Buscar

¿Estamos a las puertas de una guerra nuclear?

Por Ángel Rojo


La invasión de Rusia a Ucrania ha provocado que EEUU y la Unión Europea hayan implementado innumerables medidas de aislamiento económico. La incapacidad de Rusia en resolver el conflicto a través de una guerra corta ha provocado dos situaciones. Por un lado, el continuo apoyo de equipamiento militar de la OTAN a Ucrania, lo cual le permite continuar con sus operaciones defensivas en una guerra larga de desgaste y, por otro, le ha dado tiempo a otros países que no formaban parte de la Alianza del Atlántico Norte a tomar coraje e intentar formar parte de ella, complicando aún más la situación geopolítica de la región.

Debido a lo mencionado anteriormente, Rusia ha pronunciado en diferentes oportunidades su amenaza del empleo de su armamento nuclear, inclusive antes de llevarse a cabo la invasión, cuando Putin dijo que cualquier conflicto directo con la OTAN supondría una guerra sin vencedores debido al empleo del arsenal nuclear.

En este sentido, Putin ordenó poner las fuerzas de disuasión nuclear rusas en "régimen especial de servicio" tras las "declaraciones agresivas" de los principales países de la OTAN.



Cómo está el balance mundial

La información sobre capacidad nuclear proviene de fuentes abiertas y de estimaciones; pero más allá de los números, las capacidades en cuanto a poder destructivo son similares y el uso de solo una parte de ellas tendría un resultado catastrófico.

Contabilizando las ojivas nucleares a noviembre del 2021 se observa la superioridad en número de Rusia frente a la OTAN, pero este número ha ido variado en función del cumplimiento del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (STAR III por sus siglas en ingles).


Inventarios mundiales de armas nucleares en enero de 2021. Gráfico: SIPRI[1]


El New START (Strategis Arms Reduction Treaty - Tratado de Reducción de Armas Estratégicas) regula el control de armas nucleares estratégicas entre Rusia y EEUU desde de 2011, donde ambos países se comprometieron a limitar sus arsenales a un máximo de 1.550 cabezas nucleares y 800 sistemas balísticos –silos, submarinos y bombarderos estratégicos- de más de 5.500 kilómetros de alcance. Este acuerdo de desarme se revisa hasta 18 veces al año. Además, se intercambian regularmente datos al respecto.

El Acuerdo fue firmado el 8 de abril de 2010 por los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Dimitri Medvedev y Barack Obama, y fue renovado por Joe Biden y Vladimir Putin el 3 de febrero de 2021 por cinco años más hasta el 5 de febrero de 2026.

En el 2012 el nuevo Tratado comenzó a reducir los límites de despliegue que tomó efecto el 5 de febrero de 2018. El sendero desparejo hacia el límite refleja los programas de modernización de armas nucleares implementadas por ambas potencias nucleares.

El tratado limita a las partes en la cantidad de ojivas nucleares, vectores que las pueden portar y plataformas que las pueden lanzar, que se encuentran desplegadas para un empleo estratégico. Cuando hablamos de empleo estratégico nos referimos a armamento de largo alcance que puede destruir objetivos vitales del enemigo que pueden influir en el desarrollo del conflicto, mientras que las no estratégicas o tácticas son aquellas de menor alcance y capacidad para ser empleadas en el campo de batalla.

Los límites establecidos son: no más de 1.550 ojivas desplegadas en misiles balísticos intercontinentales (ICBM), misiles balísticos lanzados desde submarinos (SLBM) y bombarderos pesados desplegados asignados a misiones nucleares (cada bombardero es contado como una ojiva).

Asimismo, se fijan como límites de la cantidad de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) desplegados, misiles balísticos lanzados desde submarinos (SLBM) y los bombarderos pesados asignados a misiones nucleares en 700 y los lanzadores ICBM, lanzadores SLBM y bombarderos desplegados y no desplegados están limitados a 800.


Despliegue de ojivas nucleares de EEUU y Rusia[2]


El nuevo START no limita el número de misiles balísticos intercontinentales y misiles balísticos intercontinentales no desplegados, pero los supervisa y proporciona información continua sobre sus ubicaciones e inspecciones in situ para confirmar que no se suman a la fuerza desplegada. Los misiles no desplegados deben ubicarse en instalaciones específicas alejadas de los sitios de despliegue y etiquetados con "identificadores únicos" para reducir las preocupaciones sobre las existencias de misiles ocultos.

Además, la importancia estratégica de los misiles no desplegados se reduce, dado que los lanzadores no desplegados son limitados. Ambas partes acordaron en virtud del tratado prohibir los sistemas diseñados para la “recarga rápida” de misiles no desplegados (Quinta Declaración Acordada).

