Buscar

Misiles aire-mar en América Latina

El uso de misiles antibuque desde aeronaves en América Latina está ampliamente extendido entre las principales aviaciones navales y algunas fuerzas aéreas. Pero la falta de presupuesto impide la modernización del equipo en algunos países y otros no pueden satisfacer sus necesidades.


Por Santiago Rivas


Los misiles antibuque lanzados desde el aire y su historia tienen una relación muy estrecha con América Latina, ya que el primer uso de misiles antibuque en una guerra ocurrió cuando el 4 de mayo de 1982 la Argentina hundió el destructor HMS Sheffield usando un misil Aerospatiale AM39 Exocet lanzado desde un Dassault Super Etendard. El uso del Exocet lanzado desde el aire continuó durante la guerra, con el hundimiento del Atlantic Conveyor y un misil lanzado contra el portaaviones HMS Invincible. Los intentos de Argentina por conseguir más misiles (para entonces solo tenían cinco) llevaron a una guerra entre los vendedores de armas, el gobierno argentino y la inteligencia británica, con esta última logrando impedir la entrega de más misiles antes del final de la guerra. El arma demostró su eficacia en la destrucción de objetivos sin poner en riesgo el avión.

A pesar de esto, la adopción de misiles por otras armas aéreas latinoamericanas fue lenta y, en la mayoría de los casos, fue en helicópteros en lugar de aviones. Además de Argentina, solo Brasil tiene capacidad de ataque naval de ala fija, con sus A-4KU Skyhawk, pero no están equipados con misiles antibuque. Pero, algunos países, como los casos de Chile y Venezuela, confiaron en sus fuerzas aéreas para esta misión.

En algunos casos, la capacidad adquirida en el pasado se perdió debido a la falta de reemplazo de misiles antiguos, como los AS-11 y AS-12 en uso por los Alouette III y Agusta Bell AB-212ASW, utilizados desde los setenta hasta principios de la década de 2000.

Actualmente, solo Argentina, Brasil, Chile, Perú y Venezuela operan misiles antibuque lanzados desde el aire en la región, siendo el Exocet el modelo de mayor éxito.



Primer lanzamiento de un Exocet por un Agusta Sea King de la Armada Argentina en 2003. Foto Armada Argentina.


Argentina

Siendo el primer operador y el único en usarlo en combate, la Argentina todavía confía en el AM-39 Exocet para el ataque antibuque. El tipo se introdujo por primera vez en 1981, se compró junto con los Dassault Super Etendard de la 2º Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque y, como se describió anteriormente, cinco fueron utilizados en combate durante la guerra de Malvinas. Después de la guerra, continuaron las entregas de más misiles y desde entonces se realizaron algunas pruebas contra diferentes objetivos. A finales de los noventa, la Armada decidió ampliar sus capacidades a bordo, ya que los helicópteros Sea King de la 2º Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros se empezaron a utilizar en la cubierta de vuelo de los destructores MEKO 360 y el Ttipo 42 ARA Hercules. Dos Sea King construidos por Agusta, entregados en 1986, fueron modificados para lanzar el misil y se realizaron pruebas el 30 de octubre de 2003, con el lanzamiento de un misil contra el casco del pesquero Polo Sur.

Luego de esta experiencia, se decidió sumar también esta capacidad al Lockheed P-3B Orion de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración, y se modificó uno de los aviones para llevar el pilón para lanzar el misil, además de que se integró su computadora con el misil.

Actualmente, se espera que los Orion sean reemplazados por P-3C de las existencias estadounidenses, mientras que para recuperar la capacidad de los Super Etendard, se compraron cinco Super Etendard Modernizé a la Armada francesa y se espera que vuelen en 2021.



Soporte desarrollado en Argentina para el uso del AM39 Exocet en un P-3B Orion. Foto Armada Argentina.


Brasil

Actualmente, el país no tiene aviones de ala fija equipados con misiles antibuque, pero la Fuerza Aérea Brasileña comenzará a operar misiles RBS-15 en sus aviones Gripen NG, que se espera que entren en servicio en 2021.

Mientras tanto, la Armada opera una variedad de misiles con sus helicópteros, comenzando con Sea Skua para su Westland Super Lynx (ahora actualizado a Lynx Wildcat), los cuales están siendo reemplazados por misiles Rafael Spike ER.

En 1987 se compraron dieciséis Sea Skua y el primer lanzamiento se realizó en 1989. Actualmente, los Lynx sirven en el escuadrón HA-1 en São Pedro da Aldeia y generalmente operan desde las corbetas clase Inhaúma y Barroso, las fragatas clase Niteroi y Greenhalgh.

En 1984 se adquirieron seis Agusta Sikorsky S-61D-3 Sea King para reforzar la flota del escuadrón HS-1, equipado con los antiguos Sea King, y los nuevos recibieron posteriormente la capacidad de lanzar el AM-39 Exocet. Pero la unidad comenzó a reemplazar a los Sea King en 2012 con los primeros cuatro Sikorsky S-70B Sea Hawk y poco después, el modelo anterior se retiró gradualmente. Posteriormente se recibieron cuatro Sea Hawk adicionales. Si bien no pueden disparar el Exocet, están equipados con AGM 119B Penguin MK2 MOD7, construido por Kongsberg Defense Systems y el primer lanzamiento se realizó el 10 de diciembre de 2014 durante la Operação Aderex II. Otro lanzamiento tuvo lugar el 12 de abril de 2016, durante el ejercicio Misilex.

