Buscar

Guerra en Ucrania: el fracaso del poder aéreo

Por Tom Cooper - analista en defensa, historiador, editor de ACIG.info y la serie de libros @War. Entre otros, es autor del libro Moscow's game of poker - Russian Military Intervention in Syria, 2015-2017, editado por Helion & Company.



Para comenzar hoy, me gustaría concentrarme en analizar la guerra aérea de la Fuerza Aérea de Ucrania y la Fuerza Aérea-Espacial Rusa (VKS).

Tengan en cuenta: es probable que la mayoría de lo siguiente lo consideren "injusto" y "poco profesional", "sesgado" y cualquier otra cosa de ese tipo. Por lo tanto, recomiendo a cualquier persona demasiado sensible sobre la calidad de su fuerza aérea favorita que deje de leer aquí. Al menos, por favor, absténgase de hacer comentarios.

No puedo evitarlo, pero, después de ver al menos dos docenas de videos publicados en los últimos días, no me impresiona el desempeño de ambas fuerzas aéreas involucradas en esta guerra. Esto principalmente debido a lo que los pilotos de Su-25 en ambos lados están haciendo "sobre" el campo de batalla. Sí, sin duda, los pilotos involucrados son todos expertos en volar a baja altitud. Y sí, incluso yo estaba recomendando a los ucranianos que se mantuvieran alejados de la línea del frente, ya a principios de marzo. Pero si ellos "simplemente no pueden", entonces es mejor que permanezcan en el suelo y ahorren combustible y municiones.

¿De qué estoy hablando?

Permítanme comenzar con esta foto, que muestra un Su-25 del VKS volando bajo en dirección a Severodonetsk, hace dos días.



A pesar de toda la valentía demostrada persistentemente por los pilotos de Su-25 de ambos lados al volar a baja altitud, tal vez alguien allí quiera recordarles que lo que realmente importa en la guerra: los resultados. Los "resultados" en la guerra aérea son: "municiones entregadas precisamente en el objetivo", destruyendo al enemigo. ¿Por qué? Bueno, porque el objetivo final en la guerra es derrotar al enemigo, y este objetivo no se puede lograr errando persistentemente el objetivo. Esto va tan lejos que uno puede volar 100,000 salidas de combate, disparar 2 mil millones de cohetes no guiados y proyectiles de cañón, y luego llamarse a sí mismo un "héroe" hasta que el Sol aparezca en Occidente, pero si ni una sola bala anotó un golpe, todo fue completamente en vano.

Aparentemente, tanto en Kiev como en Moscú, alguien decidió que esto no importa. Por lo tanto, tanto los pilotos rusos como los ucranianos de Su-25 están hoy en día rociando y rezando (sí, los Su-25 ucranianos también).


Cohetes no guiados

Comencemos con el armamento: todos los videos publicados en los últimos días muestran Su-25 ucranianos y del VKS armados con cuatro pods B-8M para cohetes no guiados calibre 80 mm, o dos B-13 para cohetes no guiados calibre 130 mm. La captura de video de arriba muestra un Su-25 del VKS armado con dos B-13, y los dos de abajo se muestran un Su-25 del VKS armado con un total de cuatro B-8M:


Visibles al lado de los dos lanzacohetes B-8M son tanques de combustible (no, estos no son 'bombas', independientemente de lo 'grandes' que se vean).


Los cohetes no guiados eran algo así como "armas de elección" para la doctrina soviética de ataque a tierra ya desde finales de la década de 1930. En las décadas de 1940 y 1970, el calibre estándar para los cohetes no guiados de fabricación soviética era de 57 mm. El endeble (y, hoy en día, en gran parte olvidado) S-3 se desplegó desde un lanzador de 7 disparos, pero después de demostrar ser altamente poco confiable fue reemplazado por el S-5: este fue fabricado en inmensas cantidades, en casi una docena de variantes, desplegado desde pods como ORO-57, UB-16-57, UB-32-57 y ampliamente exportado.

Cuando se lanzan con puntería y desde, digamos, menos de 700-800 m de alcance, los S-5 son razonablemente efectivos, incluso si carecían de poder para noquear tanques mejor protegidos. En la década de 1980, los soviéticos comenzaron a reemplazar los S-5 por S-8, calibre 80 mm, que sigue siendo el cohete no guiado estándar en el VKS, y en Ucrania, hasta el día de hoy. Es solo desde 2015-2017 que se complementa con el S-13: esta es un arma grande, comparable en tamaño y poder a una sola ronda del lanzacohetes múltiple BM-21.