En el siguiente gráfico podemos ver los nuevos límites y como ha ido ajustándose su arsenal desde el inicio del tratado hasta septiembre de 2020.


Fuente: SIPRI Yearbook 2021[3]


Asimismo, como habíamos mencionado anteriormente, Rusia y EEUU llevaron caminos diferentes hacia los límites establecidos en el Acuerdo, debido a los programas implementados de modernización de sus fuerzas nucleares estratégicas y no estratégicas, habiendo alcanzado en la actualidad cerca del 90% de ese proceso.

Putin había enfatizado la necesidad de que las fuerzas nucleares de Rusia debían seguir el ritmo de sus competidores y además señaló su preocupación por el despliegue de elementos del sistema global de defensa antimisiles de EEUU cerca de Rusia, debido al despliegue que éste realizara a Rumania y Polonia de lanzadores Mk 41 (sistema de lanzamiento vertical embarcado) adaptado al uso de los sistemas de ataque Tomahawk.

Por otro lado, los programas de modernización nuclear de Rusia, combinados con un aumento en el número y tamaño de los ejercicios militares y amenazas nucleares explícitas ocasionales contra otros países, contribuyen a la incertidumbre sobre las intenciones a largo plazo de Rusia y al creciente debate internacional sobre la naturaleza de su estrategia nuclear. Estas preocupaciones, a su vez, estimulan mayores gastos de defensa, programas de modernización nuclear y oposición política a mayores reducciones de armas nucleares en Europa Occidental y Estados Unidos.

A principios de 2022 esta es la cantidad de ojivas nucleares y el estado que tiene Rusia y EEUU es:


Fuente: https://thebulletin.org/wp-content/uploads/2022/02/nuclearnotebook-March2022-russia-table1.pdf


Armamento ruso mostrado en los últimos años

Rusia ha mostrado en los últimos años algunas de las nuevas armas con las que se ha modernizado, muchas de ellas son misiles capaces de portar explosivos convencionales y nucleares y especialmente con las armas hipersónicas le ha sacado una ventaja a EEUU.

Antes de comenzar a desarrollar algunas de las nuevas armas, vamos a realizar una breve descripción de la forma de vuelo del vector que traslada la ojiva nuclear.

En el siguiente gráfico se puede observar la trayectoria que desarrollan los misiles balísticos intercontinentales o ICBM, que usan una trayectoria balística que implica un importante ascenso y descenso, incluyendo trayectorias suborbitales y parcialmente orbitales. Estos generalmente empleaban una sola ojiva nuclear, pero actualmente pueden llevar varias, conocidas como MIRV.



MIRV son las siglas de vehículo de reentrada múltiple e independiente, que es un conjunto de ojivas nucleares introducidas en un único misil balístico intercontinental. Con una cabeza nuclear MIRV, un solo misil puede golpear varios objetivos, o un menor número de objetivos con más fuerza.

En un MIRV, el motor principal del misil empuja la carga en un recorrido balístico del vuelo hasta que inicia una caída libre suborbital. Después de que se desprende la fase inicial, el transporte maniobra usando pequeños cohetes vectoriales computarizados de abordo de la nave utilizando un sistema de navegación inercial. Esto le permite tomar una trayectoria balística que llevará al vehículo de reentrada, que contiene una cabeza de guerra, a un objetivo y después liberará la cabeza de guerra sobre ese objetivo. Después maniobra en el espacio a una trayectoria diferente, dejando otra cabeza de guerra, y repite el proceso para liberar todas las cabezas de guerra, sobre los objetivos designados en territorio enemigo, bases militares, silos de lanzamiento, estaciones de radar, ciudades y escuadras navales.

También existen los vehículos planeadores hipersónicos (HGV), que son una especie de planeador que es enviado al espacio a través de un cohete tipo ICBM (misil balístico intercontinental), que es liberado volviendo a entrar en la atmósfera con gran velocidad y con trayectorias impredecibles, debido a su maniobrabilidad, hasta la ubicación del blanco. Estos vehículos son propulsados por motores de combustión tipo ScramJet, que son estatorreactores diseñados para alcanzar velocidades supersónicas.

Y, por último, están los misiles cruceros hipersónicos que tienen la capacidad de volar dentro de la atmosfera, más cerca de la superficie, a altas velocidad, superando la velocidad del sonido por varias veces y con gran maniobrabilidad.

Algunas de las nuevas armas son:

· Submarinos estratégicos de propulsión nuclear clase Borey equipados con 16 misiles balísticos intercontinentales RSM-56 Bulava (SLBM) de un alcance de 8.000 kilómetros y pueden portar 6 a 10 ojivas nucleares MIRV de 100 a 150 toneladas de TNT. Utiliza el sistema de guía GLONASS.

· Misiles intercontinentales RS-24 Yars que pueden ser lanzados desde silos o vehículos móviles, tiene un alcance estimado de 12.800 kilómetros con hasta 6 ojivas termonucleares MIRV de 100 kilotones.

Desde Moscú le permite alcanzar casi a las ¾ partes del mundo



· El Avangard es un vehículo planeador hipersónico (HGV) con un alcance de aproximadamente 10.000 kilómetros. Según el propio Putin, son capaces de superar el escudo antimisiles estadounidense. Pueden alcanzar las capas más densas de la atmósfera y superan 20 veces la velocidad del sonido, pudiendo llegar a territorio estadounidense en 15 minutos.

Posee la capacidad de maniobrar además de operar a altitudes más bajas, a diferencia de un misil balístico tradicional y cuya trayectoria se puede anticipar.

Desde Moscú le permiten alcanzar objetivos en la mitad del globo terráqueo



· Misiles balísticos Sarmat. Se lanza desde silo y es un misil balístico intercontinental de un alcance "prácticamente ilimitado" (aproximadamente 17.000 kilómetros), según el propio Putin, lo que, de nuevo, convierte en "inútil" el escudo antimisiles de Estados Unidos. Utiliza guiado GLONASS.

Puede portar 10 ojivas grandes o hasta 16 ojivas más pequeñas termonucleares MIRV o 3 deslizadores hipersónicos Avangard o una combinación de ojivas, deslizadores y medios para penetrar las defensas antimisiles. Con una potencia de 40 a 60 megatones con la combinación de ojivas.

Desde Moscú alcanza todos los continentes.



· El misil Kinzhal tiene un alcance de más de 2.000 km (lanzado desde un MiG-31) a 3.000 km (si es lanzado desde un Tu-22M3), una velocidad de más de Mach 10 y la capacidad de realizar maniobras evasivas en cada etapa del vuelo.

El Kinzhal ha entrado en servicio y se han modificado hasta diez aviones MiG-31 para su transporte. Puede portar una carga nuclear o convencional de 480 kg, es propulsado por un motor sólido y posee sistema de guiado inercial y navegación satelital GLONASS con un buscador terminal.



· Misiles de alta precisión Kalibr. Con un alcance de entre 2.000 y 2.600 kilómetros, pueden ser instalados en buques y submarinos. Utiliza el sistema de guiado GLONASS.



· Misiles de corto alcance Iskander. Con un alcance de entre 280 y 400 kilómetros, son misiles transportables por tierra en camiones para su despliegue táctico. Puede portar una ojiva de 10 a 100 kilotones.



Otras armas

La Bomba del Zar, también llamada RDS-220 y RDS-202, fue una bomba de hidrógeno desarrollada por la Unión Soviética, responsable de la mayor explosión provocada por seres humanos hasta ahora, con una capacidad de 100 megatones, que se probó el 30 de octubre de 1961.



Poseidón, es un vehículo submarino multipropósito no tripulado con propulsión nuclear y armas nucleares que puede llevar tanto carga útil convencional como nuclear, que tiene un alcance de 10.000 km. Puede ser capaz de desplazar una bomba termonuclear de cobalto de hasta 100 megatones a los puertos navales, flotas o ciudades costeras de un enemigo.

El Poseidón puede viajar hasta 1.000 metros de profundidad a una velocidad de hasta 70 nudos, unos 130 kilómetros por hora.

Se presume que el submarino de prueba Sarov es el único que lo puede lanzar y solo tiene la capacidad de llevar un torpedo de este tipo.



Estrategia nuclear

Estados unidos

Una característica destacada de la Nuclear Posture Review 2018 es que no limita el papel del arsenal nuclear norteamericano a la disuasión frente a otros Estados nucleares, sino que lo expande a la disuasión frente a amenazas no nucleares, es decir, que específicamente rechaza la política de «no primer uso», entiende que el arsenal nuclear debe proporcionar un abanico amplio de opciones de empleo, para lo que pretende desarrollar armas nucleares de baja potencia, utilizables en combate, y busca vencer en una guerra nuclear, si ocurriese.


