top of page
Buscar

Investigación y Desarrollo en el Ejército Argentino - Parte 4

Por José Javier Díaz*


5. Artillería de campaña

5.1. CALA: El Cañón Argentino de Largo Alcance denominado (CALA) fue desarrollado íntegramente en Argentina por CITEDEF, tiene una Unidad de Potencia Auxiliar (APU) que le brinda total autonomía para realizar movimientos de la pieza y su entrada en posición con una dotación de sirvientes mínima, siendo capaz de lograr un alcance máximo de 39 km utilizando munición especial EFRB-BB (“Extended Range Full Bore – Base Bleed”). Hasta el momento solo se han fabricado dos ejemplares del CALA (uno con APU y otro sin, correspondientes a las versiones CALA 30 y CALA 30/2, respectivamente).

5.2. CALIV: Respecto al Cañón Argentino Liviano (CALIV) de 105mm y 17 km de alcance máximo, con un peso de aproximadamente 1.850 kilos, diseñado por CITEDEF pero que, por falta de presupuesto, aún no se fabricó un prototipo.



El CALA y el CALIV son sistemas de armas que requiere la Artillería de Campaña del Ejército Argentino para mantener e incrementar su capacidad operacional, ya que el grueso de la artillería de campaña se basa en unos cien ejemplares del Cañón CITER de 155mm con alcance limitado a unos 20 km y unos 70 obuses Oto Melara M-56 de 105mm, con alcance de 10,5 km.

Tanto los obuses M-56 como los CITER tienen más de 40 años en servicio y tienen un alcance que es casi la mitad al de los sistemas actualmente disponibles en el mercado internacional e incluso respecto a los diseños nacionales del CALA y CALIV (39 y 17Km de alcance máximo, respectivamente). Además, ambos cañones cumplen los requerimientos operativos de la Artillería de Campaña del Ejército Argentino y la Infantería de Marina de la Armada Argentina (IMARA).



Por lo expuesto, sería conveniente aprovechar las capacidades industriales de IMPSA y lo que ya ha invertido CITEDEF en ambos desarrollos para alcanzar la etapa de producción en serie del CALIV y CALA, tanto en versiones remolcadas como autopropulsadas (sobre camiones, vehículos a ruedas y orugas).

5.3. VCA: El Vehículos de Combate de Artillería (VCA) es un obús autopropulsado con torreta “Palmaria” de 155mm (fabricado por la italiana Oto Melara) diseñado a partir de una versión modificada del Tanque Argentino Mediano (TAM), con chasis alargado para incorporar un par adicional de ruedas que permitan absorber su mayor peso (casi 45 toneladas en orden de batalla).

A partir de un trabajo conjunto entre personal de la DGID, del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF), del Batallón de Arsenales 602, del Arma de Artillería y de la empresa privada argentina ST Group, se formuló e implementó un programa para modernizar los 19 VCA en dotación del Ejército Argentino, a fin de restituir y mejorar sus prestaciones operacionales.

En ese orden, la actualización de los VCA implicó el mantenimiento mayor de la batea y torre, modernizar los sistemas electromecánicos, hidráulicos, el software y los equipos de comunicaciones.



En 2014 se desarrolló un prototipo de Modelo de Evaluación Tecnológica (MET) que fue testeado por profesionales propios, de CITEDEF y ST Group, tanto en la movilidad del vehículo como también en la precisión del apuntamiento automático del cañón gracias a la integración del sistema de control electrohidráulico de la torre (azimut y elevación del cañón) del VCA con el SATAC y el Sistema Integrado de Puntería Automática de Artillería de Campaña (SIPAAC).

La integración del SATAC y del SIPAAC permite -en los modos de operación automático y semiautomático- incorporar la función de giro automático de la torre para orientar el cañón de 155mm en una dirección determinada. Asimismo, facilita la medición y visualización -digitalizada- de los valores de temperatura y presión hidráulica en los mecanismos de la torre, de equilibrado del sistema de elevación y de funcionamiento del sistema de abastecimiento de munición, carga y atacado.

Por otro lado, las innovaciones desarrolladas aseguran, a través del sistema de control de la torre, que los valores de tensión eléctrica, de presión hidráulica, de temperatura del circuito de refrigeración, que los componentes dinámicos de circuitos y dispositivos se mantengan comprendidos dentro de los parámetros y límites de tolerancia de funcionamiento determinados por el fabricante.