Ahora, debido a la falta de munición guiada de precisión, tanto los S-5 como los S-8 fueron desplegados en cantidades significativas por pilotos assadistas y del VKS en Siria de 2015-2018. A menudo con resultados devastadores. Por ejemplo, para atacar convoyes de ayuda de la Media Luna Roja Internacional, o vehículos civiles desprotegidos que transportaban a civiles que huían en el sur de Idlib (como se puede ver en la foto de abajo), al menos hasta que alguien derribó el Su-25 pilotado por el mayor Roman Filipov, en febrero de 2018.


Tomada a principios de febrero de 2018, esta fotografía muestra vehículos civiles que transportan refugiados que huyen, moviéndose hacia el norte en dirección a Idlib, mientras están bajo el ataque de los Su-25 del VKS: este ataque (que viene del lado derecho: el avión está fuera de la foto) erró el blanco, como se puede ver por el humo a la izquierda.

Pero, en aquel entonces, los pilotos assadistas y rusos se enfrentaban solo a defensas aéreas mínimas, y por lo tanto eran libres de desplegar sus cohetes no guiados desde corto alcance y apuntar con cuidado. Durante Ucrania de 2022, las cosas son dramáticamente diferentes.


Ingreso

En la Ucrania de nuestros días, y en cuanto a tácticas, tanto los pilotos rusos como los ucranianos de Su-25 están ingresando tan bajo como este (que es de 30 a 50 m de altitud); a veces incluso más bajo, entre edificios y árboles. Es bastante seguro que esto les permite acercarse sin ser detectados por el enemigo hasta menos de 5.000 metros de distancia, dejando así al oponente un tiempo mínimo para reaccionar, ya sea por MANPAD (Strela, Piorun, Stinger, etc.), o por SAM más pesados (Osa-AKM / SA-13, Tor / SA-15, Pantsyr / SA-21, Buk / SA-17 o S-300 / SA-10). Hasta ahora, todo está bien y nadie sale herido.


Lanzamiento de armas

Importante es lo que sucede a continuación. Cuando están a unos 3.000 metros de distancia de la posición enemiga, todos entran en una subida poco profunda y, cuando el alcance se reduce a menos de 2.000 m, disparan todos sus cohetes no guiados a la vez, "en dirección general del enemigo", como los dos Su-25 ucranianos visibles en este video, una captura de video se adjunta a continuación.



Sin duda, esto está dando como resultado algunos videos espectaculares. Ante todo, la lógica y las leyes físicas dicen: OK, que con una escalada poco profunda significa que los cohetes van a volar sobre un alcance más largo que los habituales "1.000 metros o menos", como cuando se dispara desde una picada: porque los cohetes van a volar a lo largo de una trayectoria parabólica. El problema es apuntar. Mientras vuela este tipo de ataque, el piloto no puede ver el objetivo, ni apuntar con precisión: todo lo que tiene que lograr es precisión en la navegación. Pero, 0,5 grados más o menos de ascenso, 0,5 grados más o menos a la izquierda o a la derecha, 5 km/h más o menos de velocidad (es decir, unos pocos céntimos de empuje más o menos), solo una ligera ráfaga de viento, y todos los cohetes van a fallar. A lo sumo, todos están "aterrizando en algún lugar del territorio controlado por el enemigo": es extremadamente improbable que hayan golpeado algo en absoluto. De hecho, teniendo en cuenta cuántos S-8 tienden a no detonar al impactar en el suelo blando (del cual, según los rumores, hay muchos en Ucrania), es más probable que una de las tropas enemigas pueda resultar herida debido a tropezar con uno que golpeó el suelo, pero no explotó.

Inmediatamente después de lanzar sus cohetes, todos los Su-25 están haciendo una ruptura dura y lanzando bengalas, como se ve en la foto de arriba, para evitar cualquier MANPADS disparado contra ellos, y esto independientemente de si los pilotos han detectado algún MANPADS disparado contra ellos, o no.


Análisis

Todo eso, señores, significa muchas cosas.

Ante todo, significa que los genios a cargo de ambos países, y sus GenStabs no han podido equipar a sus fuerzas aéreas con

a) medios para suprimir eficazmente las defensas aéreas enemigas,

b) armamento que permita a sus fuerzas aéreas alcanzar de manera fiable sus objetivos, y

c) sistemas de autoprotección para pilotos y aeronaves.