Rusia

En junio de 2020, el presidente Putin aprobó una actualización de los “Principios básicos de la política estatal de la Federación Rusa sobre disuasión nuclear”, que señala que “La Federación Rusa considera las armas nucleares exclusivamente como un medio de disuasión”. La política establece cuatro condiciones bajo las cuales Rusia podría lanzar armas nucleares:

1. Llegada de datos confiables sobre el lanzamiento de misiles balísticos que atacan el territorio de la Federación Rusa y/o sus aliados;

2. Uso de armas nucleares u otro tipo de armas de destrucción masiva por Parte de un adversario contra la Federación Rusa y/o sus aliados;

3. Ataque del adversario contra sitios gubernamentales o militares críticos de la Federación Rusa, cuya interrupción socavaría las acciones de respuesta de las fuerzas nucleares; y

4. Agresión contra la Federación Rusa con el uso de armas convencionales cuando la existencia misma del estado está en peligro.


China

Otro actor importante en la región es China cuya doctrina nuclear no está nada clara. Como apunta la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, ahora mismo existen cuatro corrientes conocidas dentro del país asiático que no son incompatibles entre ellas:

1. Doctrina nuclear de autodefensa, es como la americana, nunca usar la fuerza nuclear primero.

2. Doctrina de disuasión nuclear mínima, propone mantener un arsenal mínimo para disuadir de ataques a su soberanía.

3. Doctrina de la coerción contranuclear, aboga por usar la capacidad nuclear para forzar la mano del posible enemigo

4. Doctrina de disuasión limitada, hay que igualar la capacidad nuclear del enemigo para evitar que pueda afectar el curso de un posible conflicto.


Consideraciones finales

Volviendo a la pregunta inicial, ¿estamos a la puerta de una guerra nuclear? Este interrogante es difícil de contestar porque se contrapone una realidad existente contra la esperanza de que eso no suceda, porque sería un evento catastrófico de carácter global.

Hoy estamos en un difícil equilibrio que la EEUU y la OTAN tratan de mantener para no escalar el conflicto y de llevar a Rusia a un camino sin salida donde perciba que la existencia misma del estado está en peligro.

Respecto del empleo táctico de armamento nuclear, algunos analistas opinan que no es viable debido a que como Putin afirma que Ucrania es parte de Rusia, por lo cual, usar armas nucleares en su territorio parece extraño; además la propia Rusia está a una distancia cercana y las consecuencias podrían traspasar fronteras.

Otra razón por la que Rusia podría no usar armas nucleares es China, debido a que Rusia depende en gran medida del apoyo chino, pero China tiene una doctrina respecto a las armas nucleares de "no ser el primero que las usa". Por lo que si Putin lo hiciera sería increíblemente difícil para China apoyarlo. Si las usa, probablemente perdería a China.

Pero la estrategia de EEUU es continuar el conflicto mediante una guerra prolongada, que “debilite” a Rusia, intentando su derrota total; modelo semejante al usado en Afganistán en la década de 1980.

Rusia ya ha aceptado esa situación y se prepara para contrarrestarla, siguiendo el ritmo que le propongan los adversarios. El grado de violencia y el uso de la fuerza táctica nuclear no queda por lo tanto descartada.

En general, se llega a los conflictos por cómo son percibidos los acontecimientos por las partes. Europa cree que Rusia está en busca de restaurar el viejo imperio zarista, mientras que Rusia ve que EEUU sigue incorporando países del ex bloque soviético a la OTAN, empujando su frontera con la intención de desmembrarla.

Estas interpretaciones sobre las intenciones de sus oponentes hacen que cada uno actúe en consecuencia, por lo cual, si Rusia percibe que está en riesgo sus existencia, es muy factible que no dude del empleo de armamento nuclear.

[1] Cabe aclarar que los datos de armas nucleares de SIPRI (Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo) se basan exclusivamente en material de código abierto disponible públicamente. Esto incluye fuentes oficiales (libros blancos del gobierno, publicaciones parlamentarias y del Congreso y declaraciones oficiales), así como fuentes secundarias (informes de los medios de comunicación y publicaciones periódicas, revistas especializadas). En algunos casos, las estimaciones de los inventarios de armas nucleares se basan en lo que se sabe sobre las capacidades técnicas de instalaciones específicas, a partir de las cuales es posible extrapolar las capacidades de producción. Fuente: https://www.armscontrol.org/factsheets/Nuclearweaponswhohaswhat [2] https://www.armscontrol.org/factsheets/NewSTART [3] https://www.sipri.org/sites/default/files/2021-09/yb21_summary_esp.pdf [4] ALCM Air-Launched Cruise Missile / misil crucero lanzado desde el aire

Image00016_edited.jpg

Pucará Defensa

Análisis, opinión e información estratégica sobre Defensa y Seguridad en América Latina