La modernización incluyó la recorrida y reparación general del motor EVA (Volkswagen-Audi 826 1.6 diésel); la incorporación de un sistema electrónico de control del motor EVA a través de PLC (Controlador Lógico Programable), la instalación sobre soportes rebatibles de dos displays tipo touch-screen LCD de 7 y 10 pulgadas para el jefe de pieza y apuntador; y la instalación de nuevo cableado.



Se incrementaron las prestaciones de los episcopios para empleo diurno y nocturno, se incorporaron señales visuales y/o sonoras de alarma y mecanismos que permiten la inhibición -permanente o temporal- de funcionamiento de circuitos, dispositivos y/o componentes cuando los valores medidos excedan los límites de tolerancia definidos a fin de evitar riesgos para la tripulación y el material. También se automatizó el fijador de marcha, se incorporaron nuevos sensores que proporcionan información adicional sobre el estado del vehículo y otorgan mayor precisión a los movimientos del arma y se reconfiguró el programa de control, que posibilita la integración de una unidad inercial para la puntería autónoma de la pieza y del Sistema Automatizado de Tiro de Artillería de Campaña (SATAC) a través de los nuevos sistemas de telecomunicaciones que incorporó el VCA y le permiten que se conecte a través de una red LAN.

Durante el año 2016 se modernizaron cuatro VCA, aplicando un procedimiento similar al vehículo prototipo: pruebas y ensayos en el Batallón de Arsenales 602, evaluación y habilitación de los binomios pieza–tripulación, comprobación de tiro con cada uno y la evaluación técnica operacional de la sección piezas y batería de tiro blindada. Luego de superar las exigencias de esta evaluación, consistente en sucesivas marchas, ocupación de posiciones y tiro, con una duración de cuatro horas, los cañones quedaron provistos al Grupo de Artillería Blindado 11.

La segunda serie de VCA modernizados fue procesada entre 2017 y 2018, en la que fueron evaluados y comprobados los pertenecientes al Grupo de Artillería Blindado 9.

En abril del 2021 se entregó el ejemplar número 14 modernizado y los restantes estaban en proceso o a la espera de recursos para iniciar su actualización hasta completar el upgrade de toda la flota de VCA del Ejército Argentino.



5.4. Modernización cañones CITER: A partir de las lecciones de Malvinas y la experiencia acumulada por las Unidades de Artillería del Ejército Argentino en los diversos ambientes geográficos del país, CITEDEF llevó a cabo diversos estudios que derivaron en una serie de modificaciones a los cañones SOFMA Modelo 1977 y L-33 Modelo Argentino -ambos calibre 155 mm- que permitieron disminuir en casi un tercio la cantidad de servidores de estas piezas, aumentar su cadencia de fuego, reducir su tiempo de entrada en posición, etc.

La modernización al estándar CITER III incluye la incorporación de un motor para automatizar los distintos movimientos de la pieza cuando está en posición de batería; una bandeja articulada para manipular la munición; la colocación de un sistema de luces indicando posición, freno y marcha atrás; el recambio de las cubiertas por otras más anchas y un nuevo esquema de pintura verde. Ya se han entregado los primeros ejemplares modernizados de los cañones SOFMA y CITER al Ejército Argentino y, en la medida que el presupuesto lo permita, se modernizarán las piezas restantes en dotación.



6. Modernización del tanque TAM

La modernización del Vehículo de Combate (VC) TAM a su versión TAM 2C se llevó adelante entre los años 2011 y 2013 e implicó un cambio tecnológico significativo. Se incorporaron sistemas modernos para el control y ejecución del tiro y las actividades de mantenimiento e instrucción (Unidad de Potencia Auxiliar- UPA). Asimismo, la Evaluación Técnica Operacional (ETO) ejecutada y aprobada a fines de 2013, presentó observaciones menores que debían ser subsanadas antes de iniciar la producción en serie.

Desde 2013 hasta el presente los avances tecnológicos han sido significativos y no era aconsejable exigir que se instalen en esta nueva versión del VC TAM2C (denominada TAM2C-A2) sistemas que el proveedor ha discontinuado ya sea por mejora técnicas o por obsolescencia. Por esta razón, y para subsanar las observaciones de la ETO, se incorporaron al prototipo TAM2C-A2 sistemas nuevos cuya performance debe ser evaluada nuevamente.