Discutir solo estos tres temas podría llenar fácilmente algunos libros, pero aún no es todo. Después de al menos dos meses de monitorear estas tácticas de "rociar y rezar", es obvio que ninguna de las partes tiene ningún tipo de idea de cómo resolver el problema a mano. Ese parece ser el problema principal aquí: ninguna de las partes tiene a mano una solución para el problema. Aquí es donde los "guerreros de sillón" como yo no pueden dejar de preguntarse: y, ¿qué estaban haciendo exactamente todos los gloriosos asesores militares soviéticos en, digamos, Egipto y Siria de 1973, Irak y Angola de la década de 1980?

De hecho: ¿cómo es que nadie parece haber oído hablar de algo llamado "toss bombing (o "loft")"?

Para aquellos que no lo saben: el toss bombing fue desarrollado por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos para la liberación de armas nucleares de sus bombarderos Boeing B-47, en la década de 1950. Fue perfeccionado por pilotos A-4 de la Marina de los Estados Unidos y luego adaptado y ejercido por pilotos soviéticos Sukhoi Su-7 para fines similares en la década de 1960. Fue aplicado por los israelíes en 1973 para atacar posiciones egipcias y sirias cuando se enfrentan a defensas aéreas enemigas igualmente fuertes como las que enfrentan ahora los ucranianos y los rusos. Finalmente, fue refinado en un arte por iraníes y sudafricanos durante sus guerras aéreas de la década de 1980 (ver: Guerra Irán-Irak y II Guerra Angola/Frontera/Bush de 1975-1992). A grandes rasgos, y dependiendo del arma en cuestión, consiste en que la aeronave entra en una escalada y luego suelta el arma: de esa manera, la aeronave no debe sobrevolar la zona del objetivo y, una vez que se libera el arma, rápidamente queda libre para evitar las defensas aéreas enemigas. Con el tiempo, el toss / loft bombing se convirtió en un arte muy fino, con docenas de versiones diferentes que se desarrollaron, y en todos los años de aplicación de tales tácticas, no importa en cuántas guerras, a lo sumo unos 5-6 aviones que volaban tales maniobras fueron golpeados por el enemigo. Este diagrama del libro 1973: The First Nuclear War, muestra el bombardeo de estilo israelí de 1973:



... y está la llamada maniobra 'Vergooi', desarrollada por sudafricanos de mediados de la década de 1980:


Hasta donde sé, este es un escaneo del libro de Dick Lord 'Flamgats', publicado a principios de la década de 2000.

Para hacer las cosas particularmente irónicas (de hecho: casi absurdas), las maniobras voladas por los pilotos de Su-25 de ambas fuerzas aéreas descritas anteriormente son en realidad una parte del toss bombing: la principal diferencia es que en lugar de lanzar cohetes no guiados "en dirección general del enemigo", el bombardeo de lanzamiento puede, si se entrena y realiza adecuadamente, resultar en una entrega de armas extremadamente precisa. Lo suficientemente precisa como para golpear no solo objetivos del tamaño de un puente de pontones, sino también vehículos de combate individuales; alternativamente, cuando se combina con la liberación de unidades de bombas de racimo, puede resultar en someter a golpes asesinos a la infantería dispersa sobre un gran pedazo de campo de batalla.

"Pero no", los héroes voladores en Rusia y Ucrania ni siquiera están intentando esto: aparentemente, los niveles de testosterona, alardeo y / o recoger medallas, ¿tal vez incluso terminar como un héroe muerto? — son más importantes que la eficacia del combate.

Por supuesto, me resulta fácil criticar desde una "oficina cómoda, a miles de kilómetros de distancia"; y, ¿quién soy yo para decirlo, después de todo? No soy piloto, y seguramente nunca volé un avión de combate (menos aún en la guerra). Pero, resulta que conozco pocas leyes físicas básicas, un poco sobre la historia militar contemporánea y un poco sobre algo llamado "lógica", y por lo tanto no puedo dejar de preguntarme: ¿no es el trabajo de las personas a cargo de ambas fuerzas aéreas pensar en resolver los problemas que enfrentan? ¿Quién allí, ya sea en Moscú o Kiev, considera que esto es una "táctica seria" o algo así que valga la pena no solo desperdiciar municiones y combustible, sino que, y, sobre todo, poner en riesgo a pilotos y aviones? ¿Y qué idiotas, ya sea en Bruselas, Washington, Praga, Sofía o en cualquier otro lugar, están convencidos de que están "ayudando a Ucrania" proporcionándole, obviamente, Su-25 completamente inútiles? como dicen que han hecho las últimas semanas.

