top of page
Buscar

El SANT mexicano para adiestramiento

Por José A. Quevedo


Desde la llegada de los UAV, la Fuerza Aérea Mexicana ha operado diversos sistemas aéreos no tripulados de alta tecnología, con diversos inconvenientes, como dependencia tecnológica, reflejándose en los altos costos en mantenimiento y adiestramiento del personal, siendo uno los principales el UAV Hermes 450 de fabricación israelí y el S-45 Balam de construcción mexicana.



Con el objeto de generar una base de conocimiento que permita contar de manera inicial con un sistema para adiestramiento y, a mediano plazo, con la implementación de una línea-base tecnológica en materia de aeronaves no tripuladas, que impulse desarrollos futuros en materia aeronáutica y fomente la formación de recursos humanos altamente calificados, reduciendo la dependencia tecnológica con el extranjero, así como los costos de operación y mantenimiento, el Grupo de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Fuerza Aérea Mexicana lleva a cabo el diseño y construcción de un Sistema Aéreo No Tripulado (SANT) para adiestramiento en colaboración con la Universidad Aeronáutica en Querétaro y el Centro de Investigaciones en Óptica, así como con el apoyo de instituciones educativas de nivel superior públicas aledañas a la Base Aérea Militar No. 1, ubicada en el Estado de México.



El diseño y la fabricación se realiza por un equipo multidisciplinario de ingenieros y técnicos pertenecientes a la FAM, así como personal de investigadores y estudiantes de las diferentes instituciones educativas. El SANT está constituido por:

· Una aeronave fabricada en materiales compuestos.

· Un sistema de piloto automático.

· Su estación terrestre.


El diseño de la aeronave, desde el punto de vista aerodinámico, está ajustado a las necesidades orográficas de México, su fabricación, que fue realizada con materiales compuestos, ofrece algunas ventajas, como un menor peso, mayor resistencia y un fácil reemplazo de los componentes estructurales.

La alta tecnología que equipa al sistema de piloto automático permite censar el estado de la aeronave y revisar las superficies de control, a través de servomecanismos, además de comunicarse con una estación terrena de forma bidireccional, con el objeto de enviar la información de vuelo y recibir las instrucciones desde tierra, a fin de establecer una trayectoria mediante la observación de la actitud de vuelo, altitud y velocidad, por medio de la ley de control.



La estación terrena está compuesta de una computadora portátil y un software, desde el cual se puede llevar a cabo el control de forma manual o de forma automática por canales independientes de comunicación; mediante un datalink, mismo que ingresa a la unidad de autopiloto y equipos de aviónica a bordo de la aeronave desde la estación terrestre.

El sistema de comunicaciones cuenta con un sistema secundario de enlace de radio frecuencia hacia las superficies de control y de regreso con los datos básicos de navegación, incluido video, con el propósito de tener un medio de control manual guiado por reglas visuales de vuelo independiente.

El desarrollo de un sistema aéreo no tripulado dentro del Instituto Armado ha significado innovación en el mercado aeronáutico local con capital humano, a bajo costo, con la participación de diversas instituciones, mediante la integración de tecnología nacional e internacional.

Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page