Actualmente IMPSA tiene a cargo la mecanización de las torres del Tanque Argentino Mediano (TAM) que se están modernizado al estándar TAM2C-A2. En este sentido, en octubre del 2022 IMPSA entregó la primera torre mecanizada para recibir los nuevos sensores y sistemas que incorpora el principal medio blindado de combate del Ejército Argentino.



A diciembre de 2022 se estaba finalizando la modernización del primer TAM al estándar TAM2C-A2 con el cual se llevarán a cabo las evaluaciones técnico-operaciones y había dos ejemplares en más en proceso de actualización.

El cronograma original de entregas preveía el completamiento durante el año 2022 de 3 TAM2C-A2, luego 21 unidades en 2023, 19 tanques modernizados en 2024, 19 en el año 2025 y 12 en 2026, totalizando las 74 unidades contempladas en el contrato de casi 115 millones de dólares que suscribieron los Ministerios de Defensa de Argentina e Israel.

Desde el punto de vista operativo, para el Ejército Argentino la modernización del TAM implica incrementar las capacidades de sus Brigadas Blindadas mediante la aptitud para el combate “Todo tiempo”, como aspecto abarcativo de la modernización.

En el aspecto tecnológico, se puede destacar el reemplazo de los sistemas de procesamiento de datos analógicos por digitales y el de los mecanismos de movimiento de la torre, que eran electrohidráulicos, por modernos motores electrónicos.

Estos cambios incrementan la velocidad, estabilización y precisión para el tiro, además de reducir la firma térmica. También se agregaron componentes para aumentar la precisión del tiro (estación meteorológica, sistema de control tiro, protección térmica del cañón, etc.) y la conciencia situacional a través de sistemas de gestión del campo de batalla, etc.



Las modificaciones que incorpora el TAM2C-A2 le posibilitan:

· Combatir en todo tiempo (día y noche, con humo o niebla) y tener una mejor conciencia situacional gracias al BMS (Battle Management System).

· Mejorar sensiblemente la precisión -particularmente en el primer tiro con cañón frío- y aumentar el alcance de fuego eficaz para batir otros tanques.

· Detectar amenazas al tanque en los 360° y responder eficazmente a éstas.

· Aumentar la velocidad de movimiento de la torre y mantener el apuntamiento del cañón de 105mm con mayor precisión, ya sea sobre blancos fijos o móviles, estando el TAM2C A1 detenido o en movimiento.

· Aumentar la capacidad de supervivencia del TAM2C A1 y su tripulación al sustituir los actuadores hidráulicos (implican presencia de fluidos a gran presión y alta temperatura) por componentes electrónicos y agregar faldones sobre las orugas y sistemas supresores de fuego.

· Salto tecnológico en materia de sensores de visión térmica, telémetro láser, equipos de comunicaciones, etc.

· Instalación de una Unidad de Potencia Auxiliar (APU) que permite bajar costos de entrenamiento de tripulaciones, por requerir un menor mantenimiento y consumo de combustible, además de reducir la firma térmica y sonora del tanque al no tener encendido el motor principal.



Estas innovaciones colocan al TAM2C-A2 a la vanguardia tecnológica a nivel regional, convirtiéndolo en el blindado más moderno en servicio en Latinoamérica.

La modernización del TAM2C-A2 implica la fabricación en el país de aproximadamente 200 piezas y componentes (la mayoría de ellos provistos por PYMEs), además de una importante carga de trabajo en lo que hace a mecanizado (perforaciones y agregados) en la torre del tanque a cargo de IMPSA para alojar el nuevo equipamiento, la recorrida general y mantenimiento mayor de las bateas y demás componentes de los tanques, tareas que se realizan en la sede de la Dirección de Arsenales, sita donde antes funcionaba la fábrica que construyó todos los vehículos de la familia TAM.

Las últimas novedades respecto al avance en la modernización de los TAM2C-A2 es que el 28 y 29 de diciembre del 2022 se aprobaron sendos contratos entre IMPSA y el Ejército Argentino por poco más de 22 millones de dólares, a través de los cuales la empresa mendocina intervendrá 72 torres del TAM, ejecutando tareas de control dimensional y de calidad, el mecanizado, remoción de piezas, fabricación de soportes externos e internos y de los canastos porta equipos que se soldarán en la parte posterior de las torres, etc.


Comentarios


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page