De una forma u otra, el resultado inevitable de lo que las dos fuerzas aéreas están realizando en los últimos días es poco más que un gran espectáculo aéreo que incluye un colosal desperdicio de municiones (y combustible, y años de entrenamiento que cuesta millones, etc.). Sin duda, ambas partes están reclamando "ataques aéreos precisos" y cada ataque aéreo = "objetivo destruido". De hecho, ambos están ciertamente convencidos de que sus abuelos también están extremadamente orgullosos de ellos. Pero, mientras tanto, tengo fuertes dudas de que tengan al menos un rastro de pista sobre los resultados reales.


SEAD y Combates Aéreos

Las tácticas de los pilotos de ataque en ambos lados se están volviendo aún más importantes teniendo en cuenta que ambas partes están invirtiendo esfuerzos adicionales, y por lo tanto poniendo en riesgo tripulaciones y aviones adicionales, solo para permitir que sus Su-25 alcancen la zona objetivo.

Por ejemplo, los comandantes en Moscú afirman haber realizado ataques SEAD adicionales contra las defensas aéreas ucranianas en el Donbass. Uno, supuestamente, golpeó un centro de inteligencia electrónica, "matando a 11 militares y 15 especialistas extranjeros". Otros dos deberían haber golpeado un Buk M1 TELAR y el radar de control de tiro de un sitio S-300 SAM ucraniano en el área de Barvinkove.

Como de costumbre, no se proporciona evidencia de ningún tipo de éxito y, "milagrosamente", supongo, los "15 especialistas extranjeros" no tienen familiares que los extrañen o lloren su pérdida.

Debe ser otra conspiración de la CIA/ Mossad / al-Qaeda.

Pero esperen, eso no es todo. El 25 de mayo, los comandantes en Moscú reclamaron un Su-27 ucraniano derribado poco después de despegar de un aeródromo cerca de Dnipro. Como de costumbre, los rusos no dieron más detalles: ni siquiera el tipo de su interceptor que debería haber anotado ese derribo. Y, a excepción de algunos lugareños que informaron de una gran explosión sin saber la razón, no hay evidencia alguna de si esto fue realmente causado por un avión que se estrelló. De hecho, toda la historia suena como rusos sobresaliendo en el monitoreo de las redes sociales ucranianas y ajustando sus afirmaciones correspondientemente.

Ah sí, y: ayer, los rusos primero afirmaron haber derribado un "avión de transporte militar cerca de Odessa", y luego un "MiG-29 en la región de Odessa", y luego, alrededor de las 14.00 horas, la Fuerza Aérea de Ucrania afirmó que uno de sus MiG-29 derribó un Su-35 ruso (que debería haber salido desde la península ocupada de Crimea) sobre el área de Kherson. Supuestamente, esto sucedió mientras ese MIG-29 escoltaba a un grupo de Su-25 volando en tierra.

Una vez más, ninguna de las partes publicó ningún tipo de evidencia en apoyo de sus afirmaciones: aparentemente, ambos están severamente convencidos de que todos los datos sobre sus aviones de combate son súper turbo-top-secret, al menos para el público: casi con certeza, nadie allí en Moscú o Kiev es consciente del hecho de que todos los secretos de los sistemas de armas de MiG-29 y Su-27 han sido revelados a la CIA por Adolf Tolkachev ya años antes de que ninguno de los dos entrara en servicio operativo (es decir, a finales del decenio de 1970 y principios del decenio de 1980); de hecho, que no importa cuánto 'mejorado', teniendo en cuenta la 'porosidad' en ambos lados en los últimos años, es extremadamente improbable que algo sobre el MiG-29M ucraniano moderno o el Su-35S ruso sea 'secreto' para el otro lado, en absoluto.

Y así, todo lo que tenemos que ver 'en apoyo' de todas estas afirmaciones, son pocas fotos de teléfonos inteligentes como esta, tomadas ayer sobre Kherson. El lector es libre de adivinar por sí mismo qué es exactamente lo que muestra.



Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina