Buscar

Leonardo y el segmento de aviación de Seguridad Pública en Brasil

Por João Paulo Moralez


El desarrollo de la aviación de seguridad pública en Brasil tiene un origen más que centenario, destacándose el estado de São Paulo como uno de los pioneros en el uso del avión, aún con la antigua Fuerza Pública (actual Policía Militar del Estado de São Paulo).

El 13 de diciembre de 1913, en un momento de renovación y modernización, se fundó la Escola de Aviação da Força Pública de São Paulo con una flota de algunos aviones de origen francés Caudron G3. Pero la llegada de la Primera Guerra Mundial, la escasez de repuestos, la falta de profesionales y de infraestructura adecuada, provocaron el cierre de la escuela, que volvió a funcionar recién en 1919. A partir de entonces, entre idas y vueltas, la aviación operó en la Fuerza Pública hasta 1932, quedando completamente cerrada tras el final de la revolución constitucionalista de 1932.

En las décadas siguientes, la aviación de las fuerzas armadas brasileñas, especialmente la Força Aérea Brasileira, comenzó a brindar asistencia a los estados brasileños que necesitaban poder aéreo en situaciones como calamidades públicas, transporte de personal y lucha contra incendios, entre otros tipos de emergencias.

Pero la llegada de la década de 1980 cambió el panorama de la seguridad pública en Brasil, cuando muchos estados comenzaron a sufrir un aumento de la violencia, el crimen, los robos e incluso el saqueo de tiendas. Como medida de urgencia, algunos estados han operado helicópteros civiles para realizar vuelos de demostración de fuerza y presencia.

São Paulo volvió a tener una aviación en 1984 cuando adquirió dos Helibras AS350BA Esquilo, distribuyendo uno a la Policía Militar y otro a la Policía Civil.

La Policía Militar fue la que más rápidamente amplió sus operaciones aéreas. Recibió más ejemplares, como un HB350B Esquilo, que fue adquirido por la Compañía de Ingeniería de Tránsito para ser operada por la Policía Militar en vuelos en apoyo al caótico tráfico de la ciudad y el estado de São Paulo.

Poco a poco, otros roles fueron siendo absorbidos, ya que, a partir de 1987, se sumaron las misiones de rescate de bañistas que se ahogaban en las playas de la costa de São Paulo. En 1990, el Proyecto Rescate comenzó los vuelos de socorro para víctimas de tráfico u otras circunstancias que necesitaban ser trasladados urgentemente a los centros hospitalarios en el menor tiempo posible. Una vez más, el helicóptero fue la herramienta fundamental para este tipo de acciones por su capacidad para aterrizar en lugares restringidos y por tener la movilidad para atravesar largas distancias urbanas en pocos minutos.

Algunos ejemplares recibieron capacidad de terapia intensiva aérea y equipo de soporte vital.

En 1992 la Policía Militar contaba con una flota de siete Esquilos y, en 1997, inició su expansión a otras localidades del interior del estado.

Como se vio en São Paulo, policías y bomberos de otros estados comenzaron a tener sus propias unidades aéreas atendiendo las misiones más específicas de sus realidades.

La mayoría de estos servicios basaron su flota en modelos Esquilo, mientras que otros en tipos como el Jet Ranger, ambos muy extendidos en la aviación civil brasileña, teniendo el primero la ventaja de contar con la fabricación y soporte de capacitación, apoyo logístico, técnico y las modificaciones necesarias para el uso policial y aeromédico realizado íntegramente en el país.

Con la evolución del escenario de seguridad pública, que se hizo cada vez más plural y multifuncional, cada estado buscó adaptar la compra de su flota mediante modelos que pudieran cumplir el mayor número de misiones con mayor capacidad.



Además, artículos como grúa de rescate, faro de búsqueda, cámara térmica y otros accesorios pasaron a formar parte de la rutina de estas unidades, incluyendo el blindaje en helicópteros en uso por la policía de Río de Janeiro y São Paulo, por ejemplo. Así, otros modelos comenzaron a ser incorporados por las unidades aéreas de la policía para dar cabida a los fabricantes que aún no habían participado en este segmento en Brasil. Leonardo fue uno de ellos.


