top of page
Buscar

¿Una raza en peligro de extinción?

"El final es inevitable, Maverick. Su raza se extinguirá". En "Top Gun – Maverick", el diálogo entre "Maverick" Mitchell y el contralmirante Chester Cain, después de que el personaje protagonizado por Tom Cruise se estrellara con el Dark Star, el avión hipersónico experimental valorado en decenas (o cientos) de millones de dólares, expone la dura realidad en la que vive actualmente la Marina de los Estados Unidos.

Mientras que en la película la amenaza a la existencia de los pilotos de combate radica en la aparición de nuevas tecnologías que proponen la sustitución del hombre por la máquina, fuera de Hollywood la realidad es menos glamurosa y el problema se debe puramente a las crecientes restricciones presupuestarias.



Para el año 2024, la Marina de los Estados Unidos proyecta volar alrededor de 891 mil horas. Aunque este número es significativo junto a casi todas las fuerzas aéreas del mundo, el número será menor en comparación con 2023, que fue de 969 mil horas de vuelo.

Incluso para la mayor potencia militar del mundo, la reducción de los presupuestos de defensa tiene un impacto directo en la disponibilidad de sus medios de combate, ya que los aviones vuelan menos y presentan niveles de disponibilidad cada vez más bajos. En este sentido, la Marina de los Estados Unidos ha acelerado la retirada del servicio de aviones más antiguos, como el F/A-18C/D, que salió de servicio en febrero de 2019. El coste por hora de vuelo era cada vez más alto y el mantenimiento más complejo y lento.

Además, la Marina de los Estados Unidos se encuentra con otro problema: la falta de recursos humanos.

Con salarios bajos en comparación con la cantidad de horas trabajadas, despliegues a largo plazo en el mar y una feroz competencia de las aerolíneas, que ofrecen salarios más altos con horarios de trabajo más saludables y más tiempo cerca de la familia, la falta de pilotos también es un obstáculo.


Los largos períodos fuera de casa son una de las principales razones por las que los pilotos abandonan el servicio activo.

Algunos escuadrones están operando con el 50% de los pilotos, pero manteniendo o aumentando el número de misiones realizadas. Esto significa que muchos están trabajando más allá del límite y extrapolando la fatiga de las horas de trabajo.

En algunos casos, en promedio, a lo largo del año, los pilotos pasan entre 15 y 20 días al mes fuera de casa. Ha habido casos de despliegues programados para durar cinco meses que se han ampliado a 10 meses en el mar, lo que afecta a la vida personal de los pilotos que dejan a sus esposas e hijos en tierra.

En este escenario, las aerolíneas pagan más y ofrecen mayor estabilidad en los horarios de vuelo, lo que estimula la transición de los pilotos del servicio activo al privado, que pueden pagar hasta tres veces más.

Esta competencia se debe a que las aerolíneas tendrán que absorber, en términos globales, algo así como unos 206.000 pilotos en los próximos 20 años, frente a los 75.000 del servicio militar.

En la aviación naval, de 2006 a 2017, la tasa de salida se cuadruplicó, pasando del 6% al 24%. En la Marina de los Estados Unidos, la salida de pilotos después de su primera gira a bordo de portaaviones aumentó del 12 por ciento al 26 por ciento de 2013 a 2017.

Entre las medidas que se están tomando, la principal incluye el pago de bonificaciones según el modelo de aeronave que vuele y el plazo de extensión de los contratos.

Para tipos como el F-35 Lightning II, el MV-22 Osprey, el AV-8B Harrier y el F/A-18 Super Hornet, los pagos ascienden a 40.000 dólares. En algunos casos, la cantidad puede ser tan alta como $200,000. Alrededor del 78% de los pilotos se adhirieron a la bonificación, lo que redujo la pérdida de recursos humanos en la Marina de los EE. UU.

Vale la pena señalar que el programa de formación, entrenamiento y conversión operativa de un piloto de combate en aviones más modernos es extremadamente costoso. Para dar una visión general, un piloto básico de F-22 cuesta alrededor de $ 10.9 millones, y $ 10.17 millones para el F-35A. Por lo tanto, es más barato pagar bonificaciones y mantener a los pilotos en servicio activo que perder esta masa en favor de las aerolíneas y formar nuevos talentos.



Comments


Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina 

bottom of page