia.


Al ser biplaza en tándem, cuenta con un cañón interno de 20mm y 11 puntos externos para sensores, depósitos de combustible (3 puntos compatibles) o armamentos convencionales y guiados, totalizando 1.200kg.

El proyecto en sí impresiona por su tamaño. Posee dos motores turbohélice Pratt&Whitney Canada PT6A-68 C cada uno con hélice pentapala; asientos eyectables Martin Baker Mk 16 (mismo modelo que el F-35 Lightning II, el T-6 Texan II y el Eurofighter, citando algunos ejemplos); velocidad de crucero de 500 km/h (270 nudos); factor de carga G de -3.5/+7; distancia de despegue de solo 700m, autonomía de 11 horas con tanques de combustible externos; alcance de 4.167 km (con tanques subalares); y un techo de servicio de 9.100 m, dejándolo fuera del alcance de las defensas antiaéreas de baja altura.

Tiene 14,2 m de envergadura, 13,8m de largo y 4,7 m de alto para un modelo que tiene una doble deriva.

El armamento incluyen, además de cohetes no guiados y bombas convencionales de la familia Mk (81-83), lo que denota que el límite de peso máximo de los soportes externos sería de 500 kg, la gama de opciones incluye las bombas GBU-58 y GBU-12; el misil aire-tierra AGM-114 Hellfire; y misil aire-aire de autoprotección o interceptación de punto AIM-9X Sidewinder. Además de esto, podría llevar armamento turco, como el lanzador cuádruple de misiles antitanque CIRIT y las bombas de precisión Al Tariq S5 de los Emiratos Árabes Unidos, guiados por infrarrojos con reconocimiento automático del blanco o equipados con radar semiactivo.



El bimotor ha sido diseñado con los más modernos en términos de equipos de guerra electrónica y autoprotección para su categoría, como el sistema de advertencia de aproximación de misiles (MAWS), lanzadores de chaff / bengalas, receptor de alerta radar (RWR), sistema de advertencia láser (LWS), cabina blindada en áreas críticas y provisión para interferidores electrónicos.

Para operar desde ubicaciones remotas cuenta con su propia unidad de potencia auxiliar (APU) y cuenta con OBOGS, un sistema que genera su propio oxígeno para los pilotos sin necesidad de contar con cilindros de oxígeno en la línea de vuelo.

También debe tenerse en cuenta que el Mosquito fue diseñado para tener head-up display (display digital al nivel de los ojos); full glass cockpit con wide area display; cabina compatible con anteojos de visión nocturna (NVG); helmet-mounted display (visor montado en el casco); sistema HOTAS (hands-on throttle and stick) donde los comandos principales de vuelo y tácticos se concentran en el mango de potencia y el bastón; y radar multimodo. Con una estructura metálica, el avión también tendría una sonda de reabastecimiento de combustible en vuelo.

El proyecto fue desarrollado para cumplir con un requisito de los Emiratos Árabes Unidos que finalmente optó por proceder con el proyecto B-250 de Calidus.

En 2018, Akaer fue consultada por una nueva demanda. En esta ocasión, se trataría de un dron de gran autonomía para misiones SAR en ambiente marino. Llamado Albatross, el dron Clase 3 estaba equipado con radar SAR, con sistema electroóptico y tres compartimentos para el lanzamiento de botes salvavidas. La capacidad de carga útil es de 150 kg y autonomía de 26 horas.

Con aproximadamente 8 m de longitud y 15 m de envergadura, el modelo ha sido diseñado para usar dos motores a pistón Rotax 914U de 100 hp cada uno, los cual permite un techo de servicio de 9.100 m.


Aprovechando las nuevas tendencias del mercado, Akaer modificó el Albatross como un dron armado para reconocimiento e inteligencia. Llamado Osprey, en los dos soportes subalares es posible colocar dos lanzacohetes o municiones guiadas turcas de pequeñas dimensiones Rokestan MAM-C y MAM-L. Una vez más, la elección inusual de armamentos turcos atrae la atención.



En la bodega interna, la compañía optó por instalar un soporte que puede transportar hasta ocho municiones merodeadoras, municiones que hacen la adquisición y el ataque de objetivos de forma autónoma. O bien, un radar de patrulla que reduce la cantidad de municiones, pero agrega una nueva capacidad al dron.

Tanto el Osprey como el Albatross tienen comunicación satelital y enlace de datos. Con este producto, Akaer espera despertar el interés de los países que quieren desarrollar su propia industria de defensa a través de la producción local de estos aparatos.

Finalmente, está el Alfa – Advanced Light Freighter Aircraft, un concepto que nació para cumplir con un requisito de la Força Aérea Brasileira (FAB) para un nuevo carguero de transporte táctico con motorización híbrida (motor convencional y motor eléctrico). Además de la propria de akaer, otras dos compañías respondieron a la solicitud de información (RFI) de la FAB, siendo Desaer y Embraer con el Stout.

El Alpha es un biplano, con unas alas más pequeñas colocadas en la parte delantera del fuselaje. Según Akaer, la solución reduce el peso estructural en un 18% y la necesidad de una gran envergadura para un avión de este tipo.



En la planificación inicial de Akaer para el Alfa, la compañía consideró la posibilidad de que el producto tuviera una utilidad doble, es decir, que sirviera al segmento militar y civil. Esto se debe a que, además de la rampa de carga trasera, hay una puerta lateral para responder a la demanda de la aviación comercial.

Con 3,5 toneladas de capacidad de carga en cuatro pallets 463L o cinco LD-3 y un 463L, el Alfa tiene 19,72 m de envergadura y 21,71 m de longitud. Con carga máxima, su alcance es de 830 km, la velocidad de crucero es de 500 km/h y el techo de servicio es de 7.600 m.

Además de los dos motores turbohélice, el avión está preparado para ser equipado con nuevas tecnologías en el futuro, como cuatro motores eléctricos que aumentarían el alcance.

El Alfa está diseñado para operar desde pistas cortas de hasta 1.000 m, consumiendo la menor cantidad de combustible posible.

Aunque la FAB canceló el memorando de entendimiento con Embraer para el Stout, el modelo elegido entre las tres empresas que respondieron a su RFI en ese momento, Akaer cree que esta demanda volverá en el futuro para reemplazar al Bandeirante y al Brasilia.

Con el fin de prepararse para el futuro, Akaer está buscando socios internacionales que tengan interés en este tipo de proyectos para el mercado civil o militar.


Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page