Koala

En 2011, el Estado de Goiás adquirió tres AW119 MkII Koala, dos para la Policía Civil y uno para el Departamento de Bomberos. El modelo pronto se destacó por su flexibilidad operativa. Equipado con un motor Pratt & Whitney Canada PT6B-37A de 1.000 shp de potencia, el AW119 cuenta con una cabina de los pilotos separada de la de pasajeros. En el gancho ventral, la aeronave puede transportar hasta 1.400 kg de carga o levantar 204 kg con la grúa lateral. El peso máximo al despegue es de 2.850 kg.


Otro punto a destacar es la autonomía, de aproximadamente 5h10 y el alcance de 954 km que, para la misión policial, es mucho más que suficiente, pues normalmente las distancias a recorrer en este tipo de vuelos son menores, permitiendo que el helicóptero lleve más carga útil en lugar de combustible.

Aunque el AW119 puede volar con un solo piloto, la legislación brasileña requiere la presencia de dos pilotos para operaciones policiales y aeromédicas. Esto significa una limitación en aquellos helicópteros donde se requiere sacar el asiento del copiloto para instalar una camilla. En el caso del Koala, en la parte de pasajeros puede transportar hasta seis personas, dos de las cuales están ocupadas por miembros de la tripulación operativa en las misiones realizadas por las unidades de seguridad aérea. También puede llevar hasta dos camillas o una camilla y el personal de asistencia. Esto le permite tener el espacio, la seguridad y comodidad de trabajo de helicópteros mayores, con dimensiones reducidas, ideales para operaciones en áreas urbanas, y bajo costo operativo.





Después de Goiás, varios otros estados adoptaron el Koala AW119. Hoy en día, el modelo está en servicio o está en fase de entrega con siete ejemplares en la Polícia Rodoviária Federal, uno en la Policía Militar de Santa Catarina, uno en la Policía Civil de Río de Janeiro, dos en el Instituto Brasileiro do Meio Ambiente e dos Recursos Naturais Renováveis (IBAMA), dos en la Brigada Militar de Río Grande do Sul, uno en la Policía Militar de Alagoas y otro en la Policía Militar de Río Grande do Norte, totalizando 18 ejemplares pedidos.

Además de los conceptos y soluciones de diseño más modernos, el AW119 se ha destacado en el mercado nacional por ser monomotor y homologado para el transporte de un paciente en camilla manteniendo ambos pilotos.

En su categoría, el H130 cumple con los mismos requisitos, sin embargo, esta variante no cuenta con la grúa externa, que ha sido un artículo solicitado para misiones aeromédicas y de seguridad pública, afectando la característica de multiusos.


Bimotores

La presencia de Leonardo también ha aumentado en los modelos de helicópteros con mayor capacidad, como es el caso de la categoría de bimotores.

La Policía Militar del Estado de São Paulo tiene un AW109 GrandNew comprado inicialmente para misiones de apoyo ambiental con grúa de rescate, gancho ventral y equipos asociados.

La Policía Federal emplea un AW139 en misiones de transporte policial, carga y apoyo para operaciones de alto riesgo, mientras que la Policía Civil y el Departamento de Bomberos de Río de Janeiro están en proceso de recibir un AW169 cada uno.



El AW139 está equipado con dos motores Pratt & Whitney Canada PT6C-67C de 1.142 CV cada uno, tiene una autonomía de 5h10 y un alcance de más de 1.000km.

Además de los dos pilotos, transporta hasta 15 pasajeros.

El AW169 lleva, además de los dos pilotos, hasta 10 pasajeros, tiene autonomía de casi cuatro horas y un alcance de 740km. Hoy en día, otros servicios de policía en Brasil están considerando el AW169 para su flota debido a sus capacidades.

El siguiente paso del fabricante italiano conquistando participación en este sector en Brasil debería consolidarse con la llegada del AW09, un proyecto que también se originó con la empresa suiza Kopter.

Debido a que se trata de un diseño completamente nuevo, el modelo incorpora soluciones que no pueden transformar el mercado monomotor, al tener un rotor de cola alto y carenado, puerta de acceso trasera del tipo clamshell y parte delantera con una gran área acristalada para facilitar la operación en vuelos de seguridad pública. Equipado con un motor Honeywell HTS900 de 1.020 CV, puede transportar dos piloto y seis pasajeros, tiene una autonomía de cinco horas y un alcance de hasta 800 km.

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina