Buscar
  • Erich Saumeth

UAV´s de las Fuerzas Armadas Colombianas

El actual apogeo de los sistemas conocidos como vehículos aéreos no tripulados VANT, RPAS, UAV, ART, SANMT o Drones, entre varios otros términos, es una muestra de las necesidades sectoriales particularmente de la industria de la defensa, que vienen aceleradamente impulsando el desarrollo tecnológico para el diseño, creación y comercialización de sistemas dinámicos (generalmente con aplicaciones duales), involucrando con ello tanto a los sectores de defensa y seguridad como a los civiles, que han respondido participando activamente no solo en su desarrollo sino en su aplicabilidad practica.


Pero, y en relación directa con el sector de la defensa y la seguridad ciudadana (Homeland), el adelanto de proyectos de esta naturaleza se ha convertido en una prioridad para el conjunto de las Fuerzas Armadas Colombianas (Fuerza Aérea, Ejército, Armada y Policía), pues el acceso a tecnologías del tipo ISR (inteligencia, vigilancia y reconocimiento), de manera directa y local, garantiza la promoción de nuevos modelos que suplirán las necesidades en inteligencia, particularmente para la vigilancia fronteriza y en el combate a las diversas formas de crimen trasnacional, que al parecer son las tendencias en materia de seguridad a nivel hemisférico.


En este sentido Colombia –a nivel regional- ha sido pionera en la implementación y despliegue de este tipo de sistemas, utilizándolos de manera intensiva en el desarrollo de operaciones de carácter contrainsurgente, antinarcóticos y antiterroristas, con especial y notable éxito, localmente denominados como ART (Aeronaves Remotamente Tripuladas) y como SANMT (Sistemas Aéreos No Tripulados para Maniobras Terrestres), que han sido adquiridos de proveedores extranjeros, planteando también la necesidad de desarrollar prototipos nacionales, que en efecto han comenzado a diseñarse apropiando con ellos tecnologías y conocimientos, reflejándose en modelos que finalmente han sido recientemente presentados y que se encuentran en diferentes fases de pruebas, así como en el futuro esbozo de nuevos prototipos, productos de la intención del Ministerio de la Defensa (a través de la Dirección de Ciencia, Tecnología e Innovación, adscrita al Viceministerio del Grupo Social y Empresarial de la Defensa GSED) y la Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana (CIAC), de desarrollar sistemas propios cuyo despliegue sea estandarizado hacia futuro por parte de las Fuerzas Armadas Colombianas.


Su uso Policivo se hace necesario también, por la aplicación de medidas preventivas contra posibles generadores de factores de inseguridad, que implican la utilización de nuevas tecnologías (ISR), que faciliten evidentemente el acceso a información en tiempo real y que reduzcan significativamente los tiempos de reacción y respuesta.


Como antecedentes cabe recordar que el Ministerio de la Defensa Colombiano, para 2009, anunciaba la destinación de sumas cercanas a los 25 millones de dólares, con el objeto de adquirir vehículos aéreos no tripulados para destinarlos a la lucha contrainsurgente, antiterrorista y antinarcóticos, evaluando propuestas estadounidenses, europeas e israelíes y que llevaron a la adquisición de un significativo número de sistemas, desplegados en la actualidad tanto por la Fuerza Aérea (FAC) como por el Ejército Nacional.


Sin embargo, cabe anotar que ya para el año 2005 la Fuerza Aérea había adquirido un vehículo del tipo VTOL (despegue/aterrizaje vertical) a la compañía Nerual-Robotics-Inc, denominado AutoCopter, con el que se comenzó a familiarizarse con este tipo de tecnología y que fue destinado en principio a la vigilancia de bases aéreas.


De esa fecha hasta el presente, los ART y SANMT se han convertido en uno de los medios más utilizados en operaciones antiterroristas, antinarcóticos y en aquellas desplegadas con el fin de garantizar la seguridad nacional, tanto para prevenir el accionar criminal como para vigilar las aéreas fronterizas y ante la amenaza constante de actores ilegales trasnacionales.

Desde el 2005 hasta ahora, la Fuerza Aérea había acumulado más de 33.000 horas de vuelo en misiones del tipo ISR, convirtiéndose en la fuerza con mayor experiencia operacional en este tipo de sistemas a nivel continental.


El despliegue constante de estos sistemas tanto por la FAC como por el Ejército ha evitado por ejemplo que organizaciones armadas ilegales como el autodenominado E.L.N., cometieran actos terroristas contra la infraestructura petrolera del país, que de haberse materializado hubiesen producido daños por cerca de 1.200.000 dólares a comienzos del 2016. De igual manera, las plataformas ART de las Fuerzas Armadas han participado efectivamente en operaciones de extinción de incendios, así como en la detección y ubicación de laboratorios y cultivos ilícitos, particularmente en áreas en donde delinquen Bandas Criminales (Bacrim), Grupos Armados Organizados (GAO), grupos insurgentes y reincidencias de las FARC-EP.


La intensa utilización de esta tecnología se debe también en gran medida a las prestaciones operacionales que brindan al usuario, pues le ha permitido a las Fuerzas Armadas Colombianas operar estas plataformas en condiciones day/night y 24/7, en la mayoría de las condiciones meteorológicas y a costos por lo menos un 40% inferiores a los que representa utilizar aviones y helicópteros en misiones de la misma índole.


Doctrinariamente, para la FAC el despliegue de sus ART tiene como ventajas los menores costos y riesgos de operación en ambientes de alta contaminación, de alta peligrosidad, tediosos o intensos (dull), así como una más rápida disponibilidad de vuelo, menores tiempos de entrenamiento y una mejor relación costo-efectividad en labores ISR.


Por ello y desde el 2005 ha venido implementando una serie de fases para el uso de estos sistemas. La Fase-I corrió desde ese año hasta el 2011, periodo durante el cual se adquirió el sistema Boeing Insitu Scan Eagle; luego desde el 2011 hasta el pasado 2015 se desarrolló la Fase-II con la activación estratégica de la Dirección de Aeronaves Remotamente

Tripuladas (DIART) encargada de la dirección, administración, supervisión y proyección de esta tecnología; del 2015 hasta el 2020 se desarrolla la Fase-III, con la integración de nuevas tecnologías y de ese año hasta el 2025 de llevará a cabo la Fase-IV, con la incorporación de sistemas estratégicos y operacionales (preferiblemente de diseño y fabricación nacionales), así como la renovación de la flota actual.


La FAC especifica que dispone de ART del tipo Small (corto alcance y persistencia), Tactical (hasta 160km) y Male (Media altitud y larga persistencia) y para operar esta nueva tecnología ha creado la Escuela Básica de Aeronaves Remotamente Tripuladas (EBART), ubicada en el Comando Aéreo de Combate CACOM No-3, en donde se capacita durante un periodo de 6 meses a los futuros operadores (pilotos y tripulaciones de las distintas Fuerzas Armadas) en tres fases, divididas en cursos de tierra, conocimiento de simulador y conocimiento del área, es decir, la práctica sobre el terreno, entrenando hasta el pasado 2018 mas de 400 operarios solo en el sistema Scaneagle. Para el 2016 la FAC alcanzó cerca de 300 oficiales, suboficiales y técnicos, con los cuales utiliza sus diversos sistemas de ART, conformando sus equipos de operación integrados por un comandante de misión (operación, interacción y comunicaciones), un operador (control del ART), un analista de imágenes y dos técnicos de mantenimiento.


En la Fuerza Aérea Colombiana


La FAC conforma los equipos de operación para sus ART con un comandante de misión (operación, interacción y comunicaciones), un operador (control del UAV), un analista de imágenes y dos técnicos de mantenimiento. En el caso del Hermes 450 y del 900, el equipo está compuesto por 8 miembros, que son el piloto interno, el piloto externo, los técnicos, y los operarios auxiliares.


Debido a la necesidad de contar con un organismo director, fue creada la Dirección de Aeronaves Remotamente Tripuladas (Diart), entidad responsable de la dirección, gestión y desarrollo de los diversos ART de nuestra Fuerza Aérea.





Elbit Systems Hermes 900 y Hermes 450: A comienzos del 2012 se dieron de forma reservada las negociaciones que desembocaron en la compra por parte del gobierno colombiano de los Hermes 900 y 450 a la israelí Elbit Systems, por cifras estimadas en los 50 millones de dólares.


Para mediados del 2014, unidades de ambos modelos se encontraban operando en Colombia por tripulaciones colombianas apoyadas por asesores de la compañía fabricante, pudiéndose confirmar el despliegue operativo de 2 sistemas del modelo 450, compuesto por 6 unidades y de un sistema del modelo 900, compuesto por 2 unidades, para un total de 8 unidades de los Elbit Hermes, empleados principalmente en misiones de vigilancia fronteriza.


El Hermes 900 tiene 15 metros de ancho, con pesos de despegue de 970 kilogramos (con carga útil de 300 Kg) y esta potenciado por un motor Rotax-914 de 115 HP, que le brinda la posibilidad de volar hasta por 40 horas a una velocidad de hasta 220 kilómetros por hora y con un techo de servicio de 9100 metros, siendo un vehículo de la clase Male.


Dispone de cámaras día/noche, fijación de objetivos por láser, sistemas, SAR/GMTI (radar de apertura sintética y detección de movimiento), COMINT DF y ELINT (Inteligencia de comunicaciones, detección de origen e inteligencia electrónica). Posee doble sistema de encriptación de los data link (LOS, line of sight), así como para la comunicación BLOS (Beyond Line of Sight), entre otras características.





Por su parte, el Hermes 450 mide 6,1 metros de largo, 10,5 de ancho, pesa 450 kilogramos (150 de carga útil) y es impulsado por un motor Wankel con 52 HP, que le permiten alcanzar los 175 kilómetros por hora y un techo de servicio de hasta 5500 metros.




Boeing Insitu Scan Eagle: Desde el 2006 la Fuerza Aérea opera este modelo estadounidense (en un comienzo con la ayuda del Comando Sur y la Armada de ese país), en misiones ISR para el apoyo de operaciones contrainsurgentes y antiterroristas, con bastante éxito hasta el momento y cuyo bautismo de fuego se dio para mediados del 2007.


Se estima que en la actualidad se encuentran operativos un aproximado de 50 unidades de este sistema, que esta compuesto por el vehículo, la catapulta de lanzamiento del tipo sky wedge, el dispositivo de recuperación sky hook y la estación de guía.


El Scan Eagle, construido por Insitu (subsidiaria de la Boeing), es un UAV de 1,19 metros de largo por 3 de ancho, con un peso cercano a los 19 kilogramos (con carga útil de 6 Kg). Está impulsado por un motor de pistón (1.5HP), que le proporciona hasta 150 kilómetros por hora de velocidad máxima, por un espacio de hasta 15 horas y a altitudes de hasta los 6000 metros, portando cámaras del tipo Alticam-400 giroestabilizadas, así como del tipo EO-640, con zoom de 25x.


Sin embargo la FAC estaría buscando un sistema de despegue y aterrizaje vertical (VTOL), por problemas aparentes con el Scaneagle, precisamente durante estas maniobras.


Boeing Insitu Night Eagle: Adquirido en el 2013, este modelo también construido por Insitu está diseñado a partir del Scan Eagle y especialmente para operar en la noche. Para ello incorpora un sistema de cámaras infrarrojas de banda media (MWIR), y presenta además modificaciones como una proa abultada que aloja los sistemas optrónicos y un tercer estabilizador vertical, el cual le proporciona un vuelo más suave y estable.


Bae Systems Silver Fox: A mediados del 2006 el Comando Sur de los Estados Unidos, realizó durante 30 días, la familiarización y los ejercicios y pruebas para que un total de cuatro de estos vehículos pudieran ser finalmente operados por la Fuerza Aérea Colombiana.


Los mismos se llevaron a cabo en cuatro diferentes regiones con total éxito y se presume que su posterior uso se centró en misiones ISR, para el posterior apoyo de operaciones contrainsurgentes.


Los sistemas desplegados en Colombia constaron de cuatros vehículos, dos rampas lanzadoras, dos estaciones de control en tierra, dos sistemas de video y amplios repuestos. Se desconoce cuántos de estos UAV se encuentran todavía operativos.


Operados por el Ejército Nacional:


El Ejército Colombiano denomina a este tipo de equipos como Sistemas Aéreos No Tripulados Para Maniobras Terrestres o SANMT. Con ellos busca aumentar la capacidad operacional a niveles tácticos, en misiones del tipo ISR, en tiempo real y en el campo de operaciones, cubriendo con los mismos la totalidad del teatro o área de combate.


Parrot AR-Drone: Multirotor recientemente adquirido por el Ejército de Colombia, con el objeto de servir como medio ISR para unidades de infantería (contraguerrilla y comandos especiales) en el desarrollo de operaciones de asalto y contrainsurgentes.


Hecho en fibra de carbono, su centro es de polipropileno, material que amortigua golpes o caídas y protege todo el sistema de navegación y de observación del vehículo. Es impulsado por cuatro motores eléctricos que giran a 3500 RPM y puede ser operado a través de un computador portátil, una tablet o un teléfono inteligente.


Puede alcanzar una velocidad de hasta 18 kilómetros por hora hasta por 12 minutos y con una altitud de hasta los 120 metros. Mide alrededor de 50 x 50 centímetros, con pesos de hasta los 420 gramos, y posee un microprocesador ARM-9 RICS y un puerto USB de alta velocidad de transferencia. Dos cámaras con sensores CMOS codifican y transmiten imágenes en tiempo real al operador y en caso de choque o contacto, bloquea de manera automática las hélices.


Aerovironment RQ-11B Raven: Vehículo adquirido en 2013 que consta de 3 sistemas compuestos por 15 unidades en total, con el objeto de servir como medio ISR para unidades de infantería (contraguerrilla y comandos especiales) en el desarrollo de operaciones de asalto y contrainsurgentes.

Este modelo tiene un alcance de hasta 10 kilómetros a velocidades máximas de 57 kilómetros por hora y con una autonomía de hasta 90 minutos. Mide 90 centímetros por 1.4 metros de ancho y pesa 2 kilogramos.





Aerovironment RQ-20 Puma: Adquirido por el Ejército para misiones similares a los dos anteriores, tiene un alcance de hasta 15 kilómetros a velocidades máximas de 83 kilómetros por hora y con una autonomía de hasta 120 minutos. Mide 1,4 metros de largo por 2,8 metros de ancho y pesa 6 kilogramos, y puede alcanzar hasta los 37 kilómetros por hora con radios de acción de hasta 15 kilómetros.


Skywalker X8 FPV: El X8 es un ala volante, con una estructura EPO, construido en fibra de carbono que lo convierte en un sistema muy ligero de solo 2,2 kilogramos de peso.


Este UAV es operado por un U-Pilot, pudiéndose planear una operación mediante el software de vuelo U-See. Tiene la capacidad de operar en cualquier tipo de terreno, ha sido probado a más de 4.500 metros de altura y puede llevar cámaras de color RGB, infrarrojas y multi-espectrales, despega de una catapulta neumática y aterriza con paracaídas.


DJI Technology Co Inspire 1: Por lo menos un sistema de estos ha sido desplegado por el Ejército Colombiano en áreas rurales para misiones del tipo ISR.


El Inspire 1 cuenta con una cámara 4K, con un lente de 15 mm sobre un gimbal de tres ejes, con un alcance de hasta 2 kilómetros, con sistema de estabilización de control de vuelo por GPS, disponiendo de sensores de movimiento para prevenir accidentes con posibles obstáculos durante el vuelo.


Operados por la Armada Nacional


La Armada Colombiana, adquirió sistemas UAV durante el 2016 de forma reservada, para ser desplegados desde las Fragatas FS1500 o desde los patrulleros OPV-80 y para el desarrollo de misiones del tipo ISR.


Boeing Insitu Scan Eagle: Dos unidades de este ART fueron adquiridas durante el 2016, para ser desplegadas desde embarcaciones mayores de la ARC, para misiones del tipo ISR.



Boeing Insitu Night Eagle: Dos unidades también para el desarrollo de misiones del tipo ISR durante operaciones nocturnas, operadas igualmente desde las Fragatas FS1500 y desde las OPV-80.


Operados por la Policía Nacional


Dirección de Ciencia, Tecnología e Innovación- MDN - Ciac Quimbaya: Para diciembre de 2019 y con ocasión de la feria Expodefensa, el Ministerio de la Defensa Colombiano anunciaba la venta de un Quimbaya a la Policía Nacional. El Quimbaya es un desarrollo conjunto del viceministerio del GSED a través de la Dirección de Ciencia, Tecnología e Innovación, con la colaboración de la CIAC.




Blue Bird Aero Systems SpyLite: La Policía Colombiana reveló para el 2017 que operaba este sistema. El mismo viene siendo desplegado desde el 2014, estando en servicio un sistema con tres UAV. Hasta ahora los resultados operacionales han sido los que la Policía esperaba, contando esta institución con el apoyo y soporte logístico permanente de SkyBird (filial en el país de Blue Bird).


Cabe destacar que BluebBird viene ofertando en el país su modelo WanderB (Vtol), ante requerimientos de la Armada y la Fuerza Aérea por sistemas de esas características y que ya es de mucho interés para el Ejército de esta nación.



Aeronautics Systems Orbiter-2: Al parecer se opera también un solo sistema, adquirido para el 2017, destacándose por las capacidades de su cámara que incluso dispondría de puntero láser para el señalamiento de objetivos, siendo de una tecnología robusta y con buenas capacidades operacionales, tanto en tiempo de vuelo como en alcances.


Ambos drones vienen siendo utilizados en misiones del tipo ISR (inteligencia, vigilancia y reconocimiento), particularmente en operaciones urbanas y en desarrollo del Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes (Pnvcc).


Por su parte, la Policía Nacional opera un estimado de 35 UAV/ART, principalmente del tipo Micro y Mini UAV –Autocopter, construidos en fibra de carbono, contando con cuatro motores ubicados en torno al centro del UAV y con un peso total no superior a los 1,5 kilogramos, que le permiten alcances de hasta 500 metros, y posiblemente operados a través del sistema AAHRS (Altitud/attitud heading reference system). Su sistema de despegue y aterrizaje sería por supuesto del tipo VTOL, contarían con GPS y son empleados para vigilancia de instalaciones, actos multitudinarios, concentraciones de personas, vigilancia de estadios o instalaciones deportivas, control del tráfico en carreteras, entre muchas otras opciones.



DJI Technology Co Matrice 210: La Policía Colombiana ha incorporado por lo menos diez de este tipo de drones (cinco de ellos donados por la Alcaldía de Bogotá, cuatro por la de Medellín y uno más por la Alcaldía de Barranquilla).


Estos sistemas serían desplegados particularmente en operaciones urbanas y en desarrollo del Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes (Pnvcc), para reforzar la seguridad y convivencia ciudadana, siendo operados desde dos unidades móviles (adaptadas para tales efectos) por un equipo de 10 agentes de la Aviación Policial, previamente capacitados e instruidos para su manejo.


Los Matrice 210 disponen del sistema de transmisión de vídeo integrado por las cámaras Zenmuse Z30 y la termo gráfica Zenmuse XT, que según su fabricante tienen la capacidad de brindarle a sus operarios conciencia circunstancial de situaciones potencialmente peligrosas.


El Matrice 210 es un multirotor que puede alcanzar velocidades de hasta 82 kilómetros por hora (gracias a su motor DJI-3315), con una autonomía de vuelo de hasta 38 minutos y con una capacidad de carga útil que va desde los 1,57 hasta los 2,3 kilogramos de peso.

Su sistema de mando y control tiene un alcance de hasta 7 kilómetros de distancia, contando con un sistema de vuelo inteligente del tipo Activetrack (enfoque continúo de un objetivo en movimiento) y con el sistema anticolisión Flight Autonomy, así como con cámaras de los tipos Z30 y XTZ con un zoom de hasta 30X.





DJI Technology Co Inspire 2: Este sistema –en números no confirmados- viene siendo operado en algunas de las principales ciudades de Colombia (en desarrollo del Pnvcc), confirmándose su despliegue en la la ciudad de Medellín.


Estos nuevos sistemas son pilotados por la Aviación Policial (dos operarios) y disponen del sistema de transmisión de vídeo integrado por una cámara Zenmuse X5S, que tiene la capacidad de realizar vídeos en 1080p/720p, con alcances de hasta 7 kilómetros de distancia de transmisión efectiva.


Los Inspire 2 pueden alcanzar velocidades de hasta 83 kilómetros por hora y poseen un sistema de detección omnidireccional de obstáculos, con una autonomía de hasta 27 minutos, con rangos de alcance máximos de siete kilómetros, disponiendo de dos kilogramos de carga útil y contando además con baterías duales aunque su base permite cargar hasta cuatro baterías.


Tecscorp Chronos: Desarrollado por una compañía colombiana, este VTOL le permite a su operador vuelos muy ligeros y estables gracias a su sistema RTK MK-III, contando con la capacidad de brindar imágenes en alta resolución, lo que lo hace ideal para su empleo en misiones del tipo ISR. Se desconoce el número de estos sistemas en inventario.


Modelos Desarrollados en Colombia

El Ministerio de la Defensa Colombiano a través de su Grupo Social y Empresarial de la Defensa (GSED) y en unión con la Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana (CIAC), con Indumil, con la Corporación de Alta Tecnología para la Defensa (Codaltec) y con la Fuerza Aérea (FAC), han venido trabajando en el diseño y desarrollo de nuevos prototipos de ART, con base en las experiencias operacionales de las Fuerzas Armadas, pero además con la posibilidad de que puedan ser utilizados de manera dual, es decir, tanto para el sector de seguridad como para el comercial y civil, tal y como en reciente conversación nos lo manifestó el gerente de la CIAC, Flavio Ulloa, quien nos reveló los cuatro tipos de ART/drones, en los que vienen laborando en la actualidad.


En este sentido se ha venido además trabajando con el Departamento Administrativo de la Aeronáutica Civil (AEROCIVIL), organismo colombiano responsable del control de la aviación civil de esta nación, para regular todo lo relacionado con lo que serán los requisitos generales de aeronavegabilidad y operaciones para los ART.





Dirección de Ciencia, Tecnología e Innovación- MDN - Ciac Quimbaya: Es un proyecto liderado por el Ministerio de la Defensa, a través de su viceministerio del GSED y desarrollado por la Dirección de Ciencia, Tecnología e Innovación, con la colaboración de la CIAC. Es un desarrollo 100% nacional con diseño propio elaborado por el equipo del proyecto que tiene integrantes de todas Fuerzas y fabricado por CIAC (probado durante el primer trimestre de 2019), que vienen adelantando con bastante éxito el desarrollo de este ART/dron de 70 kilogramos de peso, para ser empleado en la vigilancia de objetivos estratégicos e infraestructura energéticas, tales como campos de exploración y explotación, oleoductos, gasoductos, refinerías, sistemas de interconexión eléctrica, puertos y aeropuertos.





Ciac Coelum (Cielo): Es un mini-uav, que está diseñado para el uso de las tropas en desarrollo de sus operaciones, siendo muy sencillo de operar, pues puede ser lanzado con la mano y se recupera en paracaídas, pudiendo volar aproximadamente de 10 a 15 kilómetros a la redonda, contando con una cámara para visión diurna y nocturna que permite identificar situaciones alrededor de la tropa y que no son reconocibles a simple vista (sitios, personas, peligros, etcétera), lo que le va a posibilitar al comandante de la unidad (Pelotón o Compañía) contar con una perspectiva más clara de lo que sucede y hay a su alrededor.


Cuanta con una autonomía de 60 minutos, gracias a su motor que es muy silencioso, teniendo un peso de alrededor de 5 kilogramos, pudiendo transportarse o llevarse cómodamente en un morral y se armándose en solo 3 minutos, siendo ideal para la operación de la tropa.


Airbus Ciac ATLANTE-II: El tercer proyecto, denominado Atlante-2, es un futuro memorando de entendimiento que se firmará con la compañía europea Airbus Group para el desarrollo conjunto de los programas Atlante e IRIS en el que participaran la CIAC e Airbus y cuyos operarios serían las FFAA de Colombia y de España, con la posibilidad adicional de exportarlo. 10


Ciac-Indumil IRIS: El cuarto es el ya ampliamente conocido IRIS, ART táctico operacional, fabricado en Colombia, con un peso aproximado a los 500 kilogramos, con una capacidad de carga paga de entre 80 y 199 kilogramos, desarrollado para misiones del tipo ISR, con un alcance de más de 200 kilómetros, y con un vuelo superior a los 18000 pies de altura, destinado a Ministerios de Defensa, de Seguridad y a Fuerzas Armadas.

El desarrollo de este vehículo (producto del trabajo conjunto de la CIAC, Indumil y la FAC) fue suspendido y a la fecha es un demostrador y referente tecnológico, gracias a las experiencias aprendidas durante la fase de diseño y pruebas del mismo.


Daret Maluna: La Armada Colombiana (ARC) se encuentra adelantando a través de su Departamento de Armas y Electrónica (DARET) un ART denominado Maluna, prototipo de uso naval, para su futuro despliegue en embarcaciones de los tipo OPV-80, FS1500 y en las PES. No se conoce el estado actual de desarrollo (presumiéndose que fue suspendido) ni mayor información sobre el mismo.


Aerosonda Mapper XP: Primer desarrollo comercial colombiano, concebido específicamente para misiones de cartografía y fotografía aérea, es un ART de ala fija, de propulsión eléctrica y con una autonomía de vuelo de aproximadamente hora y media, puede mapear un máximo de 500 hectáreas por vuelo y puede llevar cámaras de color RGB, infrarrojas y multi-espectrales. Despega de una catapulta neumática y aterriza con paracaídas. Puede operar en cualquier tipo de terreno y ha sido probado a más de 4.500 metros de altura.

Actualmente se está trabajando en una nueva versión del Mapper XP, desarrollado para misiones de seguridad, vigilancia y monitoreo. Su nombre, configuración y características todavía son confidenciales, siendo su etapa de pruebas completamente exitosa.




Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

Descargo de responsabilidad: Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan la opinión de Pucará Defensa.

© 2020 Pucará Comunicación