top of page
Buscar

Operaciones de la Fuerza Aérea Mexicana en Culiacán

Por Jose A. Quevedo


En la madrugada del 5 de enero, en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, medios de información locales y ciudadanos comenzaron a reportar a través de redes sociales el bloqueo de diversas calles y avenidas, quema de vehículos en varios puntos y una gran cantidad de personas armadas, comenzando a circular videos en los que se podían ver a aviones y helicópteros sobrevolando la ciudad.



Después diversas fuentes oficiales confirmaron que se estaban llevando a cabo hechos violentos en la ciudad y pedían a la ciudadanía que no saliera de sus domicilios.

Antes de las 8 de la mañana la Secretaría de Educación Pública y de Cultura de Sinaloa (SEPyC) informó que se suspendían las actividades docentes y administrativas en Culiacán. Casi al mismo tiempo el secretario de Seguridad Pública del estado de Sinaloa, Cristobal Castañeda, escribió en su cuenta de Twitter a las 7:39 a.m.: “Se están presentando despojos de vehículos y bloqueos en diferentes puntos de la ciudad, pedimos a la ciudadanía no salir, estamos actuando en consecuencia, informaremos cuando estemos en condiciones.”





A las 9:54 el gobernador de Sinaloa, Rubén Rocha Moya, confirmó que había sido informado de que las Fuerzas Armadas llevaron a cabo un operativo en la sindicatura de Jesús María, en el municipio de Culiacán. Este operativo dio lugar a algunos hechos violentos en la capital y otras localidades del Estado.




Después comenzaron a circular versiones de una presunta toma del Aeropuerto Internacional de Culiacán por parte de grupos armados. Por su parte la cuenta Oficial del Aeropuerto Internacional de Culiacán informó que la terminal aérea estaría cerrada al público general: “Por seguridad de todos los pasajeros, el aeropuerto se encontrará cerrado de las 08:30 horas hasta las 22:00 horas




Durante los bloqueos se reportaron dos aeronaves con impactos por arma de fuego en el Aeropuerto de Culiacán, Sinaloa, un Embraer 190 de Aeroméxico Connect, el cual estaba por despegar de esta terminal aérea y un Boeing 737-800 de la Fuerza Aérea Mexicana matricula 3526.

La aerolínea Aeroméxico, aseguró que al menos una bala había impactado el fuselaje de un avión comercial que iba a despegar hacia Ciudad de México ese día. La aerolínea dijo que todas las personas a bordo estaban a salvo y que el vuelo fue cancelado.

El secretario de la Defensa Nacional, el general Luis Crescencio Sandoval, señaló que durante el operativo se emplearon aeronaves artilladas debido a que los agresores usaron ametralladoras calibre .50.



Los agresores emplearon ametralladoras calibre .50, por lo que se hizo necesario apoyar con fuego desde aeronaves para poder garantizar al personal militar su seguridad, al personal que intervino en la operación, también generar seguridad a la ciudadanía, asimismo a las autoridades que puedan intervenir y principalmente buscando disuadir a los presuntos delincuentes de su intención de rescatar al detenido y seguir con las agresiones hacia el personal de las fuerzas federales”, detalló.

Señaló que las células criminales, de manera simultánea, realizaron bloqueos para evitar el traslado de uno de los criminales, también realizaron disparos con armas de fuego a aeronaves de Fuerza Aérea Mexicana (FAM), así como de líneas comerciales e instalaciones del Aeropuerto Internacional Federal de Culiacán, Sinaloa.

Es así como dos aeronaves T-6C Texan II del Escuadrón Aéreo 205, destacados en la Base Aérea Militar N° 10 en Culiacán, despegaron en la mañana del 5 de enero para realizar misiones de apoyo aéreo cercano a los elementos en tierra. Diversos usuarios de redes sociales publicaron videos en los que se ve a los Texan realizar disparos en las afueras de la ciudad de Culiacán.

En esta ocasión los T-6C fueron artilladas con dos Pod FN Herstal FN HMP250 con una ametralladora pesada FN M3P calibre .50 de fabricación belga, la cual tiene capacidad para 250 cartuchos, con una cadencia de 1,025 disparos por minuto y un rango máximo de hasta 3,000 metros, para realizar misiones de ametrallamiento aire tierra.



Para contener a los agresores también se hizo necesario el empleo de dos helicópteros Black Hawk artillados con ametralladoras multitubo rotativas Dillon Aero M134 Minigun, de calibre 7,62 mm. La Minigun se utiliza principalmente en helicópteros ya que se adapta fácilmente a cualquier plataforma existente. La ventaja del helicóptero es que es más maniobrable, pudiéndose mover con más libertad que un avión y, al actuar en parejas, puede ser verdaderamente letal.

Cuando sobrevolaba la ciudad de Culiacán, un avión Airbus Military C-295M de la Fuerza Aérea Mexicana recibió impactos de gran calibre, dañando uno de los motores y que obligó al piloto del Escuadrón Aéreo 301 de la Fuerza Aérea Mexicana a realizar una maniobra táctica de aterrizaje llamada “Forced Landing Manuever” (Maniobra de Aterrizaje Forzado), que consiste en un aterrizaje con gran ángulo de descenso, logrando poner en tierra la aeronave, donde el equipo de extinción de incendios apoyó en salvar a la aeronave.

Diversos usuarios de redes sociales publicaron el momento cuando el Airbus Military C295M aterrizó de emergencia en el Aeropuerto de Culiacán, tras ser dañado cuando se dirigía a ese lugar llevando equipo de apoyo.



El Escuadrón Aéreo 301 opera ocho aeronaves de última generación C295, seis de la versión M y dos de la versión C295W con winglets, y son ocupados para en misiones de transporte de carga y de personal, lanzamiento de paracaidistas, evacuación médica y en apoyo al Plan DN-III-E de apoyo a la población en casos de desastre, llevan las matrículas 3201 a 3208.

El incidente en Culiacán no es un hecho aislado, el Escuadrón aéreo 301 fue reconocido por el Sistema de Cooperación las Fuerzas Aéreas Americanas (SICOFAA) por cumplir más de 2.349 horas de vuelo y cerca de 1.500 viajes sin accidentes ni incidentes, a lo que se suma la excelente calidad en su construcción por parte de Airbus Military.

Además, el alto grado de adiestramiento, pericia y experiencia de los pilotos y su tripulación, permitió que estas aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana que participaban en las actividades realizarán aterrizajes de emergencia, sin presentar afectaciones.



Después del operativo, las autoridades federales contabilizaron 19 fallecidos por parte de los agresores, se detuvieron a 21 personas integrantes de estos grupos delictivos y 10 militares perdieron la vida, así como 35 más fueron lesionados por arma de fuego. Durante la operación fue objeto de una agresión con arma de fuego el coronel comandante del 43º batallón de infantería, que perdió la vida.

Materialmente, se aseguraron cuatro fusiles Barret calibre .50, seis ametralladoras calibre .50, 26 armas largas y dos cortas, así como cargadores, cartuchos y equipo táctico diverso. También 13 vehículos en operación fueron decomisados y se inutilizaron 40 camionetas más, de las cuales 26 eran blindadas.

La secretaria de la Defensa Nacional de México señaló que tras el evento se desplegaron en el estado de Sinaloa 3.586 efectivos del Ejército y la Guardia Nacional para restaurar el orden y establecer el estado de derecho.

Comentários


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page