Ahora, con la recepción de los Airbus Super Cougar construidos por Helibras, la fuerza recuperará la capacidad de disparar Exocet. De los 15 helicópteros que se entregarán, seis estarán equipados con un radar de búsqueda APS-143 y misiles Exocet AM39B2M2 para misiones anti-buque, para operar en un nuevo escuadrón que se creará, el HA-2. Actualmente, se están realizando pruebas de homologación del AM-39 Exocet en Francia y Brasil.

Debido a su tamaño, tanto los Sea Hawk como los Super Cougar operan principalmente desde el portahelicópteros PHM Atlantico (antiguo HMS Ocean). La idea de la fuerza es utilizar el buque para proyectar su capacidad de ataque utilizando los helicópteros armados con misiles antibuque.

Además, la empresa local Avibras está trabajando con MBDA y otros contratistas brasileños en el desarrollo de Mansup, una versión local de Exocet. El misil lanzado desde el mar ya fue probado y es muy similar al MM40 Block 3 Exocet. Se espera que se desarrolle una versión de lanzamiento aéreo que equipará a los Super Cougar en el futuro, mientras que también podría adaptarse a otros aviones, como, por ejemplo, el P-3B Orion de la Fuerza Aérea.



Super Cougar armado con un misil Exocet AM39B2M2. Son las plataformas antibuque más modernas de América Latina y están siendo puestas en servicio con la Aviación Naval Brasileña. Foto Santiago Rivas.


Chile

Sin tener capacidad de ataque antibuque en el pasado, se recibieron seis Eurocopter AS.532SC Cougar entre 1991 y 1993 para su uso en el escuadrón HA-1 en Viña del Mar, en sustitución de los antiguos Alouette III. Llegaron equipados con un radar Thomson-CSF Varam y la capacidad de disparar hasta dos misiles AM-39 Exocet y se modernizaron con nuevos equipos a lo largo de los años. Por lo general, se despliegan en las fragatas Tipo 22, Tipo 23 y clase M de la fuerza.

Con el objetivo de mejorar la capacidad antibuque, poco después de que llegara a Chile el primer Lockheed Martin F-16 Block 50 Fighting Falcon, la Fuerza Aérea de Chile anunció el 6 de agosto de 2006 que había encargado un lote de diez Boeing AGM-84 Harpoon II por un total de 15 millones de dólares. Hasta ahora, no hay informes de que se haya realizado alguna prueba con los misiles ni hay fotografías de ellos montadas en los F-16.



Eurocopter AS.532SC Cougar de la Armada de Chile con un misil Exocet. Son los únicos helicópteros armados con misiles de la Armada de Chile. Foto Santiago Rivas.


Perú

Con una de las experiencias más largas con el Exocet, la Aviación Naval del Perú opera desde 1978 seis Agusta AS-61D Sea King, que recibió poco después un lote de AM-39 Exocet. Vuelan en el Escuadrón Aeronaval de Ataque No 22 en el aeropuerto de Callao, pero suelen desplegarse a las fragatas clase Lupo.

Si bien tanto los helicópteros como los misiles se están volviendo obsoletos a estas alturas, no se esperan reemplazos a corto plazo. El nuevo Kaman SH-2G Seasprite que recibirá la fuerza no puede funcionar con el Exocet y no se espera un reemplazo para los Sea King en el futuro cercano.

La Fuerza Aérea Peruana tenía interés en comprar un lote de misiles antibuque Zvezda Kh-31A para usar en sus MiG-29, pero el presupuesto no fue aprobado por el gobierno.



Un Agusta Sea King de la Armada peruana armado con un misil Exocet. Se desconoce su estado actual.


Venezuela

El último operador de misiles antibuque lanzados desde el aire en América Latina es Venezuela. Si bien la Aviación Naval operó en el pasado los misiles AS.12 en sus helicópteros AB-212ASW, los misiles se retiraron hace mucho tiempo y la fuerza no tiene ningún reemplazo para ellos.

Mientras tanto, en 1990 la Fuerza Aérea Venezolana agregó misiles AM-39 Exocet Block 2 al inventario de su flota Mirage 5EV, que se estaba convirtiendo a Mirage 50, pero tanto la aeronave como los misiles fueron retirados en 2009. Mientras tanto, cuando en 2005 el Rusia vendió 24 Sukhoi Su-30Mk2 “Flanker”, con un gran paquete de armas, que incluía los misiles Zvezda Kh-31A. Actualmente, como la disponibilidad del Su-30 es muy baja, se desconoce el estado operativo de los misiles. Los que se utilizan para operaciones sobre el mar sirven con el Grupo Aéreo de Caza 13 en la Base Aérea de Barcelona, ​​en la costa del Caribe.



Misiles Kh-31 en un Flanker Su.30Mk2 venezolano. El modelo reemplazó al Mirage 50 con Exocet en el rol anti-buque. Foto Erwin Fuguet.


Necesidades

A pesar de los bajos presupuestos, algunas aviaciones navales y fuerzas aéreas tienen interés en nuevos misiles y plataformas para lanzarlos. En el caso de Argentina, los misiles Exocet en stock son de los primeros lotes, a pesar de que fueron revisados ​​por la fuerza para mantenerlos operativos. Lo mismo ocurre con los misiles peruanos, cuyo estado operativo es dudoso.

La Armada de Colombia tiene interés en helicópteros medianos para embarcarse en sus futuras fragatas, habiendo considerado el Sea Hawk como la opción más probable, con la intención de equiparlos con misiles antibuque. Además, la fuerza tiene interés en armar sus helicópteros Dauphin comprados en 2018, con un misil de corto alcance.

En Ecuador, la Armada tenía interés en el pasado en la compra del Sentinel, un Bell 412EP muy modificado de Heli Dyne, que estaba planeado para tener hasta dos misiles Penguin. Este proyecto fue finalmente cancelado en 1998 y la fuerza se quedó sin este tipo de arma.

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina