top of page
Buscar

El impacto de las pérdidas rusas en las operaciones de combate




Por Donald Hill


El siguiente artículo merece una atención especial, incluso si "se basa en los comunicados oficiales de Kiev" y, por lo tanto, es probable que sea considerado como "propaganda" por un segmento considerable de los que lo van a leer, apunta a un patrón muy distinto. Para aquellos que tienen "sus dudas sobre las cifras en cuestión": si descendemos a su nivel, en realidad, es simple. Si Rusia no está sufriendo tantas pérdidas como afirma el gobierno de Kiev, ¿cómo es que no ha capturado Chasiv Yar ni ha llegado a Járkov? ¿Por qué, en lugar de informar sobre la "liberación" de esto o aquello en el norte de Járkov, los pro rusos anuncian ahora una contraofensiva ucraniana en dirección a Kursk?

A medida que avanza esta guerra, la tasa de pérdidas rusas aumenta con cada esfuerzo ofensivo sostenido.

Hubo un aumento cuando Rusia se centró en Bajmut y otro cuando comenzaron a atacar Vuhledar. En abril y mayo de 2023, las pérdidas disminuyeron con Bajmut casi completamente bajo control ruso y los ataques de Vuhledar disminuyendo. También había incertidumbre sobre cuándo comenzaría la esperada ofensiva de Ucrania, por lo que probablemente estaban reuniendo reservas para reaccionar a eso.

Cuando comenzó la ofensiva de verano de Ucrania, las pérdidas rusas se mantuvieron aproximadamente al mismo nivel mientras realizaban operaciones defensivas, pero luego aumentaron bruscamente cuando comenzaron la ofensiva de Avdiivka el 7 de octubre de 2023. Las pérdidas rusas han sido consistentemente altas desde entonces, pero mayo de 2024 trajo el mayor número de bajas sufridas por Rusia en un mes y el mayor aumento individual de bajas en un mes. Tuvieron 38.904 muertos y heridos en ese mes a pesar de no comenzar sus ataques en Járkov hasta el 10 de mayo.

El servicio militar obligatorio ruso aumentó de 15-25.000 al mes en 2022 a una media de 32.000 al mes en 2023. Si se producen pérdidas rusas de más de 35.000, esto pondría a prueba la capacidad de Rusia para reemplazar las pérdidas. La tensión también tendría un impacto en la calidad de las tropas rusas.

Si Rusia tiene una tasa de reclutamiento mensual más alta que su tasa de pérdidas mensuales, esas tropas "adicionales" pueden ser entrenadas. Cuanto más tiempo sean entrenados, más probable es que desarrollen habilidades que los mantengan vivos durante otra semana o mes antes de morir o resultar heridos. Esto contribuiría de alguna manera a una menor tasa de pérdidas, incluso cuando se participa en ataques de carne. Si la tasa de pérdida es igual o superior a la tasa de reclutamiento, entonces los soldados no entrenados tendrían que ser enviados al frente sin entrenamiento y la tasa de pérdida será un poco más alta, lo que contribuirá a una espiral descendente.



Si este ritmo de pérdidas continúa, Rusia tendrá que aumentar el ritmo de reclutamiento: las Fuerzas Armadas rusas se verán obligadas a encontrar una manera de aumentar ese ritmo a más de 30.000 nuevos soldados al mes.

A primera vista, esto parece "simple": los oligarcas que saquean el 25% de la riqueza de la nación crearon condiciones de pobreza que atrajeron a muchos a unirse al ejército simplemente por la oportunidad de ganar 2-3 veces su salario anual. Esta pobreza ha sostenido al ejército ruso a pesar de sus enormes pérdidas. Ahora, con la necesidad de reemplazos tan crítica, algunas regiones de Rusia están ofreciendo contratos que pagan el doble de lo que solían ser los salarios. Ese aliciente puede ser suficiente para sostener las pérdidas rusas. Solo el tiempo dirá si el hombre ruso promedio decidirá alguna vez si el dinero vale la pena el riesgo.

Si, en algún momento, Rusia no puede reemplazar sus pérdidas, entonces tendrá que reclutar suficientes personas para llenar el vacío o reducir la intensidad de sus operaciones. Esto es algo que Putin ha tratado de evitar, por lo que, en su mente, debe haber algún tipo de riesgo asociado con el reclutamiento, pero es más probable que realice un reclutamiento que reduzca la intensidad de los ataques. No hay nada en la historia de esta guerra o en el carácter de Putin que sugiera que reducir la intensidad es una opción que elegiría voluntariamente. Y hay buenas razones para que se esfuerce tanto como pueda en este momento.

Dos tercios de los vehículos blindados que Rusia envía a Ucrania provienen de sus instalaciones de almacenamiento y para fines de 2025 esas instalaciones estarán en gran parte vacías. Rusia está perdiendo más vehículos de los que puede reemplazar en este momento. Sin los vehículos reacondicionados, el número de vehículos en el ejército ruso disminuirá a un ritmo mucho más rápido. Al mismo tiempo, la cartera de suministros de Ucrania está aumentando (muy) lentamente. Esto se traducirá en pérdidas aún mayores de hombres y equipos rusos.



Se podría argumentar a favor de que Rusia juegue a largo plazo y extienda la guerra hasta que Ucrania tenga una crisis de mano de obra, o hasta que más aliados elijan candidatos que apoyen a Putin, o hasta que los aliados simplemente se cansen de la guerra y corten o reduzcan la ayuda a Ucrania. Una guerra larga y prolongada podría proporcionar ventajas a Rusia. Pero Rusia no está siendo paciente, está aumentando la intensidad, ya sea porque está tomando una mala decisión o porque cree que no puede sobrevivir a una guerra larga y prolongada. Tienen la mano de obra, pero no tienen el equipo.

Así que los rusos aumentan sus ataques. El equipo se está destruyendo a un ritmo más rápido. Los hombres se están convirtiendo en víctimas a un ritmo más rápido. La calidad de los reemplazos se reduce y los hombres mueren a un ritmo aún más rápido. Se gasta más dinero para reemplazarlos. Y cuando comiencen a quedarse sin equipo en los próximos años, los hombres morirán a un ritmo aún más rápido.

A Rusia se le está acabando el tiempo, por lo que tienen que presionar mucho. Y cuanto más presionan, más rápido se acaba el tiempo.

Comentários


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page